“El gobierno de López Mateos cedió a la paranoia anticomunista de Kennedy”: la investigadora Aura Hernández

“El gobierno de López Mateos cedió a la paranoia anticomunista de Kennedy”: la investigadora Aura Hernández
El asesinato de Rubén Jaramillo, alentado por Estados Unidos, según testimonios orales y documentos
Julio Aranda
CUERNAVACA, MOR – Bajo la anuencia del régimen de Adolfo López Mateos que armó toda una paranoia “anticomunista”, el dirigente agrarista Rubén Jaramillo Menéndez fue víctima de una incesante persecución alentada por dependencias del gobierno de Estados Unidos que culminó en su muerte y la de su familia en 1962

Esta fue ejecutada por un grupo paramilitar entrenado por individuos extranjeros y por tanto ajenos al Ejército Mexicano
El luchador social cayó asesinado el 23 de mayo de ese año, con su esposa embarazada, Epifania, y sus tres hijos; un mes antes, el 17 de abril, encabezó una protesta en el Zócalo de esta ciudad por el intento de invasión de Estados Unidos a Cuba en Bahía de Cochinos, sucedida cinco días antes En su arenga Jaramillo rompió su apartidismo al declararse afín al comunismo, y líderes del Partido Comunista Mexicano le entregaron a él y a su esposa Epifania Zúñiga acreditaciones como miembros del organismo, lo que nunca se concretó
En esos días, entre jaramillistas y estudiantes de la Escuela de Derecho trascendió la versión de que Jaramillo emboscaría o intentaría acercarse al presidente John F Kennedy a su paso por tierras morelenses rumbo a Acapulco, durante su visita en junio, como parte de la campaña para impulsar la llamada Alianza para el Progreso El gobierno mexicano se alertó y la respuesta no se hizo esperar: el Ejército y cuerpos policiacos reprimieron seis movilizaciones sociales en cinco estados del país
De esos casos, los actos más significativos fueron, además de la muerte de Jaramillo, la matanza de miembros de la Asociación Cívica Guerrerense en Iguala, el 31 de diciembre de ese mismo año Esta derivó en la guerrilla encabezada por Genaro Vázquez que desafió durante 10 años al gobierno federal con el apoyo del movimiento jaramillista Con Gustavo Díaz Ordaz en la Secretaría de Gobernación, López Mateos optó por la represión para evitar la proliferación de otros movimientos sociales
Lo anterior es parte de los primeros capítulos de una investigación realizada en los últimos dos años por Aura Hernández Hernández, titulada “El Movimiento Jaramillista en Morelos (1938-1962)”, que cuenta con el asesoramiento de las reconocidas historiadoras Jane Dale Lloyd Dale y Daniela Spenser Grollova
Licenciada en Comunicación por la Universidad Veracruzana y maestra en Historia por la Universidad Autónoma de Morelos, así como excorresponsal de los diarios El Universal y El Financiero, Hernández encontró indicios basados en pruebas orales y documentales —algunas de ellas obtenidas en el Archivo General de la Nación (AGN)— que le permiten llegar a la siguiente conclusión:
Estados Unidos propició el ambiente para que el gobierno de López Mateos asesinara a Jaramillo, al grado de que pudo haber participado en el complot, ya que testimonios referidos a la matanza muestran que fue ejecutada por un grupo paramilitar comandado por el militar retirado José Ortiz, quien filtraba información a agentes de la Agencia Central de Inteligencia (CIA)
En los archivos oficiales se encuentran 12 fichas de grupos paramilitares que rendían informes periódicos a Díaz Ordaz
A su vez, la autora desmitifica la figura de Jaramillo, a quien se le considera como el último “zapatista” por combatir en las huestes de Emiliano Zapata y por sus luchas a favor de campesinos y obreros:
“Jaramillo dio otra concepción al discurso zapatista, contrapuso su sentido del ejido Los zapatistas querían restitución, no dotación Coinciden en la lucha por la tierra, pero Zapata no quería el poder y Jaramillo sí, al contender por la gubernatura de Morelos El jaramillismo no fue una continuidad del zapatismo, sino su más fuerte impugnador Más que una identificación con Zapata, Jaramillo se sumó al cardenismo”
Hernández Hernández analiza la vida de Jaramillo a partir de 1938, cuando el presidente Lázaro Cárdenas del Río crea la cooperativa de trabajadores del ingenio “Emiliano Zapata”, en Zacatepec, con lo que acepta un pacto de dominación que perduró hasta el régimen cardenista; Jaramillo se convirtió en parte importante de la clase política local, amigo del gobernador Elpidio Perdomo, militar retirado por quien el líder campesino intervino ante Cárdenas para evitar su remoción de la gubernatura
