La detención de Robert Vesco, maniobra para encubrir una extensa red de corrupción en Cuba

LA HABANA – La detención de Robert Vesco, el estafador estadunidense acusado de “espionaje” y “provocación”, puso al descubierto lo que podría ser un caso de corrupción en el que estarían involucrados funcionarios cubanos, según la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana
Además, el caso se complica cada vez más:
—El gobierno de Italia mostró interés por la situación de Vesco y —dado que también es ciudadano italiano— pidió al gobierno de Fidel Castro “acceso consular” para verlo
—Con Vesco fueron detenidas tres personas más: Donald Nixon, viejo amigo de Vesco y sobrino del expresidente estadunidense Richard Nixon; Gunter Gleissner, un empresario alemán que intentó invertir en Cuba, y Lidia Alfonso, exvicepresidenta de Turismo de la corporación Cubanacán y actual mujer de Vesco Los tres fueron puestos en libertad después de ser interrogados Lidia Alfonso, empero, se encuentra bajo investigación por parte de las autoridades cubanas

—La detención de Vesco, el 31 de mayo pasado, en principio tiene que ver con la denuncia por estafa en la producción y comercialización de un fármaco “milagroso” llamado TX De éste se dice que cura, entre otras enfermedades, el cáncer y el sida
Sin embargo, un documento confidencial del jefe de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana, Joseph Sullivan, dirigido al Departamento de Estado norteamericano, no descarta que el caso Vesco sea parte de un “contexto de corrupción mucho mayor” en Cuba
El documento confidencial (claves PTP 1106 HAVANA 05360 00 OF 02 0520262), especula: “Es posible que las autoridades cubanas quieran limpiar lo que muchos hombres de negocios extranjeros señalan como un creciente fenómeno de corrupción, convirtiendo este momento como conveniente para atrapar a Vesco”
Y menciona que Abrahán Maciques, presidente fundador de la principal corporación de turismo de la isla, Cubanacán, fue “claramente destituido después de que tuvo un desacuerdo con el ministro de Turismo, Osmany Cienfuegos” y en medio de “rumores de su implicación en la desaparición de dos millones de dólares”
Más aún, el documento menciona un supuesto “escándalo de corrupción”, en el que —sin dar detalles— “seis ministros o viceministros están implicados junto con dos generales del Ministerio del Interior, por aceptar favores, usar casas de protocolo y aviones del Estado a cambio de ayuda en acogida y promoción de inversión extranjera”
Tanto Maciques, como su sucesor en Cubanacán, Juan José Vega, rechazaron que los cambios en la corporación fueran producto de supuestas irregularidades “Es un relevo lógico después de un trabajo de varios años, y es correcto que ingrese gente joven con fuerza para continuar la labor Ahora estamos aquí, mañana allá, pero siempre con la Revolución”, declaró Maciques ante la prensa que lo entrevistó en la XVI Convención de Turismo
Una semana después de que Vesco fue detenido, Fidel Castro presidió una reunión de los consejos de Estado y de Ministros con los principales directores de las empresas cubanas que operan con dólares Ahí, salió a flote el fenómeno de la corrupción que, se dijo, empieza a hacer estragos en los ejecutivos de la isla
En dicha reunión, el general Armando Quiñones, del Ministerio del Interior, presentó un informe sobre distintos casos de corrupción: sobornos, desvío de recursos, tráfico de influencias, comisiones monetarias y en especie, etcétera
En julio, varios funcionarios y directores de empresas estatales fueron sustituidos de manera discreta Destacó, de entrada, la remoción de la viceministra de Comercio Exterior, Leida García
Fidel Castro abordó abiertamente el tema el 9 de julio Dijo: “En más de 30 años de relaciones económicas y comerciales con los países socialistas no se conoció un solo caso de soborno y, sin embargo, en contacto con el capitalismo empiezan a manifestarse estos fenómenos Hay mucha gente que trata de influir en los cuadros, de sobornar, de corromper”
