la ultraderecha mexicana en la operación cóndor

La ultraderecha mexicana en la Operación Cóndor
Reunión en Guadalajara en 1974
Juan C Rodríguez Tovar
México recibió, en la década de los setenta, a centenares de refugiados sudamericanos que huían de regímenes militares Sin embargo, también fue sede de una reunión secreta en la que se intercambió información para apoyar la llamada Operación Cóndor, la coordinación de los servicios de inteligencia de los países del Cono Sur con regímenes militares, con el fin de exorcizar la amenaza comunista, con conocimiento y apoyo de la CIA
Entre los Archivos del Horror, como se ha denominado a las toneladas de documentos descubiertos hace una década en las oficinas de la policía política de Paraguay, acaba de ser rescatada una carta sobre una reunión realizada en Guadalajara, Jalisco, del 10 al 14 de julio de 1974, organizada por la Confederación Anticomunista Latinoamericana (CAL)
La carta explica que el objetivo del encuentro, celebrado 10 meses después del golpe de Estado en Chile, fue recibir información e intercambiar experiencias de las actividades comunistas y procomunistas en el continente, a fin de adoptar medidas y recomendaciones válidas de aplicación en todos los países de América
Según el documento, el consejo coordinador de la CAL estaba integrado por representantes de México, Paraguay, Argentina, Brasil, Uruguay, Chile, Colombia, Bolivia, Guatemala, El Salvador y Cuba (exiliados)
La carta, hallada en los archivos de Asunción con el folio 00013F/0298, informa que el secretario general de la CAL era el mexicano Rafael Rodríguez López, y la subsecretaría estaba a cargo del paraguayo Antonio Campos Alum Éste fue director de la Policía Técnica del dictador Alfredo Stroessner, quien gobernó Paraguay con mano de hierro entre 1954 y 1989
No me afecta en absoluto que me digan que soy o que fui anticomunista, dice Rodríguez López, quien ahora es director editorial del diario Ocho Columnas de Guadalajara En entrevista telefónica, admite que asistió a la reunión —como medio periodista y medio concordante con el evento—, aunque dice que no se acuerda de Campos Alum: No sé de quién se trate Yo tenía entonces veintitantos años Imagínese si iba a tener conocimiento de quién iba a estar por ahí
Actualmente, Campos es prófugo de la justicia paraguaya, que lo acusa de crímenes contra la humanidad cometidos durante los años del régimen militar Probablemente reunido con Stroessner, quien goza de un apacible asilo en Brasil, es buscado por haber torturado y asesinado a decenas de presos políticos
Su presencia en la CAL es una evidencia de los vasos comunicantes que existieron entre dicha organización y la Operación Cóndor
Patrice McSherry, investigadora de la Universidad de Long Island, Estados Unidos, experta en relaciones cívico-militares en América Latina y una de las personas más informadas sobre el tema del plan Cóndor, lo define como una alianza entre los servicios de inteligencia de Estados Unidos y los militares de América Latina en el contexto de la lucha anticomunista que encabezó Washington durante la guerra fría
Según algunas estimaciones, el saldo de esta trasnacional del terror fue de 50 mil asesinados, 30 mil desaparecidos y más de 400 mil presos políticos
Represor de altura
En el currículum de Campos Alum, encontrado en los Archivos del Horror, se destaca que recibió formación especial en contrainsurgencia en la tristemente célebre Escuela de las Américas de Estados Unidos, de donde egresaron figuras como Augusto Pinochet, Jorge Videla, Hugo Bánzer, Anastasio Somoza, Leónidas Trujillo y Efraín Ríos Mont, entre otros La mayoría estaba en el poder cuando se celebró la reunión de Guadalajara
Pero ahí no termina la carrera criminal de Campos También es señalado como el contacto más importante entre el régimen de Stroessner y el espionaje de Estados Unidos
La Policía Técnica fue el principal vínculo entre los servicios de inteligencia estadunidenses y Paraguay, afirma Stella Calloni Esa cooperación continuó en el período de la Operación Cóndor, explica la periodista argentina en un amplio documental titulado Los archivos del horror de la Operación Cóndor, publicado en 1998
El hombre del FBI en el Cono Sur, el agente especial Robert Sherrer, que vivía en Buenos Aires, trabajó de forma regular y directa con Campos Alum En 1974, informó a Campos Alum sobre un festival realizado en un teatro de México y los nombres de todos los asistentes latinoamericanos, continúa Calloni, quien no especifica si se trata de la misma cumbre anticomunista que reseña la carta hallada en Paraguay
Lo que sí aclara el documental es que Sherrer era el encargado de proporcionar expedientes sobre los activistas que representaban algún peligro para las dictaduras sudamericanas
México, implicado
La carta sobre la reunión en México fue proporcionada por el abogado paraguayo Martín Almada, uno de los investigadores más autorizados para hablar del tema, pues fue uno de los descubridores de los archivos de Asunción
Sí, contesta categórico Almada al preguntársele si México estuvo involucrado en este Mercosur del terror
Hay que recordar que la Operación Cóndor no sólo es producto de la alianza entre militares sudamericanos y la Casa Blanca Los dictadores también hicieron contactos con grupos civiles fascistas y de ultraderecha, expone Almada, quien sobrevivió a las torturas del régimen de Stroessner durante un cautiverio de tres años (1974-1977) Y añade:
En los archivos de la policía paraguaya encontré que otro de los participantes en el congreso de Guadalajara fue Martín Chiola, actual ministro de Salud de Paraguay y brazo represivo de Stroessner
