El cierre del Munal no fue una medida extrema: INBA; su directora, fuera del país

A un mes del cierre del Museo Nacional de Arte (Munal) por la presencia de manifestantes en sus inmediaciones, el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) mantiene su postura de no reabrirlo en tanto no se cumplan las condiciones de seguridad e higiene
El recinto fundado en 1982 a instancias del entonces presidente de la República José López Portillo, cerró sus puertas el pasado 11 de octubre luego de que integrantes del Movimiento de los 400 Pueblos se apostaron en la Plaza Tolsá, en donde ya tenía tres meses de plantón un contingente de extrabajadores de Petróleos Mexicanos (Pemex)
Días antes, Graciela de la Torre, directora del museo desde 1989, declaró que si el Gobierno del Distrito Federal no ponía orden cerraría el espacio (diario Reforma) La advertencia se cumplió por considerar la situación como de riesgo tanto para las colecciones como para la planta laboral y el público visitante
Pese a la problemática que enfrenta ese espacio, De la Torre se encuentra fuera del país y no volverá sino hasta después del 20 de noviembre, según informaron en su domicilio De acuerdo con Cristina Pineda, responsable de la difusión en el museo, está tomando un curso pero no precisó sobre qué y en dónde Armando de Luna, director de la Administración del INBA, dijo no tener conocimiento sobre la ausencia de la directora y hasta se mostró sorprendido cuando se le preguntó al respecto
En entrevista telefónica con Proceso, el pintor José Luis Cuevas fundador del museo que lleva su nombre en el Centro Histórico, las historiadoras de arte Teresa del Conde y Esther Acevedo, y la crítica Raquel Tibol, dividen sus opiniones ante el cierre
Acevedo y Tibol coinciden en que la medida se justifica, así como en señalar la responsabilidad de diversas autoridades en el caso:
“Evidentemente —destaca Tibol—, fue correcto que Graciela de la Torre tomara la determinación de cerrar el Munal para evitar los daños que provoca el ruidoso y antihigiénico campamento que pareciera estar movido por fuerzas oscuras Es mucho el ruido y poca la claridad y bien se sabe que la presencia del líder César del Ángel (de los 400 Pueblos) está antecedida por provocaciones y manejos turbios”
Y añade:
“Lo que no se puede entender es la larga tolerancia de las autoridades tanto de la Secretaría de Educación Pública (SEP), que es responsable del museo, del gobierno de la ciudad, que es responsable de los espacios urbanos, como de la Universidad Nacional Autónoma de México, que tiene ahí el Palacio de Minería”
El Munal es el único inmueble del área en la calle de Tacuba que cerró Tanto Minería como el Palacio Postal y los comercios, entre ellos la Casa de los Azulejos de la cadena Sanborns, mantienen sus actividades normales Para Acevedo vale más el cierre y cuestiona hasta dónde pueden estar los límites de la libertad de manifestación:
“Es un problema muy grave el hecho de que se permita que un centro como el Munal se cierre, que las exposiciones se interrumpan por un problema difícil que debería tener arreglo No se ve que se promueva una solución, por lo menos hacia el público, no ha habido un acuerdo de las autoridades culturales de la SEP, Conaculta o el INBA”
En cambio, Del Conde juzga como una medida extrema la suspensión de actividades, y al recordar que ha visto manifestaciones “al por mayor” en sitios aledaños a museos en países como Italia, “donde están los Caravaggio”, señala:
“Ya pasó el tiempo y se vio que los manifestantes son inocuos, ellos no van a entrar al museo, creo que con un esfuerzo en el equipo de seguridad y en taquilla se podría arreglar”
También a José Luis Cuevas le parece inconcebible que un espacio como el Museo de Louvre pasara por una situación similar a la del Munal Ubicado en la esquina de Academia y Moneda, en el Centro Histórico, el Museo José Luis Cuevas es uno de los varios de la zona que cotidianamente enfrentan marchas, plantones, protestas y la presencia de vendedores ambulantes
Sin embargo, el pintor destaca que no le ha pasado por la cabeza cerrar por estas razones Recuerda que sólo una vez se tomó esa determinación luego de que un cura incitó a sus feligreses a no asistir a la inauguración de la Sala Erótica No abrieron durante tres días pero se trataba de un acto dirigido específicamente contra el museo
Existe también el antecedente del Museo de El Carmen, ubicado en el antiguo convento de los Carmelitas Descalzos en San Ángel, en donde cada año se instalaba en sus cercanías una feria para celebrar a la virgen del Carmen La fiesta duraba un mes ocupando con puestos de fritangas y juegos mecánicos el costado oriente de la avenida Revolución y la zona de paraderos de los colectivos
