lanza celso piña “mundo colombia”

Lanza Celso Piña “Mundo Colombia”
“El rebelde del acordeón” y su Ronda Bogotá
Roberto Ponce
Con Mundo Colombia, el regiomontano Celso Piña, llamado El rebelde del acordeón, repite la fórmula de su anterior plato láser, Barrio Bravo que tanto éxito le produjo el año pasado (Proceso, 1285), al grado de que su disquera Perlees-MCM lo editó también en España
Grabado en Monterrey durante un par de meses, Mundo Colombia fue producido por Antonio Hernández, Alfonso Herrera y Julián Villarreal, con artistas invitados, como la tijuanense Julieta Venegas, Leonardo El Flaco Jiménez, Alejandro Marcovich, Gabriel Bronfman El Queso, Alejandro Rosso y Blanquito Man, entre otros
Afable, bonachón y con la palabra franca bien dispuesta, el bigotón Celso ofrece en este nuevo disco varias melodías suyas como Fiesta en San Jacinto, Oye, Ronda tocando y Cumbia Engolillá, acompañado de La Ronda Bogotá con sus hermanos Lalo en el bajo, percas vallenatas, caja y congas, y Rube Piña con el cencerro y la guacharaca De 49 años de edad, dice el creador de la “celsomanía”:
“El disco anterior tiene mucha similitud por los invitados, como Julieta en La piragua y Oye, y mi amigo El Flaco, con quien toqué en el Zócalo capitalino y el Salón 21, de esos conciertos surgió la idea de hacer Libro abierto Repiten Blanquito Man en la cumbia El tren, Toy Hernández de Control Machete, Eder da Rosa Alves en el cavaquiño y el excelente guitarrista El Queso
“Le echamos todas las ganas con la expectativa de superar Barrio Bravo, y mira que quitarnos la sombra gruesa de Barrio Bravo va a ser muy difícil Pero creo que vamos a lograrlo, pues los comentarios de muchos de mis paisanos que han comprado el disco en Monterrey han sido bastante positivos Mundo Colombia viene siendo como una secuencia de la fusión sonora en Barrio Bravo, es un homenaje a Colombia, país al que le debo toda mi vida musical”
Posiblemente en agosto Celso Piña realice su preciado sueño: viajar por primera vez a Valledupar, tierra del vallenato colombiano, según anunció Enrique García Alpizer, gerente de prensa de Peerless-MCM, invitado por la embajada de México en Colombia y la disquera
“Hoy ya no está la cosa de que si eres roquero hazte pa’llá Nada de eso, con estos músicos diferentes que cubren varias generaciones estoy encontrando la fusión musical que me agrada, porque todo es música: la cumbia, el vallenato, el rock, el hip-hop y la música clásica Todos coincidimos en la misma receta para que se oiga bien, porque aquí nadie es estrella, nada de envidias ni recelos Yo también soy así Con los Hombres G vamos a hacer una canción en su disco tributo, no me puedo negar porque siempre he estado abierto a todos los estilos”
“Mundo Colombia”
Celso Piña no descarta la idea de algún día patentar un acordeón con su propio nombre y dice, sin dejar su sentido del humor:
“El Flaco Jiménez y yo tocamos el mismo acordeón marca Hohner, yo no me hallo sin mi Hohner y eso que me han regalado multitud de acordeones Pero si mando a fabricar uno, tendrá que mandarlo a hacer desde el mero principio, porque es muy fácil comprar el acordeón y ponerle mi nombre Sería como el acordeón colombiano de tres coronas de Valledupar, por su sonido mucho muy diferente al de dos coronas que usamos acá en México; sólo que el mío será no de dos ni de tres coronas, sino de hasta cinco Más rebelde todavía”
—¿Qué pasatiempos y lecturas tiene El rebelde del acordeón Celso Piña?
