54 en el patíbulo.

Albert Camus Premio Nobel de Literatura
Alejandro Caballero
Una ejecución no es simplemente la muerte Es tan diferente a la privación de la vida como un campo de concentración lo es de una prisión Convierte a la muerte en una ley, en una premeditación pública conocida para la futura víctima, en una organización que es en sí misma una fuente de sufrimientos morales más terribles que la muerte La pena capital es la forma más premeditada de asesinato, con la que ningún acto criminal se puede comparar, por muy calculado que éste sea
Hay 54 mexicanos condenados a la pena de muerte en Estados Unidos Aunque en muchos de los juicios en su contra se han registrado irregularidades procesales, fueron declarados culpables no sólo de asesinato, |sino también en algunos casos de violación, secuestro y robo De esos sentenciados, 22 y 18 que están a punto de recibir su condena reciben asistencia jurídica del gobierno mexicano Pero hay pocas esperanzas de salvarlos: el sistema judicial de varios estados ya decidió: a los asesinos hay que asesinarlos

Sus expedientes dicen que son asesinos y que vivos representan un peligro para la sociedad Homicidas, confesos o no, se les acabó el futuro Están sentenciados a la pena de muerte
En el limbo de su condena, en algunos casos han permanecido en la cárcel hasta por más de 20 años El tamaño de sus crímenes no les alcanzó para la cadena perpetua
Torturados cotidianamente por la ejecución que no llega —en algunos casos la fecha se les ha cambiado 14 veces—, los códigos de castigo anglosajón decidieron: a los asesinos hay que asesinarlos
En Estados Unidos hay 54 mexicanos sentenciados a recibir una inyección letal Sus historias, aceptadas o no, los acusan: mataron y, en algunos casos, también violaron, secuestraron o robaron
El próximo mexicano que será ejecutado es Javier Suárez Medina Contado este domingo 4, le quedan 10 días de vida La fecha prevista para la ejecución es el 14 de agosto Está acusado de asesinar a un policía
Los 53 mexicanos restantes no tienen día fatal y sus abogados, el gobierno de México y organizaciones defensoras de los derechos humanos pelean por que no se les asesine Un triunfo es lograr que se les conmute la pena de muerte por la cadena perpetua
Entre los sentenciados hay documentados, indocumentados, residentes temporales y definitivos Son de 20 estados de la República Mexicana, aunque la mayor incidencia es de michoacanos (ocho casos); bajacalifornianos y chihuahuenses (seis), y jaliscienses (cinco)
Cerca de la mitad de los condenados están en la cárcel de San Quintín, California, y un tercio en la de Terrel Unit Livingston, de Texas
Hay algunos que cometieron el presunto delito siendo menores de edad y otros a los que se les defiende diagnosticándoles problemas mentales
Entre los mexicanos condenados a la pena de muerte todos han sido sentenciados por asesinato Pudo haber sido contra policías, menores de edad, la esposa, los hijos, connacionales o estadunidenses
En algunos casos, además del homicidio, se violó a la víctima o se le robó o secuestró o se le torturó, o se allanó su morada o se hizo uso de arma de fuego
El condenado más viejo tiene 56 años; el más joven, 25 Si Suárez Medina es ejecutado, serán cinco los mexicanos a los que se ha aplicado la pena de muerte en los últimos 20 años
Los 54 mexicanos sentenciados representan 44% del total de extranjeros condenados a la pena capital en Estados Unidos, aunque sólo 14% de las 3 mil 701 personas sancionadas con la pena máxima
Sin embargo, hay otros 142 casos de mexicanos involucrados en procesos penales que podrían derivar en esa sentencia, si bien en lo que va del gobierno de Vicente Fox, 36 mexicanos se han salvado de recibir la pena de muerte
Por otra parte, 22 sentenciados y 18 que están en proceso de serlo se encuentran bajo la atención del programa de asistencia jurídica del gobierno mexicano
Mediante ese programa se busca, con el apoyo técnico-legal necesario, evitar que los mexicanos acusados por cometer delitos de extrema gravedad sean ejecutados o condenados a muerte
El apoyo es proporcionado tanto en el proceso judicial como en las etapas posteriores a la condena, mediante asesorías especializadas en legislación estadunidense e internacional (tratados y convenciones) a los abogados defensores
Entre otras acciones, el programa tiene la responsabilidad de elaborar y presentar recursos judiciales y administrativos, que van desde la apelación directa hasta la solicitud de clemencia
Así mismo, tienen la obligación de detectar irregularidades que se presenten antes, durante o después del juicio, como discriminación racial, omisión de notificación consular, representación legal incompetente, entre otras
