De León Toral, asesino de Obregón

De León Toral, asesino de Obregón
El “mártir” rumbo a la canonización
Rodrigo Vera
Mi padre es un santo, un mártir, un héroe que ofreció su vida por la causa de Cristo Para mí y para mi familia está en lo más alto del cielo”, suspira convencida la monja Esperanza de León, hija de José de León Toral

La religiosa usa el pelo corto y descubierto Pese a sus 74 años, es de postura erguida y movimientos seguros A su lado -sobre el mantón verde que tapa al piano de la sala- dispuso platitos con galletas que ofrece con amabilidad
No sólo ella, recalca, guarda admiración por León Toral
“De sacerdotes y amigos escucho muchísimos comentarios positivos sobre mi padre Alaban su acción y su heroísmo Saben que actuó por motivos estrictamente religiosos Nada tuvo que ver con la política”
Con un grupo de familiares y laicos católicos, la religiosa intenta abrir el proceso de canonización de José de León Toral, quien, en julio de 1928, asesinó al general Álvaro Obregón en el restaurante La Bombilla de la Ciudad de México
Mediante testimonios de conocidos, documentación histórica, estudios psicológicos, argumentación teológica, así como con cartas personales y declaraciones que el propio León Toral hizo durante su juicio, se intentará demostrar que el controvertido personaje vivió además una “espiritualidad” similar a la de los santos, por lo que -dicen- también merece estar en los altares
A 73 años del homicidio de Obregón, punto álgido del enfrentamiento entre la Iglesia católica y el Estado, y considerado “tema tabú” dentro de la propia jerarquía católica, la religiosa está dispuesta a enfrentar las controversias que le acarreará la causa, la cual planea abrir en la arquidiócesis de México
“Las cosas todavía están un poco candentes En el arzobispado nos advierten que la cuestión política pesa aún mucho”, reconoce
-¿El hecho de que su padre haya cometido un asesinato será también, desde el punto de vista teológico, un gran obstáculo para su canonización?
-Sí Este punto será el principal obstáculo El arzobispado nos aclaró que la causa será difícil por la cuestión del homicidio No lo acaba de aceptar Sin embargo, estamos juntando toda la argumentación teológica posible para explicar las razones del asesinato, ya que en realidad fue un tiranicidio, avalado por el magisterio de Santo Tomás de Aquino
-¿Para cuándo tendrán lista la
documentación?
-Para este mismo año Y será una documentación exhaustiva Es uno de los requisitos que nos piden en la Comisión para las Causas de los Santos del arzobispado Si logramos abrirlo, de todas formas será un proceso largo
La hija de León Toral se mantiene activa entre dos añejas mansiones de la colonia Roma: una es la residencia de las monjas del Verbo Encarnado, congregación a la que pertenece; y la de al lado se transformó en una escuela secundaria dirigida por ella Entre gruesos muros de cantera esculpida, enrejados y patios de baldosas, transcurre su vida colmada por la memoria de su padre
Hoy, la monja Esperanza asegura que su padre, con su sacrificio, trocó su vida por la del general Obregón:
“Por su ideal de la fe, mi padre cambió su vida por la del señor Obregón Y lo dejó todo por ese ideal: su esposa, sus hijos, sus padres sus seres queridos”
Única sobreviviente de los tres hijos de León Toral -los otros fueron Juan José y Humberto Miguel, éste bautizado así en memoria de los hermanos Pro-, la monja Esperanza cuenta que, desde niña, sus maestras religiosas le pidieron “prudencia” para revelar la identidad de su padre
-¿Nunca tuvo dificultades por ser hija de León Toral?
-¡Jamás! Siempre me manejé con prudencia Mis compañeras poco a poco se fueron dando cuenta, de manera natural, quién era mi padre Y en la familia también hubo muchísima prudencia Nos mantuvimos alejados del revuelo de la prensa
Comenta entusiasmada que, tan pronto sepultaron a León Toral -fusilado en la prisión de Lecumberri, el 9 de febrero de 1929-, la devoción popular vio en su tumba, en el panteón Español, una especie de lugar sagrado donde podían pedirse “favores” invocando al “mártir”
“Desde que tengo uso de razón empecé a ir a su tumba Los primeros años estaba toda pintarrajeada, porque el pueblo le pedía favores por escrito Yo también he experimentado la protección de mi papá Y en la familia algunos se encomiendan a él Hasta donde sé, la gente ha encontrado respuesta en cosas comunes y corrientes, nada extraordinario, ningún milagro que yo sepa”
Centro de Estudios
Sus seguidores, con objeto de iniciar el proceso de canonización, abrieron el Centro de Estudios Históricos José de León Toral, situado en una vieja casona de la colonia Santa María la Ribera, muy cerca de donde vivió León Toral El año pasado, al cumplirse 100 años de su natalicio, el centro organizó un seminario, acuñó monedas de plata con su imagen y elaboró algunos artículos conmemorativos
Planea seguir impartiendo seminarios, además de exposiciones de los dibujos que León Toral -quien estudió en la Academia de San Carlos- realizó antes y durante su reclusión en la cárcel Una “joya” no han podido encontrar sus familiares: el retrato original que le hizo al general Obregón en La Bombilla y que le sirvió de pretexto para matarlo a tiros por la espalda
Jorge de León, hijo de un hermano del homicida, es quien lleva las riendas del centro Explica: “El objetivo es promover el estudio histórico sobre la época de la Cristiada y, claro está, darle un carácter más oficial a nuestra petición para que se canonice a José de León Toral El arzobispado no se opone, siempre y cuando cumplamos con el procedimiento Nos pidió que fuera una organización la que hiciera la propuesta Y al centro ya lo constituimos en asociación civil”
-¿Aparte de la familia, hay apoyo de algunos grupos para que se le canonice?
