De Zamora a Mónaco

De Zamora a Mónaco
Rafael Márquez sintetiza: “he aprovechado el tiempo”
Héctor Huerta
ZAMORA, MICH – Hace ocho años, un adolescente egresado de la Escuela Municipal de Futbol de Zamora, tomó sus maletas y se fue a Guadalajara con la mente fija en un objetivo: “Quiero ser alguien en la vida”

Hoy, ese adolescente se hizo hombre y futbolista Rafael Márquez Álvarez, a los 21 años de edad, es una de las piezas más cotizadas en el mercado europeo, cuya carta de transferencia fue valuada en aproximadamente 160 millones de pesos
Por eso, cuando Rafa Márquez se asoma por esta ciudad michoacana, su tierra, la tranquilidad cotidiana se vuelve vértigo Su única hermana, Nadia, acepta que la vida para la familia Márquez Álvarez dio un giro de 180 grados “Mis amigas dicen que soy la cuñada de Zamora”, dice en la cómoda sala de su casa, en el fraccionamiento Paseo del Bosque
Escasa de héroes del futbol, Zamora había parido en sus canchas a Juan Carlos Chávez, exjugador de Atlas y Morelia, ya retirado, y a Agustín García, de los Tecos, quien no ha terminado de consolidarse Márquez rompió el molde Apenas se anuncia cualquier visita furtiva a través de los medios de comunicación y no hay espacio donde quepan los miles de nuevos admiradores
La celebridad, ciertamente, no la alcanzó con Atlas ni con la selección mexicana Haber sido transferido al AS Mónaco de Francia en 6 millones de dólares, ser campeón en el primer año, participar en la Copa de la UEFA y ser reconocido como el mejor defensa de Francia, le han otorgado un súbito reconocimiento
Los medios, habituados a perseguir héroes de consumo popular, han incrementado en los últimos meses las entrevistas con el defensa central Él, sin embargo, aunque no lo dice con todas las letras, huye del acoso, cela su privacidad, le incomodan las llamadas a su celular y le cuesta trabajo aceptar su nueva condición de “figura pública internacional”
De hecho, en estas últimas vacaciones, en Cancún, Acapulco, Puerto Vallarta y Guadalajara, procuró alejarse de los reflectores, con excepción del Festival Acapulco 2000, donde fue atrapado por Televisa
En los demás sitios, sólo un pequeño grupo de amigos le acompaña Suele divertirse, andar en los antros, pero procura que ni fotógrafos ni periodistas se le atraviesen
Recientemente, la revista española Don Balón lo situó como una de las prioridades del Real Madrid y consideró que su carta de transferencia en el mercado europeo vale 16 millones de dólares
Fuera de su casa
Decidido a “ser alguien en la vida”, Rafa Márquez dejó su hogar a los 13 años para jugar en las fuerzas inferiores del Atlas Su padre del mismo nombre, así como sus tíos maternos (Vicente, José Luis y Leonardo Álvarez) fueron jugadores profesionales y se convirtieron en su inspiración
Su maestro en esta ciudad, el argentino Carlos Sebille, quien lo vio pegarle a la pelota desde “los dos o tres años de edad”, aventuró el juicio de que se convertiría en una figura internacional
Un día, dos trabajadores del IMSS, los padres de Rafa, se encontraron ante una decisión crucial Su hijo había sido elegido para ir a las fuerzas inferiores del Atlas Para un pequeño de 13 años, los 140 kilómetros que separan a Zamora de Guadalajara parecían una eternidad La decisión no fue fácil Pero los señores Rafael Márquez y Rosa Álvarez aceptaron dejar ir al único hijo varón de la familia cuando apenas entraba a la adolescencia
Casi ocho años después, Rafa Márquez habla con Proceso de aquel sueño, de su vocación de futbolista y de que a pesar del éxito económico y el prestigio social que proporciona el futbol, jugará “sólo cinco o siete años más en Europa, luego regresaré a México, de preferencia al Atlas, y a los 30 años me retiraré”
Precisa sus razones: “Quiero disfrutar también de la vida, tener una familia, convivir más con mis padres y hermana Ando desde los 13 años fuera de casa y ha sido una etapa difícil en algunos momentos y triste en otros, pero al mismo tiempo satisfactoria porque me propuse ser alguien en la vida y lo estoy logrando”
