Alfonso Romo, Opus Dei, Legionario de Cristo y uno de los supermillonarios de Forbes

Alfonso Romo, Opus Dei, Legionario de Cristo y uno de los supermillonarios de Forbes
Pedro Aspe pone al servicio de Pulsar sus conocimientos financieros
Antonio Jáquez
MONTERREY, NL – Con todo y su cercanía al círculo salinista, Alfonso Romo Garza no siguió el ejemplo de otros magnates regiomontanos y se abstuvo de comprar un banco Pero ahora tendrá el paquete completo: una banca de inversión presidida por el artífice de la privatización bancaria del sexenio pasado, Pedro Aspe, su amigo desde la infancia

Al asociarse con Aspe, además, Romo consuma una de las maniobras más audaces de su trayectoria fulgurante, en la que pesa su parentesco civil con la dinastía Garza Sada, pero también su propia capacidad para los negocios A sus 45 años de edad, Romo puede presumir de haber sido incluido —aunque salió después de la devaluación del año pasado— en las listas de los hombres más ricos del mundo, publicadas por la revista Forbes, luego de que, hace poco más de una década, era un modesto pastelero
Como el exsecretario de Hacienda, Romo es egresado de colegios jesuitas, pero en años recientes se acercó a los Legionarios de Cristo y al Opus Dei
Su emporio se llama Pulsar Internacional, con inversiones en tabaco, empaques, materiales de construcción, silvicultura, seguros, arrendamiento, textiles En su sector de productos de consumo destaca Cigarrera La Moderna, en tanto que su tronco financiero lo componen los grupos Seguros Comercial América y Véctor; este último tiene una casa de bolsa, Véctor Divisas, y una subsidiaria en Nueva York, Vectormex
Según boletín de Pulsar, fechado el miércoles 24, Aspe se unirá a su equipo ejecutivo “como director y socio en una nueva empresa dedicada a los servicios de banca de inversión”, además de que “ha sido nombrado presidente del Consejo de Administración de Grupo Véctor, quedando pendiente la ratificación por parte de los consejeros de Véctor y las autoridades hacendarias”
Al anunciar su sociedad, Aspe y el empresario intercambiaron elogios
Aspe: “En Véctor he encontrado un grupo de personas que entienden los cambios que están sucediendo en México, especialmente la transformación del sistema bancario tradicional Ahora me siento totalmente motivado y afortunado de haber encontrado una forma de aportar mis conocimientos a un grupo que comparte mi visión”
Romo: “Estoy muy contento de que el doctor Pedro Aspe haya aceptado la oportunidad de colaborar con nosotros para desarrollar una institución de banca de inversión de nivel internacional, con capacidad de atraer talento altamente capacitado y una cartera de clientes de gran prestigio Considero que la incorporación de un profesional con la habilidad, experiencia e integridad del doctor Pedro Aspe, es más importante para el futuro de Pulsar que la adquisición de otra empresa más”
* * * * *
Hace años, en una entrevista por televisión, Romo se refirió al logotipo de Pulsar, un águila, y explicó:
“Lo escogimos por varias razones La primera, el escudo nacional es un águila, para que no se nos olvide que de aquí somos Y la segunda, el águila es un ave con una gran visión de largo plazo, con mucha majestuosidad y muy cautelosa”
Algo de eso tiene el mismo Romo, quien reside en esta ciudad desde fines de los años sesenta, cuando llegó del Distrito Federal a estudiar la carrera de ingeniero agrónomo en el Tecnológico de Monterrey Tras graduarse, en 1974, debutó como empresario en la compraventa de cabritos; se dedicó a este giro unos tres meses, comprando los animales en las rancherías, para vender luego la carne y la piel
Por ese tiempo se casó con Maca Garza Lagüera, nieta del patriarca industrial Eugenio Garza Sada En una semblanza de este clan publicada en Forbes, en julio pasado, se cuenta que los primeros negocios que fundó Poncho Romo —como lo llama todo mundo— fueron unas pastelerías, por lo que en una ocasión comentó lo sorprendente de que su fortuna se iniciara con los pasteles
—Sí, un pastel de bodas —le gritó alguien
“Esos sarcasmos —acota la revista— hicieron que estuviera aún más decidido a mostrar lo que puede hacer con las empresas que maneja”
Pero antes de dedicarse a los negocios personales, Romo se entrenó en uno de los grandes grupos locales, Visa de su tío político Eugenio Garza Lagüera Ahí coordinó proyectos de inversión en el área agropecuaria Luego pasó a la Cervecería Cuauhtémoc —del mismo grupo— como director de Planeación y Desarrollo Uno de sus logros fue arrancar la División de Refrescos y Aguas Minerales (embotelladoras de Coca Cola y manantiales de Tehuacán)