-Sí Hay grupos de laicos católicos y descendientes de personas que conocieron a mi tío Aunque por el momento no nos hemos acercado mucho a estas organizaciones y sectores Lo haremos cuando hayamos integrado el expediente
Indica que el asesinato de Obregón aceleró la paz entre la Iglesia católica y el Estado: “Obregón era considerado por los católicos como el promotor de la persecución religiosa Su asesinato dio pauta para que se dieran los arreglos con el gobierno Al cometer el tiranicidio, la intención de León Toral era justamente evitar que se siguiera derramando más sangre, dar a México una tranquilidad que no tenía”
A diferencia del clásico asesino desquiciado, León Toral -dice su sobrino- fue “una persona totalmente cuerda y equilibrada, con un coeficiente intelectual por arriba del promedio Fue buen padre, buen hijo y buen compañero de trabajo Sacrificó su vida con fines religiosos” Considera, sin embargo, que hasta la Iglesia lo ve como un “mártir” incómodo del que evita hablar “El homicidio que cometió ha sido un tema tabú dentro de la Iglesia Se piensa que puede herir susceptibilidades o afectar a ciertos sectores”
-¿La Iglesia está cometiendo una injusticia hacia la figura de León Toral?
-Hacia él y hacia otras personas que dieron su vida por la causa religiosa Hay otros mártires a quienes tampoco les han reconocido su sacrificio
Indica que la causa de León Toral se abordará desde una perspectiva diferente a la de los 25 mártires de la Cristiada que, el año pasado, canonizó el Papa Juan Pablo II en Roma Éstos fueron llevados a los altares porque no se levantaron en armas ni opusieron resistencia al momento de ser fusilados
“El caso de León Toral tendrá que ser diferente, porque las causas que lo llevaron a cometer el homicidio fueron distintas”, dice Jorge de León, quien, por cierto, tiene un hermano, Jaime, que se casó con una sobrina nieta del general Obregón; Margarita Cevallos Obregón
Y adelanta que la parte teórica fundamental será el tiranicidio, basado en los escritos de Santo Tomás y en el pasaje bíblico de Judith, la heroína que acabó con la vida del general Holofernes y que inspiró a León Toral para acabar con la vida del otro general
Causa difícil
¿Puede ser santo un asesino? Es la pregunta clave que estará a debate El sobrino de León Toral asegura que sí: pone como ejemplo casos de santos que recurrieron a las armas, como Santa Juana de Arco y San Luis Rey
Recientemente, en 1987, el propio arzobispo de París, el cardenal Lustiger, inició en Francia la causa de canonización de Jaques Fesch, un individuo de vida disoluta -drogadicto, borracho, jugador y mujeriego- que asesinó a un policía y luego se convirtió
Por lo pronto, ya han empezado a realizarse investigaciones sobre la “espiritualidad” de León Toral, a quien la teóloga Martha Zozaya Rubio le dedicó todo un capítulo en su tesis Espiritualidad de movimientos laicales en México durante la persecución religiosa, basado principalmente en las cartas y testimonios que León Toral escribió en prisión
-¿Tuvo León Toral la espiritualidad de un santo? -se le pregunta a Zozaya
-Para mí sí Él fue congruente con su fe hasta las últimas consecuencias Su renuncia, entrega, abnegación y sacrificio son características espirituales que comparte con las del mártir El mártir es precisamente quien vive hasta la muerte la autenticidad de su fe
-¿No es contradictorio el que León Toral tuviera esta espiritualidad y, a la vez, asesinara?
