Hace 50 años, el PAN obtuvo su primer triunfo electoral; hoy gobierna a más de 38% de los mexicanos

Hace 50 años, el PAN obtuvo su primer triunfo electoral; hoy gobierna a más de 38% de los mexicanos
Gerardo Galarza
Fundado en 1939 por Manuel Gómez Morín y a 50 años de su primer triunfo electoral, el Partido Acción Nacional (PAN) enfrentará los comicios federales para la renovación del Congreso de la Unión y elecciones en siete estados de la República —en los que se elegirán gobernadores, congresos locales y ayuntamientos—, convertido en un protagonista con grandes probabilidades de victoria, basadas en un crecimiento de su influencia, que ya le ha redituado el mayor avance político-electoral que ha tenido un partido de oposición en la historia moderna de México
Lejos está hoy el PAN de ser un partido testimonial —”oposición leal”, también le llamaron algunos académicos mexicanos y extranjeros en los años 70 al revisar su historia—; de que sus cuentas electorales puedan ser calificadas de “alegres” y de que los pronósticos de sus dirigentes puedan ser considerados simples bravuconadas El hecho es que sus logros político-electorales, principalmente a partir de 1982, han ido siempre en ascenso

Y ya no sólo lo dicen los panistas Ahora lo reconoce hasta el PRI, su enemigo histórico: “El PAN está mejor organizado, con presencia en todos los estados de la República, en un porcentaje que fluctúa alrededor de 80% en todos los municipios del país, y de los municipios grandes prácticamente tiene organización en todos”, alertó Juan S Millán, secretario general del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) priísta, en la reunión del Consejo Político Nacional de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), efectuada el lunes 13
Dijo Millán: “Hay un desaliento entre los miembros de nuestro partido de que nos aproximamos, inexorablemente, a una derrota electoral” Tanto, que Fidel Velázquez, el líder priísta por antonomasia, replicó: “Es preferible disolver a la CTM, antes que apoyar a un gobierno de oposición”
Un día antes, en la convención regional para aprobar la plataforma política panista para el Distrito Federal, Felipe Calderón Hinojosa, presidente del CEN del PAN, sostuvo: “Hoy por hoy, somos el mejor partido político a los ojos de los ciudadanos Para nosotros no basta () Hemos aprendido que lo que México necesita no son sólo opciones electorales, sino también opciones claras de gobierno y, para nosotros, el reto político del presente es muy claro (), debemos ser también la opción de gobierno que llevará a México a un nuevo siglo y a una parte de la historia, diferente y mejor”
El dirigente panista citó recientes encuestas sobre preferencias electorales, que encabezan su partido o sus militantes, pero sobre todo la más reciente del Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Universidad de Guadalajara, que a partir de 1994 no ha fallado en sondeos electorales Patrocinado por el Partido del Trabajo y el propio CEO, sostiene que el PAN ganaría las elecciones para diputados federales en julio, porcentualmente muy por encima del PRI y el PRD
Hace 50 años, en las elecciones federales de 1946, el PAN obtuvo sus primeros triunfos: apenas cinco diputaciones con las candidaturas de Aquiles Elorduy, Antonio L Rodríguez, Juan Gutiérrez Lascuráin, Manuel Ramírez Munguía y Manuel Gómez Morín Sin embargo, la de su fundador no le fue reconocida, porque —se argumentó legalmente— no había optado por la nacionalidad mexicana, pese a que ya había fundado un partido político, había ejercido la abogacía, había sido rector de la UNAM y funcionario público Tres años antes, había postulado a 21 candidatos a diputados, sin obtener triunfo alguno
En marzo de 1947, obtuvo su primera presidencia municipal: la de Quiroga, Michoacán, y meses más tarde la de Huajuapan de León, Oaxaca, y una curul en el Congreso de ese estado
En 1949, el PAN postuló 69 candidatos a diputados federales en 23 estados de la República y nuevamente le fueron reconocidos sólo cuatro triunfos, los de Juan José Hinojosa, Eduardo Facha, Jaime Robles y Martín del Campo
Tres años después, el PAN postuló a su primer candidato oficial —antes, en 1940, apoyó extraoficialmente a Juan Andrew Almazán, y en 1946 le ofreció la candidatura a don Luis Cabrera, quien la declinó por su edad— a la Presidencia de la República: Efraín González Luna, quien obtuvo 285,555 sufragios, 78% de la votación nacional, y se le reconocieron triunfos en cinco diputaciones federales, que se convirtieron en seis en las elecciones intermedias de 1955
