Los defensores de Laguna San Ignacio acusan a Herminio Blanco

Los defensores de Laguna San Ignacio acusan a Herminio Blanco
Pretende imponerse en Baja California Sur la salinera más grande del mundo
Claudia Montoya y Roberto Ponce
La Coalición para la Defensa de Laguna de San Ignacio, integrada por diversos grupos ecologistas mexicanos e internacionales, está optimista en su lucha por impedir que en la Reserva de la Biosfera del Vizcaíno, en Baja California Sur, se construya la planta salinera más grande del mundo

A decir del abogado de la Coalición, Alberto Székely, los grupos ambientalistas tienen ya un aval en esta batalla: el dictamen de la Convención para la Protección del Patrimonio Cultural y Natural de la UNESCO, emitido la semana pasada en Marruecos
En ese documento, la UNESCO advierte que un cambio significativo en El Vizcaíno alteraría esta región declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad desde 1993
Explica que la discusión trascendió ya el detonante original —el peligro de extinción de la ballena gris por la contaminación de salmuera que una nueva salinera generaría en la zona— y apunta ahora a intereses del gobierno mexicano y de la empresa Exportadora de Sal (ESSA), que desde 1946 opera en la zona con la salinera Guerrero Negro y ahora pretende instalarse en San Ignacio
A decir de Székely, esos intereses económicos y políticos los personifica Herminio Blanco, secretario de Comercio:
“Lo más preocupante es que se trata de una política de descalificación hecha de la mano de la Secretaría de Comercio, pues Herminio Blanco es presidente del consejo de administración de ESSA, empresa que proyecta la salinera
“Sabemos qué influencia tiene Herminio Blanco en este gobierno Se pretende casi todopoderoso, no entiende ni a la crítica ni a la oposición Acaba de ir a Houston a satirizar a la gente que protestó en Seattle en la cumbre de la Organización Mundial de Comercio; cero sensibilidad respecto de las preocupaciones sociales”
En su despacho legal de la Plaza del Carmen en San Ángel, Székely desglosa con documentos el “negro historial” de la empresa y argumenta jurídica y científicamente por qué no debe existir otra salinera en el área Señala que en el sitio Internet de la Coalición https://wwwcsiorgmx se muestran opiniones a favor y en contra, además de estadísticas y entrevistas con pescadores del lugar opuestos al plan de ESSA
“Es inquietante la capacidad de ESSA y sus padrinos para mentir y engañar a la opinión pública Varias organizaciones pidieron a la UNESCO, ante la inminencia del proyecto salinero en San Ignacio, que declarara que las lagunas del lugar están en peligro Vino la misión de la UNESCO, hablamos con ella y emitió un informe en el que dice que por ahora está preservada la laguna y así debe quedar”
Pero ahora, explica, se pretende darle la vuelta al informe de la misión UNESCO para hacerlo parecer favorable a ESSA, “inventan una auditoría involuntaria y han tenido la desfachatez de pedir certificado de industria limpia, cuando la semana pasada los sancionaron con el pago de 250 mil pesos pesos de multa por sus derrames de salmuera y de otros 35 mil pesos por baterías contaminantes, aunque es una caricatura de sanciones, pues es el propio gobierno el que se sanciona, es decir, es un movimiento de caja interno”
Integran la Coalición, entre otros: Unión de Grupos Ambientalistas IAP, Grupo de los Cien Internacional AC, Centro Mexicano de Derecho Ambiental, Pro Esteros, Presencia Ciudadana Mexicana AC, International Fund for Animal Welfare, Natural Resources Defense Council, Consejo para la Defensa de la Costa del Pacífico, Naturalia AC, y el despacho Székely de Defensoría Ambiental
En marzo pasado, Alejandro Calvillo Unna, de Greenpeace; Martha Delgado Peralta, de la Unión de Grupos Ambientalistas; y el poeta Homero Aridjis, presidente del Grupo de los Cien, interpusieron una denuncia ante la PGR, documentando la contaminación provocada por ESSA con la salinera Guerrero Negro
Historial salado