—Quien más me gusta es Gabriel García Márquez Estuve a punto de conocerlo cuando en Monterrey se premió al periodista fundador de Proceso, Julio Scherer este año; pero no pude ir y me quedé con las ganas Otra cosa: me gusta nadar y me agrada ir al mandado a mi tienda Soriana De cuando en cuando me echo mis cervezas, pero no cuando tengo compromisos de trabajo
—¿Vive un momento óptimo la “celsomanía”?
—Yo siempre he tenido buenos momentos, a mis 15 años los tuve, a los 30 Espero que a los 80 años los siga teniendo Depende de cómo se la lleve uno, yo ya me ubiqué Eso de la galanura con las chicas como que se la dejo a mi banda Orita lo que me corresponde es dedicarme a lo mío: la música
“Lógico, me gustaría hacer lana y ¿para qué? Pues para gastarla; pero también meterme en los menores líos que pueda, sean con mujeres, con la policía o las drogas Todo eso ya lo viví, pues soy de barrio bravo en el Cerro de la Campana Me siento muy bien gracias a Dios, en equilibrio Desde que me inicié hace más de 20 años, soñaba con estos conciertos y ahora que los tengo no voy a echar a perder nada con poses Por más arriba que uno esté, ya el cielo está ocupado por Dios Entre más subas, más duro caes ¿Pa’ qué me despego?”
—Carlos Monsiváis le dedicó el texto principal en Barrio Bravo ¿Cómo se conocieron?
—Monsiváis andaba en Monterrey presentando no sé qué, me habló por teléfono Moany, el dueño del Café Nuevo Brasil y me pidió que llevara mi acordeón porque quería darle una sorpresa a don Carlos Nos quedamos de ver en casa de mi mamá con mis hermanos; pero al llegar al Nuevo Brasil, Monsiváis ya se estaba despidiendo de varios escritores como Gerson Gómez y Xardiel Padilla
“Moany me puso en una esquina a tocar y cuando Monsiváis se iba, le llamó la atención mi canto y nuestra música Me di cuenta de que lo habíamos impactado Dos horas nos quedamos tocando para él y los intelectuales, fue un halago que se parara a felicitarme”
Carlos Monsiváis escribió en Barrio Bravo:
“Celso Piña es un conductor de tribus Si viviese en tiempos medievales, sería calificado de Acordeonista de Hamelin Es un fenómeno social como bien dicen, y un fenómeno musical como bien se oye”
—¿Por qué le pusieron El rebelde del acordeón?
—No, y me llaman también el Cacique del Cerro de la Campana, el Emperador del Cerro de la Campana o el Santo del Acordeón; pero con el sobrenombre que más se me identifica y me gusta es El rebelde del acordeón Un cuate allá en Monterrey tenía una estación de radio muy popular, hizo un festival e invitó como a 10 grupos de música colombiana Los músicos tocaban nomás por tocar, transmitiendo puro aburrimiento Ni siquiera sudaban Así todos, y luego me tocó a mí, con mis ritmos me puse a sudar y la raza se prendió Como dicen, se prendió la vela y el programador me dijo que yo mostraba una suerte de rebeldía ante los otros músicos, que tocaba de otra manera porque no estaba a gusto con lo que los demás tocaban Así se me quedó: El rebelde del acordeón
Celso Piña espera grabar en Colombia; por mientras, baraja registros con Los Tigres del Norte y tambora con La Banda del Recodo ¿Y con su paisano Eulalio González, El Piporro?
“En la casa de Pancho Villa de Monterrey coincidimos en la presentación del disco de El Gran Silencio La gente está hambrienta de cosas nuevas y ésta es la fusión que pretendo con rock, vallenato y otras músicas mexicanas Pero sí, con El Piporro tengo pendiente una grabación Sería un gran honor con ese mi paisano y maestrazo Y lo vamos a lograr”
Para finales de mes, El rebelde del acordeón presentará su nueva grabación Mundo Colombia en recitales con su Banda Bogotá, en el teatro Blanquita de la capital mexicana

Comentarios

Load More