En su oficina de la Unidad Cultural del Bosque, atrás del Auditorio Nacional, Armando de Luna esgrime al respecto:
“Aquí hablamos concretamente de los museos del INBA, no sé qué razones haya habido en un momento dado para que las autoridades del museo que me menciona no hayan tomado la decisión de cerrar, seguramente no consideraron que era lo conveniente”
Prevención
Doctorado en derecho, el administrador apela a lineamientos de protección civil para defender la decisión en el Munal, tomada —dice— por consenso entre autoridades de éste, del INBA, del Conaculta, y el acuerdo del Patronato que preside el banquero Roberto Hernández, director de Banamex
Los argumentos subrayados con insistencia por el funcionario no son la actitud de los manifestantes, a quienes no sólo reconoce el derecho a la libertad de expresión, sino hasta los califica como respetuosos, sino la presencia en el sitio de anafres, tanques de gas y material inflamable
Descarta que haya sido extremoso el cierre y asume que en todo caso prefiere este juicio a que se le cuestionara, en caso de un siniestro, que no hubiera tomado las medidas de protección necesarias
De Luna admite que las razones que motivaron el cierre son hipotéticas Los grupos de inconformes no han intentado introducirse al museo e inclusive cuando se les solicitó que despejaran el acceso principal lo hicieron sin ninguna reticencia
El temor de las autoridades del INBA —expresa— es la posibilidad de que las fogatas y parrillas que prenden los protestantes para cocinar sus alimentos y calentarse por las noches pudieran provocar un incendio Las obras de arte, que ascienden a 4 mil 900, están resguardadas de este peligro, asegura el administrador
Lo que le parecería incontrolable, si se permitiera el acceso al público y estuvieran las puertas permanentemente abiertas, sería la reacción de la gente, tanto de los manifestantes que podrían pretender resguardarse en el recinto como de los visitantes que querrían salir de éste y se encontraran con la multitud afuera
“Si tuviéramos muy calculado que la gente va a salir corriendo por las calles y se van a alejar del museo, a lo mejor podría parecer excesivo el cierre de puertas, pero todos sabemos que cuando se da una situación como un incendio o un temblor la gente reacciona de la manera más imprevisible y son muchas las obras de arte que están en las salas del museo Qué sucedería si un grupo de 100 o 200 manifestantes entra a las salas con el ánimo de resguardarse y se tiran pinturas, se golpean obras de arte, por la misma situación de nerviosismo”
Pone énfasis en que el INBA no tiene facultades para resolver los conflictos que llevaron a los manifestantes a la Plaza Tolsá, ni puede negociar con ellos Lo que sí ha hecho es solicitar a las autoridades de la Secretaría de Gobernación y del Senado de la República su intervención para que se atiendan las demandas de los grupos y así puedan retirarse por voluntad propia
También enviaron un oficio a la Secretaría de Seguridad Pública del gobierno de la Ciudad de México para exponerle la situación y pedirle evaluar las demandas y determinar las medias que se deben tomar Proceso solicitó hablar con el secretario Marcelo Ebrard, tanto en su oficina como a través de Fernando Valdés del área de Comunicación, pero hasta el cierre de la edición no se reportó Aclara De Luna:
“No le corresponde al Instituto pedir una acción determinada, me refiero a que estaríamos totalmente fuera de lugar si el Instituto solicitara en un momento dado el desalojo de los manifestantes, no nos corresponde”
Tampoco han solicitado a dicha Secretaría el apoyo con personal de seguridad Refiere De Luna que al INBA no le queda sino tener “la prudencia necesaria” para esperar a que el Senado, Gobernación y el Gobierno del DF solucionen el problema:
“No queremos interferir con el derecho a la libertad y el derecho de manifestación”
—¿Aunque ellos estén interfiriendo con las funciones del museo?
—Así está sucediendo, sin embargo no hay una actitud agresiva, no hay una actitud dolosa que nos exigiera intervenir solicitando que Seguridad Pública tomara medias radicales, no se ha dado esa situación, yo creo que aquí debe caber la prudencia por parte de todos
El primer grupo de manifestantes llegó a las cercanías del museo hace ya tres meses y las instancias a que apela el funcionario del INBA no le han dado solución No se descarta, además, que en un futuro la Plaza Tolsá, que comparte el Munal con oficinas del Senado, sea ocupada nuevamente por otros manifestantes

Comentarios

Load More