El Congreso de Venezuela se suicida y Chávez toma el control total

El Congreso de Venezuela se suicida y Chávez toma el control total
Aram Rubén Aharonian
CARACAS – “Nunca patees a un perro muerto”, dijo en varias ocasiones el presidente de Venezuela, Hugo Chávez
El refrán se le volvió en contra: pateó tantas veces a los partidos de oposición que éstos se cansaron, se levantaron y lo mordieron

Así, los enfrentamientos violentos ocurridos el viernes 27 de agosto en las inmediaciones del Congreso venezolano, mostraron que la oposición política aún vive, y —según analistas locales— empujaron al presidente Chávez a tomar el control de los poderes Legislativo y Judicial por medio de los decretos de emergencia que emitió la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), dominada por sus partidarios
Esto provocó nuevos enfrentamientos entre el poder “constituido” y el “constituyente”, así como una alerta internacional sobre la inminencia de un golpe a la democracia
Ante los acontecimientos, los miembros de la ANC aceleraron la redacción de la nueva Constitución para que sea aprobada por un referéndum, tentativamente en octubre o noviembre próximos, antes de que termine la “magia chavista”
Luego, los representantes de los partidos de oposición —mayoritarios en el Congreso— consumaron un suicidio colectivo: impidieron el quórum en la Comisión Delegada y dejaron así su poder y sus atribuciones en manos de la ANC
El presidente del Congreso, el chavista Luis Alfonso Dávila, dijo que los opositores Acción Democrática, Copei y Proyecto Venezuela “rompieron el quórum para impedir una salida racional a la crisis de poder” y se abstuvieron de ejercer las funciones constitucionales que le correspondían
La Constituyente, que se abroga potestades “originarias”, advirtió que si la Comisión Delegada no cumplía con sus responsabilidades, las asumiría para que no se produzca en el país un vacío de poder Restringió así las ya disminuidas funciones de ésta y de las comisiones de Contraloría y Finanzas, lo que significó un virtual cierre técnico del Congreso, pero no su disolución formal
El nuevo round de la puja entre poder constituido (en manos de la ahora oposición) y el constituyente (formado en 95% por partidarios de Chávez) tuvo su punto culminante en una batalla campal el viernes 27 en los alrededores del Palacio Legislativo de Caracas, después de que los dirigentes de los partidos tradicionales no acataron una tregua firmada un par de horas antes, con la mediación y bendición de la Iglesia católica
Imágenes de parlamentarios trepando la verja del Congreso y manifestantes en lucha dieron la vuelta al mundo, mientras el sábado y domingo el canciller José Vicente Rangel trataba de rehacer el diálogo en su propia casa No fue sino hasta el martes 30 cuando recomenzaron las conversaciones en busca de una fórmula que garantice la coexistencia y la transitoriedad, siempre bajo la mediación episcopal
Un día antes, el presidente de la Cámara de Diputados, Henrique Capriles, asistió a la Corte Suprema de Justicia para introducir un recurso de nulidad al decreto de emergencia legislativa y una acción de amparo Consideró que “estamos a un paso de una guerra civil”, debido a la grave situación institucional de Venezuela
Capriles afirmó que este recurso es una forma de poner a prueba si existe o no el Estado de Derecho y señaló que él no se presta “a un maquillaje de Congreso de la República” ni comparte posiciones radicales que vulneran el ordenamiento jurídico
El también vicepresidente del Congreso dijo esperar que la Corte cumpla con su deber como árbitro en el enfrentamiento entre el poder constituido y el constituyente “En Venezuela no existe ningún órgano supraconstitucional”, dijo Capriles, quien considera que se está violando la Constitución de 1961, la cual sólo puede ser sustituida por una nueva Carta Magna que aprueben los venezolanos
Una semana después de los enfrentamientos, los ánimos parecieron calmarse Aunque las acusaciones mutuas prosiguen —nadie, sea del gobierno o de la oposición, desperdicia un micrófono, una cámara o una grabadora—, los manifestantes ya no están alrededor del Congreso
Pero en la calle la sensación mayoritaria no es precisamente de alegría sino de preocupación “Por suerte no apareció un muerto el viernes 27 Podemos decir que esta revolución sigue siendo pacífica y democrática”, afirmaba un constituyente oficialista a las puertas del Congreso
“Como decía el comandante Chávez: por ahora”, le contestó un periodista
Los muertos que vos matáis
Leopoldo Puchi, secretario general del Movimiento al Socialismo (MAS) y exministro de Trabajo de Chávez, aseguró que el proceso venezolano es “totalmente distinto” al de otros países latinoamericanos con rasgos de autoritarismo “Aquí la Asamblea es mandatada por un referéndum, a través del voto, celebrado en un clima de libertad de expresión y organización partidista absoluta”, dijo