Rubén Jaramillo rompió con los sexenios de los presidentes Manuel Avila Camacho y López Mateos cuando el gobierno ya no tuvo nada que ofrecer a los campesinos; además, existía la presión de Estados Unidos por erradicar a todo aquello que oliera a izquierda o comunismo Esos dos presidentes amnistían al campesino rebelde gracias a la intervención de Cárdenas del Río
A la investigadora no le queda la menor duda de que los movimientos sociales en la periferia del centro del país, aparentemente marginales y sin relación, empujaron en la Ciudad de México las protestas de ferrocarrileros, médicos y estudiantes que culminaron con el desenlace funesto del 2 de octubre de 1968 Todo esto en un ambiente anticomunista alentado por el triunfo de la Revolución Cubana y el surgimiento de agrupaciones de intelectuales, como el Movimiento de Liberación Nacional (MLN), en el que participaron los intelectuales Víctor Flores Olea, Elena Garro, Carlos Fuentes, entre otros, bajo la promoción de Lázaro Cárdenas
“La muerte de Jaramillo es uno de los primeros indicios de la etapa represora del México contemporáneo, es un asesinato impune del que el gobierno no ha otorgado ninguna explicación”, expresa la investigadora, cuyos aportes serán sumados a los de un grupo de artistas y líderes campesinos ligados al jaramillismo que pretende desempolvar esa historia a través de la película que realiza Oscar Menéndez (ver recuadro)
Vida rebelde
Rubén Jaramillo nació en 1900, en el poblado de Real de Zacualpan, Estado de México Su abuelo Julián Jaramillo combatió en las filas juaristas contra la invasión francesa A los 17 años es nombrado capitán primero de caballería en el ejercito zapatista Jaramillo depone las armas en 1918, pero nunca las entrega al gobierno de Carranza
Luego se convierte en pastor de la Iglesia Metodista En 1927, organiza con arroceros la constitución de la Sociedad de Crédito Agrícola, que es autorizada por el Banco Nacional de Crédito Agrícola, y disuelta cuando éste obliga a pagar fuertes intereses
En 1933, Jaramillo reúne a campesinos y pide a Lázaro Cárdenas apoyo para la construcción de un ingenio bajo el régimen de cooperativa Cárdenas cumple su promesa en 1938 y el dirigente agrario es nombrado presidente del Consejo de Administración, puesto al que renuncia presionado por caciques locales En 1940, rompe con el gobernador Elpidio Perdomo, quien lo amenaza de muerte, y el ingenio estalla en huelga en 1942, tanto de obreros como de productores de caña
El 12 de febrero de 1943 pretenden asesinarlo Jaramillo retoma las armas y lanza el Plan de Cerro Prieto Se une a las guerrillas que impugnaban la decisión del presidente Avila Camacho de instaurar la obligatoriedad del servicio militar nacional Año y medio después acepta la amnistía ofrecida por Avila Camacho
Para 1945 funda el Partido Agrario Obrero Morelense, que apoya la candidatura presidencial del general Miguel Henríquez Mendoza Jaramillo era postulante a la gubernatura, pero pierde a causa de un fraude (al igual que en 1951) Vuelve a las armas un año después López Mateos le otorga la amnistía y Jaramillo regresa a la lucha política al tratar de colonizar los llanos de Michapa y El Guarín
Al no obtener respuesta de las autoridades agrarias, los jaramillistas invaden los predios, pero son desalojados por el Ejército Luego sobreviene su asesinato, a pocos días de haberse encontrado en la Ciudad de México con López Mateos, quien le dio un abrazo en seña de reconciliación
Aura Hernández explica a Proceso que durante la hegemonía del régimen cardenista Jaramillo asume el pacto de dominación, en el que los movimientos sociales y el Estado ceden intereses para conservar la gobernabilidad:
“Ese pacto se rompe de plano con López Mateos, incluso hay testimonios de que Cárdenas interviene para que se le otorgue amnistía Precisamente cuando Cárdenas se abre más al comunismo y a las organizaciones sociales, Jaramillo es asesinado”
Uno de los episodios significativos en la vida de Jaramillo es cuando conoce a Mónico Rodríguez Gómez, comunista quien politiza la lucha del movimiento jaramillista: “Mónico fue una pieza fundamental que armó alianzas con diversos grupos sociales, por ejemplo, con los cívicos de Genaro Vázquez en Guerrero, cuando éstos apenas se organizaban en la lucha armada Le da el cariz socialista, y los jaramillistas son recibidos en luchas agrarias de diferentes sitios de la entidad”
