La burocracia noquea al deporte

La burocracia noquea al deporte
Manuel Robles
El deporte en México —criticado, censurado, juzgado a lo largo y ancho del territorio— se enfrenta a viejos —¿eternos?— problemas El burocratismo es, entre otros factores, signo palpable en sus instituciones, lo que impide el aprovechamiento racional de miles y miles de jóvenes deportistas en todo el país
El funcionamiento del Instituto Mexicano del Deporte, Comité Olímpico Mexicano, Confederación Deportiva Mexicana y organismos dependientes en todo el país, ha traído consigo, inevitablemente, problemas organizativos y administrativos

Debido a estos factores, la potencialidad deportiva del país —en los niños, en los jóvenes— se ha visto debilitada y ha provocado expresiones que duelen, se sienten: “México tiene a los deportistas que se merece”
Al respecto, el presidente de la Confederación Deportiva Mexicana (CDM), profesor José García Cervantes, confiesa que el organismo a su cargo se ha convertido en el “blanco de las críticas”, a más de cuatro décadas de su fundación
Las censuras, claro, han provenido de los diversos medios de difusión y aun de los mismos jóvenes y dirigentes deportivos de todo el país, afectados todos de una forma u otra
—Las críticas no me importan; antes que eso, me estimulan— dice García Cervantes, quien habla de una “intensa labor” desarrollada durante sus más de cuatro años al frente del organismo
El trabajo realizado por el titular de la CDM parece estéril, sin embargo, ante los problemas deportivos existentes en el país, y de los que él mismo habla: desorganización, irresponsabilidad, poco presupuesto, falta de educación y comunicación en todos los renglones
Los problemas, según los críticos —y aún los mismos aficionados—, han frenado el ritmo ascendente del deporte nacional, que originalmente debía organizar en sus raíces la propia CDM, dado que agrupa en su seno a las 42 federaciones nacionales de todo el país
Pero, ¿y los logros concretos obtenidos por la CDM? García Cervantes habla —”sin adornarme” de un “notable incremento” en el número de competencias deportivas que se realizan en México, lo que redunda dice, “en un buen porcentaje de mexicanos dedicados al deporte”
Según la Confederación Deportiva Mexicana, en 1975 hubo una participación global de 3200,000 deportistas —de uno y otro sexo—, que compitieron en torneos municipales, regionales, estatales, prenacionales, de zona y nacionales
—Hemos trabajado, de veras— reitera García Cervantes, que desde 1972 está al mando de la CDM
CARENCIAS PRESUPUESTALES
De acuerdo con el dirigente deportivo, el presupuesto destinado a la CDM fue de aproximadamente 20000,000 de pesos anuales, de 1972 a 1975, cifra que en 1976 se incrementó en 8000,000 más
Con todo, el profesor García Cervantes dice que, tras los problemas económicos actuales, la institución a su cargo pedirá un aumento presupuestal de casi el 200 por ciento En suma: 80000,000 de pesos
—El dinero ya no alcanza— asegura el funcionario deportivo, en sus oficinas de Plaza de la República
El aumento presupuestal, explica, es requerido por el crecimiento de las promociones deportivas realizadas en todo el país, aunado a los incrementos salariales, los costos en los materiales de producción y “un sinnúmero de gastos más”
En 1975, el balance general de la CDM arrojó una suma de 22803,475 pesos, que incluyó gastos en terrenos, instalaciones deportivas, mobiliario y equipo, así como equipo de villas deportivas y de transportes, imprenta y radio-comunicación
Pero según García Cervantes, tras del aumento oficial obtenido este año, no fue posible ampliar la ayuda económica a las federaciones y uniones deportivas estatales, lo que ocasionó que fueran descuidados los programas de desarrollo técnico El titular de la CDM apuntó que hay “falta de interés de los gobiernos estatales en pro del deporte”
Esta es en parte la razón de que, a pesar de las cifras, de los aumentos presupuestales, el deporte en México continúe, según los conocedores y de acuerdo a los resultados obtenidos en las competencias nacionales e internacionales, “en picada”
ALTIBAJOS, BUROCRATISMO
A pesar de que existe consenso en cuanto a la vigencia del “burocratismo institucionalizado”, el profesor García Cervantes niega que en el seno de la CDM “haya tal problema”, tras de afirmar que los 16 elementos técnicos adscritos a ese organismo “escapan a tal fenómeno”
El gasto administrativo de la CDM es de aproximadamente el 40 por ciento de su presupuesto
El personal técnico, junto a los delegados y subdelegados estatales, se dedica principalmente a fomentar el deporte en el interior del país, principalmente en base a conferencias, reuniones, charlas y clínicas deportivas
Lo cierto es que, dada la pluralidad de organismos deportivos, es inevitable que existe el burocratismo La Confederación Deportiva Mexicana ha perdido fuerza, importancia, ante instituciones como el Comité Olímpico Mexicano y el recién creado Instituto Mexicano del Deporte
