Con el TLC, campesinos pobres, empresarios ricos

No es totalmente cierto que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte haya empobrecido al campo mexicano Como tampoco lo es que la libre importación de alimentos, a partir del próximo 1 de enero, vaya a deteriorar aún más la producción nacional En realidad, en sus nueve años de vida, el TLC ha beneficiado a las trasnacionales radicadas en nuestro país y ha multiplicado desmesuradamente las fortunas de unos cuantos mexicanos He aquí sus nombres
Mientras millones de campesinos se quejan de que su probreza aumentó durante los casi 10 años que lleva en vigor el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá (TLC), un puñado de mexicanos y de empresas trasnacionales incrementaron sus ganancias
Por ello se oponen a la revisión del TLC en lo relacionado con el aspecto agropecuario, demanda campesina a la que se han sumado gobernadores, diputados, senadores, representantes de la Iglesia católica, organizaciones no gubernamentales, casi todos los partidos políticos y miembros del PAN Y es que el acuerdo les ha dejado un beneficio superior a los 25 mil millones de dólares
Pero las protestas de los campesinos aumentan: hacen marchas en la capital de la República, bloquean carreteras, toman oficinas públicas y garitas aduanales, y llevan a cabo plantones en la Cámara de Diputados
Víctor Suárez Carrera, dirigente de la Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Productores del Campo (ANEC), informa que entre los beneficiados por el TLC se encuentran parientes y colaboradores del excandidato presidencial del PRI, Francisco Labastida Ochoa, como su exsecretario de Finanzas y ahora candidato priista al gobierno de Sonora, Eduardo Bours; Roberto González Barrera, del grupo Maseca, y Alfonso Romo, del grupo Pulsar, así como poderosas compañías extranjeras, como Wall Mart o Dupont
Figuran también el grupo Bimbo de Lorenzo Servitje; Lala, de Ramón Iriarte Mastierrena, y Viz, de Jesús Vizcarra Calderón, ambos expresidentes del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), la cúpula del agroempresariado nacional
Otras corporaciones trasnacionales favorecidas son: Gargill, Sigma, Campbell Soup, Pilgrim’s Pride, PepsiCo, Kraft Foods, Ralston, Purina, General Milss, Nestlé, Monsanto, American Produce, Del Monte, Lee Shipely, Chiquita Tropical Products, Expogranos, Vecafisa-Volcafé y Jacobs
Los ganadores
Suárez Carrera sostiene que son esos “cuantos” los que han aumentado sus ganancias y se han expandido a costa de la desintegración de las cadenas productivas nacionales, la desprotección del sector primario y de los consumidores
Y advierte que la situación se agravará cuando el próximo 1 de enero se abran totalmente las puertas a la importación de alimentos de Estados Unidos, sin que paguen aranceles, además de que el gobierno estadunidense aumentó los subsidios a sus agricultores, que llegan a 180 mil millones de dólares durante 10 años, en tanto que en México se pretende reducir el presupuesto de 2003 destinado al campo a únicamente 33 mil 900 millones de pesos
Y proporciona los siguientes datos:
El grupo Bimbo se aprovecha de la política de importaciones subsidiadas de trigo dejando de comprar la cosecha nacional, lo que ha hecho que México dependa en más de 90% de las compras a Estados Unidos y Canadá, las que, sólo en el primer semestre del año, sumaron 13 millones de toneladas
En México, Bimbo es la compañía más grande de alimentos A través de sus principales subsidiarias, elabora, distribuye y comercializa más de 3 mil 600 productos; cuenta con 76 plantas y siete empresas comercializadoras Durante 2001, sus ventas netas ascendieron a 33 mil 855 millones de pesos
Alfonso Romo Garza, desde que entró en vigor el TLC, ha llevado al Grupo Savia al liderazgo en el desarrollo, producción y comercialización de semillas para frutas y hortalizas Su firma sumaba hasta 2001 ventas anuales por unos mil 200 millones de dólares Se le conoce como el “padre de los transgénicos” y adquirió Cigarrera La Moderna, líder de la industria del tabaco, cultivo que, por el TLC, está a punto de desaparecer en México
Maseca, subsidiaria de Gruma, es el productor más grande de harina de maíz y tortillas en el mundo Durante el TLC ha crecido a costa de sobrepasar los cupos de importación de maíz previstos en el acuerdo, con más de 14 millones de toneladas por arriba de lo permitido Su dueño es Roberto González Barrera Tiene sus oficinas en Monterrey, cuenta con más de 15 mil empleados en 72 plantas Maseca controla 70% del mercado de harina de maíz en México, 80% de Centroamérica y 34% de Venezuela Hasta el tercer trimestre de este año, el grupo logró ventas por 12 mil 216 millones de pesos, con utilidades superiores a 50% respecto del año anterior
