El divorcio en Televisa, “cuestión de negocios, sin emociones ni corazón”: Abraham Zabludovsky

El divorcio en Televisa, “cuestión de negocios, sin emociones ni corazón”: Abraham Zabludovsky
Gerardo Albarrán de Alba
En los negocios no hay emociones ni corazón Se toman decisiones” Así resume Abraham Zabludovsky su salida de Televisa, el jueves 30, tras conocer la víspera el anuncio de la nueva barra informativa de esta empresa, cuyo conductor estelar será Joaquín López Dóriga y no él
Abraham se inició en Televisa en 1973 en un programa de Jacobo, la revista semanal Hoy domingo; luego fue reportero de 24 Horas y más tarde se convirtió en conductor de la edición vespertina de ese noticiario Fundó su propia revista, Época, y luego la vendió

Su posición en Televisa y las relaciones que construyó desde ahí le permitieron incursionar en varios negocios, aunque al menos en uno de ellos se vio involucrado en un escándalo, debido a su sociedad con su amigo Raúl Salinas de Gortari, a principios de los noventa, en la compra de Mexicana de Autobuses
Fuera del consorcio en el que trabajó 27 años —exactamente la mitad del tiempo que su padre—, reconoce como cierto el estigma histórico de Televisa: brazo informativo del poder, pero matiza: “Los noticiarios se hacen día a día y van evolucionando Lo que va cambiando son las etapas del país que son reflejadas en los noticiarios”, dice en entrevista telefónica la tarde del viernes
“Hoy son más abiertos, plurales, menos oficialistas Le reconozco a Emilio Azcárraga Jean que confirió un nuevo aliento a los noticiarios para reducir nuestra autocensura; nos dio confianza en poder equivocarnos sin riesgo de sanción ni despido, en no ser soldados del PRI a capa y espada”
Con todo, aún defiende de la crítica a la empresa:
“Todo mundo tiene derecho a su opinión, pero todo mundo también tiene la obligación de ver los hechos En 88, Televisa fue parte del problema, por su parcialidad; en el 2000, nadie discute la imparcialidad de Televisa Toma tiempo que cambie la percepción de una empresa tan importante, tan omnímoda, Televisa es como una atmósfera”
—A sabiendas de eso, ¿cómo pudiste trabajar ahí?
—En 1988 con muchas dificultades, pagando costos, con gran pérdida de credibilidad
—¿Valió la pena?
—Valió la pena, porque el país cambió y nosotros cambiamos y ahora podemos ejercer el periodismo con más libertad
Pero eso es algo que, al menos él, ya no tendrá ocasión de probar en Televisa
Y lo dice sin rodeos:
“El miércoles, Televisa designó a Joaquín López Dóriga como conductor del noticiario nocturno de Canal 2, y yo no estoy de acuerdo con esa decisión”
—¿Tú querías ser el conductor?
—Yo quería Creo que lo merezco, que lo puedo hacer Tengo la edad, la experiencia, los méritos El tiempo camina, avanza, y yo sentí que éste era mi momento, pero una decisión, totalmente legítima de la empresa, no favoreció a mis intereses, y en consecuencia salí de ahí, renuncié para buscar otros caminos profesionales
Abraham puntualiza que le tiene “un gran cariño” a López Dóriga desde hace 25 años y que respeta su profesionalismo
“El asunto no es con Joaquín, sino con autoridades relevantes de la empresa que tomaron la decisión”
La tarde del viernes, en su programa en Radio 13, Abraham Zabludovsky dijo:
“Esta mañana, el señor Leopoldo Gómez, vicepresidente de los noticiarios de la televisora, afirmó que yo acordé con Emilio Azcárraga mi separación de la compañía No hay tal Por el contrario, precisamente porque se produjo entre nosotros un
desacuerdo profesional decidí hacer del
conocimiento de Emilio mi renuncia a la empresa que él encabeza”
Minutos después, en entrevista con este reportero, Zabludovsky abundó en el hecho
—¿Fue algo que te consultaron?
—No tenían por qué hacerlo Yo me enteré en la conferencia de prensa de Leopoldo Gómez (vicepresidente de noticiarios de Televisa) No es cuestión de forma, es cuestión de negocios Aquí no hay emociones ni corazón Se toman decisiones y se anuncian
Cisma
En “solidaridad” con su hijo Abraham, también salió de Televisa Jacobo Zabludovsky, quien desde hace varios meses conducía un espacio informativo en Cablevisión
“Pensé que era un disgusto pasajero Ayer hablé con él varias veces durante el día; cuando me di cuenta de que su decisión era firme, entonces decidí renunciar en solidaridad con él”, explicó Jacobo el viernes en un programa de radio
En otro espacio radiofónico, Jacobo reiteró que su decisión obedeció a consideraciones familiares “Creo que cualquier padre, cualquier jefe de familia que se respete a sí mismo, no tiene alternativa”
La salida de Jacobo Zabludovsky es una pérdida mayor para Televisa, aun cuando el veterano periodista hacía más de dos años que estaba fuera del esquema importante de la empresa
Refugiado en la televisión restringida, Jacobo conducía Las Noticias en Unicable y aparecía esporádicamente en algunos especiales informativos en la televisión abierta, incluso reporteando
Pero como reconoce el propio Joaquín López Dóriga, el hueco que deja es tan grande como la presencia que tuvo en esa empresa durante 54 años
