Rafael Cardona, exdirector de “Uno más uno”, denuncia…

Rafael Cardona, exdirector de “Uno más uno”, denuncia
Los intereses extraperiodísticos de Manuel Alonso
Gerardo Albarrán de Alba
Frustrada la esperanza política y económica de que Francisco Labastida Ochoa ganara la Presidencia de la República, con un adeudo fiscal de varios millones de dólares, con una línea editorial dictada por intereses extraperiodísticos, con ventas de apenas un millar de ejemplares diarios, marcado por sospechas sobre la verdadera propiedad de la empresa, sin credibilidad eso es lo que queda de Uno más uno, el proyecto de periodismo independiente nacido en 1977 con Manuel Becerra Acosta a la cabeza

Rafael Cardona Sandoval, director del diario desde 1998 hasta el domingo 8 de abril -casi 10 meses después de la muerte de Becerra Acosta, el hombre que aceptó abandonar la dirección del periódico a cambio de un millón de dólares y el exilio-, narra los últimos meses que estuvo en ese cargo, luego de advertirle a Manuel Alonso (director general, presidente del Consejo de Administración, dueño ostensible) sobre la necesidad de “decidir si podemos hacer un periódico olvidándonos de los amigos, los compromisos y las ataduras, o seguimos con el estigma que nos va a llevar a la nada, tanto en lo comercial como en lo profesional y, lo que es peor, en lo político”
Ahí se quedaron
El 2 de julio de 2000 perdieron junto con Labastida Al día siguiente, Cardona le entregó una carta a Manuel Alonso con su diagnóstico:
“Si hacemos un apretado recuento de los antecedentes del periódico, más allá de las circunstancias personales de quienes han estado al frente de éste en sus diferentes etapas, nos daremos cuenta de que el desprestigio de sus antecesores (Luis Gutiérrez) y del dueño original (Manuel Becerra Acosta) se debió a una perversa relación política En términos sencillos: Uno más uno dejó de ser un diario profesional al servicio de la sociedad, para convertirse en un periódico dispuesto por un grupo político No es necesario demostrarlo Usted y yo lo sabemos”
Y sí Ellos estaban en Los Pinos, al frente del equipo de prensa del presidente Miguel de la Madrid en los tiempos en que Uno más uno subsistía de las arcas públicas y la evasión fiscal (Proceso 1235) Luego, Alonso se hizo del periódico, y se llevó a Cardona como director Ahora reconoce que, desde el principio, “comenzaron las insinuaciones sobre el verdadero dueño” Que es De La Madrid Que es Emilio Gamboa Patrón
En la precampaña priista del 2000, que enfrentó a Manuel Bartlett, Francisco Labastida Ochoa, Roberto Madrazo y Humberto Roque Villanueva, pero sobre todo ya en la campaña de Labastida, los sesgos informativos “alentaron de nuevo las sospechas”
Una semana antes de las elecciones del 2000, el diario perdió toda proporción: “Las abiertas convocatorias al voto y la entusiasta campaña por el licenciado Labastida, nos devolvieron al sitio que usted había querido dejar Y en eso jugaron un papel importante los agravios a Vicente Fox”, dijo Cardona a Alonso
Cardona no escupe para arriba Acepta su parte en el destino de Uno más uno Así se lo dijo a Alonso, en aquel escrito: “En esto quiero ser enfático: lo hicimos juntos, usted y yo Ni quiero evadir responsabilidades ni quiero tampoco acudir al expediente de la obediencia ciega Tampoco a aquello de la vaca y la pata No”
Luego, el llamado a volver a hacer un periódico, no un “volante propagandístico” Al final de la carta, un abrazo a Manuel Alonso, “con afecto”
Como abonero
Uno entre los primeros reporteros de Uno más uno, Cardona escribió de política, deportes y espectáculos; hizo una columna sobre la ciudad que se compiló como libro y dio paso a una revista, que quebró Salió de ahí en 1981, “por razones de las turbiedades en la conducción del periódico” Volvió en 1998, y ocupó la oficina de la que había salido peleado con su compadre Becerra Acosta Ahí seguía el mismo escritorio del fundador, y lo utilizó; ahora él era el director Al final, otra vez las turbiedades Está nuevamente fuera del periódico Un breve recuadro en la parte inferior de la primera plana del periódico lo anunció el lunes 9: “Rafael Cardona ya no es director de Uno más uno”
Cardona se queja: “Me trataron como al abonero al que se le desconoce: ‘Fulano de tal ya no es cobrador de esta empresa y no reconoceremos ningún trato con él’ Había un pacto de no agresión y ellos lo violaron Ellos empezaron Si no es por esa cabeza, yo no estaría hablando contigo Pero si me exhiben como si me hubiera robado algo, como si fuera un indeseable, contesto”, dice en entrevista, el mediodía del miércoles 11
Testigo y actor de dos épocas tan distintas como lejanas del diario, Cardona lo resume así: “Primero hubo un cisma, que partió al periódico; luego una diáspora, y hoy cada quién ha ocupado su lugar Yo no sé en qué lugar esté Uno más uno, pero no está en el primero, ni en el segundo, ni en el tercero, ni en el décimo No sé dónde esté, pero no está entre esos”
-A la muerte de Becerra Acosta, escribí que aquel llamado a votar por Labastida era el epitafio del diario ¿Cómo lo leíste tú?