En el documento “Los ganadores y perdedores con el TLCAN”, elaborado por Federico Ovalle Vaquera y Emilio López Gamez, dirigentes de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (CIOAC), en colaboración con el diputado Librado Treviño Gutiérrez, exlíder de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos de Tamaulipas, se incluye al Grupo Bachoco
La empresa fue creada hace 50 años por Enrique Robinson Bours Almada, y ahora es la más grande del sector avícola mexicano, gracias a la importación de maíz amarillo y de sorgo —“sin pagar el arancel correspondiente”, acusa Suárez Carrera—, lo que para 2001 le arrojó ventas netas cercanas a los 9 mil 625 millones de pesos, según la Bolsa Mexicana de Valores (BMV)
Bachoco es el principal productor de huevo y pollo, al grado de que Robinson Bours es miembro del Salón de la Fama de la Avicultura Latinoamericana Uno de sus descendientes, el senador con licencia Eduardo Bours, aspirante al gobierno de Sonora, fue uno de los principales negociadores del TLC Eduardo fue responsable de las finanzas de la campaña presidencial de Francisco Labastida Ochoa
Los Labastida controlan la Productora Alimenticia de Los Mochis, Empaques Lima, Industrias Corerepe, Molinos Mochis, Campo La Ilusión y granos El Porvenir Sus empresas abarcan casi mil 200 hectáreas, de donde diariamente salen hacia Estados Unidos camiones cargados con 550 toneladas de verduras
Otros datos: No más de 20 grandes empresas han concentrado 70% de las importaciones agroalimentarias Por ejemplo, el Grupo Sigma se ha dedicado a importar pastas de pavo y sustitutos de jamón de cerdo, en detrimento del sector porcícola mexicano
Los privilegiados
Suárez Carrera señala que esas grandes empresas pertenecen al Consejo Nacional Agropecuario (CNA), que “cada vez más representa los intereses de los grandes comercializadores de granos, mexicanos y estadunidenses, lo que hace del Consejo cómplice de la entrega del sector agroalimentario a los Estados Unidos” Asegura que los integrantes del CNA se han beneficiado al menos por dejar de pagar alrededor de 3 mil millones de dólares en impuestos por comprar a Estados Unidos, rebasando los cupos de importación
Ejemplifica con el caso de Ramón Iriarte Maisterrena, del Grupo Lala, expresidente del CNA, quien, de acuerdo con la revista agropecuaria Tierra, ha convertido a la empresa en la número uno en el sector de lácteos Se estima que participa con 26% del volumen total del mercado y “sus ventas mensuales oscilan en unos 40 millones de dólares”
Desde 1974, maneja la planta de alimentos más grande de América Latina y una de las más grandes del mundo, con ventas de 260 mil toneladas métricas anuales de alimentos balanceados Establecido en la Comarca Lagunera, en el Grupo Industrial Lala alrededor de 10 mil personas participan en la producción y distribución de más de 700 millones de litros de leche y 140 millones de litros de bebidas lácteas al año Su flota de transporte con refrigeración es considerada una de las más grandes y avanzadas en su género, con capacidad de transportar hasta 90 mil toneladas al mes
Jesús Vizcarra Calderón, del Grupo Viz, también encabezó el CNA Tierra informa que es el mayor productor, procesador y comercializador de carne de res en México, con un sistema de distribución directa a más de 30 ciudades en el norte y centro del país, además de estar dedicados a la exportación En declaraciones hechas el 26 de marzo de este año, el empresario reconoció que a causa del TLC los campesinos de México han sufrido pérdidas estimadas en 10 mil millones de dólares, debido a que el tratado ha afectado la producción de granos y de carne (El Heraldo de México)
Su empresa tiene capacidad para procesar 400 mil cabezas de ganado al año, la distribución potencial abarca 55% del mercado de alimentos en México Registró ventas por 287 millones de dólares en 2001, que representan 8% del mercado nacional de carne de res, participación casi ocho veces superior a la de su más cercano competidor Es la tercera empresa importadora de bovinos; sus ventas de producto importado se incrementaron 1108% y llegaron a 3699 millones de pesos en el primer semestre de este año
