ESPERO QUE EL PUEBLO AGUANTE; LOS BANCOS NO IMPORTAN, “YA HAN GANADO MUCHO DINERO”, DIJO ZEDILLO A DIPUTADOS PANISTAS

MONTERREY, NL – Los programas económicos para superar la crisis en 1982 y 1987 fallaron porque no se siguió el modelo ortodoxo al pie de la letra, afirmó el presidente Ernesto Zedillo en un encuentro privado con legisladores del Partido Acción Nacional (PAN), al tiempo que advirtió que no aflojará en la aplicación del programa para enfrentar la crisis actual y expresó su confianza en que el pueblo aguante las medidas hasta que surtan efecto; igualmente, pareció despreocupado ante la eventual quiebra de los bancos: “ya han ganado mucho dinero”, dijo
La reunión se realizó en Los Pinos la noche del 6 de marzo, en vísperas de que en la Cámara de Diputados se sometiera a votación el paquete crediticio otorgado a México por Estados Unidos
El diputado federal Jorge Padilla Olvera respondió al presidente:
“El problema es que ninguno de ustedes tiene la más remota idea de lo que es la economía real, ni Guillermo (Ortiz Martínez) ni su gente, jamás han dado trabajo a nadie ni han sabido lo que es producir algo”

Padilla Olvera, economista graduado en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrrey —generación 1963-1968—, especializado en finanzas en la Universidad de Tulane, en Nueva Orleans, revela a Proceso los pormenores de ese encuentro; durante tres horas y media, según resume, tuvo la oportunidad de ponerse al tú por tú con Zedillo, de exponerle sus argumentos y de escuchar los del presidente, en un intercambio intenso de puntos de vista, en el que no faltaron los exabruptos del diputado:
“El presidente nunca perdió la compostura, yo sí llegué a desesperarme al ver que mis argumentos topaban con pared”
Cuenta que la historia que lo llevó a Los Pinos comenzó unas dos semanas atrás, cuando “convencido de la tibieza del Comité Ejecutivo Nacional” del PAN, inició una campaña en algunos medios informativos del Distrito Federal para manifestar su posición respecto al paquete crediticio; “con premeditación, alevosía y ventaja”, confiesa, divulgó que la fracción panista votaría contra el paquete, posición que aún no había sido consensada Cuando el CEN panista se dio cuenta, “ya era demasiado tarde, pues con Jorge Andrés Ocejo Moreno habíamos logrado convencer a los compañeros para que votaran en contra, lo que realmente fue muy sencillo”
El resto de la bancada panista se sumó a las impugnaciones y todos suscribieron un desplegado en el cual dieron a conocer su postura “Cuando los del CEN vieron que teníamos una posición muy firme, se atemorizaron”
—Carlos Castillo quiere que vayamos al CEN, tú, otros dos diputados y yo —informó a Padilla, el 6 de marzo por la tarde, el coordinador de los diputados panistas, Ricardo García Cervantes, en vísperas de que se votara el paquete
Se fueron presurosos a las oficinas del CEN, situadas en Angel Urraza, acompañados por Gabriel Llamas y David Vargas Ni siquiera se bajaron de la Suburban de García Cervantes, pues al llegar fueron informados de que irían a Los Pinos con Castillo Peraza
—¿A qué vamos? —preguntó Padilla al dirigente nacional del PAN
—¡Porque quieren hablar contigo! —le respondió Castillo, y añadió: “No sabes los problemas en que me has metido, el día de hoy Ernesto me ha llamado por teléfono seis veces”
Entraron en Los Pinos por la puerta trasera “Un guardia nos condujo a través del bosquecito hacia la casa; nos llevó hacia una terracita muy bonita y luego nos pasó a una sala de juntas, en la que ya estaban colocados sobre la mesa letreritos con nuestros nombres En la cabecera estaba el nombre de Zedillo; a su izquierda, el mío; a su derecha, el de Castillo, y luego, los demás, incluidos los de los senadores Gabriel Jiménez Remus y Mauricio Fernández Garza”
—De qué se trata —soltó Padilla antes de que llegara el presidente