Fernando Acosta y Fermín Rodríguez, hijo de Mónico, los dos colaboradores de Aura Hernández, refieren que Jaramillo empezó a politizarse a través de uno de los periódicos editados por los hermanos Flores Magón que recibía su abuelo Julián Al llegar a Zacatepec, el pastor metodista es invitado por Mónico a unas sesiones de trabajo en una peluquería para estudiar marxismo
Hernández Hernández apunta que uno de los grandes proyectos de Jaramillo con características socialistas era la colonización de los llanos de Michapa y El Guarín: “Jaramillo aglutinaba a campesinos por la necesidad de luchar por la tierra ante una nueva oligarquía conformada por fraccionadores nacionales y extranjeros que despojaron parcelas dotadas por Lázaro Cárdenas La intención en Michapa y El Guarín era que los campesinos se adueñaran de los procesos de producción, pero que la riqueza fuera repartida equitativamente El gobierno lo vio como un riesgo; el Ejército intervino ante la amenaza ‘comunista’ que podía extenderse por todo el estado”
Paranoia anticomunista
La investigadora encontró en el AGN decenas de cartas de ciudadanos norteamericanos y mexicanos que pedían a López Mateos aplicar mano dura “a los grupos desestabilizadores que esparcen la amenaza comunista” También encontró misivas que piden cesar la represión contra luchadores sociales
Hernández Hernández rescató una extensa carta de cuatro cuartillas a renglón cerrado que el secretario general de la CTM, Fidel Velázquez, envió a López Mateos el 7 de marzo de 1959 en la que denuncia que el Partido Comunista Internacional junto con la extrema derecha “está infiltrando instituciones revolucionarias” para apoderarse de las direcciones de sindicatos Aplaude el hecho que “los agitadores, al desafiar al jefe de la nación, fueron reprimidos por la fuerza pública” Advierte que los comunistas “están haciendo una intensa labor de agitación entre los campesinos, obreros y burócratas, a fin de tender sus tentáculos para adueñarse del poder”
Para combatir “la amenaza”, Fidel Velázquez propuso una lista de ocho medidas, entre las que resaltan emitir un manifiesto a la Nación para dar a conocer las actividades subversivas de los comunistas y que el pueblo las combata; orientar a los trabajadores “para conservarlos en la unidad y la disciplina a fin de preservarlos contra la campaña insidiosa en su contra”; demandar a las autoridades de trabajo que no se registre a ningún sindicato, federación o confederación producto de conflictos intergremiales intencionalmente provocados para evitar lo que ocurrió en el caso de los ferrocarrileros “donde se reconoció a Demetrio Vallejo sin razón ni derecho alguno”
En el extremo, en el AGN existe una carta fechada el 9 de marzo de 1962 enviada a López Mateos por Covián Martínez Vidal, dirigente del MLN en Matamoros, Tamaulipas, donde denuncia que una vez constituido el organismo llegaron a la ciudad “agentes de la policía estadunidense y empezaron a hacer investigaciones de los antecedentes de quienes tenemos el honor de encabezar el MLN
“La radio y TV de Weslaco y Harlingen, Texas (canales 4 y 5) llegaron a lo inaudito: a media noche retrataron la casa del que escribe exhibieron transmisiones diciendo que en Matamoros se había registrado un brote castrista unos diarios dijeron que agentes del FBI estaban haciendo investigaciones aquí como si tuvieran derecho a hacerlo”
López Mateos —agrega Aura Hernández— tenía un doble lenguaje ante la crisis Cuba-Estados Unidos En el discurso reprochaba la intromisión estadunidense, pero en los hechos la apoyaba, como lo comprueban los informes de inteligencia desclasificados en los cuales el presidente mexicano ofreció en 1960 a Washington la península de Cozumel para invadir la Bahía de Cochinos y derrocar a Fidel Castro, según la información publicada en Proceso (No 1128)
La investigadora obtuvo del periódico local Presente, dirigido por Cristóbal Rojas —cercano a Jaramillo— un testimonio de que los grupos paramilitares eran entrenados por agentes de la CIA, tanto en Morelos como en Guerrero, para contrarrestar la movilización de Genaro Vázquez
