Los entretelones de la “concertacesión” de 1991

Diez años después de los acontecimientos que dieron forma a lo que peyorativamente se conoció como la “concertacesión” del PAN en Guanajuato, uno de sus principales protagonistas, Carlos Medina Plascencia, decide contar a Proceso su versión de aquella historia y confirma lo que se ha negado, la negociación entre la dirigencia panista y el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, en la cual tuvo participación decisiva el ahora senador Diego Fernández de Cevallos Su argumento para romper el silencio: “No se entiende el México del 2 de julio de 2000 sin el Guanajuato de 1991”
A una década de distancia, ya sin el PRI en la Presidencia, la historia de la negociación entre la cúpula del Partido Acción Nacional (PAN) y Carlos Salinas para resolver el conflicto político-electoral en Guanajuato, que impidió a Ramón Aguirre tomar posesión de la gubernatura que oficialmente ganó, se da a conocer por uno de sus más prominentes protagonistas
La cuenta a Proceso Carlos Medina Plascencia, nombrado gobernador interino como parte de la negociación para “reparar parcialmente el daño” por el fraude cometido en las elecciones de Guanajuato de agosto de 1991 contra Vicente Fox, hoy presidente de la República
A unos días de que se cumplan, el jueves 26, 10 años de que tomó posesión, Medina Plascencia ofrece, en entrevista, los entretelones de ese episodio, que formará parte de un libro de su autoría

Medina dice que “es algo insólito” que un político en activo difunda los polémicos entretelones de un asunto de hace una década, del cual los priistas guanajuatenses —humillados por Salinas— siguen guardando un absoluto silencio
Pero Medina —quien analiza la posibilidad de lanzarse por la presidencia del PAN— tiene un argumento de vigencia para contar su experiencia: “No se entiende el México del 2 de julio de 2000 sin el Guanajuato de 1991”
Protagonistas prominentes de esta negociación —definida por los priistas como concertacesión, término que los panistas detestan— fueron el entonces presidente nacional del PAN, Luis H Álvarez; Vicente Fox, candidato a la gubernatura oficialmente derrotado; Diego Fernández de Cevallos, que era el coordinador de la diputación panista, y el presidente Carlos Salinas de Gortari
Pero la participación de Fernández de Cevallos fue definitiva, dice Medina Plascencia, quien fue propuesto por Fox para asumir el gobierno interino, con el visto bueno de Salinas, quien ya lo conocía e incluso le había propuesto —revela— militar en el PRI
El miércoles 28 de agosto de 1991, un día antes de que el priista Ramón Aguirre anunció que no se presentaría a rendir protesta como gobernador, una vez que Salinas se lo ordenó, fue el día clave:
Por la mañana, Medina habló con Fox, en el aeropuerto capitalino; se entrevistó más tarde con el director del Programa Nacional de Solidaridad (Pronasol), Carlos Rojas, en Palacio Nacional, y la firma del acuerdo se efectuó en el restaurante Vips del Toreo de Cuatro Caminos, en la zona que divide al Distrito Federal y el Estado de México
Al día siguiente, Medina Plascencia se entrevistó con Salinas, en Los Pinos, y sellaron el pacto, que sólo se concretó hasta finales del sexenio, con Ernesto Zedillo como presidente electo: una reforma político-electoral en Guanajuato, que se acordó el 27 de septiembre de 1994 con el representante de Zedillo, José Francisco Ruiz Massieu, asesinado un día después Y merced a ella, Fox ganó las elecciones estatales del año siguiente
“Por eso digo que no se entiende el 2 de julio de 2000 sin el Guanajuato de 1991”, insiste Medina Plascencia, quien adelanta que en su libro ofrecerá abundantes detalles de las negociaciones, que inclusive pueden incomodar a muchos de los protagonistas
“Lo que yo intento es transparentar esto para que la población tenga acceso a la información y que los que hemos sido actores seamos juzgados por los propios mexicanos y la historia No intento agredir a nadie ni mucho menos Simplemente narro hechos”
—¿Y en el caso de Diego Fernández de Cevallos?
—No sé si le pudiera incomodar Se trata simplemente de narrar hechos Espero que no le incomode
—El PAN siempre negó que en Guanajuato hubo una negociación cupular
—Me parece que en algunos aspectos, en algunos momentos, por la coyuntura, se tiene que guardar cierta discreción Si ya han pasado 10 años, se puede dejar muy claro ante la opinión pública cómo pasó y cómo fue Lo que busco es dejar en mi libro la experiencia de 16 años de militancia en el PAN y 15 años en los que he participado como servidor público Pretendo que quien lo lea, vea que la política se puede limpiar, que la vida pública puede ser transparente
La negociación PAN-Salinas
Medina Plascencia cuenta que Luis H Álvarez condujo en un primer momento la negociación con Salinas, pero después fue “muy definida la participación de Fernández de Cevallos”
—¿Son ellos los que acuerdan que la Secretaría General de Gobierno sea para el PRI?
