“la plaza era una ratonera, y el edificio chihuahua, la trampa”

La plaza era una ratonera, y el edificio Chihuahua, la trampa
José Gil Olmos
Un exmiembro del Ejército, Mario Alberto Sierra, decidió también ofrecer su testimonio sobre los acontecimientos de Tlatelolco, en lo que él llama un acto de conciencia Estuvo asignado a labores de inteligencia, mezclado entre la multitud que asistió al mitin del 2 de octubre, y narra, desde su punto de observación, en calidad de cabo armero y desde sus recuerdos, quiénes y cómo prepararon la trampa que terminó en matanza
No fue sino hasta el mediodía del 2 de octubre de 1968 cuando el cabo armero Mario Alberto Sierra y su superior, el sargento de transmisiones Juan de Dios Gama Estrada, supieron que tendrían que ir a Tlatelolco para estar pendientes de lo que pudieran hacer los estudiantes en la Plaza de las Tres Culturas
Sus superiores les ordenaron que no llevaran identificaciones y, sin darles mayores explicaciones, les dijeron que si había problemas y eran detenidos por la policía, pidieran que los presentaran ante un agente del Ministerio Público Ya en la delegación, deberían dar la consigna secreta para quedar libres: Yo pedí hablar con usted, señor licenciado
Tras de ver las fotos publicadas la semana pasada por este semanario, Sierra se comunicó a la redacción de Proceso para dar su testimonio de lo que vio esa tarde
Y revela: es casi seguro que ese día estuvo en Tlatelolco el actual jefe del Estado Mayor Presidencial, general Armando Tamayo, que entonces tenía el grado de teniente y formaba parte de la Primera Compañía del Primer Batallón de Infantería del Cuerpo de Guardias Presidenciales
En un primer momento, Sierra quiso hablar desde el anonimato, pero luego aceptó dar su nombre Su familia lo convenció Tienes todo nuestro apoyo, le dijeron De hecho, uno de sus hijos, que estudia periodismo, fue quien vio primero la revista y lo animó a hablar
Es un acto de conciencia, justifica el exmilitar, que aún conserva una credencial que lo identificaba como cabo armero, matrícula 5645478, del Primer Batallón de Infantería, Cuerpo de Guardias Presidenciales
Cuenta que su función era de OP: Oreja de Perro Se infiltraba entre los estudiantes, asistía a marchas, mítines y asambleas para informar sobre el movimiento estudiantil El pelo largo era su camuflaje
A veces retomábamos la información de los periódicos porque era imposible entrar a las asambleas La estructura de células del Consejo General de Huelga nos puso de cabeza porque nos impedía infiltrarnos, dice el ahora editor de libros
Sierra estuvo en el Ejército cinco años, 10 meses y 13 días, según el certificado de baja fechado el 16 de noviembre de 1971 Se graduó como cabo armero en la Escuela de Materiales de Guerra, en Santa Fe, el 1 de enero de 1967 Hasta 1970 estuvo en el Cuerpo de Guardias Presidenciales y de ahí pasó a la Dirección General de Materiales de Guerra
Su baja del Ejército, relata, la decidió poco después del halconazo, la represión de la marcha estudiantil del 10 de junio de 1971 Afirma que el grupo paramilitar que realizó esa acción, los Halcones, se comenzó a organizar, poco después del 2 de octubre de 1968, en las instalaciones del Cuerpo de Guardias Presidenciales, en El Chivatito, a un costado de Los Pinos
Hace precisiones al texto publicado en Proceso la semana pasada: El entonces coronel Jesús Castañeda Gutiérrez no perteneció ni era responsable del Batallón Olimpia, sino del Primer Batallón de Infantería del Cuerpo de Guardias Presidenciales Quien quedó al mando de la tropa en Tlatelolco, después de que fue herido el general José Hernández Toledo, fue el general Crisóforo Mazón Pineda
Y añade: Ese día y en los siguientes, cuando el Ejército ocupó la Plaza de las Tres Culturas, muy probablemente estuvo ahí el actual jefe del Estado Mayor Presidencial, general Armando Tamayo Tuvo que haber estado ahí porque era teniente de la Primera Compañía del Primer Batallón de Infantería de Guardias Presidenciales, y porque como comandante de la guardia (en el Campo Militar Número Uno) sólo se quedó un sargento
