Indígenas de Chiapas y Oaxaca enfrentan a las trasnacionales del café

Aunque desde hace más de 15 años los indígenas del país han conquistado el mercado mundial con la exportación del café orgánico que producen en sus comunidades, será el próximo 29 de noviembre cuando emprenderán el desafío de hacer lo mismo en México con el lanzamiento de una nueva marca dispuesta a competir con los productos de baja calidad que comercializan las grandes empresas trasnacionales
Se trata del Café Fértil, producido por unos 20 mil nativos de Chiapas y Oaxaca, quienes a través de su empresa Agromercados operan bajo esquemas del llamado “Comer-cio Justo”, promoviendo el consumo de productos ecológicos que, en lugar de destruir, protegen bosques, selvas, flora y fauna
“Productos orgánicos naturalmente saludables”, dice la promoción que será dada a conocer oficialmente en la Casa del Lago del Bosque de Chapultepec, durante una ceremonia en la que, según el programa, participarán Isaías Martínez, de la Unión de Comunidades Indígenas de la Región del Istmo (UCIRI), así como los empresarios Carlos Slim y Alfredo Achar
Como en Europa, la nueva marca se encontrará en los anaqueles de las tiendas de autoservicio y su sello se exhibirá en los menús de restaurantes y cafeterías, para que la gente sepa que se trata de un producto cultivado sin pesticidas, fertilizantes químicos, hormonas, antibióticos, cualquier tipo de manipulación genética ni conservadores, como sucede con los cafés que por lo general se consumen en el país