—No, ahí ya no interviene don Luis Esa definición de quién sería el secretario general de Gobierno es posterior a mi aceptación de ser gobernador interino
De hecho, revela, sólo se enteró de que el secretario de Gobierno sería Salvador Rocha Díaz —actual diputado federal— dos semanas después
Tras las elecciones y la declaratoria de las autoridades estatales de que había ganado el priista Aguirre, Fox encabeza numerosas movilizaciones y se establece contacto con Salinas, quien se entrevista con Álvarez y Fernández de Cevallos
En la parte más álgida del conflicto, agotados los oficios del secretario de Gobernación, Fernando Gutiérrez Barrios, y cuando la salida toma forma de interinato, frente a Álvarez y Fernández de Cevallos, Salinas les anuncia:
—Viene volando de Guanajuato para acá Ramón Aguirre He tomado la decisión más difícil de mi gobierno: no rendirá protesta Pero yo necesito que ustedes me digan que Vicente Fox no se va a volver a postular
—De ninguna manera —le reclama Álvarez— No le podemos impedir a un mexicano, en este caso Vicente Fox, que no participe como candidato nuevamente
—Piénsenlo —dice Salinas
Álvarez, quien ya no regresó a la reunión del día siguiente con Salinas, dejó que Fernández de Cevallos condujera la negociación Intransitable la prohibición a Fox, Salinas le plantea que el gobernador interino sea un ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) Y no había otro guanajuatense en ese órgano que Salvador Rocha Díaz, a la postre secretario general de Gobierno
Ya Fox había planteado a la dirigencia nacional, “como reto”, que, el interino fuera Medina Plascencia “Y ahí se desencadena todo, me buscan”, dice el hoy senador, quien después de las elecciones había ido de vacaciones con su familia a Orlando, Florida
“Cuando regreso al hotel, me encuentro con faxes, llamadas y recados de distintos lugares: de mi hermana, de la dirigencia del PAN, de la Presidencia, de Vicente Fox Y le dije a mi esposa: ‘Están hechos bolas Están pensando en un interinato’”
Recuerda que al primero que llama es a Fox, quien le dice:
—¿Ya te buscaron?
—Sí, ya me buscaron
—Necesito hablar contigo antes de que hables con ellos
—Yo creo que sí, para que me expliques de qué se trata Yo no tengo vela en el entierro
La mañana del miércoles 27, Medina se entrevista con Fox en la cafetería del Hotel Fiesta Americana del aeropuerto de la Ciudad de México
—Necesitamos que le entres —le planteó Fox
—¿Que le entre a qué?
—Al interinato
—Vicente, ¿cómo le vamos a entrar con un Congreso con mayoría del PRI?
—No sólo eso El secretario de Gobierno tiene que ser del PRI
Ése había sido el acuerdo con Salinas, con el argumento de que había que darle estabilidad y gobernabilidad al estado
—Oye, pero tú ¿cómo estás? Tú eres el que luchaste por esto ¿Yo qué vela tengo en este entierro?
—Es que no nos queda de otra, y no hay mucho que pensar La liebre (el PRI) la tenemos sujeta de las orejas, pero todavía está vivita, todavía se le mueven las patas Necesitamos que le entres
—¿El papel de Diego fue definitivo en la negociación?
—Por lo que yo veo, sí
Pacto Medina-Salinas
Después de hablar con Fox, Medina se encontró en el Palacio Nacional con Carlos Rojas, director de Pronasol, que lo había invitado a reunirse mientras estaba en Orlando
—¿Cómo ves Guanajuato? —le preguntó Rojas
—Está complicado ¿Y ustedes cómo lo van a resolver?
—Hay que resolverlo
Ahí acabó la plática de menos de un cuarto de hora
Medina se trasladó al restaurante Vips del Toreo Fox, Álvarez y Fernández de Cevallos esperaban su decisión
Don Luis le dijo: ‘Piénsalo bien Es una decisión que tienes que tomar tú, porque puede impactar tu vida”
—Y Fernández de Cevallos, ¿qué decía?
—Estuvo esperando, esperando
—¿No habló?
