madruguete en el senado contra el conaculta

Madruguete o acción de buena fe para llenar la inacción legislativa del Conaculta
Para corregir una aberración jurídica, se propone otra aberración El senador Natividad González Parás, presidente de la Comisión de Educación y Cultura del Senado, acaba de presentar una iniciativa de ley para dotar al Conaculta de personalidad jurídica, reclamo y necesidad que data desde su creación, hace más de una década
Un simple decreto del presidente Carlos Salinas de Gortari creó al Conaculta y puso bajo su autoridad a todas las entidades federativas del sector cultural, entre ellas el INAH y el INBA, creados por leyes del Congreso, lo cual es ilegal, aunque se trate de suplir esta falta con el argumento de que la SEP —que sí tiene facultades— ha delegado en el Consejo estas atribuciones
En el Programa Nacional de Cultura 2001-2006 se establece como prioridad ejecutar las acciones necesarias para dotar al Conaculta del marco jurídico más idóneo para que pueda cumplir sus funciones
Ha habido centenares de seminarios, mesas redondas y congresos en los que se ha discutido el tema, en campañas políticas presidenciales y durante los gobiernos de Salinas, Zedillo y los dos años de Fox, sin que haya habido consenso sobre la figura jurídica idónea, aunque cada vez más las opiniones se inclinan por una Secretaría de Cultura, como la tienen la mayoría de los países, sobre todo para que tenga poder político de negociar el presupuesto La SEP hasta ahora, más preocupada por los sueldos de los maestros y la alfabetización —tareas importantes—, no ha dado la batalla nunca por el presupuesto del Conaculta, que cada vez es menos que el anterior
En toda la historia del Senado, no ha habido una Comisión de Educación y Cultura tan activa y responsable como la de la presente Legislatura, convirtiéndose en valioso gestor del sector cultural Esta Comisión asumió la defensa del Casino de la Selva, del patrimonio cultural de Banamex, ahora del CityGroup, de los autores agraviados con el impuesto a la creación —que es una doble tributación—, de la defensa del libro sin IVA, del Fidecine, y acaba de anotarse un triunfo con las reformas a la Ley Federal del Derecho de Autor, petición de las 10 sociedades autorales
Ésta es la primera vez que la Comisión de Educación y Cultura del Senado presenta una iniciativa no discutida, menos consensada ¿Quiénes fueron los autores y los asesores? Seguramente personas ajenas al sector cultural, a juzgar por su contenido Saltan a la vista dos de sus principales yerros, junto a otros, igualmente lamentables
En vez de Secretaría de Cultura, se propone un extraño organismo, una especie de clon del Conacyt, con células del IFE, del INEGI y la Comisión de Derechos Humanos Imaginemos a los presidentes del Conaculta, como a don Jaime Parada, clamando por un presupuesto El Conaculta será, además, botín político de los partidos, porque el Senado designará al presidente de esta institución (!) ¿Quién será el candidato? ¿El senador Diego Fernández de Cevallos o el del partido mayoritario en la próxima Legislatura?
La cultura es tan importante, o más quizá, que el turismo, la pesca o la ecología, que tienen secretarías ¿Por qué en esta iniciativa se le manda a la periferia de las decisiones y no al gabinete? ¿Por qué al gabinete ampliado, cajón de sastre, donde caben los organismos gubernamentales de nulo peso político? ¿Se le teme a la cultura o se le desprecia?
En la iniciativa se propone una Junta Directiva que gobierne el Conaculta Sólo que esta Junta no es de creadores ni de promotores ni de interesados en el sector Salvo la UNAM y muy tendencialmente el IPN que tenía un noticiario cultural, las otras instituciones son educativas y de investigación, y jamás se han ocupado de tareas relacionadas con las artes, las culturas populares, el patrimonio cultural y la educación artística, aunque son instituciones de excelencia y prestigio, como El Colegio Nacional, El Colegio de México, el Seminario de Cultura, y el Tecnológico de Monterrey, que forma excelentes profesionales para la industria y la empresa privadas Otra vez se confunde educación y cultura o cultura y literatura, como el caso del Seminario
Esta iniciativa se parece a aquella que presentó en la Legislatura pasada el senador panista Mauricio González de la Garza sobre el patrimonio cultural, que provocó, además de risas, el rechazo general Esta iniciativa no provoca risas, sino temor fundado, porque si el Conaculta o el sector cultural no presenta otro proyecto, más serio, viable, de largo alcance, que fortalezca y no debilite a esta institución, la actual iniciativa, que ya fue enviada a Comisiones, puede ser aprobada con todo y sus terribles errores
Hemos esperado dos años al Conaculta, afirmó el senador González Parás y no hemos tenido noticias del marco legal que le gustaría tener Tuvimos que llenar el vacío
Sólo el debate público y la opinión de los expertos podrá evitar que se cometa un desaguisado, peor el remedio que la enfermedad, y tarde será para el arrepentimiento y las lamentaciones

Comentarios

Load More