Guerra contra el TLCAN

Con movilizaciones en todo el territorio nacional a partir del miércoles 1 de enero, organismos campesinos están dispuestos a no dar marcha atrás en su rechazo a la entrada en vigor de las disposiciones del Tratado de Libre Comercio en materia agropecuaria, que, aseguran, acabarán con lo poco que queda del campo mexicano
A partir del 1 de enero de 2003, México espera un colapso en su agricultura, pero los campesinos del país no están dispuestos a ceder su existencia Aunque el gobierno se ha comprometido a negociar un acuerdo de última hora con el Congreso Agrario Permanente (CAP), con el objeto de respaldar al campo, los dirigentes de las principales centrales agraristas advirtieron que “no habrá marcha atrás” y que las movilizaciones en todo el territorio nacional (bloqueos de carreteras, de garitas aduanales y puertos, principalmente el de Veracruz) son las acciones de protesta que, acompañadas de huelgas de hambre, se tienen previstas en contra del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)
Dispuestos a todo, los campesinos de México reclaman por la iniquidad que existe con los agricultores de Canadá y Estados Unidos: ¿cómo se va a competir si por cada mil campesinos hay 20 tractores en el país mientras que en el otro existen mil 484?
A nueve años de existencia del TLCAN, la mayoría de los 25 millones de campesinos mexicanos se encuentran en banca rota, y aún “falta lo peor”, pues a unos días de que entre en vigor la etapa casi terminal del acuerdo comercial, con la liberalización de todas las fracciones arancelarias del sector, prácticamente ha desaparecido la agricultura como negocio en este país
Todavía el jueves 26 de diciembre pasado, el CAP, a través de su coordinadora, la senadora Guadalupe Martínez, advirtió al gobierno de Vicente Fox que en caso de que no se pacte un acuerdo, con fecha límite, este lunes 30 de diciembre, las 12 centrales que integran esa cúpula campesina habrán de pasar de las palabras a los hechos en su repudio al TLC y la demanda de que se le decrete una moratoria
En el café Colón, de la colonia Roma, Álvaro López Ríos, dirigente de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA), dio cuenta de que elementos del Ejército y de la Policía Federal Preventiva (PFP) se alistan para reprimir las movilizaciones campesinas, y advirtió que “sería un error fatal de Fox, pues lo único que provocaría sería un mayor descontento social”
No confiados en la promesa de los secretarios de Economía y de Agricultura, Ernesto Derbez y Javier Usabiaga, respectivamente, los líderes expusieron que “una y otra vez hemos sido engañados por las autoridades”, pero “ahora no estamos dispuestos a soportar una humillación más”
En un comunicado conjunto dado a conocer el jueves pasado por la tarde, Derbez y Usabiaga dijeron que el gobierno de la República está dispuesto “al diálogo” Sin embargo, dirigentes de otros organismos campesinos se trasladaron a Ciudad Juárez, Chihuahua, con la finalidad de impedir este 1 de enero la entrada de todo tipo de alimentos producidos en el extranjero, principalmente de Estados Unidos, así como para demandar la libertad de Armando Villarreal Marta, un líder que por haber hecho lo mismo se encuentra preso desde hace más de medio año en el Cerezo de esa localidad
Las acciones promovidas por el movimiento “El Campo No Aguanta Más”, integrado por ocho centrales, entre las que destacan el Frente Democrático Campesino (FDC), la Unión Nacional de Organizaciones Campesinas Regionales Autónomas (UNORCA) y la Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Trabajadores del Campo (ANECT), comprenden una huelga de hambre durante los primeros tres días del año en ese municipio, para luego continuarla del 4 al 6 de enero en el Ángel de la Independencia en la Ciudad de México, al mismo tiempo que en otras 15 regiones del país
Las protestas contra el TLCAN, que pone en riesgo a 20 cadenas agroalimentarias mexicanas, han llevado al extremo de que el próximo 5 y 6 de enero, en el puerto de Veracruz, la Confederación Nacional Campesina (CNC), que encabeza Heladio Ramírez López, lleve a cabo un congreso internacional sobre los problemas del campo, en los que se asegura participarán por lo menos 17 líderes político-campesinos de igual número de países latinoamericanos, donde plantearán su rechazo al Acuerdo del Libre Comercio de las Américas (ALCA) que pretende “imponernos el imperialismo yanqui”
Rita Schwentesius y Manuel Ángel Gómez Cruz, del Centro de Investigaciones Económicas, Sociales y Tecnológicas de la Agroindustria y la Agricultura Mundial (CIESTAAM), aseguran a Proceso que con la apertura total del TLCAN este 1 de enero, “está en juego la paz social en el México rural”, donde habita una cuarta parte de la población
Los investigadores del Universidad Autónoma de Chapingo (UACH), reconocidos internacionalmente por sus estudios, son categóricos: “se justifica en calidad de urgencia una revisión” del Acuerdo Comercial, hablan del “desastroso impacto del TLCAN en el sector agroalimentario mexicano” y piden al presidente Fox su intervención para impedir la desaparición de los agricultores mexicanos
Aclaran en entrevista que en México existen dos posiciones completamente opuestas sobre la importancia del sector agropecuario en la economía y el impacto del TLC
“La primera mide la importancia del sector nada más en términos monetarios y de su aportación al Producto Interno Bruto (PIB), y evalúa el impacto del tratado únicamente a través de las cifras del comercio