Aunque se nota que le incomoda la prensa, entiende que es parte del entorno y lo acepta “por respeto al trabajo de cada quien” En los niveles de profesionalismo que se desarrolla, la prensa y los diversos medios de comunicación son una parte de esta carrera, “aunque a veces sí es incómodo” tener que atender todas las peticiones, reconoce Es agradecido con su maestro, Carlos Sebille, director de la Escuela Municipal de Futbol de Zamora, quien le enseñó fundamentos básicos del juego, lo formó y lo recomendó para jugar en el Atlas
Expresa que sus padres son “pilares” de su formación porque finalmente “ellos siempre te brindan apoyo para lograr todas las metas que te propongas”
La idea de ser futbolista nació del ejemplo de su padre, con quien desde que comenzó a caminar iba a la cancha para jugar futbol, aunque también sus tíos fueron jugadores profesionales “Rafa jugaba al futbol desde que estaba en mi vientre”, dice su madre, Rosa Álvarez, quien al igual que sus hermanos Vicente, José Luis y Leonardo también fueron futbolistas en su juventud
Triunfar en Europa
Rafa Márquez fue considerado en su primer torneo como el mejor defensa central de Francia, luego de que el Mónaco se consagró campeón en la liga y ahora representará a ese país en la Copa de Clubes Campeones de Europa
Hombre de pocas palabras, Rafa dice: “He aprovechado el tiempo, la oportunidad que me dieron y me ha ido bien”
Los elogios y el nombramiento de mejor defensa de Francia lo estimulan, “y aunque puede darse la posibilidad de ir a otro equipo grande de Europa, por ahora estoy muy cómodo en el Mónaco”
Sebille recomienda que siga un año más en Francia, que juegue la Copa Europea y luego emigre a un cuadro con mayor exigencia Rafa comparte la opinión porque sabe que “las ofertas se pueden multiplicar cuando te ven jugar en otros países”
Adaptarse al futbol europeo es complicado al principio, dice, “pero cuando tienes la firme convicción de triunfar te adaptas pronto”
-¿No sentiste el complejo del jugador mexicano, de pensar que en Europa no se puede porque allá son más altos, más fuertes y más rápidos?
-No Creo que en México hay mucha calidad Cualquier jugador de buen nivel que se lo proponga puede triunfar en Europa El futbol es igual en todo el mundo Lo importante es fijarse en la mente la convicción de triunfar
-¿Qué jugadores mexicanos podrían triunfar en Europa?
-Hay varios Del Atlas, que son los que más conozco, están Juan Pablo Rodríguez, Miguel Zepeda, Daniel Osorno, Mario Méndez
-¿Y de los que están en la selección?
-Si están en la selección, todos ellos son material de exportación Cualquiera de ellos puede tener éxito
Mala organización y buenos futbolistas
Rafael Márquez ha vivido los tres grandes fracasos del año 2000 con la selección nacional: la Copa de Hong Kong, la Copa de Oro y la eliminatoria olímpica
“Se perdió mucho de lo ganado”, reconoce “Y se perdió por falta de preparación y de organización Empieza el problema desde abajo y termina con los jugadores Esas lecciones dolorosas nos deben enseñar que hay que cambiar la actitud, tanto los dirigentes como los jugadores”
Señala que hay que calendarizar mejor para que la selección siempre cuente “con los mejores jugadores del país” Los equipos que no prestan a los jugadores convocados “afectan a la selección”
Pese a eso, considera que el futbol mexicano seguirá creciendo
-¿México puede ser potencia mundial?
-Esperemos que sí Es un deseo, pero nos falta mucho trabajo para lograrlo
-Manuel Lapuente dice que México es la tercera potencia de América ¿Lo crees?
-Nos hemos estancado en los últimos torneos Hay calidad, pero nos ha faltado la actitud para ser los mejores
-¿Te motiva que te sigan llamando a la selección?
-Me sigue motivando
Parco, con lenguaje apenas audible, Márquez da la sensación de estar siempre enfadado Anda lento fuera del campo, pero en la cancha se transforma porque persigue delanteros a toda velocidad cuando defiende Pero también ataca Es un jugador de corte moderno, muy completo, según los críticos europeos
Sin embargo, pese a encontrarse en la cima, no piensa hacer huesos viejos en el futbol Sorprende la confesión de que piensa retirarse “a los 30 años” para poder tener vida familiar y meter una pausa en su vida
-¿Piensas volver a jugar en México?