La Laguna de San Ignacio es el sitio nacional que ha merecido el mayor grado de protección por razones ambientales No existe ninguna otra parte de la República que haya sido protegida a través de tantos decretos presidenciales ni acciones de derecho internacional, pero también es una zona extremadamente árida
Entre los argumentos a favor de instalar otra planta salinera se dice que el lugar es uno de los más pobres del país, por lo que una industria así generaría una fuerte derrama no sólo de salmuera, sino económica
Desde los años setenta, reconociendo su vulnerabilidad ambiental y la riqueza de sus recursos, se le declaró, mediante decretos presidenciales: santuario ballenero (es el lugar donde llegan a aparearse y reproducirse las ballenas grises), refugio de aves migratorias (en cumplimiento de un acuerdo bilateral con el gobierno de Estados Unidos), y refugio de flora y fauna
Así mismo, se le incluyó como parte fundamental de la Reserva de la Biosfera del Vizcaíno en 1988 Cinco años más tarde, el gobierno mexicano solicitó a la UNESCO que, en reconocimiento de la vulnerabilidad y la riqueza de la laguna, se le declarase sitio Patrimonio de la Humanidad
En 1994, la empresa ESSA —cuya planta salinera en Guerrero Negro se halla frente a la Laguna Ojo de Liebre, kilómetros arriba en la misma península del mismo lado del Pacífico— presentó ante el Instituto Nacional de Ecología (INE) un proyecto de evaluación del impacto ambiental de una nueva salinera que se contruiría en la zona y que produciría 7 millones y medio de toneladas de sal obtenidas de la ribera de la Laguna, lo que la convertiría en la más grande del mundo
Como se sabe, la sal refinada, además de su uso para condimentar alimentos, se aprovecha en muchos otros productos, como plásticos y computadoras ESSA propuso extraerla mediante el conocido método de evaporación de agua marina por acción solar: Bombeo continuo las 24 horas del día de las aguas de la Laguna de San Ignacio, que bañarían tanto las costas continentales lagunares como las islas, que son el núcleo de la reserva, lo que implicaría ocupar 57 mil hectáreas alrededor de la laguna
El proyecto, sometido para su evaluación al INE —órgano descentralizado de la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca (Semarnap)—, no fue autorizado Desmenuza Székely:
“ESSA es una empresa de la que es propietaria el gobierno federal en 51%, y 49% está en manos de Mitsubishi, aunque todo mundo sabe que eso es una mera formalidad para satisfacer los requerimentos de la ley de inversiones extranjeras El capital es realmente japonés, la tecnología y las actitudes respecto del ambiente también han sido muy japonesas Las ballenas son uno de los asuntos importantes, pues ellos no tienen una política de respeto a las ballenas, como lo han demostrado en la Comisión Ballenera Internacional Pero esto va más alla”
ESSA intentó inconformarse con un recurso de revisión, pero fueron tan contundentes los argumentos de la Coalición que la empresa se allanó a la resolución
“Herminio Blanco consideró inaceptable que cualquier otra autoridad que no sea el gobierno de México le pueda parar un proyecto y echó a andar toda una maquinaria para forzar que se abran las puertas para volverlo a someter eventualmente”
Julia Carabias, secretaria de Semarnap, atacada por la Secretaría de Comercio, decidió crear un comité internacional para que, en caso de que se volviera a presentar el proyecto de salinera, dictaminase una recomendación de cómo decidir El comité introdujo términos de referencia, y desde 1996 la Coalición aguarda a que ESSA reviva su anhelo Prosigue el abogado:
“La empresa dice haberse gastado 11 millones de pesos para que la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS) hiciera un nuevo proyecto a la medida de los términos de referencia Esto causó problemas internos en la universidad, pues tres grupos distintos de científicos al final decidieron salirse, lo cual quiere decir que el último equipo no es necesariamente el de científicos más brillantes Su última promesa fue presentar el estudio de impacto ambiental para comienzos del 2000”