También se apoya la defensa de los mexicanos sentenciados a muerte en la obtención de pruebas mitigantes y en la localización de especialistas para presentar testimonios
Para que el gobierno de México incluya casos de condenados a muerte en su programa, se deben cumplir los siguientes criterios:
—Que existan elementos suficientes para presumir la inocencia
—Que haya sido menor de edad en la fecha de la comisión del delito
—Casos de evidente discriminación racial durante el proceso, especialmente cuando coacusados hayan recibido sentencias menores
—Que presenten problemas mentales
—Casos federales de pena capital
—Sentenciados que podrían recibir una fecha de ejecución en el futuro cercano, y sentenciados con fecha de ejecución programada
—Violaciones graves al proceso legal y al derecho de acceso y notificación consular, en flagrante violación de la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares
El Programa de Asistencia Legal para Mexicanos Condenados a la Pena de Muerte se creó con la llegada de Jorge Castañeda a la Secretaría de Relaciones Exteriores, y cuenta para este año con un presupuesto de 250 mil dólares
Generalmente, los delitos que se castigan con pena de muerte son: homicidio múltiple; homicidio cometido en el curso de la comisión de otro delito grave; infanticidio y homicidio de un policía
Desde que en 1982 se restauró la pena de muerte en Estados Unidos, han sido ejecutadas más de 700 personas, de acuerdo con un informe de Amnistía Internacional
En 2001, fueron ejecutados al menos 3 mil 48 presos en 31 países y 5 mil 265 fueron condenados a muerte en 68 países, según Amnistía Internacional El 90% de las ejecuciones tuvieron lugar en China, Arabia Saudita, Estados Unidos e Irán En China se calcula que el número de ejecutados rebasó las 2 mil 400 personas; en Irán, 139; en Arabia Saudita, 79, y en Estados Unidos, 66
A continuación se presentan los casos de cuatro sentenciados a muerte
“Ya estoy listo”
Javier Suárez Medina fue detenido en Dallas, Texas, el 13 de diciembre de 1988, acusado de homicidio calificado y robo en perjuicio del policía Lawrence Rudy Cadena, cuando éste actuaba como agente encubierto en una operación antinarcóticos
De acuerdo con el expediente, Suárez y su amigo Fernando Fernández se encontraron en un estacionamiento con Cadena para venderle cocaína
La operación se había realizado con normalidad, pero luego de entregar la droga al falso comprador, Suárez le disparó en siete ocasiones
La escena era observada por otro policía, quien reaccionó de inmediato y alcanzó a disparar contra Suárez y su pareja, logrando su detención
En todo momento, el mexicano, cuya ejecución está programada para el próximo 14 de agosto, reconoció su culpabilidad en el asesinato y su única justificación fue que había disparado contra el agente encubierto por miedo
Sin embargo, para imponer la sentencia de muerte, el jurado, en forma unánime, debe declarar que el culpable representa una amenaza futura para la sociedad
Y a esa conclusión llegó el jurado cuando se relacionó a Suárez con otro crimen, lo que no fue probado en la Corte y sobre el cual no existe suficiente evidencia que conectara al condenado con el mismo
Contra la sentencia se interpuso el recurso de apelación automática, también el Habeas Corpus Estatal y el Habeas Corpus Federal Se presentó igualmente la petición conocida como Writ of Certorari ante la Suprema Corte de Estados Unidos, que es el último recurso legal
Paralelamente, la embajada de México en Washington solicitó al gobernador de Texas, Rick Perry, la suspensión de la ejecución En tanto, el consulado general de México en Austin envió una carta al presidente de la Junta de Perdones de Texas, en la que también solicita se cancele la aplicación de la inyección letal
Por otra parte, por medio del programa de asistencia jurídica, expertos siquiatras y neurólogos han descubierto nuevas evidencias sobre el estado mental de Suárez Medina al momento de cometer el delito
De acuerdo a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), estos elementos mitigantes, que nunca fueron considerados por el jurado, habrían influido en el veredicto
Otra anomalía detectada en el proceso y que denunció en su momento la cancillería fue “la flagrante violación del derecho a la notificación consular del ahora sentenciado, por parte de las autoridades de Texas
La SRE sostiene que la omisión tuvo consecuencias fatales para Suárez, quien de esa manera se vio privado de la asistencia prioritaria que el gobierno de México otorga en esos casos
“El gobierno estadunidense ya demostró que quiere que esta ejecución vaya adelante; violó sus mismas leyes para condenarme y sentenciarme y eso demuestra que quiere que esta fecha vaya adelante