“En el Archivo General de la Nación hay doce archivos de grupos paramilitares que entregaban reportes periódicos a Díaz Ordaz Están las fichas, pero no los documentos También hay muchas fichas que dicen ‘Informes diversos del gobierno mexicano a Estados Unidos’ enviados entre 1952 a 1962, pero no hay textos Existen cartas de ciudadanos que denuncian la existencia de ‘jefaturas de guerrilla’ que no eran guerrilleros ni tropas del Ejército, sino grupos armados que perseguían a maestros y a campesinos, y tenían órdenes de asesinar a todos aquellos acusados del delito de disolución social
“Hay un archivo especial vacío del capitán José Martínez, quien encabezó el asesinato de Jaramillo Por otro lado, hay una carta del general Pascual Cornejo Braun dirigida a sus mandos superiores militares que revela que López Mateos lo envió personalmente a Cuernavaca en 1959, cuando el jaramillismo estaba fortalecido Pero de los otros documentos no hay nada, después de 30 años el gobierno todavía tiene pudor ante el comunismo”, puntualiza
Jaramillo y Kennedy
La investigadora recogió los testimonios de Lilia Rojas, esposa del director de Presente; el jaramillista Cirilo García, y el entonces estudiante de la Escuela de Derecho, Benito Barba García, para confirmar que existía una gran preocupación en torno de Jaramillo por la visita del presidente Kennedy, en junio de 1962
“Jaramillo ya se había asumido comunista Lilia Rojas recuerda que su esposo le dijo a Rubén: ‘Escóndete, ya no salgas, te van a matar porque viene Kennedy’ Barba García fue uno de los estudiantes que el Ejército se llevó por la fuerza a Veracruz semanas antes de la visita de Kennedy García recuerda que el presidente de Estados Unidos visitaría extraoficialmente la zona arqueológica de Xochicalco para después seguir al puerto de Acapulco, trayecto en el que sería emboscado por los jaramillistas Cirilo García, uno de los jaramillistas sobrevivientes, corrigió esa versión y dijo que el plan era acercarse a Kennedy para entregarle unas peticiones”
Lo cierto es que había toda una estrategia represiva contra movimientos sociales Un año antes de la matanza del dirigente agrario fue reprimido el movimiento de Salvador Nava en San Luis Potosí; ocho días antes de la muerte de Jaramillo el gobierno enfrentó a movilizaciones sociales en Ursulo Galván en Huayacocotla, Veracruz, en Mezquital, Hidalgo, y en Culiacán, Sinaloa La última acción se produjo el 31 de diciembre de 1962 en Iguala, contra los “Cívicos”, donde murieron más de 60 personas”
Por separado, Fermín Rodríguez recuerda que su hermano Javier acudió a la casa de Jaramillo minutos antes de que militares y civiles tendieran un cerco: “Javier fue a entregarle una consigna a Rubén Al salir de la casa vio gente ajena al Ejército, algunos de ellos de nacionalidad extranjera, otros compañeros los reconocieron después como informantes de Estados Unidos”
La investigadora subraya que los testimonios recabados afirman que un grupo paramilitar, independiente del Ejército, asesinó a Rubén
“Jaramillo se había escapado de emboscadas anteriores Ese día un grupo de 70 hombres civiles y con vestimentas militares rodearon la casa de Jaramillo en Tlalquitenango, se apostaron estratégicamente hasta que la familia fue sacada del domicilio y llevada a Xochicalco Ahí fue violada la señora Epifania ante los ojos de Jaramillo y sus hijos Quien dio las órdenes fue precisamente José Ortiz, un militar retirado acusado de ser informante de la CIA”
La muerte pesó en el ánimo de las cabezas del MLN López Mateos pronunció varios discursos contra el comunismo Luego de la matanza, organizaciones campesinas convocan a un congreso en Morelos para constituir la Central Campesina Independiente (CCI) Lázaro Cárdenas confirma su asistencia, pero otro mensaje anticomunista de Adolfo López lo orilla a desistir y quien viene a la reunión es Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano
“El jaramillismo es un movimiento que sobrevive porque el campesinado es el sector más explotado Sin embargo, una de las más grandes dudas es el motivo que orilló al gobierno a matar al líder agrarista Quizás el gobierno nunca lo diga porque los indicios más fuertes señalan que López Mateos obedeció a intereses de Estados Unidos para desactivar un movimiento que crecía por diferentes partes del país y amenazaba la estabilidad que pedía Washington”, puntualiza Hernández Hernández

Comentarios