—Estaba en la reunión, pero no comentaba nada Nada más estaba esperando la decisión Lo único que les plantee fue: “Voy, pero para sacar una reforma político-electoral que le sirva a Guanajuato y al país” Y por supuesto que inmediatamente me dijeron que sí Insistí y reiteraron que sí me apoyarían
“Al día siguiente (29 de agosto), se lo plantee a Salinas, en una entrevista que tuvimos en Los Pinos”, revela por primera vez Medina, quien le dijo que era preciso revisar el padrón electoral y hacer una reforma legal para las elecciones municipales del 1 de diciembre
“Y la respuesta de Salinas fue: ‘Hacia allá tiene que ir el país México tiene que transitar a esos escenarios de democracia’”
A la distancia, Medina reflexiona: “Ahora puedo decir: Qué importante fue esa plática Cuando tenía que discutir con el priismo de Guanajuato, con Patrocinio (González Garrido), con (Jorge) Carpizo, con (Fernando) Ortiz Arana y otros actores nacionales, les decía: ‘La reforma va a fondo, aunque ustedes tengan mayoría en el Congreso Y si no, pregúntenle al presidente Salinas’”
Medina ya conocía personalmente a Salinas Habían estado en dos reuniones de trabajo, en giras por Guanajuato En la segunda ocasión, inclusive le coqueteó y le dijo que estaría mejor en el PRI
Las batallas por la reforma
Fueron inútiles las gestiones de Medina por buscar una reforma electoral, de consenso, con el Congreso dominado por el PRI Facultad legislativa, la convocatoria a elecciones extraordinarias, sin ese cambio electoral, se estrelló con la advertencia del interino: “Si no hay reforma, no hay fecha de elecciones extraordinarias”
Y es que, interpreta Medina, a pesar de que a los priistas locales les urgían nuevas elecciones, a Salinas no tanto, por su odio a Fox, que era correspondido
Recuerda que en enero de 1994 habló con Ernesto Zedillo, representante del candidato presidencial del PRI, Luis Donaldo Colosio, para que, si había reforma, las elecciones extraordinarias podrían celebrarse el 21 de agosto
Nada pasó Y luego del asesinato de Colosio, el 21 de marzo, Zedillo como candidato sustituto hizo su primera gira por Guanajuato, en cuya capital instruyó a los legisladores priistas a que hicieran uso de su mayoría para convocar a elecciones
Lo invitó a comer a la casa de gobierno y le reiteró su posición: “Si no hay reforma, no hay fecha”
Por la presidencia del PAN
La reforma político-electoral se logró ya con Salinas de salida, pese a que la Cámara de Diputados local, encabezada por Carlos Chaurand, quiso hacerla suya Ese priista, ahora senador, pidió a Salinas interceder ante Medina
“Chaurand tiene razón No se pueden ir sin convocar a elecciones”, le planteó Salinas a Medina, el 16 de septiembre de 1994, pero la respuesta fue la misma: “Si no hay reforma, no hay fecha Y si me mandan una convocatoria, la veto Y nos vamos a un conflicto que deberá resolver la Suprema Corte”
Salinas le dijo que viera a Zedillo Unos días después lo vio y, presidente electo que era, lo envió con José Francisco Ruiz Massieu, entonces perfilado como coordinador de los diputados federales priistas
El 27 de septiembre, en el University Club, del Distrito Federal, firmaron la reforma electoral de Guanajuato, aprobada por unanimidad por la nueva legislatura
Con nuevas reglas, que fueron base para la reforma electoral federal de 1996, se celebraron elecciones en 1995 Y ganó Fox Medina pudo dedicarse, por un tiempo, a una empresa de consultoría y regresar como diputado federal, en calidad de coordinador
Vicecoordinador de los senadores panistas, opacado por Fernández de Cevallos, Medina no decide todavía si hace público su deseo de contender por la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional del PAN “Lo estoy analizando”, dice
Pero tiene clara la diferencia entre el PAN y el gobierno federal que fue elegido el 2 de julio del año pasado: “Es mucho más importante el partido que el gobierno Un buen partido puede dar buenos gobiernos, pero un buen gobierno no puede dar un buen partido”
Y valora la dirigencia que encabeza Luis Felipe Bravo Mena, quien al dejar el cargo —en marzo del próximo año—, se prevé ingresará al gabinete y de ahí a la candidatura al gobierno del Estado de México:
“El PAN debe revisar la forma como está contribuyendo a que este gobierno sea exitoso”
—¿Le va a entrar a la sucesión?
—Respuesta llana: Sí he recibido la opinión de participar de distinguidos panistas, y es algo que se encuentra en proceso de análisis Y en el momento en que tenga una decisión la haré pública
—¿Pero tiene ganas?
—No es de ganas, es de ver dónde le puede servir uno mejor al PAN Lo estoy analizando

Comentarios