LAS FUERZAS ARMADAS OCUPAN YA EL SEGUNDO LUGAR EN EL PRESUPUESTO DE LA NACION, CON MAS DEL 44% DE INCREMENTO EN SUS GASTOS

Las fuerzas armadas —Ejército, Armada y Fuerza Aérea— refuerzan sus equipos y posiciones en esta época de crisis para, según dicen, salvaguardar la seguridad nacional y combatir el narcotráfico y el terrorismo
Para ello, el gasto directo durante 1995 para la Secretaría de la Defensa Nacional (Ejército y Fuerza Aérea) fue de 7,685 millones de nuevos pesos, y para la Secretaría de Marina (Armada), de 2,657 millones de nuevos pesos
De acuerdo con el presupuesto de la administración pública centralizada, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) contará en 1996 con un gasto programable de 11,122 millones de nuevos pesos y la Secretaría de Marina (SM) con 3,849 millones de nuevos pesos; es decir, una variación de 447% y 448%, respectivamente
Las fuerzas armadas ocupan, después de la Secretaría de Educación Pública —11,639 millones de nuevos pesos en 1995, y 15,657 millones para 1966—, el segundo lugar en el presupuesto de la nación, sin contar a la Presidencia de la República y el rubro de Desarrollo Regional
Para dar una idea de los abundantes recursos de la Sedena y la SM, basta señalar los gastos directos (1995) y programables (1966), en millones de nuevos pesos, de las secretarías de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural (1,4492-3,4846); Trabajo y Previsión Social (5792-9409); Reforma Agraria (4291-6112) y Energía (1522-2803)
Con dichos presupuestos, la Sedena ha reforzado sus áreas de Industria Militar; de Materiales de Guerra; de Transportes Militares; de Artillería, y de Transmisiones, básicamente
Superado solamente por Brasil, el Ejército Mexicano es el segundo más numeroso en América Latina, con 175 mil elementos, distribuidos en el territorio nacional en 39 zonas militares
A raíz del conflicto en Chiapas, las fuerzas armadas reconsideraron su logística y equipamiento en los puntos de “interés nacional” —Guerrero, Oaxaca, Tabasco y Veracruz, entre otras entidades—, que este fin de año llevó a la creación de una nueva zona militar en Ocosingo, dentro de la zona de mayor influencia del Ejército Zapatista de Liberación Nacional
Para la XXXIX Zona Militar de Ocosingo, fue nombrado como comandante el general Jorge de Jesús Wabi Rosel, uno de los 22 relevos en los mandos militares efectuados en el último mes del año
Con anterioridad, después del estallido en Chiapas, fue creada la XXXVIII Zona Militar, con sede en Tabasco, en los límites del territorio chiapaneco, al frente de la cual está el general Arturo Galindo Romero, recién nombrado también Y a mediados de 1995 se conformó en esa entidad la Base de Operaciones Mixta (BOM), a petición del gobierno tabasqueño, con 42 militares, cinco agentes judiciales federales, 15 policías antimotines y una patrulla de la Policía Federal de Caminos, todos ellos bajo el mando de un agente del Ministerio Público Federal Su objetivo: “custodiar las instalaciones de Pemex”, aunque sólo ha servido para desalojar violentamente cualquier brote de inconformidad popular
A la militarización del estado de Guerrero, con el pretexto de la lucha contra el narcotráfico, se suma la llamada “Operación Unión” en Baja California, llevada a cabo por miembros de los cuerpos policiacos conjuntamente con las fuerzas armadas, para el establecimiento de puntos de revisión en todas las vías de acceso a esa entidad y para combatir el crimen organizado Lo mismo sucedió en Chihuahua, donde el Ejército apoya a la Procuraduría General de la República, en su lucha contra el narcotráfico
Con ese mismo objetivo, no obstante que defensores de derechos humanos y representantes de partidos de oposición coinciden en señalar que la presencia cada vez mayor del Ejército es para detectar y reprimir cualquier brote de inconformidad social, se han reforzado los patrullajes en las sierras de Zongolica, Veracruz; Huasca de Ocampo, Hidalgo, y Nanchichitla, Estado de México, entre otras regiones del país
Para Chiapas, el gobierno mexicano adquirió, a fines de 1994, alrededor de 70 tanques AMX-13, equipados con cañones de 75 mm y 90 mm, utilizados por su movilidad en combates de contrainsurgencia, así como cuatro helicópteros Sikorky S-70 Blackhawk
En previsión de posibles conflictos sociales, la Sedena continúa produciendo en sus fábricas sus pistolas HK-P97 calibre 9 mm; pistolas ametralladoras MP-5 calibre 9 mm; fusiles automáticos G-3 calibre 762 mm; ametralladoras HK21A1 calibre 762 mm; morteros calibre 60 y 81 mm, y fusiles Morelos calibre 762 mm
Además, en años recientes fueron comprados 3,500 vehículos blindados —antimotines—, muchos de los cuales tuvieron que ser reparados y modernizados, como las unidades de tipo VBMMex-1; VBMM-8; VBL Mowag Roland; VBDN-IV-A; VBDN-V; CBTP Henschel HWK-11; VB Media Oruga Tanque M-32, y Scout-Car
Durante el año pasado, el gobierno mexicano adquirió 367 vehículos blindados de combate usados a Estados Unidos, Francia, Bélgica y Reino Unido
Algunos de estos vehículos antimotines se encuentran estacionados en batería en las instalaciones del Campo Militar Número Uno de la Ciudad de México, cubiertos con lonas azules, en espera de que respondan “a las necesidades para el desempeño pleno de sus actividades y funciones”, según la Dirección General del Arma Blindada de la Sedena

Comentarios

Load More