En el caso de México, el plan Cóndor operó gracias a la Liga Anticomunista que lideró el mexicano Rafael Rodríguez López Este hombre organizó la reunión internacional de Guadalajara en 1974, donde se resolvió establecer un sistema de información para intercambiar datos y establecer una agencia de noticias para apoyar a los gobiernos nacionalistas y denunciar las actividades marxistas
La carta incluye un apartado de resoluciones en el que pueden leerse los siguientes objetivos:
—Establecer un sistema regular de información confidencial que posibilite el intercambio de datos entre las organizaciones nacionales miembros de la Confederación Anticomunista Latinoamericana
—Organizar una agencia de noticias internacional para difundir la gestión de los gobiernos nacionalistas de América y denunciar sistemáticamente las actividades marxistas
—Ampliar a nivel continental el apoyo financiero del sector empresarial para allegar recursos a la lucha anticomunista
—Coordinar y apoyar la acción de los grupos nacionalistas en universidades y sindicatos del continente
—Organizar centros de formación ideológica, empleando denominaciones de fachada, a los efectos de preparar a dirigentes en diversos niveles de militancia
—Instalar una poderosa estación de radio en un lugar de Centroamérica para contrarrestar la campaña de Radio Habana desde Cuba
En cuanto a Rafael Rodríguez López, algunas investigaciones periodísticas lo vinculan con la fundación de los Tecos, grupo de extrema derecha de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG) que operó en los años setenta y que fue integrante de la Liga Mundial Anticomunista
En las filas de esa organización internacional habrían militado personajes como el reverendo Sun Myung Moon, líder de la Iglesia de la Unificación; Stroessner; el senador republicano Jesse Helms; el padrino de los escuadrones de la muerte en Guatemala, Mario Sandoval Alarcón, y Roberto D’Abuisson, líder de la extrema derecha salvadoreña
Ciudad de dos extremos
En la década de los setenta, Guadalajara fue un centro de operaciones de grupos políticos de extrema izquierda y de extrema derecha En marzo de 1973, un año y cuatro meses antes de la reunión de la CAL, se fundó en una casa de esa ciudad la Liga Comunista 23 de Septiembre Uno de los principales grupos fundadores de esa organización fue la Federación de Estudiantes Revolucionarios, de la capital tapatía
El papel de Guadalajara como cuna de movimientos anticomunistas fue ampliamente documentado por el periodista Manuel Buendía En el libro La ultraderecha en México, una antología de Red Privada, la columna que durante 30 años escribió el periodista michoacano, se describe a la UAG como uno de los mayores centros fascistas de América Latina y quizá del mundo En este continente es probable que sólo en Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay y Chile existan centros más numerosos y mejor organizados Ni siquiera en Estados Unidos se tiene conocimiento de que en una sola universidad el fascismo haya podido concentrar tal membresía, organización y agresividad
En la UAG —anotó Buendía en una columna de 1977—, donde se celebró con estruendosa fiesta el asesinato de Allende y el entronizamiento del régimen militar en Chile, se preparan generaciones de ultraderechistas cuya consigna es asaltar el poder desde adentro y desde afuera Profesionales salidos de ahí han llegado a puestos importantes en ministerios y a las cámaras; también en administraciones estatales y municipales
No son abundantes las referencias acerca de Rafael Rodríguez López La revista alemana MIZ publicó por Internet un informe sobre derechos humanos de 1980, en el que aparece un pasaje de la vida de este mexicano: Rafael Rodríguez condenó las diferentes formas de infiltración marxista en la educación, la Iglesia, la economía, el trabajo, la cultura y la vida social La cita corresponde a un congreso de la CAL, celebrado en Buenos Aires el 6 de septiembre de aquel año, que fue inaugurado por el dictador argentino Jorge Rafael Videla
La evidencia
Investigadora del Centro de Estudios Latinoamericanos (Cela) de la UNAM, Teresa Castro Escudero explica que la carta sería la primera evidencia que se conoce hasta el momento de la posible participación de México en la Operación Cóndor, y añade que, de llegar a comprobarse, debe adoptarse como una línea de investigación para averiguar si el terrorismo de Estado que se libró en Sudamérica tuvo alguna influencia en la represión de movimientos izquierdistas en México durante los años setenta
De hecho, las desapariciones políticas por las que son famosos países como Chile y Argentina comenzaron en México en 1969, varios años antes que en esas dos naciones
Experta en relaciones cívico-militares en América Latina, Castro Escudero se declara partidaria de investigar si el Ejército Mexicano mantuvo contactos con las fuerzas militares sudamericanas en el marco de la lucha anticomunista y, en su caso, iniciar procesos como los que se llevan a cabo contra Pinochet en Chile, Videla en Argentina y Stroessner en Brasil
Debe revisarse, por ejemplo, la participación de México en la Conferencia de Ejércitos Americanos (CEA), aclarar los temas que ahí se discuten y determinar si está apegada a nuestra Constitución
En noviembre del año pasado, México dejó de ser observador de la CEA para convertirse en miembro pleno La Conferencia de Ejércitos Americanos, creada en 1960 a instancias de Estados Unidos con el fin de diseñar una estrategia para contener la influencia comunista tras la Revolución Cubana de 1959, es ubicada como uno de los principales instrumentos que permitieron a las juntas militares del Cono Sur montar la red de represión durante los años de la Operación Cóndor

Comentarios

Load More