Descubren una gran estela ligada al culto agrícola en Cuicuilco, de 3000 años de antigüedad, contemporánea de la cultura Olmeca

Descubren una gran estela ligada al culto agrícola en Cuicuilco, de 3000 años de antigüedad, contemporánea de la cultura Olmeca
Francisco Ortiz Pardo
Una estela descubierta junto a la pirámide de Cuicuilco —vestigio milenario atrapado por la urbe, entre las avenidas Insurgentes y Anillo Periférico, al sur de la capital— puede ser la prueba de que existió una antigua cultura en la Cuenca de México, hace 3,000 años
Este hallazgo podría provocar una “revolución” arqueológica, si se comprueba que la cultura de Cuicuilco fue contemporánea a la de los olmecas, considerada hasta ahora la cultura madre de Mesoamérica

La estela habría sido utilizada por los habitantes de Cuicuilco para marcar el inicio y final del ciclo agrícola, a principios de mayo y agosto, respectivamente, pues durante esos días es iluminada plenamente por el Sol; además, cerca de ella se encontraron restos carbonizados de maíz, prueba de que los antiguos pobladores de la zona hacían algún rito al cultivo, dada la cercanía de un templo
Según Mario Pérez Campa, director del proyecto antropológico de Cuicuilco, “es el marcador más temprano de eventos astronómicos que conocemos en todo el altiplano de México”
La estela contiene glifos que no ha sido posible descifrar, dada la antigüedad de la obra Fue hallada en una zona protegida por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en medio de una región de la ciudad que ha visto perdido parte de su patrimonio arqueológico por la construcción de conjuntos habitacionales, edificios corporativos y anchas avenidas El terreno donde se encuentra colinda con los predios en los que el Grupo Carso comenzó la construcción de una torre de 22 niveles y la implementación de una zona comercial y cultural a partir de la remodelación de viejas naves de una fábrica de papel, lo que ha generado protestas de arqueólogos, vecinos y asambleístas (Proceso, 1070)
Pérez Campa asegura que recientemente se hallaron vestigios teotihuacanos, por lo que el INAH “suspendió” una zona de 240 metros cuadrados para estudiar la relación que pudiera establecerse entre las culturas teotihuacana y cuicuilca
El arqueólogo y su equipo reiniciaron las excavaciones de Cuicuilco el año pasado, después de 70 años de estar interrumpidas Como parte de esos trabajos también descubrieron que la pirámide está sobre un basamento artificial de cuatro metros, y encontraron “altares” en la parte superior
La estela alargada en forma de cilindro, mide alrededor de 390 metros y está levantada sobre el piso original, prácticamente al pie del lado sur de la pirámide
Pérez Campa no duda en subrayar la importancia del hallazgo:
“Puede haber una revolución en términos de que se diga que no sólo los olmecas fueron los primeros en generar una alta cultura”
¿Ritual agrícola?
Hasta antes del descubrimiento se creía que el origen del asentamiento en Cuicuilco no se remontaba más allá del año 700 a C La pirámide circular —que mide 22 y medio metros de altura y 110 de diámetro, y que fue explorada por el norteamericano Byron Cummings entre 1923 y 1925— es de alrededor del año 600 antes de nuestra era Coincide con el final de la Cultura Olmeca, que arrancó en el 1300 aproximadamente
Se piensa que la erupción del volcán Xitle —hacia el año 200 a C— hizo huir a los habitantes de esta región, probablemente hacia Teotihuacán
El investigador calcula que la estela encontrada puede remontar su origen hacia el año 1000 a C, por lo que “a la luz de estos hallazgos vemos que hay un desarrollo paralelo entre Cuicuilco y la Cultura Olmeca”
Explica que en la actualidad hay una serie de investigaciones que tratan de probar que los primeros grandes asentamientos están hacia Morelos y Oaxaca
“Las primeras aldeas no están en las zonas olmecas, sino en Oaxaca y Chiapas, con cerámicas de 1500 a C —dice— Los últimos reportes apuntan a que la escritura se desarrolló en Monte Albán, en épocas anteriores o contemporáneas a los olmecas Cuicuilco puede estar en esta corriente de generación de alta cultura”
Para él, mucho de la explicación de la estela está vinculado a su posición:
“La estela no es vertical: tiene seis grados y medio de inclinación Si esto estuviera relacionado con algún fenómeno astronómico, como el paso del Sol, tendríamos que checar qué fecha nos está marcando Hemos hecho el seguimiento de la estela a lo largo de estos meses, y observamos que el Sol la ilumina totalmente en mayo, en su recorrido hacia el norte, y en agosto, en su recorrido hacia el sur; marca justo el inicio y el fin del ciclo agrícola”
Un lago y un manto de lava
Aunque Pérez Campa admite desconocer si existen restos arqueológicos en el terreno donde el Grupo Carso remodelará viejas edificaciones como parte del proyecto “Centro Comercial y de Entretenimiento Loreto y Peña Pobre”, asegura que el INAH supervisa desde enero los trabajos en el predio en que el corporativo construirá una torre de 22 pisos
En el espacio de cimentación para la construcción del edificio, piensa, hubo un lago, y no hay vestigios arqueológicos, por lo que no se ha destruido patrimonio alguno al hacer las obras
Toda vez que en un “manto de lava” —que se habría formado como consecuencia de que las aguas de este lago detuvieron el recorrido de la lava del Xitle— se encontraron vestigios teotihuacanos, Pérez Campa afirma que el INAH suspendió las obras de Carso en un espacio de 20 por 12 metros, para realizar estudios que aporten información, tanto del propio manto, como de las relaciones históricas entre los asentamientos de Teotihuacán y Cuicuilco
Sin embargo, el investigador acepta que la construcción de unidades habitacionales y edificios corporativos alrededor del centro ceremonial sí ha generado una “importante” destrucción del patrimonio arqueológico de Cuicuilco; tales fueron los casos de la construcción del conjunto habitacional de Villa Olímpica, en 1967, que afectó vestigios de la zona Cuicuilco B, y el levantamiento, a principios de esta década, del edificio que ahora alberga las oficinas de la empresa Elektra —y que sirvió de “cuartel” de los candidatos presidenciales priístas Luis Donaldo Colosio y Ernesto Zedillo en 1994—, que implicó destrucción de vestigios de la zona arqueológica Cuicuilco C
“Afortunadamente —aclara— el corazón del sitio está todavía bajo la lava, por lo que está protegido Podemos pensar que vamos a tener un conocimiento bastante próximo de lo que es la historia de Cuicuilco cuando haya tecnología y dinero para ello”

Comentarios