Osvaldo Navarro presentará “Hijos de Saturno” en la FIL

El escritor cubano Osvaldo Navarro tiene muchos puntos en común con el personaje de su primera novela, Hijos de Saturno, editada por Debate, y que se presentará próximamente en la Feria del Libro de Guadalajara
Osvaldo fue soldado del ejército al triunfo de la Revolución, y como el personaje, que un día decide escribir su biografía, Osvaldo decidió, un día, escribir una novela que contara la historia de ese desencanto, la historia de un hombre que, como él, creyó posible la utopía
-Osvaldo, ¿en qué tiempo escribió la novela Hijos de Saturno?
-En 14 años El primer capítulo lo escribí en La Habana, en 1986

-¿Ya tenía la idea total de la novela o se le apareció el
personaje?
-Yo había escrito una novela testimonial, El caballo de Mayaguara, sobre un hombre real que se suicidó y que era como mi padre, un mito en Cuba Entonces, caigo en una crisis total y después que termino ese libro me doy cuenta de que la historia de ese hombre, como la de muchos hombres como él, era mucho más rica, y que había mucho más que yo no podía contar como testimonio Tenía que hacer un personaje típico Entonces comienzo a pensar en la novela
-¿Se propuso hacer una novela que tuviera esa cubanía en las palabras, los refranes, las recetas de cocina, los dichos cubanos, la forma en que estos hablan?
-Quise hacer una novela que mezclara lo culto con lo cubano, lo popular, que es tan lindo, y que tuviera un tema más universal, una problemática más cósmica
-Que es la de los héroes que equivocan su destino
-Exactamente A los cubanos nos pasó eso Equivocamos nuestro destino ¿Qué tenían que ver con el comunismo esos héroes que eran democráticos, esos guajiros que hicieron la revolución y que no tenían idea siquiera de lo que era la Unión Soviética? Fidel Castro nos metió en esa senda oscura que nada tenía que ver con nuestra Historia, con nuestro destino, y que nos ha llevado a ese desastre que es la Cuba hoy
-Usted, como el personaje de la novela, cree que la Revolución cubana ha sido un fracaso ¿Qué pasó?, ¿a qué se debe esta conclusión?
-Yo creo que en la novela lo digo: el fracaso de la Revolución cubana comenzó en el mismo momento de la lucha armada, cuando todo el poder se concentró en la Sierra, en la persona de Fidel Castro Y esa concentración de poderes llevó al totalitarismo que hay hoy en Cuba, que ya no tiene nada que ver con la Revolución El totalitarismo es mucho más brutal que las dictaduras, porque estas controlan la vida en la esfera ideológica y política, pero no controlan lo económico ni lo social ni la educación En la novela se llega a decir en algún momento: no hay dictaduras de clases, todas las dictaduras son personales, individuales
-El personaje, que conoce en la prisión a Fidel Castro y a los atacantes del Cuartel Moncada, se da cuenta de que son jóvenes ingenuos, con buenas pretensiones, pero al personaje le preocupa y se pregunta, en cierto momento, cómo lograrían la independencia, sobre todo la económica, de Estados Unidos ¿Cree que determina la geografía?
-Nosotros tenemos que acostumbrarnos a la idea de que somos un país pequeño y pobre y que el mundo existe independientemente de lo que nosotros queramos o soñemos que el mundo sea Los cubanos no vamos a cambiar nada Todas esas son palabras falsas, una falsa ideología que ciertos políticos le hicieron creer a los cubanos A esa conclusión llegué hace ya muchos años: los cubanos no vamos a cambiar el mundo, sino que tenemos que adaptarnos al mundo en que vivimos, que es el del capitalismo No hay de otra, y quiero aclarar algo: no creo que en Cuba se haya vivido al margen de ese capitalismo Hemos vivido un capitalismo más duro, el peor capitalismo, porque es un capitalismo sin libre comercio, sin libertad de palabra y que se retrotrae a sistemas mucho más antiguos que el capitalismo, lo que Marx llamaba el modo de producción asiático: un sistema esclavista de capitalismo de Estado mezclado con modo de producción asiático
-Usted, como el personaje de la novela, ¿se siente responsable de lo que pasó en Cuba?
-De lo que ha pasado en Cuba somos responsables todos Yo creo que tenemos que aceptar eso Todos somos parte de un problema, porque si los que se fueron se hubieran quedado y me hubieran advertido sobre el rumbo que estaban tomando las cosas, yo no hubiera pasado tantos años para decantar el proceso yo solo, para verlo y entenderlo en su totalidad
-¿Fue la Revolución un proceso tan radical que no permitió crítica o diálogo alguno?
-Bueno, los cubanos nunca hemos sabido dialogar y por eso somos un país ajeno a la democracia, porque democracia es diálogo, y los cubanos no hemos resuelto nada, nunca, a través del diálogo Todo ha sido resuelto con la violencia La Revolución cubana, entre comillas, o lo que sea que se llame Revolución cubana, ha cerrado las puertas a cualquier diálogo, no sólo con el que ella considera su principal enemigo, Estados Unidos, sino con los que adentro piensan diferente; pero eso es lo que siempre ha pasado en la historia de Cuba Dentro del país están luchando por el diálogo y por que Cuba tenga una transición pacífica, dialogada Si lográramos eso hoy, sería la primera vez que en Cuba se resolviera algo con diálogo y no con sangre y violencia
-¿Cree que los pueblos tienen, entonces, los gobiernos que se merecen?
-El pueblo cubano es un pueblo con miedo y el miedo es paralizante El miedo nos lo inculcaron Y yo creo que los cubanos, los de adentro y los que están fuera, vivimos en un mundo en el que no sabemos cuál es la verdad y cuál es la mentira, y tenemos miedo de no saber cómo acertar, cómo hacer realmente algo que responda a lo correcto y a lo justo Eso produce miedo Y es cierto, los pueblos hacen a los gobiernos, y todo país tiene el gobierno que se merece Nosotros no tenemos un gobierno democrático porque no sabemos vivir en democracia
-El encuentro de los dos hermanos, ¿es una metáfora de lo que se ha perdido y tendrán que encontrar, juntos, los de adentro y los de afuera?
-Sí, porque increíblemente es de afuera desde donde viene a buscarse la verdadera historia Se ha dicho lo contrario, pero es de afuera de donde viene la verdadera búsqueda de lo de adentro l

Comentarios