Negro historial ecológico
Pero algo sucedió que puso en jaque el honor de los salineros
A finales de 1997, la Coalición se enteró de un importante derrame de salmuera, residuo contaminante de la empresa a la Laguna Ojo de Liebre que causó la muerte de 95 tortugas marinas prietas, especie en peligro de extinción
Como extractora y productora de sal, ESSA realiza el proceso para la obtención del producto mediante bombeo inducido de agua marina, con la que se inundan extensiones de lagunas de evaporación; al llegar a cierta capacidad, inundan, a su vez, por gravedad o nuevos bombeos otras extensiones conocidas como vasos concentradores
El agua marina pasa a otras lagunas o vasos cristalizadores que contienen menor cantidad de agua Como desecho del proceso se deriva mucha agua residual, la salmuera, con altas concentraciones de minerales: fosfatos, nitratos y amoniacos, sales de potasio, floruros, mercurio, plomo, arsénico, potasio, magnesio y sodio Explica Székely:
“Es delito tipificado y así lo reconoció el procurador Azuela de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa): Invariablemente, todos los años la empresa arroja ilegalmente salmuera al mar Quien pretende ser el nuevo inquilino de San Ignacio tiene un negro historial ambiental para poder ahora querer destrozar la única laguna preservada: San Ignacio La empresa no ha tenido ningún respeto por la legislación ambiental, ha estado ocasionando estos derrames Mientras no hubo quien vigilara nadie se dio cuenta; nosotros interpusimos los recursos legales necesarios para que la Profepa se movilizara a principios de 1998”
En mayo de ese año, inspeccionando el incidente ante funcionarios de Profepa, ESSA realizó otro derrame de salmuera que causó la contaminación de miles de peces que amanecieron muertos en la ribera
“Al investigar los daños de ambos incidentes, Profepa encontró en el fondo de Laguna Ojo de Liebre 287 baterías eléctricas, residuos clasificados por la ley como peligrosos, que se usan para dar energía a las máquinas Cuando acaba de utilizarlas, ESSA las tira al mar”
A su vez, la Coalición descubrió que en 1995 Profepa le había practicado una auditoría a ESSA, hallándola en contravención de 298 disposiciones legales nunca sancionadas Abunda Székely:
“Han navegado en un mundo de impunidad Cínicamente han dicho que la ballena gris se recupera ¡gracias a sus actividades en Laguna Ojo de Liebre!, cuando en realidad probablemente habría ahí más ballenas si ESSA no hubiera operado
“El tema de la ballena es importante, pero el proyecto va mucho más allá: afecta a los pescadores; quita a la Laguna 57 mil hectáreas que van a industrializar y que son el hábitat de otra especie protegida, el venado berrendo Se crean vasos artificiales, y la empresa presume: ‘¡Miren qué benéfico!: Vendrán muchísimas aves allí a abastecerse en estos vasos concentradores de sal’
“Desgraciadamente, los científicos han dicho que, en efecto, otras aves vendrían, pero desplazarían a las aves endémicas, les quitarían su hábitat Por donde quiera que se le vea, habrá impacto ambiental Se modificará el área, pues se modernizará, urbanizará e industrializará La laguna se va a llenar de multitud de cargueros para sacar en un año 7 millones y medio de toneladas, y tendrán que construir un muelle por donde están las ballenas”
Finaliza el defensor ambientalista:
“La ley prohíbe establecer nuevos centros de población en Reservas de la Biósfera Le puedo dar los mismos argumentos que dimos en 1994 y que están en la resolución de 1995 Ahora inventan que ya desarrollaron un procedimiento tecnológico para deshacerse de la salmuera de manera menos dañina
“Ya investigamos el procedimiento y es una vacilada: no existe, no se ha desarrollado absolutamente nada, ya lo vimos con los expertos a los que ellos dicen haber acudido Sus mentiras y cinismo son tan grandes como su ambición”

Comentarios