-Como lo que decía Yo no sé si fuera el epitafio, pero sí era una definición que le iba a pesar y que le seguirá pesando por el tiempo que dure el periódico Creo que fue uno de los más graves errores que he conocido en prensa Nunca supe que eso se iba a publicar Yo no estaba en el periódico Le hablé a un amigo mío, y cuestionó por qué no le había dicho a Manuel que no lo publicara Pues no se lo dije porque nunca me lo comentó Y no hubiera servido de nada, como muchas otras cosas que yo dije que no debían hacerse
El desacuerdo, en realidad, fue la forma: “Una cosa es expresar una postura, y otra cosa es lanzar una convocatoria Una cosa es decir que estás de acuerdo con la plataforma de un partido, y otra es convertir el espacio informativo del periódico en un volante que sugiera, proponga, induzca u ordene el voto”
-¿Qué esperaban si ganaba Labastida?
-Pues esperábamos toda la simpatía de un gobierno, con todo lo que puede significar eso: información, publicidad, propaganda Para qué decimos nombres, pero lo estamos viendo ahorita, ¿no? ¿A quién le da Andrés Manuel López Obrador su publicidad? Pues a sus amigos, a sus afines ¿A quién se la da Vicente Fox? Pues a sus amigos y a sus afines Nadie sabe dónde está la raya entre la propaganda y la información, ni lo vas a saber nunca, porque no existe, mientras no se legisle
“Se habla de la relación perversa entre gobierno y prensa Yo no creo que lo perverso sea la relación, lo que es perverso es la intención Por eso en este país no existe la comunicación social; existen oficinas de propaganda”
-Los rumores sobre la propiedad de Uno más uno nunca han cesado La percepción es que Alonso no es el dueño real ¿Quién es?
-No lo sé Lo único que sé es que cuando Manuel me invitó me dijo: ‘Aquí comprometí mis ahorros familiares, empeñé mi casa Esta es una cosa que quiero hacer para culminar mi carrera; empecé desde muy niño a trabajar en la Asociación de Editores de los Estados y para mí culminar como dueño de un periódico es una satisfacción propia Esto es mío y de mis hijos’ Yo no tengo razones para no creerle
Cardona dice que, como director, vio a Miguel de la Madrid dos veces “para tomar café y hablar del clima” A Emilio Gamboa Patrón lo vio tres veces, “por razones de la campaña” de Labastida
La relación entre Rafael Cardona y Manuel Alonso se descompuso hace tiempo Cardona dice que estaba decidido a irse desde julio de 2000, pero “amigos míos me convencieron de no irme con el berrinche, de quedarme hasta consolidar una posición económica propia”
El 9 de marzo “hubo un detalle que precipitó todo Una caricatura de Edmundo sobre Paco Gil, metiéndole la mano en la bolsa a un muñequito, titulada ‘Reforma fiscal’ Y eso fue suficiente para encender la ira total de Manuel, que estaba negociando los arreglos fiscales del periódico”
-¿Qué tan fuertes son?