En entrevista con Proceso, Puchi indicó que “el poder parlamentario constituido ha dado muestras de resistencia a la obstrucción del proceso que sustituye progresivamente al viejo Congreso” Aseguró que para dicha transición “la Asamblea tiene todas las atribuciones legales y gran legitimidad” Y añadió que “no estamos ante un acto de desaparición sino de un proceso progresivo, evolutivo, de sustitución”
El constituyente oficialista reconoció: “Hay un cierre técnico del Congreso, sí, pero también una apertura hacia un nuevo Congreso” Destacó que en toda transición “existen períodos donde se extingue el poder constituido y surge una nueva institucionalidad”, pero que en este caso no es con “un acto de fuerza” ni con la incertidumbre propia de toda transición “Existe la absoluta seguridad”, afirmó
Puchi ejemplificó: en Europa los presidentes tienen la facultad de disolver el Congreso y aquí la Corte Suprema de Justicia decidió que la Constituyente —un cuerpo colegiado— tenía potestad constitucional
“La Corte ha aceptado que los actos de la Constituyente son válidos”, recalcó
Del otro lado, el opositor alcalde caraqueño Antonio Ledesma advirtió que, en casi un mes de funcionamiento, la Asamblea no ha analizado ni un artículo de la nueva Constitución “Que Osmel Souza tenga cuidado, porque a lo mejor la Constituyente decide también intervenir el jurado de Miss Venezuela es absurdo que la Asamblea pretenda meterse en la vida de los municipios, de las gobernaciones, de todos los asuntos públicos y hasta privados
“El presidente no se da cuenta que Venezuela se fractura sentimentalmente Sigue atrapando en un discurso político, mientras el país se nos cae a pedazos”, alertó
Por su parte, la analista María Eugenia Terrizano, dijo: “Esta situación es consecuencia de la insensatez total de la clase política El rumbo que lleva la Constituyente —convertida en al práctica en cogobierno— le está creando serios problemas al presidente Hugo Chávez”
En entrevista con Proceso, indicó que aún aceptando las atribuciones originarias de la Asamblea Constituyente, “se suponía que al menos sus límites estarían fijados por lo que aconsejara el sentido común, pero lamentablemente muchos constituyentes han demostrado que carecen de él”
Según la analista, ante la turbulencia que existe en el país comienza a estudiarse una hipótesis: el surgimiento de un outsider (un factor no involucrado en el actual conflicto) que se beneficie, sin dudas, de toda esta confusión
“Y cuando se habla de outsider, en Venezuela todos piensan en un golpe militar, sobre todo de derecha”, advirtió
Agregó: “El gobierno perdió mucho con los sucesos violentos del viernes Todos estábamos convencidos de que tenía el apoyo abismal del pueblo, pero los militantes adecos (de Acción Democrática) demostraron que están vivos y, lo que es peor, que están en condiciones de pelear la calle”
Alvaro Verzi, columnista y analista internacional, indicó que “más allá de la violencia, de la bulla, de la falta de discreción y buen juicio, lo que quedó claro es que, si bien Chávez sigue gozando de una gran popularidad, la oposición no está muerta todavía”
El analista señaló que quizá llegó la hora de que los opositores y quienes se abstuvieron de votar en los procesos electorales y refrendarios de los últimos diez meses, comiencen a ganar la calle y adquieran un protagonismo mayor, luego de estar hibernando durante este período
“Chávez o sus asesores se emborracharon con los números Creyeron que tenían 95% de popularidad En realidad, las cifras indican que una cosa es popularidad —la del presidente alcanza hoy el 70%— y otra que la gente que esté de acuerdo y lo siga”
Verzi añadió que “el problema mayor es que no aparecen líderes para conducir a la oposición Seguramente esa situación de crispación y confrontación puede ser utilizada por algún dirigente que hasta ahora estuvo alineado dentro del chavismo, pero que —ya iremos viendo— se irá distanciando de las posiciones del presidente”
Para el columnista Francisco Bautista (Kiko), “lo asuma o no el Polo Patriótico (de Chávez), las tres últimas elecciones expresan que alrededor del 40% de los electores no está con el gobierno Si sumamos la abstención es obvio que el análisis es más complicado”
Indicó que esa parte de la población necesita, para salud del proceso de cambio, espacios de expresión Resaltó que la nueva institucionalidad debe recoger la diversidad y darle tribuna Ello, afirma, “legitima —la revolución— como democracia y, también, sirve de vacuna contra los conflictos y la posible tenaza del exterior”
Recuerda que los militares dicen que abrir demasiados frentes de batalla es siempre un error “Como si fuera poco el 30% de desempleo y demás calamidades económicas, afuera se habla de la alianza antiWashington, de un eje bolivariano con Fidel, la guerrilla y el gobierno venezolano Verdad o mentira, las noticias sobre intervención de alcaldías, gobernaciones, destitución de jueces y otros detalles, pudiera conducir al gobierno de Clinton a una actitud de desconfianza” l

Comentarios