—De que tú preguntes —dijo Castillo Peraza—, de que le digas lo que piensas del paquete, de los contratos, de todo eso
Ante el presidente, Padilla Olvera expresó su inconformidad con la política económica en curso:
—Lo que está en los convenios tienen 63 días aplicándolo y el resultado ha sido exactamente el contrario del que se persigue
—Tienes razón, Jorge, pero es que tiene que dar resultado, es el método ortodoxo, es ortodoxia pura y no tiene por qué fallar —contestó Zedillo
—¡Pues está fallando! —reviró el diputado regiomontano
Los argumentos presidenciales fueron eminentemente teóricos, “maneja muy bien todos los conceptos económicos, los econométricos principalmente, los maneja mucho mejor que yo, desde luego pero tiene un absoluto desconocimiento de la economía real; ahí sí le gano”, dice el diputado, quien trabajó durante 11 años en la corporación Alfa y fue también microempresario
“En algún momento le insinué al presidente que estaba mal informado, para no decirle que no sabía de lo que estaba hablando”
—Sí sé de lo que hablo —respondió Zedillo—, era funcionario en la crisis de 1982 (del Banco de México), subsecretario en la crisis del 1987 (de Planeación y Control Presupuestal, de la Secretaría de Programación y Presupuesto), y ahora como presidente sé perfectamente
—Los programas de 1982 y de 1987 fallaron —atajó Padilla
—Fallaron porque no se siguió al pie de la letra el modelo ortodoxo, aflojaron su aplicación —afirmó Zedillo
—Tuvieron que aflojar porque el pueblo no aguantó las medidas y lo mismo va a pasar ahora— replicó Padilla
Alegó: “el modelo ortodoxo puede resultar perfectamente aplicable en Estados Unidos, Alemania o Japón, pero en ningún otro país, ¿cómo dejaste que te lo impusieran, Ernesto?”
—No me lo impusieron, yo lo diseñé
—¡Pues peor todavía!
—Mira, Jorge: si me pongo a hacer lo que tú dices, me meterían en el manicomio
“Ahí fue donde me encabroné; yo le había dicho que la prioridad no era controlar la inflación, que la prioridad era mantener la planta productiva, que debía disminuir los impuestos en vez de subirlos Y entonces él dijo lo del manicomio; me calenté tanto, que ya ni me acuerdo qué respondí, el caso es que en ese momento García Cervantes me quitó la palabra Castillo Peraza estaba espantado, se le fue el color muchas veces”, recuerda
Padilla Olvera dice que más adelante Zedillo criticó el manejo de la crisis el año pasado; es decir, los errores de enero a noviembre: “en 1994 se violaron todas las reglas”
Después siguió la polémica con el diputado panista:
—La política económica de 1995 va a llevar a la quiebra a los bancos y va a quebrar más de la mitad de las empresas
—No voy a meter las manos por los bancos, ya han ganado mucho dinero Ya veremos que los ahorradores no pierdan dinero, pero a los accionistas no tengo por qué defenderlos —respondió el presidente
—¿Hasta dónde crees que el pueblo aguante? —le preguntó a Zedillo
—Bueno, no lo sé, pero tengo la esperanza de que aguante lo suficiente para que el modelo surta efecto
Ese modelo, explica Padilla Olvera, consiste básicamente en estabilizar los precios y el flujo de divisas ¿Cómo se estabilizan? Restringiendo el circulante para evitar la inflación y poniendo el dinero tan caro que no convenga pedir dinero prestado para comprar moneda extranjera; se trata de evitar la especulación y de atraer la inversión extranjera
“Dije al presidente que este modelo puede funcionar en países donde los inversionistas tienen confianza; ningún inversionista en sus cabales va a venir a un país embroncado, con problemas políticos en muchas partes”
Sin embargo, el presidente insistió en su esperanza de contener la fuga de divisas y de que su programa surta efecto en el corto plazo “Ojalá esté yo equivocado y tú tengas razón”, le dijo Padilla Olvera al término de la reunión
—¡Ojalá! —respondió Zedillo

Comentarios