-Pienso quedarme en Europa de cinco a siete años Luego regresar a México, de preferencia al Atlas, para retirarme a los 30 años de edad Antes tengo que conseguir las metas que me he propuesto He sacrificado muchas cosas desde los 13 años que me fui de Zamora y espero haber cumplido mis objetivos en los años que me queden de futbol
Márquez se dice “orgulloso” por lo que ha conseguido hasta ahora, además de que ha madurado y crecido como persona
-¿Qué hace Rafael Márquez con el dinero que gana?
-Invierto, sobre todo en bienes raíces Apenas empiezo a ganar dinero Pero trato de no tirarlo, no perder la cabeza He visto ejemplos de futbolistas que ganaron mucho dinero y no tienen nada Espero ahorrar e invertir lo suficiente para no vivir esa experiencia
Rafael sólo terminó la preparatoria, estudiando con las dificultades de un joven que desde los 15 años está integrado en selecciones nacionales, viajando por el mundo
“Si se puede, quiero seguir estudiando Pero la ida al extranjero frenó mis planes Antes del futbol pensaba estudiar administración de empresas”
Márquez espera mantener el nivel con el Mónaco para luego ser fichado por alguno de los clubes millonarios de Europa Lo representa el español José Manuel Sanz, con quien mantiene buena relación, aunque cree que el apoderado sirve para ir al extranjero, aunque en México no se le requiera
“Sirve porque te evita el desgaste con los directivos Muchas veces las negociaciones son ásperas y un representante ayuda para establecer las bases del acuerdo Yo me he entendido bien con José Manuel”
-¿Cuándo vuelves a México?
-Sólo con el Atlas, para retirarme A los 30 años pienso olvidarme del futbol
La familia
El reportero se reunió con la familia Márquez en su casa de la calle Acacias, en el fraccionamiento Paseo del Bosque, una zona clasemediera de la que pronto habrán de mudarse porque el futbolista les está construyendo una residencia
Sus padres, Rafael y Rosa Alicia, y su hermana Nadia forman el reducido núcleo familiar del jugador
“Yo pasé mi infancia en Tlaquepaque, Jalisco, jugando en las fuerzas inferiores del Oro De ahí fui al futbol profesional Posteriormente jugué con Tigres, Irapuato, Querétaro, San Luis y Zamora Jugué profesional once años en primera y segunda división”, explica su padre
“También de mi parte hay tradición futbolera porque tres de mis hermanos jugaron en Primera División: Vicente, José Luis y Leonardo Jugaron en Zamora, Jabatos de Nuevo León, Monterrey, Tigres, UdeG y Ciudad Victoria”, explica Rosa Alicia Álvarez
Haber jugado la misma posición de defensa central le permitió al padre de Rafa enseñarle desde los dos años muchos trucos del oficio
-Nadia ¿cómo es Rafael como hermano?
-Tranquilo, normal, buena onda La llevamos muy bien
-¿Les ha cambiado la vida, la fama de tu hermano?
-Sí, a mí todo mundo me pregunta por él Dicen que soy la cuñada de Zamora No tengo celos, me da gusto que desarrolle su sueño, pero lo veo como cualquier chavo normal que se dedica a lo que le gusta Su éxito en el futbol nos ha unido más Entre mis amigas es tema de conversación permanente
Rafael Márquez padre explica que él y su esposa trabajan en el Instituto Mexicano del Seguro Social y por ello no podían tener una familia numerosa “Decidimos tener sólo dos hijos para darles mejor atención Yo trabajo en las oficinas administrativas del IMSS Zamora y mi esposa es jefa de piso de la clínica 4 Ella tiene 23 años de antigüedad y yo 18 Por eso hemos seguido trabajando”
-¿Ha sido buen hijo?