Jacobo creó los noticiarios por televisión en México, e hizo escuela Con él y con Emilio Azcárraga Milmo, todos fueron priístas en Televisa A su sombra se formaron los principales cuadros de Televisa, y aquél que se le enfrentó pagó el costo
Es el caso, por ejemplo, de Guillermo Ochoa, una de las personas que El Tigre consideraba “más confiables en esta empresa” Tras correrlo, en enero de 1989, Azcárraga Milmo advirtió al resto del personal de noticias:
“Nadie puede pasar sobre la autoridad del director de Eco Nadie Y el director de Eco es Jacobo Zabludovsky”
Ochoa había sustituido a Zabludovsky en la dirección de noticiarios, dos años atrás, así como en la conducción en el horario estelar La excusa fue no haber consultado con Jacobo una entrevista de 40 minutos con el dirigente de los trabajadores petroleros, Joaquín Hernández Galicia, caído en desgracia política al inicio del sexenio de Carlos Salinas
Volvió a finales en septiembre de 1996 y renunció a finales de julio de 1998
Pero no todo fue siempre miel sobre hojuelas para Jacobo
En 1986, dejó por primera vez su noticiario para iniciar una frustrada aventura empresarial en Estados Unidos Pese haber declarado que no volvería, regresó en marzo de 1987 Volvió a despedirse en 1998 del programa informativo que condujo durante 27 años, cuatro meses y 12 días Pero nuevamente regresó el año pasado a conducir el noticiario de Unicable
Parece que la tercera es la vencida
Jacobo entregó su renuncia —”con carácter irrevocable”— a Emilio Azcárraga
Jean el jueves a las 5 de la tarde
Desde el retiro de El Tigre, en marzo de 1997, éste es el movimiento más fuerte que se ha dado en la estructura informativa de Televisa, pero no el único
Alejandro Burillo Azcárraga, sobrino de El Tigre y primo de la nueva cabeza del consorcio, ha ido y venido en Televisa, de acuerdo con los tiempos e intereses de la empresa En 1996, siendo vicepresidente ejecutivo, se separó del consorcio; luego regresó y el año pasado se fue otra vez
Burillo Azcárraga jugó un papel importante en 1995 en la transmisión de un video sobre el asesinato de campesinos en el vado de Aguas Blancas, en el programa de Ricardo Rocha, quien durante años lavó la cara de Televisa con un periodismo sobrio, mucho menos comprometido con el poder y en abierta pugna con Jacobo, misma que se intensificó desde 1997, cuando se disputaron la audiencia en la cobertura de las elecciones del 6 de julio En esa ocasión, Rocha humilló a Zabludovsky: no sólo transmitió desde el Canal 2, mientras Jacobo era relegado al Canal 4, sino que le ganó la nota y entrevistó a Cuauhtémoc Cárdenas, quien para ese momento ya celebraba su triunfo en los comicios capitalinos
Dos años después, Rocha negoció su separación de Televisa Su último cargo: director de Radiópolis Su último programa en televisión: Detrás de la Noticia
La semana pasada, tocó el turno a Guillermo Ortega Ruiz, quien había sustituido a Jacobo Zabludovsky en el horario estelar de Canal 2
Empleado de Televisa desde mediados de 1976, ya había sido relegado tras la reincorporación de Abraham Zabludovsky, al terminar sus estudios
En enero de este año, en una entrevista que le hizo el semanario Milenio, Ortega presumía de representar “la línea institucional y la juventud” Anticipaba ser parte de un equipo “que puede durar de seis a 10 años”, pero ya anticipaba su desenlace, así fuera de manera involuntaria:
“La silla la ocupas y es tuya mientras estés Hay que entender que llegará un momento de pararte e irte no hay que soñar con eternizarse en estos puestos”
No tuvo oportunidad ni de intentarlo
El viernes por la noche transmitió por última vez El Noticiero, lo que aprovechó para hacer su propia apología y dar las gracias a la memoria de Emilio Azcárraga Milmo y a su hijo
Minutos después, Emilio Azcárraga Jean le habló por teléfono para agradecerle su “profesionalismo y lealtad a la empresa”
La llamada contrastó con la actitud de Azcárraga Jean por la mañana, cuando se presentó con todo el equipo de noticias de Televisa al final de Primero Noticias para formalizar los cambios
Así, al aire, Azcárraga Jean prácticamente dio posesión a Joaquín López Dóriga de su nuevo programa, en el que sustituirá a Guillermo Ortega
López Dóriga le cedió el asiento a Jorge Berry, quien ahora conducirá el noticiario matutino
Por la noche, Ortega Ruiz sólo tuvo un gesto de contrapunto: cerró la pantalla de la computadora que todas las noches mostraba el logo de Televisa al terminar El Noticiero
Jacobo y Abraham no tuvieron la oportunidad de despedirse al aire Por lo pronto, Abraham continuará con su programa en Radio 13, el cual cumplirá un año al aire el próximo miércoles
El mismo viernes corrió el rumor de que estaba en pláticas con Televisión Azteca Se dijo que había comido con Ricardo Salinas Pliego
En entrevista con este reportero, Abraham dijo: “No estoy ajeno ni cerrado a la posibilidad de entrar a los medios, hay muchos medios ahora abiertos, restringidos, por satélite; se puede producir y vender en América Latina Hay mucho campo”
En cambio, Jacobo se lamentó en una entrevista radiofónica: “Ahorita estoy en calidad de desempleado”

Comentarios