-Pues son de varios millones de dólares No sé de cuánto, pero si me dices dos, te lo creo; si me dices tres, te lo creo; si me dices más, quizá también te lo crea No sé si el nuevo gobierno pueda negociar las cosas así, o ya no sea como antes, eso es problema de ellos
Primero le habló el hijo de Manuel Alonso, a su casa, para decirle que su padre estaba muy molesto “Después Manuel habló conmigo y me dijo que había que ser cuidadoso, y todo eso” Pocos días después, Alonso le presentó a un director adjunto La justificación: “Necesito a alguien que supervise las cosas, porque el otro día tú escribiste un editorial atroz, golpeando a Fox, y no podemos exponernos”
Para Cardona, esto no era noticia “Hubo siempre una actitud de que el periódico está metido en problemas financieros; no podemos pelearnos con el gobierno; no podemos atacar a Gil, estamos renegociando que se nos permita pagar de alguna manera los impuestos atrasados; tenemos que ser cautos; no podemos poner en peligro el futuro del periódico La principal de las divergencias es que yo decía que la única manera de rescatar a un periódico es haciendo un periódico”
Cuenta que su espacio profesional se fue reduciendo, hasta que “no podía meterme con nada”, desde que le rechazaran un despliegue informativo a la primera visita a México de la actriz Liv Ulman (“porque esas cosas las hace Sari Bermúdez para promoverse y no nos ha dado ni una línea de publicidad; quítala”, cuenta que le dijo Alonso), hasta no meterse con los asuntos del Fobaproa (“pero para nada, porque ahí están mis amigos”, le habría dicho Alonso)
“Eso ofende, ¿no? Que el pobre incauto que se gasta 5 pesos en comprar Uno más uno no se entere de la visita de Liv Ulman a México porque Sari Bermúdez no le dio publicidad al periódico”
De igual forma “se vetó” al jefe de Gobierno capitalino, Andrés Manuel López Obrador, porque “a La Jornada le daba 100 planas de suplemento y a nosotros nada Hasta que llegó el momento en que una simple caricatura causó toda la ira de Manuel Es una discriminación del valor informativo de las cosas en función del grado de publicidad que se recibe o que no se recibe”
-¿Pegaban para que les pagaran?
-No Simplemente se omitía No estoy diciendo que se tratara de una empresa de chantajes, porque no es cierto, ni quiero que vayas a tratar de reflejar eso, porque eso no es así Es un juego de correspondencias con la gente que distribuye publicidad Manuel Alonso no es un truhán ni un barbaján para ponerse a hacer esas cosas, pero su criterio editorial está dictaminado por quienes lo ayudan, quienes lo respaldan, y por quienes no
Cardona aceptó el juego, hasta que fue minado: “Se modificaban cosas: dejaba una nota de principal y aparecía de secundaria; lo de primera iba a la 9 y lo de la 9 iba a primera Era un manoseo Me iba a las 11 de la noche y los cambios se hacían a la 1 de la mañana, con lo que los juristas llaman ‘agravante de nocturnidad’ Era insostenible, era insoportable, era inadmisible Es un trato indigno e indignante”
Cardona y Alonso negociaron Hubo una liquidación, “que siempre será mucho para el que la paga y poco para el que la recibe, sea de la cantidad que sea, y así terminaron las cosas”
Situación lamentable
Para los que se quedan, el panorama no es alentador
“La gente vive a medio gas Se agravaron muchas cosas con la falta de pago, los pagos incompletos o tardíos El sábado previo a mi salida hubo una gran asamblea en la que Manuel explicó a todos los problemas, pero siento que en muchas personas hay una gran decepción y en otras simplemente hay una actitud de esperar lo que venga, una liquidación Casi todos tienen dos empleos El periódico está en una condición bastante lamentable”
Pero Cardona no acepta juicio a su propia realidad: “Es difícil definir si un periódico es un medio público de información social, o si es una herramienta de publicidad comercial y de propaganda política Que lo definan quienes lo hacen”
-Tú eres uno de los que lo hacía Defínelo Lo merece ese ingenuo que se gasta sus 5 pesos en comprar Uno más uno
-Creo que no es tan ingenuo La gente compra las cosas en las que confía, no en las que desconfía
-El lector de Uno más uno no sabe de la deuda fiscal millonaria ni cómo se pretende negociar; tampoco sabe de los amigos del dueño en el Fobaproa ¿Cómo podrá creerle al periódico cuando se entere de esto, a través tuyo?
-Creo que de hecho mucha gente ya no cree Tan no cree que calculo una venta efectiva de mil ejemplares y mil 400 suscriptores, aunque por razones industriales se tiren 12 o 14 mil ejemplares, pero se devuelve un gran porcentaje La credibilidad se mide con eso, con la gente que te busca
-Compartes responsabilidad en esa pérdida de credibilidad
-Manejé el coche por la carretera que me dijeron que tomara Ni compré el coche ni tracé el camino Hice lo que pude con lo que me dieron Hubo momentos en que sentí que hacía cosas que valían la pena, y hubo otros en que más que ser un periódico que descubría cosas, era un periódico que cubría cosas
-Tuviste tu infiernito
-No Estoy acostumbrado a que el periodismo es así
-Rafael, ¿alguna vez en tu vida has podido hacer periodismo sin la presión de intereses extraperiodísticos?
-No

Comentarios