ZEDILLO Y SU ANTECESOR LLEVARON A ESTADOS UNIDOS SU PUGNA, CON EL “TIMES” COMO INSTRUMENTO

WASHINGTON, DC – El exmandatario Carlos Salinas de Gortari y el presidente Ernesto Zedillo continuaron su enfrentamiento verbal, iniciado el 28 de febrero pasado, pese a la salida del país del primero Zedillo dijo que Salinas se había propasado en sus funciones de extitular del Poder Ejecutivo y que había actuado “dolido” por la aprehensión de su hermano Raúl; Salinas respondió con un reto, diciendo que podía regresar a México “en cualquier momento”
En lo que uno y otro coincidieron fue en la importancia que otorgan a la prensa extranjera para la difusión de sus ideas y actividades El escenario del nuevo enfrentamiento entre ambos fue la primera plana del diario estadunidense The New York Times, y el idioma que ellos mismos usaron fue el inglés
Salinas salió de México el viernes 10; el domingo 12, Proceso y dos diarios mexicanos informaron que iba al extranjero en un exilio negociado con Los Pinos; durante dos días, el paradero del expresidente se volvió un misterio
El lunes 13, mediante un escueto comunicado de ocho líneas, su “oficina particular” indicó: “en relación a las versiones surgidas a raíz del viaje del Lic Carlos Salinas de Gortari, se informa que desde diciembre del año pasado el Lic Salinas de Gortari ha estado atendiendo compromisos contraídos con diversas instituciones internacionales, para lo cual realiza viajes frecuentes a distintas naciones El viaje que ahora lleva a cabo se inscribe en esos mismos propósitos de cumplir las invitaciones recibidas Actualmente se encuentra en Nueva York y a partir de ahí se trasladará a diversos países para atender dichas invitaciones”

El martes 14 apareció en The New York Times una entrevista concedida por Zedillo al corresponsal de ese diario, Tim Golden La plática, acordada originalmente como informal, alcanzó la primera plana de la edición de ese día Cuatro párrafos del texto fueron dedicados al viaje de Carlos Salinas al extranjero:
“Dos días después de que el predecesor de Zedillo, Carlos Salinas de Gortari, dejó México en lo que altos funcionarios describen como un virtual exilio en Estados Unidos, la sombra del exlíder parecía clavarse a ratos en la oficina asoleada que éste dejó el pasado 1º de diciembre
“Formalmente, Zedillo negó en la plática haber enviado un intermediario para pedir a Salinas que se fuera Hablando en privado, asistentes del presidente no dudaron en contradecirlo También llamaron la atención sobre el hecho de que mientras Salinas buscó repetidamente entrevistarse con su sucesor, que él mismo designó, Zedillo se había negado a recibirlo
“Zedillo sí sugirió que la crítica pública de Salinas al gobierno y su extraña huelga de hambre de dos días, que empezó luego de la aprehensión, por cargos de asesinato, de su hermano mayor, Raúl, habían roto la regla no escrita que obliga a los líderes mexicanos retirados a guardar silencio sobre asuntos políticos
“`Creo que había la impresión en el país de que él se estaba involucrando no sólo en cosas que eran estrictamente privadas sino que sus comentarios estaban teniendo algunos efectos políticos’, dijo Zedillo Mi propia impresión es que él quizá estaba dolido sobre la situación de Raúl y que eso le hizo poner otros hechos por delante”
La entrevista de Zedillo con The New York Times fue sólo una de las tres que el presidente de la República concedió la semana pasada a medios extranjeros El lunes 13 apareció en The Wall Street Journal —diario propiedad de la empresa Dow Jones, uno de cuyos 17 directores es Carlos Salinas— una entrevista del mandatario con Robert L Bartley, editor del periódico Y el viernes 17, en el diario británico Financial Times se publicó el texto de otra conversación exclusiva ofrecida por Zedillo
Pocas horas después de que la edición del martes 14 estaba en circulación, Salinas telefoneó a The New York Times para conceder, a su vez, una entrevista El reportero Sam Dillon habló con Salinas en la residencia oficial del embajador de México ante la Organización de las Naciones Unidas, cargo que ahora ocupa el excanciller Manuel Tello
Salinas, quien según Dillon se portó enigmático en la plática, se preguntó: “¿puedo regresar a México?” Y se respondió: “¡en cualquier momento! ¡Sí!” Luego de una pausa, añadió: “pero no tengo planes de hacerlo por ahora Tengo planes de continuar viajando aquí, en Estados Unidos, y en el extranjero, más que nada en el extranjero”, afirmó Salinas “Mis hijos continúan en la escuela en México y mi esposa está con ellos”, expresó
Salinas, igual que Zedillo, habló en inglés a The New York Times “Han sido 90 días muy difíciles”, comentó sobre su nueva vida fuera de Los Pinos “Un expresidente de México tiene que ajustarse a un nuevo estilo de vida Uno tiene tantas obligaciones y responsabilidades, que terminan abruptamente Eso es todo”
En el mismo texto, el Times dio más detalles de su entrevista con Zedillo Citó a un “alto funcionario mexicano”, quien dijo que a Salinas “por supuesto se le pidió partir Inevitablemente, iba a hacer mucho ruido aquí” Confrontado con esa versión, Zedillo replicó: “yo no sé”
De acuerdo con versiones periodísticas e información recogida por Proceso, Salinas salió del país la madrugada del viernes 10 A las 7:20 de la mañana, hora local, llegó al aeropuerto de Brownsville, Texas Según versiones del Servicio de Inmigración y Naturalización, el expresidente iba acompañado de tres personas Dos de ellas mostraron a las autoridades migratorias una visa B1, que permite trabajar en este país, mientras que la otra tenía una visa diplomática Lisa Jacobs, vocera del SIN, dijo no saber qué tipo de visa usó Salinas para entrar en Estados Unidos
La confusión inicial sobre el paradero del expresidente fue alimentada por el gobierno estadunidense mismo El lunes 13, el vocero de la Casa Blanca, Michael McCurry, dijo no saber si Salinas había ingresado en el país, aunque afirmó: “obviamente, estamos investigando sobre su paradero Hasta donde nosotros sabemos, no nos ha contactado respecto de alguna intención de permanecer en Estados Unidos, así que tendremos que establecer contacto con él, o por lo menos el SIN lo hará”
El funcionario también se pitorreó de quien había sido, hasta dos semanas antes, el candidato del gobierno de William Clinton para encabezar la Organización Mundial de Comercio “Para citar al presidente (Clinton), probablemente ande vagando con Carmen Sandiego” McCurry se refería a juego infantil de la revista National Geographic, que ayuda a los niños a aprender geografía mientras buscan a una malhechora, de ese nombre, que siempre roba alguna obra de arte famosa
Por lo pronto, el enfrentamiento Zedillo-Salinas podría tener otra víctima: el embajador Manuel Tello De acuerdo con la nota de The New York Times, Tello habría dicho que Zedillo estaba enterado de que Salinas se encontraba en la residencia oficial de la embajada; Salinas habría añadido que sólo estaba ahí por coincidencia, pues había almorzado con su “viejo amigo” Manuel Tello
El excanciller se retractó o quiso aclarar lo sucedido En declaraciones a la prensa, dijo que había invitado a Salinas a comer en la residencia oficial, “pero en ningún momento preparé yo o la representación mexicana la llegada de Salinas de Gortari para luego ser entrevistado” Tello aseguró que el reportero de The New York Times había “malinterpretado” sus palabras El viernes 17, se hablaba en la ciudad de México de una posible remoción del embajador ante las Naciones Unidas

Comentarios