no hay crisis en los museos del inba saúl juárez se defiende, a pesar de todo

El cuestionado cambio de estafeta en la dirección del Museo Carrillo Gil, ocurrido hace ya un mes, es quizás uno de los síntomas menores de una problemática que aqueja hace tiempo a los museos
Flacos presupuestos que obligan a la búsqueda de apoyos privados, asistencia débil y, al mismo tiempo, falta de espacios para los miles de artistas que buscan exponer, carencia de estudios pormenorizados de públicos y vacíos en la formación profesional del campo, hablan de una crisis en los museos que ha sido señalada también por diferentes especialistas
El Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) tiene a su cargo 13 museos de arte, todos ubicados en la Ciudad de México:
ExTeresa Arte Actual, Laboratorio Arte Alameda, Álvar y Carmen T de Carrillo Gil, Arte Contemporáneo Internacional Rufino Tamayo, Arte Moderno (MAM), del Palacio de Bellas Artes, Casa-Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo, Nacional de Arquitectura, Nacional de Arte (Munal), de la Estampa, Nacional de San Carlos, Mural Diego Rivera y Sala de Arte Público David Alfaro Siqueiros

En entrevista con Proceso en sus oficinas de la Unidad Artística y Cultural del Bosque en Chapultepec, Saúl Juárez Vega, director del instituto desde principios de año, tras la salida sin explicación de Ignacio Toscano, hace una evaluación del funcionamiento de estos museos
Apelando a la tradición museística del país asegura que son sólidos y su propuesta cada día se vuelve de mayor trascendencia Sin negar la existencia de problemas que, por otro lado, afirma existen en todas las áreas de la promoción cultural, señala:
Si se me pidiera un análisis un poquito más riguroso, diría que las exposiciones de este año han cumplido muy bien con los cometidos museísticos que se proponen y que nos permiten tener una oferta muy variada y, al mismo tiempo, hacer una convocatoria también muy plural para ofrecer un buen servicio al público en general
En el Programa Nacional de Cultura 2001-2006 correspondiente al INBA, se habla de un diagnóstico y evaluación del Programa Nacional de Desarrollo y Gestión de Museos Se le pide a Juárez Vega que, con base en ese diagnóstico, señale las carencias más graves
La más complicada, dice, es la falta de espacios para exposición que respondan a la demanda de los artistas Menciona también problemas presupuestales, de infraestructura, y habla de su propósito de buscar la posibilidad de contar con nuevas tecnologías
—Se ha dicho que museos como el Rufino Tamayo, relativamente nuevo, nacieron ya obsoletos en cuestiones de infraestructura, espacios, bodegas
—Tenemos focos rojos: el ExTeresa tiene problemas de infraestructura, muy serios algunos; el de la Estampa Otros tienen, efectivamente, problemas de bodegas Mi intención es, de acuerdo con los tiempos —no es una cosa que se va a resolver de un día a otro—, ir encontrando los caminos y los apoyos de quien haga falta para ir avanzando cada día más
Ante las crisis económicas que han obligado a adelgazar el Estado, se ha hablado de una tendencia a la privatización de los museos, lo cual niega rotundo el funcionario, pero reconoce la, cada día mayor, participación de apoyos privados
¿Qué tanta incidencia tiene un patronato fuerte en la toma de decisiones de un programa museístico? También escritor, el excoordinador del Centro Nacional de las Artes asevera que se busca que los patronatos interactúen con el INBA sin inmiscuirse en los contenidos:
Hasta el momento, hasta donde yo sé, no ha habido ningún patronato que quisiera cambiar el orden, siguen siendo las direcciones de los museos las que deciden los contenidos, los programas Esto no quiere decir que ni siquiera volteemos a ver al patronato, hay patronatos muy fuertes e importantes, como el del Munal, que se ha comprometido en el avance de las tareas de la propia institución
El patronato de este espacio museístico es encabezado por el banquero Roberto Hernández Ramírez, presidente de Banamex, y aportó una parte de los recursos del Proyecto Munal 2000
Apenas un par de meses después de que Ignacio Toscano tomara posesión como director del INBA, realizó cambios en la dirección de algunos museos con el argumento de que sus directores tenían muchos años y quería dar a los espacios una oxigenación (Proceso 1267)
Salieron entonces investigadoras como Blanca Garduño y Teresa del Conde No fue el caso de Graciela de la Torre, directora del Munal, quien lleva también muchos años al frente del mismo Toscano declaró entonces a este semanario que se consideró la necesidad de que ella consolide el proyecto Munal 2000; sin embargo, en aquel momento, hubo opiniones en el sentido de que la permanencia de la directora había sido decisión del patronato
—¿Puede un patronato tener tanto poder para tomar ese tipo de decisiones?