Un mes después, durante el debate de la nueva Ley para la Inversión Extranjera, Fidel Castro comentó que “aquí ha aparecido gente de toda clase, aventureros que vienen sin dinero ni capital, presentándose con ofertas que parecen fabulosas Cada vez que se presentan casos como éstos, sospechamos que pueden venir de la CIA, porque hasta la CIA ha estado haciendo ofertas aquí, con el objetivo de hacernos perder el tiempo”
El citado documento dirigido al Departamento de Estado que analiza el caso Vesco, hace la siguiente interpretación: “Como Cuba busca mejorar su imagen ante futuros inversionistas, tiene sentido que el régimen trate de quitarse de encima algunas manchas Uno o dos titulares en la prensa internacional para limpiar a Cuba de algunos elementos corruptos, anunciando el arresto y el posible juicio de Vesco, podría estar dirigido a ese objetivo”
TX: LA MEDICINA MILAGROSA
Stephen D Herman es un científico estadunidense que a principios de los años noventa descubrió una “medicina milagrosa”, la Trixolane, mejor conocida como TX Se trata de un derivado de una planta de nombre Chitronella Su virtud: al contacto con el agua, explota y mata las células dañadas por enfermedades como el Sida, el lupus, la artritis, la leucemia y el cáncer
Entrevistado vía telefónica por Proceso, Herman explica que su descubrimiento fue obviado y bloqueado por las compañías estadunidenses que controlan el mercado mundial de fármacos, muchos de los cuales se dejarían de venderse si la TX se comercializa
Encontró una opción: venir a Cuba y desarrollarlo aquí En marzo de 1993, comenta, dio una conferencia en el CIMEQ, un centro de investigaciones en La Habana Días después, se iniciaron conversaciones con las autoridades de salud
Quien lo trajo a Cuba, a decir del propio Herman, fue Donald Nixon, sobrino del extinto presidente de Estados Unidos, Richard Nixon Donald conoció el fármaco en su búsqueda por curar el cáncer de mama que padecía su esposa
Donald pasaba largas temporadas en Cuba en la casa de su amigo Robert Vesco La relación entre ambos era vieja: vivió con él en Costa Rica, en la década de los setenta, y fue el enlace principal para la entrega, en 1972, de 200,000 dólares para la campaña de reelección de su tío Richard, escándalo que provocó una investigación federal contra el expresidente de Estados Unidos
El hijo de Vesco, Dany, quien vive en Dallas, Texas, fue testigo de la boda de Donald y padrino de su primer hijo
Según Stephen Herman, Cuba produciría el fármaco; la parte cubana estaba representada por Robert Vesco Este, a su vez, creó dos empresas que registró en Las Bahamas: Carinada y Rutenol, una era la inversionista y otra la comercializadora Quien lo produciría sería la firma cubana Labiofam
Vesco, en nombre del gobierno de Fidel Castro, reunió a un grupo de inversionistas de Europa y América Latina En 1994, uno de ellos, el italiano Enrico Garzaroli —representante en Cuba de la firma Benetton— lo denunció por “fraude”
Garzaroli, según dijo en entrevistas a los diarios The Washington Post y Reforma de México, entregó a Vesco 1 millón 200,000 dólares Se buscaba comercializar la droga a escala internacional y Cuba obtendría el 40% por concepto de las ventas
Pero, según Garzaroli, Vesco se quiso pasar de listo: hizo falsas declaraciones, mintió acerca de su poder en Cuba y sobre quiénes eran sus apoyos; usó sin autorización instalaciones Su jugada consistía en obtener una gran tajada de la inversión extranjera, dejando fuera al gobierno cubano de las ganancias reales
Garzaroli afirma que el millón 200,000 dólares fueron a parar en una cuenta bancaria en La Bahamas Advertido de lo que estaba ocurriendo, denunció a las autoridades cubanas los movimientos de Vesco Todo esto ocurrió a mediados de 1994
El 31 de mayo último, Seguridad del Estado montó un operativo y detuvo al mismo tiempo a Robert Vesco, Donald Nixon y Lidia Alfonso, mujer de Vesco y quien hasta 1991 era vicepresidenta de Turismo de la corporación Cubanacán
Fue detenido también Gunter Gleissner, otro de los socios accionistas de la TX Fue llevado a la cárcel de Villa Marista e interrogado por el oficial instructor, mayor Francisco Díaz
Entrevistado por Proceso, Gleissner indicó que “todo fue sorpresivo” pues el proyecto tenía la autorización del gobierno cubano
—¿En qué basa esta afirmación?