En 1958, el PAN postuló a Luis H Alvarez como candidato a la Presidencia de la República y 139 como diputados Oficialmente se le reconocieron 705,303 votos, 94% a nivel nacional, y seis triunfos para la Cámara de Diputados Sin embargo, la dirigencia panista denunció como fraudulentas las elecciones y ordenó a sus candidatos triunfadores no ocupar sus curules; dos de ellos desobedecieron la orden y fueron expulsados En 1961, ganó cinco curules federales, habiendo presentado sólo 95 candidatos y su índice de votación bajó a 76%
José González Torres, candidato presidencial panista en 1964, logró rebasar, por vez primera, la cifra de 1 millón de votos (1034,337, 109%), pero el PAN apenas ganó dos diputaciones por mayoría y le fueron asignadas 18 más por el sistema de diputados de partido, logrando hasta ese momento la mayor fracción parlamentaria opositora En 1967, volvió a ocupar 20 curules: 19 de partido y por mayoría, con 124% de la votación
En 1970, el candidato presidencial fue Efraín González Morfín y el PAN siguió creciendo en sus cifras absolutas y relativas: obtuvo un total de 1945,391 votos, 138% Años antes, el PAN ya comenzaba a dar muestras de su fuerza electoral: en 1967, en el ayuntamiento de Mérida, con Víctor Manuel Correa Rachó, quien dos años después como candidato a gobernador se quejó de un gran fraude electoral; como en 1968, en Baja California, en los comicios para ayuntamientos y el Congreso local, con Salvador Rosas Magallón y Norberto Corella, entre otros candidatos En 1973, obtuvo 25 curules de partido
Los años 70 están marcados por disputas internas en el partido, que en 1976 llegan a su máxima expresión cuando ninguno de los precandidatos a la Presidencia de la República consigue obtener el mínimo de votos internos requeridos para ser postulado El saldo es que ese año, el PAN no presenta candidato presidencial y que algunos de sus más connotados militantes, como González Morfín, se alejan del partido Pese a ello, en 1976 consigue 19 diputaciones de partido Tres años más tarde, aprobada ya la nueva reforma electoral, consiguió 43 diputaciones bajo el sistema de representación proporcional
En 1982, postuló a Pablo Emilio Madero como aspirante presidencial y, contra todos los pronósticos, el PAN rompió la barrera de los 3 millones de votos por más de 700,000, lo que representó casi 18% de la votación nacional, obtuvo una diputación por mayoría y 54 de representación proporcional
Y a partir de ese año, el sostenido crecimiento electoral del PAN se volverá espectacular Urgido el gobierno de Miguel de la Madrid de proyectar una imagen democrática hacia el exterior, en 1983 se le reconocen al PAN abrumadores triunfos a nivel municipal, sobre todo en el norte del país: Hermosillo, Durango y, sobre todo, Chihuahua, donde sus alcaldes llegan a gobernar a 70% de la población En los dos años siguientes, el PAN mantuvo su tendencia de crecimiento electoral y entonces la “apertura” se acabó en la disputa por las gubernaturas de Chihuahua, Durango y Sinaloa
Su fuerza la mostró en Chihuahua, en donde desde antes de las elecciones, priístas y hasta simpatizantes de izquierda llaman al “fraude patriótico” para impedir que “la derecha avance” El fraude se consumó en medio de un grave escándalo nacional e internacional
En 1988, por primera vez en su historia, el PAN fue relegado al tercer lugar en las elecciones presidenciales, en las que oficialmente resultó triunfador Carlos Salinas de Gortari, en medio de las mayores protestas de fraude Su candidato, Manuel J Clouthier —quien había competido por la gubernatura de Sinaloa— obtuvo 3267,159 sufragios, que representaron 17% de la votación nacional, pero consiguió 20% de la Cámara de Diputados con 101 legisladores, ocho de ellos por mayoría
En 1989, por fin, el PAN consiguió la primera gubernatura: la de Baja California, ganada por quien ya había obtenido la alcaldía de Ensenada, Ernesto Ruffo Pese al indudable resultado en las urnas, debido al apoyo del PAN a la reforma electoral de Salinas de Gortari, el triunfo panista fue considerado como producto de una “concertacesión”