—No, la decisión es enteramente siempre del director de Bellas Artes
Se le pregunta qué porcentaje de los recursos gastados por los museos proviene de la iniciativa privada (IP) y cuánto del presupuesto del INBA Responde que no lo tiene dividido así, pues para cada museo y aun para cada exposición es diferente Habla de la existencia de una bolsa general de la cual van saliendo los distintos proyectos
Los ingresos fiscales de las instituciones públicas están regulados por ley por la Secretaría de la Contraloría y Desarrollo Administrativo (Secodam) El director del INBA afirma que este organismo también rinde cuentas de todo lo que ingresa como donativo de la IP y considera que no hace falta legislar sobre esas entradas porque están perfectamente reguladas
Añade que además no todos los donativos son dinero contante y sonante sino, en la mayor parte de los casos, en especie, por ejemplo la publicación del catálogo de una exposición
—¿Hay museos más beneficiados por la IP que otros, el Munal, por ejemplo, que recibió tanto apoyo para el Proyecto 2000?
—El mismo recinto del Munal, la misma colección, pueden invitar más a empresas, en este caso al patronato, pero cada museo le va buscando
—¿Del presupuesto del INBA, a qué se destina más: a servicios museísticos, servicios educativos o a pagar nómina?
—Tendría que checarlo porque, como le digo, no es que esté por museo; le diría que en el Instituto en general, y ello incluye a los museos, el porcentaje de nómina es alto Ya en otras ocasiones se ha criticado al Instituto de que así ocurra
Profesionalización
En los primeros días de septiembre pasado quedó constituida —con la participación de un centenar de especialistas— la Asociación Mexicana de Profesionales de Museos (Amprom), que entre sus objetivos tiene el fomentar los procesos de profesionalización en el ámbito museal (Proceso 1350)
Juárez Vega conviene en la necesidad de contar cada día con museógrafos y otros profesionales de museos más capacitados, y hasta cuenta que ése fue uno de los temas abordados en una reciente reunión entre directores y funcionarios de los recintos del INBA
En su opinión, sin embargo, hay profesionales de primer orden en los museos, empezando por sus directores, pero no podemos dormirnos en nuestros laureles, tenemos que estar siempre actualizando
Y no juzga mal el surgimiento de esta agrupación; por el contrario, adelanta que sus opiniones serán escuchadas como ya lo son las de los miembros del ICOM (Consejo Internacional de Museos)
La pregunta es qué peso podrá tener esta nueva asociación en la selección del personal de los museos del Instituto, dado que formará una bolsa de trabajo y buena parte de sus miembros son precisamente funcionarios del INBA e incluso del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), pero Juárez Vega dice no poder contestar sin conocer a detalle esa bolsa
—¿Usted cree que es eficiente su equipo de museos?
—Sí, sobre todo si pienso en las exposiciones presentadas de una buena calidad Eso no quiere decir que ya la hicimos
Según el funcionario, para contratar a los directores, se busca que tengan el perfil de un buen administrador, capacidad para conseguir fondos y vocación de promotor cultural, particularmente en el campo de las artes visuales
Cita el caso de Carlos Ashida, quien recién tomó posesión como director del Museo Carrillo Gil, y le pareció el más adecuado por su trayectoria y por contar con el respeto de la comunidad
Ashida sustituyó a Patricia Sloane quien, al igual que Osvaldo Sánchez, exdirector del Museo Rufino Tamayo, renunció argumentando no tener independencia
En este sentido, el director del INBA asegura tener respeto hacia las direcciones de los museos; aclara, sin embargo, que los museos no pueden ser autónomos: un organismo desconcentrado como el INBA no puede tener dependencias autónomas
Luego dice que no hay decisiones verticales, sino que se toman conjuntamente entre él y las direcciones de los museos Y añade:
Ello no quiere decir que como director general vaya a dejar a un lado la toma de decisiones que me corresponden, porque para eso estoy como director
Cada uno de los museos del INBA tiene una vocación que en muchos casos está señalada en su nombre A últimas fechas, pese a sus perfiles, algunos han coincidido en la presentación de arte actual, incluso recintos como el Munal que abarcaba sólo hasta la primera mitad del siglo XX
Para Juárez Vega, esto se debe a que las vocaciones son dinámicas y los museos van cambiando como resultado de sus búsquedas Lo importante, en su opinión, es la pluralidad en la participación de la comunidad artística
No es que yo decida en este momento ‘ese museo cambia su vocación’ o que el director diga ‘éste es el perfil y de aquí no va a avanzar a ningún otro lado’, las vocaciones precisamente son poder caminar, avanzar, mirar lo que tenemos alrededor
Agrega que hace unos años no había foros para el arte electrónico y que el INBA debe estar alerta al surgimiento de estas nuevas corrientes y de lo que demanda la sociedad, para no quedarnos atrás en esa carrera que la sociedad viene llevando
La apuesta del INBA, dice, es tener un equilibrio en las propuestas de exposiciones Tener, por ejemplo, la exposición del escultor Eduardo Chillida, que acaba de concluir en el Palacio de Bellas Artes; en otro espacio, el performance de un joven, y una muestra de arquitectura en el MAM, como la que hubo de Frank Lloyd Wright
Me parece que ese equilibrio es cada día más necesario
Red de museos
—¿Hay estudios de público en los que se basen para saber qué demanda la sociedad?