-Bueno, él estaba plenamente convencido de que el tiranicidio era la voluntad de Dios Debido a esa convicción él fue muy coherente
En los propios escritos de León Toral es muy recurrente el tema de la santidad y del martirio:
“No ambicionaba sino la muerte de mártir, pero sin singularizarme” “Siempre he deseado santificarme; nunca aspiré a otra cosa sino a alcanzar la santidad por la práctica constante de las pequeñas virtudes” “¿Cuántos santos y grandes hay que fueron seglares? Y que multitud tan inmensa de religiosos que no alcanzaron la santidad heroica”
León Toral encomendaba a Dios el alma de su víctima:
“No dudo que el señor Obregón esté ya en el cielo; lo invoco” “Ofrecí mi sangre por la salvación del Sr Obregón” “Señor, te ofrezco por manos del Sr Obregón, todas las oraciones que se hacen por mí”
Sin embargo, Martha Zozaya ve difícil que prospere la canonización debido al homicidio: “Es difícil que acepten la causa por el hecho del asesinato León Toral fue un asesino; eso es indiscutible”
No matarás
La Comisión para las Causas de los Santos está instalada en el noveno piso del edificio del arzobispado Filas y filas de cubículos se alinean en pulcros pasillos Aquí se determinará si procede o no la causa de León Toral
El encargado de la comisión es el sacerdote Gerardo Sánchez Desde su escritorio exclama tajante:
“¡La Iglesia no canoniza asesinos! Uno de sus mandamientos es precisamente: ‘¡No matarás!’ León Toral no es mártir porque asesinó Si Obregón era pecador, tuvimos que buscar su conversión, no su muerte Cristo vino a salvar a quienes están perdidos, no a masacrarlos”
-¿Ya no es válida la doctrina de Santo Tomás sobre el tiranicidio?
-Santo Tomás hizo muchas aportaciones al magisterio Pero aquella era otra época
-¿Y qué con los santos que en vida fueron guerreros?
-Eso es hablar del pasado Eran santos de las cruzadas, de la época medieval Vivieron una situación distinta Actualmente, el Papa Juan Pablo II no ha canonizado a ningún asesino En 1983 reformó el Código de Derecho Canónico, y a partir de ahí surgieron nuevas normas para las causas de los santos Por lo tanto, se abolió toda la legislación anterior
Abre un folleto que tiene sobre su escritorio Son las Nuevas Leyes para las Causas de los Santos Da lectura al párrafo donde se menciona que los mártires son aquellos que mueren “a causa de la fe en Cristo o de algún otro motivo relacionado con Dios”
-Pero aquí no se especifica que un asesino no pueda ser santo
-Sí, pero lo que no se dice no se puede dar por hecho
-En Francia, sin embargo, existe el proceso de canonización de un criminal
-No conozco el caso, sinceramente Habría que ver los motivos Puede ser que esta persona se haya convertido La conversión es un arrepentimiento que transforma la vida de la persona al grado de llegar a la santidad
-¿León Toral no se convirtió?
-Seguro que sí, se confesó y todo Pero para nosotros no murió por Cristo Lo enjuiciaron y fusilaron porque mató a Obregón, no por su fe Eso está muy claro Ahí están las actas de su juicio Su caso es totalmente distinto al del padre Pro, a quien ni siquiera le hicieron juicio y lo fusilaron como un escarmiento al sacerdote Además, él no
asesinó
Señala que, a fin de cuentas, tendrá que ser el arzobispo de México, el cardenal Norberto Rivera Carrera, quien acepte o rechace el caso León Toral: “El juez por excelencia es el obispo del lugar, en este caso monseñor Rivera Yo no haré nada sin su aceptación”
La ignorancia
En el aspecto político, el historiador Jean Meyer asegura que el asesinato de Obregón ni siquiera ayudó a acortar el conflicto cristero, como lo planeó León Toral Más bien provocó que se alargara más
“El asesinato del general Obregón hizo que la guerra civil se prolongara 11 meses más”
El autor de La Cristiada explica: “Obregón iba a tener una cita con el embajador estadunidense Dwight Morrow con objeto de dar finiquito a los arreglos que ya estaban listos, y que el propio presidente Calles había amarrado, en mayo de 1928, con el arzobispo Leopoldo Ruiz y Flores, quien incluso había viajado al Vaticano para exponerle personalmente al Papa los puntos del arreglo
“En ese momento León Toral asesina a Obregón y hace que todo se posponga Provocó que Calles diera prioridad a la crisis politico-militar que soluciona hasta principios del 29, al aplastar al levantamiento escobarista”
Lejos de evitar más derramamiento de sangre, León Toral indirectamente provocó “que se perdieran decenas de miles de vidas al hacer que se alargara la lucha”
Aún más, Meyer señala que Obregón no era el responsable del conflicto: “¡Para nada! Todo lo contrario Desde 1925, Obregón le había advertido a Calles que no se metiera en los pantanos de un conflicto con la Iglesia Y en 1927, Obregón se reunió en secreto, en San Antonio, Texas, con obispos mexicanos que vivían en el exilio Siempre prestó sus buenos oficios para alcanzar la paz”
-En suma, ¿León Toral no es el mártir que ayudó a solucionar el conflicto?
-No Y quienes intentan canonizarlo son personas ingenuas que ignoran la historia e ignoran lo que es un mártir

Comentarios