“Para decir la verdad, no espero que quiten la fecha de ejecución, en mi corazón siento que sí me van a ejecutar y no estoy apurado Yo ya estoy listo y esta gente cree que me está castigando, pero la verdad es que me están mandando a una parte mejor que aquí”, declaró Suárez a La Jornada
Nacido en Piedras Negras, Coahuila, Suárez cruzó de manera ilegal la frontera de Estados Unidos, con su padre, madre y tres hermanos, cuando tenía tres años Ahora tiene 33 y lleva 13 a la espera de la inyección letal En 14 ocasiones le modificaron la fecha de su muerte Ahora, Suárez siente que no hay futuro
El asesino de las vías
La noche del 17 de diciembre de 1998, en Houston, Ángel Maturino Reséndiz violó y mató a la doctora Claudia Benton La golpeó con una estatuilla Maturino había irrumpido en su domicilio aprovechando una puerta abierta Se llevó dinero y huyó de la escena del crimen en el auto de la asesinada
Nacido en Izúcar de Matamoros, Puebla, el 1 de agosto de 1959, Maturino es conocido como el asesino de las vías, y fue en su momento uno de los 10 hombres más buscados por el FBI
Se le sentenció a pena de muerte por el asesinato de la doctora Benton, pero Maturino ha reconocido otra decena de crímenes, todos cometidos en las cercanías de las vías de ferrocarril
Sentenciado a muerte en Texas, Maturino fue eximido de cargos en Florida a cambio de confesar el paradero de una de sus víctimas El mexicano guió a la policía de Miami al lugar donde se encontraron los restos de una adolescente a la que había asesinado tres años atrás
Encarcelado, confesó que había cometido 11 homicidios en Florida, Texas, Illionis y Kentucky, entre 1997 y 1999
Durante ese lapso, cruzó varias veces sin documentación la frontera México-Estados Unidos, viajando de polizón en trenes
La defensa de Maturino ha argumentado que padece trastornos mentales El siquiatra Bruce Cohen dijo que era un “paranoico esquizofrénico que se creía un ángel dirigido por Dios para matar a gente diabólica”
El doctor añadió que Maturino sentía un odio intenso por los homosexuales y por quienes practican el aborto
Sin embargo, los psiquiatras de la fiscalía consideraron que sólo tenía una perturbación pero que no estaba demente “Sabía que estaba violando la ley cuando cometía sus crímenes”, aseguraron
Sin familia
Roberto Moreno Ramos asesinó a su esposa Leticia y sus dos hijos, Abigail (siete años) y Jonathan (tres) La familia fue golpeada con un objeto contundente y en los tres casos se encontraron fracturas en el cráneo
Sus cadáveres fueron localizados un mes después, enterrados bajo el piso del baño del hogar familiar, después de que la hermana de Leticia la reportó como desaparecida
Las manos de Abigail habían sido atadas con cinta adhesiva y su boca amordazada antes de su muerte
Roberto Ramos dijo a los familiares que su esposa e hijos habían fallecido en un accidente de tránsito, pero no les pudo decir dónde Posteriormente, declaró que había encontrado a su familia asesinada al regresar a casa un día que salió a buscar trabajo
Luego confesó que había volado a Arkansas después del asesinato para deshacerse del arma homicida, que nunca se encontró Ramos se casó con otra mujer tres días después de matar a su familia y la llevó a vivir a la casa del crimen
Ramos está condenado a la pena de muerte, sin fecha de ejecución
Salvado en siete ocasiones
Hace 22 años, César Fierro Reyna fue condenado a la pena de muerte por el presunto asesinato de un taxista Originario de Ciudad Juárez, Fierro tiene ahora 43 años
Ha logrado superar siete fechas de ejecución, después de haber presentado cuatro apelaciones ante las cortes federales y tres en cortes estatales
Fierro se declaró culpable del asesinato del taxista Nicolás Castañón, ocurrido el 27 de febrero de 1979, en la comunidad fronteriza de El Paso, Texas, pero alegó que lo hizo presionado por la policía local
De acuerdo con el expediente, Fierro disparó contra Castañón justo detrás de la oreja con una pistola magnum 357, mientras lo llevaba de El Paso a Ciudad Juárez
El cadáver del taxista fue encontrado en el parque Modesto Gómez de El Paso Fierro se habría llevado el reloj, la cartera y el abrigo de su víctima La declaración escrita de un joven que fue testigo de los hechos condujo al arresto de Fierro cinco meses más tarde
“Me declaré culpable luego de que la policía me informó que mi madre y mi padrastro habían sido arrestados en México y serían torturados si no me declaraba responsable”, alegó Fierro en su defensa
Durante los 22 años que lleva encarcelado, la salud de Fierro se ha deteriorado y hace dos años fue hospitalizado de emergencia, luego de reaccionar de manera negativa a un medicamento que lo hizo caer en estado de coma

Comentarios