Sierra recuerda haber visto a Tamayo el 9 de octubre, cuando los militares se retiraron de Tlatelolco Esos días de ocupación, él pernoctó en los bajos del edificio 20 de Noviembre, mientras que los mandos superiores ocuparon algunos departamentos del mismo inmueble Para mayor referencia del general Tamayo, recuerda que le gustaba jugar futbol Era defensa
Pero el general Tamayo desmiente la versión de Sierra El jueves 13, en el salón Adolfo López Mateos de Los Pinos, a pregunta expresa de la reportera María Scherer sobre su presencia en Tlatelolco el 2 de octubre de 1968, sólo contestó: Es absolutamente falso
Ante la insistencia de que diera más detalles sobre dónde había estado ese día, reiteró con una sonrisa amable: ¿Para qué? Es absolutamente falso
De acuerdo con su currículum, Tamayo ingresó en el Heroico Colegio Militar en 1964, egresando como subteniente del arma de Infantería en 1967
En Tlatelolco también habría estado el entonces capitán primero Rodolfo Alvarado Hernández, comandante de la Segunda Compañía del Primer Batallón de Infantería, según refiere Sierra Actualmente retirado del Ejército, Alvarado Hernández pasó, en 1954, por la Escuela de las Américas —la llamada escuela de asesinos, del Ejército estadunidense— y actualmente es subsecretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana del gobierno de Puebla Buscado insistentemente la semana pasada por el corresponsal Julio Aranda, el general Alvarado Hernández no devolvió las llamadas
La tarde triste
Cuenta Mario Alberto Sierra: El 2 de octubre acuartelaron a todos, pero nosotros, como teníamos la tarea de OP, le preguntamos al jefe: ‘¿Nosotros también?’ Y él nos dijo: ‘Ustedes no, par de cabrones, ya tienen su comisión’ Así que nos fuimos a comer a la casa del sargento Gama en la Unidad Adolfo López Mateos, en Tlalnepantla Llegamos a Tlatelolco, en camión, como a las cuatro y media de la tarde
Sierra y Gama reportaban toda su información al mayor Javier de Flon González —otro egresado de la Escuela de las Américas—, quien era el jefe de operaciones (SIO) del Estado Mayor del Cuerpo de Guardias Presidenciales
El Primer Batallón de Infantería estaba alojado entonces en las instalaciones del Regimiento de Ingenieros de Servicio (RIS), del Campo Militar Número Uno, porque las de Guardias Presidenciales, en El Chivatito, estaban en remodelación
Desde agosto, ambos habían sido comisionados para realizar labores de espionaje del movimiento estudiantil, luego de ser interrogados por Carlos Eugenio Escobar Alemany, responsable de la Segunda Sección de la Primera Compañía del Primer Batallón de Infantería Guardias Presidenciales
Cuando llegamos había poca gente, como al diez para la cinco ya había 5 mil o 6 mil personas, y cuando empezó el mitin a las 5:10 ya había entre 8 mil y 10 mil asistentes Sentíamos un ambiente raro y le sugerí al sargento Gama que nos moviéramos a una de las esquinas de la plaza, cerca del edificio Chihuahua
Alrededor de la plaza estaban las tanquetas del 12 Regimiento de Caballería Motorizada, que habían llegado de Puebla para el desfile del 16 de septiembre y que se quedaron en la ciudad Escobar Alemany le contó después que desde esos vehículos se disparó indiscriminadamente contra la fachada del Chihuahua
La plaza era una ratonera ,y el edificio Chihuahua, la trampa Le dije a Gama que nos colocáramos en la orillita
A las 6:10 vio salir las luces de bengala del helicóptero militar que ya llevaba su quinta ronda sobre la plaza Salieron del helicóptero, fueron tres luces: dos verdes y una roja Eran luces especiales que se sueltan y alumbran como un arcoiris Nosotros no sabíamos nada, no teníamos ninguna instrucción Inmediatamente se escuchó un disparo y a la distancia no supimos de dónde venía, pero fue de pistola Luego otros cinco o seis disparos
Vi a un francotirador en el techo de la iglesia Hubo otros disparos desde el edificio del ISSSTE La imagen de la gente moviéndose era extraña, era como cuando el trigo se mece hacia donde lo lleva el viento Así se movió la gente buscando una salida en sentido contrario de donde venían los disparos
Él y Gama salieron corriendo por los estacionamientos de los edificios Querétaro y Guanajuato Por los andadores, por los andadores, le gritaba a la gente que los seguían mientras rebotaban los disparos en el suelo, emitiendo un sonido como cuando descorchan una botella de sidra