Esa bonanza se contrapone a la “dramática realidad” que padecen la mayoría de los ganaderos del país, pues según Arturo de la Garza Tijerina, presidente de la Comisión Especial de Ganadería de la Cámara de Diputados, por culpa del TLC este sector, especialmente el pecuario, está a punto de desaparecer, por la creciente importación de carne de “desecho” —casi 50% del consumo nacional— y con más de 10 años de refrigeración
Las trasnacionales
La presencia de las empresas trasnacionales estadunidenses en el sector agroalimentario se sigue consolidado, a tal grado que actualmente representan aproximadamente 80% del total en México, dicen investigadores de la Universidad Autónoma de Chapingo
Beatriz Cavallotti Vázquez, Ignacio Covarrubias Gutiérrez, Ema Maldonado Simán, Tayde Morales Santos y Myriam Sagarnaga Villegas, autores del estudio Las empresas transnacionales en el sector agropecuario mexicano, explican que los grandes consorcios controlan la producción de sopas, frutas y verduras en conserva, café soluble, leches procesadas, productos lácteos, chocolate, bebidas y también la elaboración de productos de alimentación animal
“Todo ello ha provocado profundos cambios en el sector agroalimentario mexicano”, afirman
Las empresas internacionales desplazan los cultivos para la alimentación humana por los de consumo animal y a los pequeños y medianos productores; no asumen los riesgos de la producción, fundamentalmente en el ámbito agrícola; en lugar de crear empleos los desaparecen debido al uso de tecnología; acaban con los artículos tradicionales y cambian los hábitos de consumo con la elaboración de los alimentos enlatados, comida “rápida” y “chatarra”
Hasta el año 2000, la inversión de la industria alimentaria estadunidense en México ascendía a 5 mil 700 millones de dólares, según Ann M Veneman, secretaria de Agricultura de Estados Unidos
Pilgrim’s Pride registra ventas anuales en México por 270 millones de dólares Cargill —con presencia en más de 72 países y negocios en 130 más— acaba de comprar por 20 millones de dólares las principales distribuidoras de granos: Silos Miguel Alemán y la Terminal Granelera de Veracruz
Así mismo, DuPont reportó ventas por mil 60 millones de dólares durante 2001 y en el primer semestre de 2002 por 515 millones de dólares, según Douglas W Muzyka, presidente y director general de la empresa internacional en México Sigma domina todo el mercado de carnes frías en el país, y Wall Mart, el “monstruo” de las tiendas de autoservicio, se expande cada vez más
La revisión
“¿Cuál es el problema de someter a revisión al TLC para corregir excesos? ¿Por qué tanto miedo si está probado que sólo se han beneficiado unos cuantos?”, pregunta Suárez Carrera, uno de los organizadores del Encuentro de Legisladores con los dirigentes de todas las organizaciones campesinas del país, realizado en el Palacio de San Lázaro el 5 de noviembre
Recuerda que Estados Unidos depende de las hortalizas mexicanas, por lo que tampoco es tan fácil para ellos suspender las exportaciones “Pero no se trata de llegar a una situación de ruptura o de confrontación, sino al diálogo y la renegociación, sobre bases democráticas, de reconocimiento, de eliminar prácticas desleales y, principalmente, de reconocer que está en juego la alimentación de los mexicanos y la soberanía nacional
—Pero Estados Unidos dice que no
—Bueno, lo hace porque tienen un bocado listo para llevarse a la boca, están salivando el mercado de 100 millones de mexicanos, pero la presión social y la decisión del Congreso de la Unión es la que nos va a permitir ganar esta lucha
Por su parte, Armando Paredes Arroyo, actual presidente de la CNA, rechaza las acusaciones de la ANEC, aunque más que por una revisión del TLC está a favor de que el presupuesto para el agro se incremente a por lo menos 48 mil millones de pesos el próximo año, a fin de que los productores puedan hacer frente al reto comercial de Estados Unidos
Entrevistado en sus oficinas, el líder de los empresarios del campo acusa a Estados Unidos de llevar a cabo una competencia “desleal” contra el campo mexicano No obstante, considera que el acuerdo comercial no debe tocarse, su lucha es por que se invierta lo “suficiente” para compensar las asimetrías con los agricultores estadunidenses
Dice que gracias al TLC se han obtenido más de 25 mil millones de dólares, cantidad de la que se podrían destinar apoyos a los campesinos, pues de lo contrario, acepta, está en puerta un estallido social

Comentarios

Load More