el arava, el avión de la muerte

Nombrado en honor de una región de Israel colindante con Jordania, el avión Arava fue diseñado por la empresa Israelí Air Industries (IAI) para realizar aterrizajes y despegues en pistas cortas El primer vuelo del Arava —que revolucionó la industria aérea militar con su fuselaje en forma de ovoide, alas altas y doble cola— se realizó en noviembre de 1969
Aunque la aeronave fue creada originalmente con propósitos de exportación, algunos Arava fueron incorporados a la Fuerza de Defensa Israelí para ser usados en la guerra del Yom Kipur, de octubre de 1973 Las primeras ventas se hicieron en 1973 y la producción se suspendió 15 años después, con 90 aparatos vendidos, de los cuales unos 70 siguen volando
México resultó el principal cliente extranjero del Arava De acuerdo con información de organismos especializados, la Secretaría de la Defensa Nacional adquirió 12 aviones Arava, en su versión 201, en 1973
Esa versión, usada en México para transporte de personal, así como reconocimiento y rescate, tiene capacidad para 24 pasajeros y dos tripulantes

Equipado con dos turbohélices Pratt & Whitney, de 783 caballos de fuerza cada uno, el Arava 201 mide 13 metros de largo y sus alas tienen una longitud de casi 21 metros Con sus dos motores en marcha, puede alcanzar una altitud de crucero de 7 mil 620 metros y una velocidad de 397 kilómetros por hora Puede despegar y aterrizar en una pista de apenas 470 metros
De acuerdo con información de publicaciones y organismos especializados en temas de defensa —como Airpower Journal International—, la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) sigue usando nueve de los 12 aviones Arava adquiridos hace casi tres décadas Todas estas aeronaves forman el escuadrón 208, con sede en la Base Aérea Militar de Santa Lucía
Al menos dos de los tres Arava restantes se perdieron en accidentes Uno de ellos cayó en la comunidad de Cuesta de los Llanos, en la sierra de Sinaloa, en febrero de 1994, de acuerdo con un documento de inteligencia del Departamento de Defensa estadunidense (Proceso 1071); el otro sufrió un accidente al tratar de aterrizar en la carretera Tonalá-Tapachula, en Chiapas, mientras realizaba actividades de apoyo a los damnificados de las inundaciones de septiembre 1998
Los Arava 201 de la FAM también fueron empleados en las operaciones contra el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, en 1994 y 1995
Casualmente, México no es el único país donde se echó mano de este mismo tipo de avión para lanzar al mar a guerrilleros y a civiles presuntos simpatizantes De acuerdo con un documento desclasificado del Departamento de Defensa estadunidense, las Fuerzas Armadas guatemaltecas lanzaron al Océano Pacífico a rebeldes vivos y muertos que habían sido detenidos, entre 1984 y 1986 Los vuelos de la muerte en Guatemala, identificados por el documento, salían de la Base Aérea Sur, en Retalhuleu
Dice el texto: “Una técnica usada para deshacerse de insurgentes que habían sido asesinados durante interrogatorios, y que en ocasiones estaban vivos pero tenían que ser desaparecidos, era tirarlos desde aviones al océano Aeronaves Arava IAI-201 se estacionaban en la parte sur de la pista después de la medianoche Personal del D-2 (Inteligencia Militar) cargaba los aviones con prisioneros y cadáveres Los pilotos recibían instrucciones de volar durante 30 minutos mar adentro y entonces empujar a los prisioneros y a los cuerpos fuera de la aeronave De este modo, el D-2 podía deshacerse de la mayoría de la evidencia que mostraba que los prisioneros habían sido torturados y asesinados”

Comentarios