Jesús Campos Orozco y Roberto Kuhlmann Rodríguez dicen que para entender qué es y qué pretende ser Agromerca-dos, es necesario retomar las luchas y proyectos construidos en los últimos 20 años por diversas organizaciones de pequeños productores indígenas y campesinos que han avanzado con seriedad y responsabilidad en el desarrollo de sus regiones
Es indispensable, explican, voltear la mirada hacia aquellos que desde sus comunidades y pueblos han creado alternativas para conservar la propiedad y posesión de sus tierras También, frenar la emigración, respetar las distintas culturas, mantener la organización comunitaria, generar proyectos económicos viables y rentables, mejorar la distribución del ingreso entre todos, favorecer una ecología sustentable e incrementar la autoestima, motivación y dignidad de los indios
Sobre todo en estos días en que la globalización económica ha hecho proliferar las cafeterías en el país, cuando en México “hay una cultura pobre del café”, pues pocos son los que saben consumirlo y muchos los que ignoran qué hay detrás de una tasa de “ese lubricante mental, que ha sido causa de guerras, matanzas y, sobre todo, especulación”
Los pensamientos del café
De acuerdo con los conocedores, las plantas de café son originarias de la antigua Etiopía, en la República de Yemen
La más fuerte y aceptada de las leyendas acerca de su descubrimiento es la que hace referencia a un pastor llamado Kaldi, quien se dio cuenta del extraño comportamiento de sus cabras después de que habían comido la fruta y las hojas del arbusto Cuando Kaldi hizo la prueba, de inmediato se sintió lleno de energía
Actualmente se consumen 400 mil millones de tasas anuales de café en el mundo, 14 mil millones de ellas en España Da sustento a 100 millones de personas en 80 países y es la segunda exportación mundial después del petróleo
Marta Durán de Huerta y Abraham García cuentan, por separado, que el café se volvió popular en Europa allá en el siglo XVII y que de los árabes pasó a los turcos
Se le conoce, afirman, como el elixir de la vigilia o los granos oscuros que despiertan a la gente En varias países su consumo estuvo prohibido Se decía —relatan— que era veneno o una bebida del demonio que los “infieles” habían hecho llegar a Europa para producir desgracias
Cuando el café arribó a Roma, el Papa Clemente VIII dijo: “Esta bebida de Satanás es tan deliciosa que sería una pena dejársela a los herejes Debemos exorcizar al diablo y con el bautizo hacer de este brebaje un elixir cristiano Y así, en el año 1600, fue aceptado en la bella ciudad, aunque la primera cafetería de Europa, el Café Florian, ya había sido abierta en la Plaza de San Marcos de Venecia, que aún funciona
Mucho antes, sostienen Durán y García, el café se bebía en todos aquellos lugares donde reinaba el Islam Se cuenta que Mahoma llegó a decir que bajo su influencia podía abatir a 40 hombres y poseer a 40 mujeres
“Más tarde, reunió a pensadores y poetas En las recién abiertas cafeterías europeas las clases altas pasaban la tarde Fueron tal vez los primeros locales que aceptaron a las mujeres Con el tiempo los cafés se popularizaron y se volvieron centros de reunión, de discusión y de actividad política; allí se fraguaron golpes, conspiraciones y revoluciones”
Muchos ilustres e intelectuales se han proclamado amantes del café y en varios casos le han dedicado parte de su obra:
Una de las piezas profanas que compuso Juan Sebastián Bach, por ejemplo, fue Cantata de café Mozart, en la ópera Don Juan, se refiere a él varias veces Vivaldi, Rossini y Debusy admiraban la bebida, en tanto que Kant, el pensador alemán, la tomaba asiduamente Se sabe que Baccaria, Newton, Pope y Montesquieu promulgaban los efectos gratificantes de la infusión, al igual que Van Gogh, Tolousse-Lautrec y Ramón Gómez de la Serna, entre otros
En esto del café, dice Marta Durán, hay gente tan puntillosa que sólo se fía de su mano Era el caso de Beethoven, quien únicamente tomaba el que él preparaba, exactamente 60 granos por taza O el de Honorato de Balzac, quien atravesaba todo París para comprar su mezcla favorita (bourbon, martinica y moca) a la que atribuía sus ratos de lucidez
“Con el café, la artillería de la lógica avanza con deducciones impecables Las frases ingeniosas surgen como balas”, escribió
El Procope, de Paris, fue desde su fundación en 1689 parte de la historia de Francia La Enciclopedia Francesa se gestó en él, en las largas charlas azuzadas por ríos del aromático entre Diderot y D’Alambert Así mismo, “en un rincón del local parisino escribía Voltaire sus irónicos epigramas y, en los años del romanticismo era el lugar favorito de Víctor Hugo y, cómo no, de la escritora George Sand y su amante, María Dorval, a quien compartía con Alfred de Vigny”
Aunque más tardíos, los cafés literarios españoles no fueron menos frecuentados La comedia nueva o El café (1792), de Leandro Fernández de Moratín, es prueba de cómo influían los cafés en la vida madrileña del siglo XVIII Su padre, Nicolás, presidía la tertulia de la famosa Fonda de San Sebastián, donde sólo se podía hablar “de toros, mujeres y poesía” Luego nacieron las tertulias de la Fontana de Oro, las del Café de Pombo, el Café de La Montaña, el célebre Café Gijón de Ramón del Valle-Inclán en el Paseo de Recoletos
En la actualidad, continúan Durán e Ibarra, el aromático es una droga aceptada socialmente porque no embrutece; por el contrario, ayuda a despabilar al trabajador Durante la Primera Guerra Mundial los soldados franceses llevaban su ración para no dormir, pero el servicio de espionaje se enteró y el Ejército germano copió la medida
Hoy, los científicos han confirmado que la cafeína aumenta en un 10% la rapidez para procesar información, reduce la incidencia de accidentes entre trabajadores nocturnos y hasta parece disminuir los riesgos de suicidio Las últimas noticias son que baja el peligro de contraer la enfermedad de Parkinson y la temible diabetes
El Instituto de Investigaciones Biotecnológicas de Montreal, Canadá, confirma que “algunos agentes químicos presentes en esta bebida protegen del cáncer de colon, de cánceres orales y hasta del cáncer de mama”
“Por si fuera poco, su consumo regular reduce el riesgo de desarrollar cálculos en la vesícula Incluso para los hipertensos, en los que la cafeína es un riesgo real, se han producido buenas noticias, pues expertos de la Universidad de Hawai han aislado la proteína que produce el gen de la cafeína y están intentando desarrollar granos descafeinados con el aroma del café normal”
Marta Durán dice: Con todo esto, es una lástima que pocos conozcan el café maragoyipe, el pluma hidalgo o cualquiera de sus variedades de altura —mejor conocido como café gourmet— que se producen en México
“Casi todo se exporta y muchos toman Nescafé, que en calidad y precio no tiene comparación Los cafés solubles de las grandes trasnacionales, como la Nestlé, tienen un gran porcentaje de impurezas y residuos del bagazo de la caña de azúcar en su mezcla, y con una enorme campaña los presentan como lo mejor del planeta
“Bueno sería decir a la población que si se compra café de grano, orgánico y de cooperativas indígenas, beberá algo de muy buena calidad y que ese dinero activará la economía de las familias campesinas e indígenas, tan golpeadas por los abusos de los coyotes, intermediarios y hombres de negocio que compran por centavos el café a los pequeños productores y lo revenden carísimo en las ciudades”
Producción mexicana
Mario B Monroy, directivo de “Comercio Justo” en México, informa que nuestro país ocupa el quinto lugar como productor de café en el mundo, después de Brasil, Colombia, Indonesia y Vietnam Y no obstante que tiene el primer lugar en la producción de café orgánico certificado internacionalmente, es la nación con el menor nivel de consumo interno
Mientras en Estados Unidos y Canadá se bebe un promedio de cuatro kilos y medio por persona al año, en México apenas y se rebasan los 700 gramos
No obstante, dice, en los últimos años se ha dado un boom de cafeterías en el país, donde lo único que importa es la ganancia rápida Los propietarios compran un café barato, de 30 pesos el kilo, y por lo menos le sacan 100 tasas que venden en promedio a siete pesos cada una
Según sus cuentas, a ese kilo de café le sacan una ganancia de 670 pesos Por una tasa de la bebida que en un restaurante de la capital cuesta 10 pesos, el productor recibe sólo ocho centavos
Durante años, afirma, las exportaciones de café han generado en México divisas por alrededor de 700 millones de dólares anuales, pero la mayoría de los 283 mil pequeños productores de 56 regiones de 12 estados de la República debió conformarse para sobrevivir el año pasado con ¡cinco pesos diarios!, debido a la crisis mundial de los precios que lleva 12 años y no tiene para concluir
Sin embargo, asienta que los indígenas mexicanos, pioneros y campeones de la producción de café orgánico en el mundo, han demostrado que cuando venden en el “comercio justo” reciben 141 dólares como mínimo por quintal —equivalente a 4536 kilogramos—, mientras que el precio en la Bolsa de Nueva York paga sólo 62 dólares
La clave está en que bajo este esquema, los indígenas comercializan directamente su producción al eliminar numerosos intermediarios

Comentarios