—Mire, si hay una reunión donde se habla de la TX y están los principales funcionarios de salud, es suficiente como para darte confianza de que todo es correcto
Gleissner fue puesto en libertad Vive en Cancún, donde intenta producir y comercializar dicho producto Incluso, señala, tras el incidente de Vesco, los demás accionistas se reunieron y decidieron continuar en el proyecto, ya sin la participación de Cuba
—¿Puede el gobierno cubano producir y comercializar la TX? —se le preguntó a Stephen Herman
—Sólo para su uso dentro de la isla No tiene derecho a comercializarla fuera Yo conservo tales derechos
A Nixon le recogieron su pasaporte y lo retuvieron por un mes en el Hotel Biocaribe, en el oeste de La Habana Fue interrogado y luego le permitieron hacer declaraciones a varios corresponsales extranjeros Dijo que lo acusaban de ser agente de la CIA y narcotraficante, así como de lavar dinero
El 22 de junio se comunicó con la Sección de Intereses de Estados Unidos en esta ciudad Pidió ayuda consular Dicha oficina envió un “telegrama interno” al Departamento de Estado —cuya copia está en poder de Proceso— donde hace un informe de las actividades de Nixon/Vesco en el proyecto TX
Según el documento, con fecha del 26 de junio, Nixon reconoce que visitaba regularmente Cuba con visa de turista, pero para hacer negocios con la TX Además, siempre que viajaba “era recibido por Vesco y/o sus guardaespaldas antes de pasar por los procedimientos migratorios cubanos”
Nixon, dice el texto, cree que pudo ser utilizado por el gobierno cubano para “crear un caso contra Vesco, subrayando que éste debió haber ofendido fuertemente a alguien importante” en Cuba
Según el documento, Nixon no firmó un acta con sus declaraciones a pesar de que le advirtieron que, de no hacerlo, podría verse involucrado en el juicio contra Vesco Nixon regresó a Estados Unidos a finales de junio Extrañamente, no fue requerido por el FBI para investigar sobre su estancia en Cuba, ya que de acuerdo con la ley del embargo, ningún estadunidense puede hacer negocios en la isla
Lo raro es que Vesco no está acusado hasta el momento de estafa o fraude, sino —según el comunicado de la cancillería cubana— de “provocador y agente de los servicios extranjeros”
VESCO: “IL ITALIANO”
Tras la detención de Vesco, los medios de prensa estadunidenses especularon sobre su posible extradición a Estados Unidos El vocero de la cancillería, Rafael Dauzá, negó que Washington hubiera hecho tal solicitud
El documento confidencial de Joseph Sullivan, jefe de la Oficina de Intereses de Estados Unidos, asegura que sí hubo solicitud de extradición
Incluso, el documento señala que el caso Vesco podría abrir una “nueva área” para la “cooperación legal o renegociación de un tratado de extradición” Sin embargo, dijo que no era posible aseverar si los cubanos entregarían a Vesco con el compromiso de una discusión legal sobre el tema
A mediados de julio, la cancillería italiana entregó, por conducto de su embajada en La Habana, una solicitud para ver a Vesco Tal versión fue confirmada por el canciller cubano Roberto Robaina, el pasado miércoles 20, en charla con periodistas que esperaban el arribo del secretario de Relaciones Exteriores de México, José Angel Gurría
Pese a la solicitud no ha habido respuesta ¿Por qué? Robaina explicó: “Lo que tiene que entender la gente que se ha interesado por el caso Vesco es que hay que dejar correr las investigaciones”
Vesco es también ciudadano italiano, porque sus padres tienen dicha nacionalidad Incluso, posee un pasaporte viejo de ese país
Luego, de acuerdo con fuentes extraoficiales, vino un abogado italiano para requerir información sobre el caso Como entró con visa de turista, las autoridades cubanas le advirtieron que no podía realizar ningún trámite jurídico
Por lo pronto, el caso va para largo Vesco —de 59 años de edad— sigue recluido en Villa Marista, una cárcel de la Seguridad del Estado Legalmente, la fiscalía que lleva su caso tiene un plazo hasta de 180 días a partir de su detención para investigarlo y fundamentar sus acusaciones que deberá presentar al Tribunal Provincial de Justicia Sólo hasta entonces (a finales de este año) podría iniciarse su juicio Eso, si el fiscal general de la República no solicita otra prórroga

Comentarios