45 años oculto El video “Lacandones”, parte de la herencia de Juan Leonard

El documental Lacandones Expedición Leonard 1955, rescatado por Saudhi Batalla, revela más que la vida de esta etnia chiapaneca: la existencia del acervo histórico, casi inexplorado, que los antropólogos Juan Leonard y su esposa Carmen Cook legaron al pueblo de Amatlán, Morelos
El material fílmico de este documento permaneció más de 40 años en la casa que los científicos, miembros del Centro de Investigaciones Antropológicas de México (CIAM), habitaban en esa localidad morelense y que a la postre se convirtió en el Museo Comunitario de Amatlán
En entrevista con Proceso, Saudhi Batalla y Erwin Slim, productor asociado del documental, cuentan que fue descubierto por éste último mientras trabajaba en la organización del museo en 1999 La casa de los investigadores había permanecido cerrada más de 10 años luego de la muerte de Cook
Slim encontró las latas que contenían el filme, mudo y sin editar, en un sitio con mucha humedad; al percatarse de lo que se trataba, habló con Batalla, quien decidió llevarlo a la Filmoteca de la UNAM para revisarlo Ahí mismo lo restauraron e hicieron un transfer a video
Recuerda el también fotógrafo que en la labor para lograr abrir el museo al público, tuvieron que organizar incluso la ropa dejada por Cook, limpiar y acomodar toda la casa con ayuda de la gente del pueblo y la coordinación de la directora del recinto Arcela Flores
Según Slim en el lugar se encuentra todavía el archivo del CIAM, del cual fue directora Cook, una biblioteca de aproximadamente 3 mil libros especializados en antropología y arqueología, pinturas, un acervo fotográfico, una colección arqueológica con piezas de zonas como Monte Albán y el mismo Amatlán, así como libros inéditos escritor por Cook
El museo estuvo abierto unos meses, añade, y cerró a principios del año 2000 La mayor parte del material está embodegado y calcula Slim que se habrá organizado apenas alrededor de 70% de los acervos bibliográfico y fotográfico, pero “el lugar no tiene las condiciones necesarias” para su resguardo
Batalla explica que se ha propuesto a las autoridades de la localidad que la Filmoteca de la UNAM se haga cargo del acervo visual Tenían prevista una reunión con ellas pero hasta el momento ni la realizadora ni Slim han sido convocados y es que, añade, Batalla, este asunto “no es prioridad” para ellos
No obstante, la realizadora destaca que la comunidad está consciente de lo que hay en el museo y está tratando de organizarse para hacerlo funcionar En su opinión, el legado de Leonard y Cook debe ser rescatado e investigado
Cuenta incluso que en la difusión del documental sobre los lacandones ha encontrado gente que perteneció al CIAM y se manifiestan entusiasmados ante la idea de reorganizar el centro donde se reunían y daban conferencias:
“Toda esa investigación está como enterrada”
El viaje a Chiapas
Editado ya en video, Lacandones relata la expedición que en 1955 organizó el CIAM con apoyo del Instituto Nacional Indigenista que entonces dirigía Alfonso Caso, a la Laguna Miramar en la Selva Lacandona, en Chiapas
La travesía, dice la narración, tuvo como propósitos estudiar la cultura y forma de vida de la etnia, desde entonces ya en vías de extinción, así como las condiciones geográficas del lugar En el equipo interdisicplinario participaban además de Leonard y Cook, el arqueólogo Federico Peterson, los lingüistas Philip y Mary Baer, el botánico Ernest Sohns, y los geógrafos Rayfred Stevens y Mary Bauman, entre otros especialistas
Precedida por la famosa expedición A Bonampak que en 1949 organizó el Instituto Nacional de Bellas Artes con la asistencia de Fernando Gamboa, Raúl Anguiano, Manuel Álvarez Bravo y Julio Prieto, entre muchos otros, la aventura pretendía obtener resultados que ayudaran a los indígenas de la zona en la solución de sus problemas
Leonard se encargó de filmar escenas del trabajo con los lacandones, así como de su vida cotidiana y entorno, en una película de 16mm blanco y negro Cuando Batalla —quien ha realizado documentales sobre los raramuri y la africanía en México— vio la película pensaba sólo en la posibilidad de finalizar el proyecto iniciado por el etnólogo:
“Por la situación actual de la cinematografía en México es cada vez más difícil levantar un proyecto, conseguir los recursos, y de repente yo me encontraba con la mitad de un proyecto que prácticamente me había caído del cielo”
Luego de confirmar que la película era inédita, comenzó una investigación para conseguir datos sobre ella En un viaje que hizo a Na Bolom, Chiapas, encontró en la biblioteca Fray Bartolomé de las Casas del museo del sitio el diario de Frans Blom, quien junto con su esposa Gertrudi donó su acervo a este recinto
En el diario venían algunos recortes de periódicos que reseñaban la expedición Leonard Batalla recuerda que los responsables del Centro Cultural (Beatriz Mijangos, la arqueóloga Susana Ekholms y el lacandón Chanor) se sorprendieron al ver la película porque mostraba en imágenes lo que habían leído en los documentos
A través de los periódicos supo Batalla que los expedicionarios habían entregado informes de su trabajo a Caso y a Gonzalo Aguirre Beltrán Se dirigió entonces al INI pero no tenían documentos clasificados sobre el asunto Así que solicitó permiso para buscarlos personalmente en el archivo de los pueblos indios de México y, “oh sorpresa”, los encontró
En los varios documentos que fue localizando sobre la expedición y material bibliográfico se basó para hacer el guión cinematográfico Dice entusiasta:
“Estábamos tratando un tema que es la antropología visual, una rama nueva en México, tan nueva que no existe una especialidad como maestría o doctorado ni una carrera, cuando en otras partes del mundo ya está institucionalizada y académicamente aceptada”
El mismo abandono
Para la realizadora, el viaje a Na Bolom fue un encuentro con “el mundo increíble” de los lacandones y los exploradores de la época Cuenta que Chambor pudo identificar algunos familiares y conocidos en las imágenes tomadas por Leonard
No duda en considerar que el documental es una aportación para que los jóvenes conozcan la región lacandona, tan lejana y difícil de acceder, y que sin embargo está trabajando ya en varios proyectos ecoturísticos
Para crear la banda sonora, realizada con música original de Paolo Montiel y Omar González y producida por José Miguel Rueda en Alberca Artes, se hizo una investigación etnomusical con el propósito de que el sonido no chocara con las imágenes
El documental muestra escenas en las que los lacandones pescan, cazan, talan la selva para sembrar y hacen su ceremonia ritual con una bebida de maíz conocida como baché
Erwin Slim pone énfasis en que aparece ahí el lacandón Obregón K’in, a quien atribuye el descubrimiento de la zona arqueológica de Bonampak Y al mirar una escena en la que los expedicionarios colocan en la tierra lacandona una bandera de México como símbolo de su pertenencia al país, reflexiona:
“No importa que les hayan dado la bandera en 1955, ahora siguen sin apoyo”
El documental, que se ha exhibido en espacios como la Sala José Revueltas del Centro Cultural Universitario y distintos foros del programa Artes por Todas Partes del gobierno de la Ciudad de México, se presentará el domingo 1 de diciembre en la Cineteca Nacional dentro de las Jornadas de Cortometraje Mexicano El propósito de sus realizadores es mostrarlo también a las comunidades de Amatlán y de la Selva Lacandona

Comentarios

Load More