En 1991, otro panista se convirtió en gobernador: Carlos Medina Plascencia, entonces alcalde de León, fue designado gobernador interino de Guanajuato, luego de que Ramón Aguirre renunció por las protestas populares por fraude electoral y una vez más, ahora con mucho mayor fuerza, se habló de “concertacesión” y se ubicó a Diego Fernández de Cevallos como el mayor negociador panista Ese año obtuvo 88 diputaciones federales, convirtiéndose en el grupo opositor más grande
El PAN siguió ganando elecciones, sobre todo municipales, y ya no eran pequeñas alcaldías como la de Quiroga, sino capitales de estados y ciudades importantes Ese año, el PAN tenía una gubernatura, 38 alcaldes, 220 regidores, 101 diputados federales y 87 diputados locales En 1992, volvió a postular a Francisco Barrio como candidato a gobernador, y esta vez consiguió que el triunfo le fuera reconocido y obtuvo también el control del Congreso local
Para 1993, el PAN gobernaba en 99 presidencias municipales, cinco de ellas de capitales estatales: Saltillo, Mérida, Ciudad Victoria, San Luis Potosí y La Paz, así como en ciudades de importancia, como Tijuana, León, Cuautitlán, Ciudad Juárez, Zapopan, Celaya, Guaymas, San Nicolás de los Garza y San Pedro Garza García y ciudades medias, como San Juan del Río, Ensenada y Tecate Logró también el control del Congreso local de Baja California Sur, y contaba con 125 diputados locales en todo el país y 11 asambleístas en el Distrito Federal
En 1994, presentó la candidatura presidencial de Diego Fernández de Cevallos, quien pese a su fama como “concertacesionador” y “salinista”, consiguió regresar al PAN a su lugar como segunda fuerza política del país y logró la mayor votación jamás obtenida por ningún candidato opositor en el país: 9146,841, lo que representó 2669% del voto nacional, lo que significó 25 senadores —uno por mayoría— y 119 diputados federales —20 por mayoría
Y en 1995 consiguió triunfar en las elecciones extraordinarias para gobernador en Guanajuato, con Vicente Fox como candidato; y en las de Jalisco, con Alberto Cárdenas En marzo de ese año, el PAN contaba con cuatro gobernadores, 156 alcaldes, 2,600 regidores, 119 diputados federales, 25 senadores y 14 asambleístas en el Distrito Federal
Al finalizar 1996, después de los comicios locales en el Estado de México, Coahuila e Hidalgo, el PAN llegó a la máxima cifra de su historia: en números redondos 345 millones de mexicanos viven bajo un gobierno panista, es decir más de 38% de la población nacional Los panistas ocupan cuatro gubernaturas y 255 ayuntamientos, entre ellos los de las seis ciudades más grandes del país, después del Distrito Federal: Guadalajara, Monterrey, Puebla, Tijuana, León y Ciudad Juárez, las tres primeras también capitales de sus estados
Otras capitales estatales gobernadas por el PAN son: Mérida, Mexicali, Tuxtla Gutiérrez, Oaxaca, Aguascalientes y Saltillo, así como otras ciudades importantes: Veracruz, Naucalpan, Tlalnepantla y todo el corredor industrial del Estado de México, conurbado con el Distrito Federal Controla, además, los congresos locales de Baja California, Aguascalientes y Jalisco
Y desde mediados del año pasado, diversas encuestas mensuales del diario Reforma, y de empresas como Berumen y Asociados y la Indemerc L Harris, colocan al PAN o a sus posibles candidatos —especialmente a Fernández de Cevallos— en el primer lugar de las preferencias de los habitantes del Distrito Federal, quienes por primera vez elegirán a un jefe del gobierno capitalino
Sin embargo, el optimismo panista —que también aspira a ganar la gubernatura de Nuevo León, por lo menos— se refuerza con la más reciente encuesta del CEO:
Levantada en todo el país, entre el 12 y 15 de diciembre de 1996, con una confiabilidad estadística de 95% y un margen de error de más-menos 325%, sus resultados revelan que 425% de los encuestados votaría por el PAN en las elecciones para diputados federales; 307% por el PRI; 130% por el PRD
Quizá por ello, al plantearse una alianza con el PRD, el lunes 6 de enero, Felipe Calderón dijo: “Quien más interés ha mostrado, evidentemente, es el PRD Saldría ganando desde la perspectiva de que de manera individual, aislada, el PAN puede y tiene posibilidades, difíciles desde luego, de ganar en una gubernatura o en un distrito o incluso para la propia mayoría de la Cámara de Diputados, por dura que tendrá que ser la contienda”

Comentarios