—Es muy difícil, quién me diría ahorita qué están demandando los jóvenes No, lo importante es que se esté muy atento al tipo de consumo que se está buscando y esto deriva de una promotora alerta que esté leyendo, mirando, observando y, bueno, hay muchos estudios de público
—¿Muchos?
—Si no muchos, están los trabajos de Guillermo Bonfil Batalla, los de Lucina Jiménez en cuanto a públicos en fin, hay que estar atento a ellos y el trabajo cotidiano también nos lleva, sin duda —si se es un buen promotor cultural—, a saber por dónde van caminando las cosas
Calcula el director que este año se alcanzará la cifra de 2 millones de visitantes a todos los museos del INBA Cita la muestra de Chillida, vista por 125 mil 440 personas Al preguntarle cómo se mide el número de asistentes, responde que con el mismo esquema con el cual plantean sus metas
Se sabe que a las inauguraciones asiste un buen número de personas, pero en los subsecuentes días la cifra desciende y hay muestras con poco público Por ello, se le pregunta si el sistema de medición es confiable
—El sistema viene funcionando desde hace tiempo y creo que sí es confiable, porque no me imagino a nadie inventando cifras, por un lado, y, por el otro, si alguien quisiera inventar, rápidamente saltaría por la propia trayectoria del museo
En cuanto a la evaluación del servicio, el funcionario dice que está a cargo del público y de la comunidad artística aunque reconoce que deben fortalecerse los mecanismos de recolección de opiniones
Y sobre el desempeño de funcionarios, señala que existe una normatividad que establece la entrega de reportes tanto a la Secretaría de Educación Pública como al Conaculta
—¿Podemos tener acceso a los documentos que digan cuáles son las metas y los alcances?
—No hay un documento en el estricto sentido que lo mida así Particularmente, creo que una medición en el área de cultura puede ser siempre parcial o muy engañosa
El área cultural, abunda, no puede tener parámetros como en la producción y venta porque aquí las cosas son mucho más subjetivas, la opinión de la gente es la que debemos tener más en cuenta
Anticipa que en breve se dará a conocer un proyecto que buscará ligar las áreas de servicios educativos de los museos:
Una red que nos permita ofrecer a niños, jóvenes y adultos, pero fundamentalmente a los niños, la posibilidad de pasar de un museo a otro, de enfrentarse a distintas realidades museísticas que, sin duda, enriquecerán los servicios que ofrecen
La opinión de algunos es que se han priorizado los proyectos de los directores y curadores y los servicios educativos se adecuan a ellos y no sucede a la inversa: que surja una exposición planeada por el área educativa a la cual se sume un curador
El titular del INBA sostiene que los servicios son la columna vertebral, y adelanta que en un futuro deberán derivar en un esquema que permita la propuesta de exposiciones diversas
El enlace entre los servicios será el inicio de una red que permita mayor comunicación entre los diversos museos:
Lo que no puede seguir ocurriendo es que cada museo genere su proyecto sin compartirlo con los otros Si bien es cierto que muchas de las exposiciones de este año y años anteriores han sido sumamente exitosas, sí queremos que esta red funcione en el sentido de los servicios educativos, de capacitación, profesionalización y comunicación
No se trata de hacer una unidad inamovible, cada museo tiene su personalidad, pero sí es importante que esta comunicación culmine con una serie de proyectos conjuntos, en eso estamos trabajando
—¿Cómo ligarán los servicios educativos de un sitio como Laboratorio Arte Alameda con San Carlos? Son dos épocas diferentes, uno no tiene acervo, el otro sí
—Precisamente es una de las cosas que se tienen que analizar, los públicos que asisten a San Carlos evidentemente son diferentes de los que asisten al Laboratorio, el número de niños que van a San Carlos es muy diferente del que puede ir al Laboratorio de Arte Alameda
Ésa es una de las tareas de comunicación entre los diferentes museos para ver en dónde pueden insertarse proyectos comunes No necesariamente todos los museos tendrán mil proyectos comunes, derivará de una tarea en la que sí creemos, por ejemplo, que en visitas guiadas se pueda ligar la posibilidad de que un grupo que vaya a San Carlos a ver a Degas, también pueda ir al Laboratorio y ver una propuesta completamente distinta, eso sí es viable
Aclara que la red no será nacional, sino sólo entre los museos del INBA, incluso comenta que no sabe si llamarle red pues es sólo el nombre que se le ha dado internamente:
Se trata de que los museos se ayuden unos a otros, analicen todas las cuestiones de pluralidad, de selección de exposiciones, capacitación en cuestiones museísticas Queremos llegar a concreciones cuidadosas de acuerdo con los propios tiempos

Comentarios