-Es ejemplar -dice su padre- Lo hemos encauzado para ser un chico sano, que no tome ni fume ni consuma drogas En eso hemos sido muy exigentes
Su madre dice que cuando viajó a Guadalajara “se me rompió el corazón porque era muy pequeño y nosotras las madres somos sobreprotectoras”
A esa edad Rafa Márquez hizo la prueba con el Atlas, la pasó y desde entonces la vida de toda la familia cambió Sus padres reconocen que en el tiempo que se fue “había carencias” porque son una familia de clase media, “pero lo apoyamos los dos, con lo que ganábamos en el IMSS Se fue un mes con la mamá de mi esposo y al mes se quiso ir a la casa club del Atlas Los cuidaron muy bien en la casa club Él iba del entrenamiento a la secundaria, luego se encerraba en su recámara a estudiar Nos íbamos de Zamora el viernes en la tarde para acompañarlo a su juego del domingo y después lo dejábamos en la casa club Queríamos que nos viera fuertes para que no se doblara, pero en cuanto regresábamos a Zamora se me apachurraba el corazón y comenzaba a llorar “, explica su mamá
El éxito
Su padre, por haber vivido dentro del futbol, sabe que éste es el momento más riesgoso para Rafael: amigos de ocasión, admiración de las mujeres, dinero rápido, ofrecimientos para hacer negocios, etcétera
“En cuanto a su solvencia económica, hemos hablado con él para inculcarle que invierta su dinero, que no lo despilfarre Hay muchas tentaciones que no son buenas para su carrera Le he dicho que invierta en inmuebles, casas o terrenos, para que tenga algo en su porvenir Le han asesorado personas fuera de la familia y ya comenzó a invertir Compró dos casas en Zamora y ya las tiene rentadas A los 21 años ya recibe dinero de rentas”
El padre explica que el futbol “tiene también su parte ingrata”, como una lesión inesperada que lo pueda retirar “Yo soy su principal crítico Le hago ver sus errores para que los corrija Me hace caso porque antes que su padre soy su amigo”
Rafa, como muchos futbolistas, decidió con sus primeros ingresos importantes del Mónaco construirles una casa a sus padres La que tienen actualmente es propia y “se consiguió con mucho esfuerzo, con préstamos que nos hicieron en el IMSS”, dice su madre
Ninguno espera que Rafa se pierda con la fama y el dinero “Si me doy cuenta de algo le jalo la rienda”, aclara su padre
Los dos hijos le hablan de usted a sus padres “Yo no puedo tutearlos”, señala Nadia Márquez También Rafa les habla de “usted”
Aunque lo extrañan porque en los últimos ocho años ha estado muy pocos días en Zamora, los padres prefieren que siga su carrera en Europa
“Yo le dije un día: fórjate la meta, hijo, a dónde quieres llegar Quieres ser igual a quién o mejor que quién El premio a tu sacrificio, a las carencias de niño y adolescente, ahora estás teniendo su recompensa”, dice la señora Rosa Alicia
“Es un muchacho triunfador Merece nuestro apoyo Si está en Europa que sea de los mejores Hugo Sánchez lo fue Rafa en su primer año fue campeón con el Mónaco, lo consideran uno de los mejores defensas de Europa, así que pensamos que lo mejor está por venir”, dice su padre
-¿Puede jugar en cualquier equipo del mundo?
-Sí, responde seguro su padre No tiene miedo enfrentarse a cualquier situación del futbol Si Real Madrid, Milán o el Inter lo pretenden, les va a costar mucho dinero porque saben que puede triunfar en cualquier equipo
Rafa fue cuidado desde que nació hasta los 13 años por su abuela materna María Luisa Piñones y su tía Mercedes (ya fallecida) “Era muy inquieto, no le paraban los pies con el balón”, recuerda la abuela
“Él ha sido, de mis 30 y tantos nietos, uno de los más cariñosos Tuve once hijos, de los que se me murieron dos Tres de ellos fueron futbolistas profesionales, así que toda la vida he estado ligada al futbol”
Con muchas dificultades para caminar, doña María Luisa se sienta en su ancho sillón y recuerda que cuando no había dinero en el Zamora organizaban un partido de futbol femenil en el que participaban varias de sus hijas, “entre ellas Rosy, la mamá de Rafa”, y con lo que recaudaban le pagaban a los jugadores
“Su padre y su madre fueron futbolistas Por eso le gustó tanto el futbol a este muchacho”, recuerda
Doña María Luisa tiene un altar en el fondo de su casa, “y a la Virgen de Guadalupe le rezo para que Rafa no sufra un mal golpe en el futbol, que le impida hacer lo que tanto le gusta”

Comentarios