Corrimos hacia Paseo de la Reforma, Gama llevaba de la mano a una muchacha, quién sabe por qué Nos habían pedido que no lleváramos ninguna credencial, así que cuando patiné en el césped de una jardinera y me caí y escuché a un soldado que me decía ‘Párate, cabrón’, pensé: ‘Me paro, madres’
Sentado a un lado de su hijo Juan Pablo, Sierra enciende un cigarro, nervioso, metido en sus recuerdos
Como pude, salté un carro estacionado y en pleno Reforma me paré frente a los que carros que venían, cerré los ojos y abrí los brazos en cruz para que pasara la gente Abrí los ojos cuando pasó Gama y me jaló Nos metimos en una lonchería que está en Matamoros, y Gama bajó la cortina Esperamos un rato Después nos fuimos al Sanborns de La Fragua, donde tomamos varias tazas de café Estuvimos pensando qué hacer Gama quería regresar a Tlatelolco, aunque yo no Como era mi superior, obedecí A las 8 u 8:30 de la noche regresamos No sabíamos lo que había pasado
Nos encontramos a un amigo de Gama, que llevaba un pantalón blanco manchado de sangre Se oían disparos esporádicos, seguidos de un silencio pesado ‘Así ha estado la cosa’, nos dijo el amigo de Gama Más adelante nos detuvieron Como eran militares, la contraseña no nos funcionó Tampoco teníamos identificación, así que nos llevaron con un jefe Sólo nos dejó ir cuando le dijimos de memoria la matrícula del coronel Castañeda
Gama y Sierra decidieron regresar al Campo Militar Número Uno, con una escala en la zona de Transmisiones, cerca del Toreo de Cuatro Caminos, donde pretendieron cenar Eran como las 11 de la noche y todo estaba cerrado Tuvimos que irnos caminando al Campo, porque ya no había camiones
Dice que al día siguiente, 3 de octubre, se levantaron tarde porque no habían tocado la diana No había casi nadie en las instalaciones militares Mientras estaban desayunando los llamaron para ordenarles que regresaran a Tlatelolco en el camión militar que transportaría a mediodía el rancho para los soldados
¿Qué vimos? Era como una zona de guerra Había un silencio especial, pesado, se podía agarrar Le dije a Gama: ‘¿Cuánto apuestas a que De Flon nos dice que por qué no estuvimos en el mitin?’ Gama me dijo ‘cómo crees’, pero dicho y hecho: Nos lo reclamó, como si hubiéramos tenido que estar muertos, heridos o detenidos para probarlo Tuvimos que explicarle lo que nos pasó
En la plaza había basura, ropa, manchas de sangre tapadas con periódico, sangre aún fresca mezclada con agua Había llovido
Sierra dice que ahí conoció al general Crisóforo Mazón Pineda, quien había quedado como comandante
Nos quedamos una semana en Tlatelolco, en los bajos del edificio 20 de Noviembre Muchos departamentos habían sido ocupados por el Ejército Nos dimos cuenta porque el día 3 mandaron prender el bóiler de un departamento para que se bañaran el general Crisóforo y el coronel Castañeda El sargento Gama y yo, con otro militar cuyo nombre no recuerdo, nos hicimos cargo de los transmisores PRA-77, que acababa de adquirir la Secretaría de la Defensa
La presencia militar en la plaza duró hasta el 9 de octubre Ese día, el Primer Batallón de Infantería del CGP debía ocupar las instalaciones recién remozadas de El Chivatito
El entonces cabo Sierra recuerda que escuchó un comentario del coronel Castañeda a su asistente, el cabo José de Jesús Llerandi Bazán, de lo que había hablado poco antes con el secretario de Gobernación, Luis Echeverría
Dijo Castañeda: Me retiro con mis muchachitos, señor secretario, para tomar posesión de las nuevas instalaciones
Sí, estoy enterado, coronel, contestó Echeverría Espero que las disfruten, si estos cabrones se los permiten
Tanta era la cercanía de Echeverría con el futuro jefe de su Estado Mayor Presidencial, que el entonces secretario de Gobernación tuvo una deferencia desusada: El 19 de febrero de 1969, Día del Ejército, Echeverría desayunó con el Primer Batallón de Infantería, en El Chivatito Nunca se había dado una cosa así, nunca, dice Sierra Incluso hubo un besamanos, en el que yo estuve
Sierra hurga en su memoria y remata:
A todos los que participaron como comandantes en la Plaza de las Tres Culturas les regalaron un auto Un LTD último modelo (1969) El de Castañeda era rojo A mí me tocó verlo
Poco después, el coronel Castañeda ascendió a general

Comentarios

Load More