Primeras Jornadas Musicales del Día Internacional de la Mujer

Primeras Jornadas Musicales del Día Internacional de la Mujer
Las actuales compositoras mexicanas de concierto, tan importantes como los compositores; gran cantidad de sus obras, sin estrenar
Roberto Ponce
Como luna creciente, las mujeres compositoras mexicanas de música de concierto viven un ciclo que presagia fulgores para el siglo XXI

Diecisiete fueron entrevistadas para Mujeres en la creación musical de México, el libro de la musicóloga uruguaya Clara Meierovich, que con apoyos del Fonca escribió entre 1997 y 1998 Por otra parte, el Colectivo Mujeres en la Música AC, anuncia las Jornadas Musicales del Día Internacional de la Mujer, del 5 al 21 de marzo en las salas Carlos Chávez del Centro Cultural Universitario, Xochipilli de la Escuela Nacional de Música en Coyoacán, y en el Museo Nacional de Arte (Munal), donde por primera vez en México el Cuarteto y los Concertistas de Bellas Artes interpretarán obras de una veintena de compositoras mexicanas
Nacida en 1970, Ivonne Gema Hernández es cofundadora de Mujeres en la Música, el grupo organizador del encuentro con ComuArte (Mujeres en el Arte), INBA, UNAM y Conaculta Apunta sobre el libro:
“Hay varias compositoras que no aparecemos por diversas razones, algunas fortuitas; como que Clara Meierovich no tuviera conocimiento de nuestro trabajo o lo tuviera después de que la edición se cerró; pero desafortunadamente hay otras razones: el medio es muy cerrado y lejos de promover todos los trabajos, se bloquean de una manera u otra”
El Colectivo nació en 1994, como respuesta al vacío de información y falta de promoción del trabajo de las mujeres dedicadas a la música en nuestro país, asegura:
“No deja de sorprenderme la gran cantidad de música que en el caso de compositoras no ha sido estrenada y mucho menos editada Prevalece el favoritismo y la discriminación; el colectivo surgió como una opción en donde el trabajo de todas sus integrantes es importante y se da a conocer por igual”
De dicho colectivo de creadoras femeninas, e incluida también en el libro de Meierovich, Leticia Armijo (1961) convoca desde ahora al Tercer Encuentro Nacional Mujeres en la Música, que se llevará a cabo en marzo del año 2000 en nuestro país:
“Hacemos un llamado serio para participar a los y las compositoras y musicólogas, que pongamos toda nuestra voluntad para difundir las obras de las mujeres Las autoridades podrán invertir en el Centenario de Revueltas y Chávez este año; pero no tienen ni quinto para estrenar las obras de grandes mujeres compositoras de México, como Sofía Cancino de Cuevas o una Emiliana de Zubeldía, o para la reposición de la edición de las partituras de Angela Peralta”
Armijo, quien desarrolló en 1997 su tesis de licenciatura en composición La mujer en la composición musical del México de la Segunda Mitad del Siglo XX, enfocada en la obra de Gloria Tapia, Lilia Margarita Vázquez y María Granillo, está molesta:
“Es una vergüenza que los investigadores que han encontrado la música de las monjas virreinales la oculten y que nuestras autoridades culturales no se atrevan a dar el paso para editarla, mejor la editora alemana URTEX se interesó México para las compositoras es como el túnel del tiempo: escribes tu partitura y se pierde, sin tener para difundirse”
Sin embargo, no se muestra sorprendida:
“Ya sabemos que la historia de la música la escriben los hombres”
Sonoridad lunar
Desde hace una década, el desempeño femenil en la creación musical ha sido tan importante como el de sus colegas hombres, por lo que en 1995 Clara Meierovich, profesora de Musicología y Etnomusicología en el Conservatorio Nacional de Música, consideró que había sonado el tiempo para resaltar su actual trascendencia en el arte