En 1981, decidió que era el momento de empezar su propio negocio, según contó a Expansión Pero recientemente dio otra versión a Janine Rodiles, de América Economía: dijo que perdió su empleo como ejecutivo en Visa, porque los dueños argumentaron que su agresividad en los negocios había agudizado los problemas de endeudamiento de su división, alcanzando unos 1,700 millones de dólares
Entonces, “convencido de que lo habían usado como chivo expiatorio, Romo puso, a cuenta propia, dos restaurantes y una panadería Quebró y tuvo que hipotecar su casa y su coche para enfrentar sus deudas”
Recuperado rápidamente, integró dos restaurantes —Picos y Gambrinos— a su naciente grupo Pulsar, que se transformaron luego en Las Antorchas y Quinta La Noria El gran salto empresarial lo dio en 1987, al adquirir Cigarrera La Moderna, empresa fundada en 1936, que perdía participación en el mercado
Rodiles: “Le ofrecieron el control accionario de Cigarrera La Moderna en 30 millones de dólares, que Romo no tenía Humildemente, se los pidió a su suegro, Alejandro Garza Lagüera El suegro se los prestó, a pesar de que años antes había desheredado a su hija cuando decidió casarse con Romo Pero nunca más le volvería a pedir un centavo”
Tras un comienzo difícil, al enfrentarse en tribunales con la parte británica de la compañía —que insistía en que se usaran las marcas originales, en tanto que Romo logró imponer marcas propias—, Cigarrera La Moderna se fue para arriba La empresa es hoy líder con 54% del mercado mexicano de cigarrillos y exporta a países asiáticos y del Medio Oriente
Romo se proyectó aún más con la adquisición de Tapetes Luxor y la casa de bolsa Véctor, que de ser la más chica del país alcanzó pronto la décima posición Se hizo notar también cuando compró, a Eloy Vallina, Seguros La Comercial, una de las cinco mayores aseguradoras del país en esa época Hoy es la segunda más grande en México, con un valor de 800 millones de dólares
A comienzos de los años noventa, menos de una década después de que despegó, Pulsar se había convertido en un emporio financiero, comercial y de servicios, en un fenómeno que la revista Expansión tituló con cierta sorna “la multiplicación de los panes” Además, desde antes de triunfar en grande, Pulsar inició su colección de arte mexicano —con fama de ser hoy una de las más importantes del país— y estimuló a los artesanos y a los pintores con la entrega, respectivamente, de los premios nacionales de Arte Popular y Arte Joven
* * * * *
Hacia 1993, Romo era ya reconocido como miembro de la élite empresarial regiomontana, integrado al llamado “Grupo de los 10”, que incluye a Adrián Sada González y Roberto González Barrera, además de pertenecer al selecto Consejo Mexicano de Hombres de Negocios Como todos ellos, estuvo cerca de Carlos Salinas, se sumó con entusiasmo a los proyectos presidenciales —especialmente al de “modernización” del campo— y fue también amigo de Raúl, con quien compartió su afición por el hipismo, entre otras cosas
Al respecto, en noviembre pasado, el columnista Alberto Barranco señaló: “Si hubiese justicia en este país, en este momento el presidente de la casa de bolsa Véctor, Alfonso Romo Garza, estaría buscando con carácter de urgente al que fuera penúltimo director de la intermediaria, para reinstalarlo con todos los honores o al menos ofrecerle una disculpa Resulta que el hombre fue cesado fulminantemente luego de haber realizado algunos comentarios en una reunión de Consejo de la intermediaria, respecto a los cada día más escandalosos negocios del hermano incómodo de la familia real Y como los Salinas tenían tan grandes las orejas”
En 1993, en el apogeo del salinismo, Romo mostró sus buenas relaciones con el gobierno al organizar el Primer Seminario Internacional de Agronegocios, con un empujón presidencial y la presencia de Aspe, Carlos Hank González y Luis Téllez, secretario y subsecretario de Agricultura, respectivamente En su mensaje inaugural, vía satélite, Salinas se ufanó de haber modificado el régimen jurídico del campo “para brindar oportunidades, estimular inversiones y darle un nuevo papel a los campesinos en la promoción de su bienestar”