“Pero nuestra posición considera el efecto multiplicador del sector agropecuario en las direcciones vertical y horizontal, es decir, mide el impacto sobre las industrias de insumos y las de transformación, transporte, servicio y comercio, así como la multifuncionalidad de este ramo, por ser la base de la alimentación y de la soberanía alimentaria, por generar empleos y divisas, por su impacto social, por su importancia en la paz en el medio rural, por la protección del ambiente, la biodiversidad y el paisaje, por ser sostén de nuestra cultura alimentaria y parte importante de nuestra identidad nacional”
Citan que, recientemente, el Banco Mundial concluyó que: “Se puede decir que el sector rural mexicano ha sido objeto de las reformas estructurales más drásticas, como la liberalización comercial impulsada por el GATT y el TLCAN, la eliminación de controles de precios y la reforma estructural sobre la tenencia de la tierra, pero los resultados han sido decepcionantes: estancamiento del crecimiento, falta de competitividad externa, aumento de la pobreza en el medio campesino, lo que plantea un importante problema de política debido a que a partir de 2008, el TLCAN pondrá al sector en competencia abierta con Canadá y Estados Unidos”
Hace 11 años, los investigadores de Chapingo advirtieron que la agricultura de México tenía mucho que perder y poco que ganar con la firma del Tratado Comercial; hoy sostienen que nada ha cambiado:
“El Ejecutivo no escucha, ahora no ve ni oye Dice Vicente Fox que toda está bien en el campo y que lo que existe frente al TLCAN es puro amarillismo Lo mismo repiten los funcionarios gubernamentales de las Secretarías de Economía, Agricultura y Relaciones Exteriores”
Lamentable, dicen, porque en su perspectiva para 2003 los estudiosos del campo mexicano aseguran que a partir del 1 de enero quedará anulada la escasa protección arancelaria para todos los productos agropecuarios de importación, excepto maíz, frijol, leche en polvo y azúcar, pero resaltan que la protección de estos productos quedará nada más en el papel
Entre otros productos afectados, destacan la producción porcícolas, la papa, grasa animal, cebada, manzana y quesos frescos Por lo pronto, “se espera un dramático aumento de las importaciones” de carne de pollo y cerdo
Rita Schwentesius y Manuel Ángel Gómez Cruz informan que ya en el otoño de este año, muchos ganaderos en los estados de Tabasco y Veracruz estaban liquidando sus hatos y se resistían a seguir invirtiendo en la actividad
Entrevistados en sus oficinas de la UACH, donde hay un gran movimiento opositor a la actitud del gobierno foxista en cuanto al Tratado Comercial, los investigadores dan cuenta de que a nueve años del TLCAN, los resultados para México son dramáticos
Por ejemplo, el presupuesto del sector agropecuario y pesquero en el país pasó de 75 mil 998 millones de pesos en 1994, año en que se inició el tratado, a menos de la mitad en 2001
Destacan que el sector en su conjunto ha perdido la competitividad que tuvo en los años sesenta y en la actualidad no ha sido capaz de acortar la brecha frente a Estados Unidos
“Antes del TLCAN, en 1993, México importó 88 millones de toneladas de granos y oleaginosas; para el año 2000 se estima una importación de más de 20 millones de toneladas, o sea, 23 veces más
“En lo que va del TLCAN, las importaciones ascienden a 13 mil 606 millones de toneladas Caso similar sucede con las carnes, fruta de clima templado y demás, compras que han desplazado a los productores nacionales, aumentando el desempleo en el campo en más de 1 millón de personas; además de que han destruido parte de la infraestructura física del país”
Según los especialistas, México tiene un balanza comercial crónicamente defecitaria, con una tendencia a crecer En nueve años de vigencia del TLCAN, el déficit asciende a 14 mil 500 millones de dólares, cifra equivalente a 43 veces el presupuesto para el campo en 2003
Los datos demuestran también que México ha gastado 78 mil millones de dólares en los últimos nueve años
Los académicos de la Universidad Autónoma de Chapingo documentaron también que el desempleo crece en forma alarmante en el campo
Según datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, la pérdida de empleos es de 1 millón 780 mil fuentes de trabajo, de las cuales casi 600 mil se relacionan a productores de granos básicos “De todos los porcicultores, 40% ha abandonado la actividad, lo mismo sucede con 24% de los dedicados a la papa, al arroz, al maíz”
Cercanos a los murales que en la época posrevolucionaria pintaron los más afamados artistas plásticos mexicanos, Rita Schwentesius y Manuel Ángel Gómez Cruz no se cansan de tantas denuncias contra el TLCAN Dicen que el acuerdo comercial ha sido la causa de la transformación más drástica y profunda en la historia de la agricultura mexicana
“El presente y el futuro han sido trastocado La opción de vida en el campo, para la gran mayoría de los miles de productores, está puesta en duda Las organizaciones del campo claman por la suspensión del TLCAN, o por lo menos por su renegociación, porque los ganadores no son más de mil personas frente a millones de perdedores”
Según Álvaro López Ríos, excoordinador del CAP y líder de la UNTA, la situación en el campo mexicano ya no se puede soportar; dice que la movilización es inminente y que sólo puede ser frenada por la voluntad presidencial

Comentarios

Load More