Su libro, un proyecto nacido independiente —y que constituye una investigación abundante en torno de 17 compositoras activas de tres generaciones, la mayoría de ellas nacidas en la Ciudad de México—, gira en torno de diez preguntas que permiten a las compositoras profundizar en su acercamiento a la música; sus problemas para difundir obras, así como si consideran que existe una manera masculina y otra femenina de escribir una partitura Hay, además, un recorrido histórico acerca de la situación discriminatoria que tradicionalmente han sufrido, al grado de que fueron prácticamente ignoradas por la historia musical de nuestro país
Señala Clara Meierovich (Montevideo, 1952), quien en 1995 publicó con la Coordinación de Humanidades de la UNAM Vicente T Mendoza, artista y primer folclorólogo musical:
“El propósito de mi trabajo no es enarbolar la bandera feminista, sino darle su lugar a la mujer, alguien que tiene mucho que decir y que ha sido silenciada Seleccioné a las compositoras y las entrevisté, y luego escribí un ensayo preliminar, panorámico de la situación de las compositoras en general en el mundo, y luego, enfocado a la problemática de la música mexicana”
Su propósito fue dar un panorama integral basado en la opinión de esas compositoras, algunas de ellas con varias décadas de trabajo, como es el caso concreto de Gloria Tapia (1927), de Rosa Guraieb (Matías Romero, Oaxaca, 1931) y de Graciela de Elías (1944), “las decanas en este libro”
Luego incluyó a una generación intermedia, la más numerosa, donde buscó integrar a compositoras “que recién están destellando en el ámbito de la creación musical en nuestro país”
—¿Hay diferencia entre la manera de componer de los hombres y las mujeres?
—Algunas niegan rotundamente que haya una diferencia; pero lo chistoso es que en el transcurso de las entrevistas dejan entrever chispazos, muestran ciertos rasgos en su discurso y opiniones que implícitamente aceptan que pueda haber una diferencia
“Aunque eso ya sería una cuestión virtual, porque en el resultado final de la obra escuchamos su música, y si nos preguntan de quién es, hombre o mujer, nadie va a reconocer que se trata de uno u otro sexo”
—¿Hay en su música temas específicamente femeninos?
—Es el caso de Cynthia Valenzuela (1963), que estima que el factor que le da un cariz femenino a la música es la temática o la fuente de inspiración, y ella tiene un proyecto que está realizando de componer algunas obras, por ejemplo: una de ellas lleva el nombre de 9 meses y el parto en alusión obvia al periodo de gestación de la madre
“Otra compositora que reconoce diferencias con la composición masculina es muy joven, Mariana Villanueva, nacida en 1964 Ella se reconoce en la simetría de los dos platillos de la balanza y asume esa condición en su quehacer en la música”
Villanueva dice textualmente: “Siento que tengo dos partes, una muy femenina y otra masculina Yo busco que ambas se encuentren equilibradas, lo masculino y lo femenino son complementarios, no creo que pueda existir una obra enteramente masculina o femenina, puesto que no hay un hombre enteramente masculino o una mujer enteramente femenina Sería monstruoso”
Así como no se da una tendencia general entre los compositores, tampoco existe una tendencia estética entre las compositoras, explica Meierovich:
“Cada una tiene sus propias convicciones estéticas, sus técnicas Y de hecho, una de las características de la música nueva es que cada compositor posee un lenguaje propio Y si mencionamos específicamente al minimalismo, sólo hay dos compositoras entrevistadas dentro de esta tendencia: Marcela Rodríguez (1951), que admite que lo utiliza abiertamente, y Lilia Margarita Vázquez (1955) Pero en general hay una gran diversidad, heterogeneidad de modalidades, de técnicas y recursos para componer, así como entre los compositores”
—¿Documentan los testimonios de su libro cierta frustración por el papel machista y predominante del hombre en el mundo de la música?