Romo ensayaba alianzas con campesinos desde antes de la reforma salinista —al igual que Alberto Santos de Hoyos en Vaquerías—, en un intento por controlar todo el circuito del negocio del tabaco Empezó en 1992 y, cuatro años después, tiene asociaciones que abarcan 5,000 hectáreas Declaró recientemente que piensa invertir en el campo 2,000 millones de dólares, en los próximos 10 años, para incorporar a la siembra de tabaco, hortalizas, frutas y bambúes unas 300,000 hectáreas, la quinta parte de la superficie cultivable de riego en México
Otra de las criaturas de Romo es el Centro de Excelencia Empresarial, mejor conocido como Integer Según escribió Esther B Herrera, editora de la sección Noreste de El Financiero, el proyecto educativo “surgió de pláticas de café” entre Romo Garza y Marcial Maciel, fundador y director de los Legionarios de Cristo, con el propósito central de ofrecer una maestría en liderazgo empresarial
La misma fuente anunció, en abril de 1992, que en Integer participarían 17 empresarios, encabezados por Romo, entre ellos Xavier Autrey Maza, Alejandro Garza Lagüera, Isidro López del Bosque, Gustavo Romero Kolbeck y Juan Sánchez Navarro El director académico informó que la matrícula para el programa de maestría arrancó con un costo de 25,000 dólares y que había becas disponibles para hombres y mujeres “que muestren potencial de liderazgo”
La relación de Romo con los Legionarios de Cristo se produce también mediante el grupo universitario Gente Nueva, que realiza encuentros con líderes y que supuestamente no hace política partidista Sin embargo, a mediados de marzo de 1994, militantes panistas le reclamaron públicamente a Gente Nueva que hubiera invitado a un foro en Cintermex sólo a uno de los candidatos presidenciales, Colosio; en desplegados y mantas, protestaron contra el priísmo de las dos agrupaciones
Tras el asesinato de Colosio, Romo apoyó a Ernesto Zedillo Por ejemplo, el 4 de mayo de 1994, él y otros 11 empresarios locales se sumaron a la campaña del candidato sustituto, primero en un desayuno privado —en el piso de Lorenzo Zambrano en Torre Cristal— y luego siguiéndolo a Cintermex y al barrio de San Bernabé, en el que conviviría, dijo Zedillo, con “mi raza”
Al estallar la crisis devaluatoria, Romo ofreció su respaldo a la política presidencial En el programa de la televisión local del periodista Gilberto Marcos dijo:
“Yo no conocí al presidente actual hasta el año pasado Es un hombre que probablemente no sea el más carismático del mundo, pero está haciendo la tarea Y vámonos a resultados; hoy por hoy, los problemas del país los está atacando de fundamento Si puede restablecer la confianza, lo otro viene solo; pero él está atacando el problema medular Yo tengo confianza No es dramático, no es espectacular, pero está haciendo la tarea”
Romo tenía razones para su optimismo Con una fortuna calculada en 1,000 millones de dólares, debutó en 1993 en la famosa lista de Forbes, en la que figuraron una docena de empresarios mexicanos más, que crecieron a la sombra de Salinas La devaluación lo arrojó de la lista en 1995 —con otros dos miembros del clan Garza Sada—, pero no lo hizo desistir de nuevos proyectos, como su sociedad con Aspe
Se trata de un proyecto que tiene como antecedente la reestructuración de Véctor, emprendida en 1992 al contratar a Ernesto Fernández Tijerina, ejecutivo procedente de Probursa La mancuerna Romo-Fernández, se dijo entonces, de entrada decidió reconocer su problema con ajustabonos de unos 500 millones de nuevos pesos Los consejeros —entre ellos su suegro Garza Lagüera, Lorenzo Zambrano Treviño y Rogelio Sada Zambrano— aceptaron la propuesta de capitalizar a la intermediaria, con 30 millones de dólares
El rediseño de la casa de bolsa tuvo resultados inmediatos, al reportar utilidades por más de 25 millones de nuevos pesos en febrero de 1993 e iniciar contactos con instituciones financieras del exterior —como el Bank of Montreal— para echar a andar algunos fondos mexicanos
El ascenso de Véctor parece alcanzar su pico con la contratación de Aspe Desde 1990, Romo se definía más como “planeador estructural” de banca de inversión que como industrial, y hablaba de la supuesta base de su éxito:
“La clave ha sido rodearme de personas más capaces que yo en cada negocio Es un hecho que tengo gente mejor que yo El equipo es el punto central”, y aseguró que dedicaba 50% de su tiempo “a buscar el mejor talento y conseguirlo”

Comentarios