Otra medalla de oro al capitalismo

OTRA MEDALLA DE ORO AL CAPITALISMO
El país de la “recordomanía”, los Estados Unidos, proporcionará a los juegos olímpicos de Montreal un atractivo adicional: el cambio de su política deportiva
La importancia de las medallas y el prestigio que éstas dan, hizo que el Comité Olímpico de ese país decidiera cambiar la fachada de “amateurismo puro” que portaba su deporte (sin que fuese así) por la de una “amateurismo de corporaciones” —que al incluir a empresas transnacionales hace posible que nacionales de otros países ayuden en la preparación y manutención de los deportistas estadunidenses— donde tanto particulares como empresas privadas ayudarán en la nueva planificación del deporte amateur Unas 150 empresas de los Estados Unidos proporcionarán a los atletas empleos “muy compatibles” con su preparación
Tras del fracaso de Montreal, donde el otrora superior deporte norteamericano no tuvo su más notorio colapso (sólo 94 medallas) ante el deporte “estatizado”, Estados Unidos se dispone ahora a seguir la senda de sus rivales socialistas, pero manteniendo en esto su estructura sociopolítica: el financiamiento del presupuesto de 25 millones de dólares para los juegos de 1980 (en los de Munich se gastaron sólo 21,000 dólares —gastos para la selección de atletas, que hasta el día del viaje a Europa vivían en sus respectivas universidades— y en los de Montreal poco menos de un millón) será un fruto más del capitalismo

Comentarios