—Sí, aparecen en varios de los comentarios que hacen algunas compositoras; pero en algunas se habla abiertamente de su frustración, ésa es la palabra, de la falta de oportunidades que tienen respecto de los hombres
“Aunque, bueno, otras dicen que no advierten ninguna discriminación en México, que las mujeres que desean hacer algo en el ámbito de la cultura y las artes están mejor aquí que en países como Alemania, donde tienen escaso acceso”
Mexicanas universales
—¿Les interesa el nacionalismo o se consideran universales?
—La mayoría de ellas, así como en general dentro del ámbito composicional mexicano, tienen tendencia universalista Hay ciertas referencias y connotaciones, pero muy estilizadas en algunas hacia el ámbito popular, como es el caso de Lucía Alvarez (1948), quien ha fincado mucho su veta creacional en el ámbito de la música popular La mayor parte de su producción está centrada en el cine y la música incidental para teatro Ha trabajado con Arturo Ripstein durante diez años, con Juan Ibáñez en el teatro y presenta una problemática un tanto aislada del resto de las compositoras entrevistadas, pues ellas han escrito para salas de concierto, principalmente”
—¿Qué posibilidades tienen de grabar o dar a conocer sus obras?
—La mayoría dice que no están restringidas por el hecho de ser mujeres, que tienen las mismas oportunidades que los hombres para dar a conocer su música
“Ahora, hay una problemática de fondo más severa, que en general y, dadas las condiciones económicas, no tienen muchas oportunidades de que se toque su música para orquesta ni de grabarla, porque no hay recursos materiales Es una problemática general que también afecta a los compositores Ellas ya no componen si no es por encargo, porque dicen: una obra sinfónica me lleva un año o más de dedicación, energía y tiempo, y para guardarla en un cajón es muy frustrante”
Hilda Paredes (Tehuacán, Puebla, 1957) es la única de las entrevistadas que vive fuera, en Londres, Inglaterra, y tiene oportunidades de difundir su música en Europa
“Gabriela Ortiz (1964) es también otra compositora que en este momento tiene una carrera muy exitosa: el Cuarteto Kronos tocó en México una obra suya por encargo, Altar de muertos”
—¿Les preocupa la cuestión social del país?
—Hacen comentarios un tanto efímeros, colaterales respecto de la situación social, sobre todo; la mayoría de ellas finca su preocupación en la cuestión económica, que es lo que les afecta directamente, porque si no hay presupuesto para becas, para editar su obra, para grabarla, las desconcierta en su propuesta
—¿No hay poemas sinfónicos, por ejemplo, al subcomandante Marcos?
Responde Meierovich, asesora de la primera tesis en musicología en México, realizada por Violeta Torres Medina en el Conservatorio Nacional de Música sobre un tema insólito, Rock-eros en concierto: Génesis e historia del rock-mex:
—No, aunque siempre en el arte existe una ideología; no aparece textual, literal en la música No está tan explícita como en otras manifestaciones artísticas
Además de las mencionadas, Meierovich incluyó a: Martha García Renart (1942), Graciela Agudelo (1945), Cecilia Medina Hernández (Monterrey, 1958), Ana Lara (1959), Leticia Cuen (1961) y María Granillo (Torreón, 1962)
Durante las Jornadas Musicales del Día Internacional de la Mujer, se expondrá la muestra Mujeres en la plástica frente al fin de milenio, con obras de la fotógrafa Mariana Yampolsky y otras artistas Habrá conciertos, conferencias y performance del grupo Las Divas
Concluye Leticia Armijo, del Colectivo Femenino:
“Desgraciadamente, en México nadie se hace cargo de la investigación de las mujeres y su mundo musical, debería existir una maestría en estudios musicales del género, como en el Conservatorio de Viena, Austria, dirigido por la concertista y musicóloga Rosario Marciano Las feministas y los políticos se ocupan más de cuestiones como la salud de la mujer o la maternidad; pero el arte no es un lujo y las artistas compositoras también comemos”

Comentarios