Tras de interrogar a García Cervantes si la CDM no ha sido relegada a un segundo plano, luego de haber sido fundada en 1933 con un objetivo preciso (el de promover el deporte en todo el territorio nacional), el funcionario afirma:
—No lo creo La Confederación es un órgano deportivo que va madurando, pero que apenas da cumplimiento a sus tareas, debido a sus limitaciones económicas y técnicas
Refiere entonces que el Instituto Mexicano del Deporte está destinado a ser el “organismo rector” del deporte mexicano, dadas las necesidades de las federaciones nacionales y la escasa comunicación imperante en el medio
Por su parte, el Comité Olímpico Mexicano, a cuyo seno se destina buena parte del presupuesto deportivo del país, cumple sólo tareas de organización y capacitación, contando para ello con elementos previamente seleccionados por las distintas federaciones
García Cervantes dice esperar confiado que, la creación del Instituto Mexicano del Deporte “no provoque altibajos a los que ya hemos estado expuestos durante años” Se refiere a situaciones provocadas por la “duplicidad de funciones, toma de decisiones u omisión y falta de responsabilidades”
Se queja de la presencia que ha adquirido, desde 1968 a la fecha, el Comité Olímpico Mexicano Y lamenta que el presupuesto destinado a este organismo “no haya sido otorgado” a la CDM, “como lo fue en un principio”, dice
—La Confederación debería administrar el presupuesto actual destinado al COM, porque es el organismo al que están afiliadas las 43 federaciones nacionales Lo cierto es que en el medio ha habido una especie de desubicación institucional, algo así como un vicio creado y provocado por la similitud de acción de las instituciones deportivas
POTENCIAL DESAPROVECHADO
A juicio del titular de la CDM, hay en el país unos 14000,000 de niños y jóvenes en edad escolar, que ven frustrado su interés deportivo Las razones son variadas, y una es la carencia de maestros de educación física Otra es la deficiencia de las instalaciones deportivas en todo el país
García Cervantes dice que en México existen sólo 8,000 maestros de educación física que, evidentemente, no pueden preparar a una población escolar que crece al ritmo de la nuestra “El caso es grave: no hay ni siquiera un maestro de educación física en cada plantel escolar Esto trae consigo que no puedan atenderse debidamente las necesidades deportivas del país Y esto disminuye la participación competitiva De ahí que haya una cantidad enorme de estudiantes, de todos los niveles, que no satisfacen sus demandas deportivas Es grande aún la carencia de técnicos, instalaciones y material deportivo”
Y acusa a la Secretaría de Educación Pública, a cuyo cargo —dice— está la organización del sistema deportivo escolar, de no haber propiciado el desarrollo deportivo en las escuelas del país
—La Confederación no puede, sin exponerse a otros problemas, invadir terrenos que no le corresponden—, agrega
Afirma que en varios periodos gubernamentales “se ha soslayado la ayuda económica destinada al deporte, lo que ha redituado en la existencia de los problemas actuales”
Cuando se le pregunta si la fuerza deportiva del país está desaprovechada, el funcionario responde:
—Bueno No tanto No hay que pensar así Yo creo, sí, que ningún menor debería sustraerse a la formación deportiva, aunque esto no sea posible Además, la cifra de eventuales deportistas disminuye cuando los alumnos ingresan a los niveles superiores Los muchachos tienen entonces que trabajar, en muchos casos para mantener sus propios estudios
El profesor niega luego que, en el caso del Distrito Federal, las instalaciones deportivas creadas expresamente para los Juegos Olímpicos de 1968, “están abandonadas”, denuncia que insistentemente ha sido publicada por los medios capitalinos de difusión
Explica que sitios como la Alberca Olímpica, el Palacio de los Deportes y el Estadio Olímpico, son actualmente escenarios de “constantes torneos infantiles y juveniles”
“EL CASO CUBANO, UN EJEMPLO”
—¿A qué se deben, en su opinión, las insistentes exigencias del público mexicano por la obtención de buenos resultados deportivos?— se le pregunta
—A la falta de educación del público —dice— A que el mexicano le exige a sus deportistas lo que éstos no pueden darle México tiene a los representantes que merece Nos piden primeros lugares, pero yo pregunto: ¿por qué insistir en que México sea el primero, el mejor, si realmente no somos así?
“En otros países, donde las condiciones sociales son diferentes, la cosa cambia Cuba, por ejemplo, es un país que ha sabido aprovechar a sus jóvenes ¿Por qué? Porque las condiciones actuales han permitido el desarrollo deportivo del país Se trata de un país que trabaja, se organiza y se avanza Pero en México no es así Aquí, a nadie le importa la educación física ¿Y los padres mexicanos? Muchos de ellos se gastan todo su dinero emborrachándose Yo pregunto: ¿por qué los padres no estimulan la labor deportiva de sus hijos? Que luego no nos exijan primeros lugares, campeones

Comentarios