Existen 108 sitios de arte rupestre en Querétaro

En la región semidesértica de Querétaro, asiento de los chichimecas, se halla arte rupestre de carácter ritual El arqueólogo Carlos Viramontes Anzures ha localizado 108 sitios con casi 5 mil 300 motivos gráficos y asegura que existen más lugares
Hasta ahora, el especialista ha registrado y realizado la calca de imágenes de 57 sitios Aunque no tiene las fechas exactas de las pinturas, considera que hay desde el 5 mil a C hasta la época del contacto con los españoles, e incluso hasta el período de los cristeros
El investigador y también antropólogo menciona a este semanario que los motivos iconográficos son de diversos tamaños: desde tres centímetros hasta un metro y medio:
“En promedio, están entre 25 y 40 centímetros, pero lo importante, más que las dimensiones, es la riqueza de los motivos gráficos Las representaciones humanas, chamanes con tocados, sus arcos y su parafernalia ritual; los animales, como tlacuaches y venados, y la flora, como peyote y maíz Hay muchos detalles que hacen que la pintura de aquí sea muy especial”

A algunas imágenes aún se les aprecia el color:
“Son principalmente rojas, 90%, pero también se observa pintura negra, verde, que es algo inusual en esta zona, diferentes tonalidades de ocre y pintura blanca, pero existen figuras que incorporan el blanco, el rojo y el amarillo La verdad es que les da el sol, la lluvia y el viento y han permanecido miles de años, lo que no aguantan tanto es al hombre”
En 1997 comenzó un proyecto de localización y registros de sitios de arte rupestre, bajo el título Paisajes rituales entre grupos de recolectores cazadores Un estudio de la gráfica rupestre en Querétaro
La investigación abarca pintura rupestre, petrograbado y geoglifos:
“El petrograbado es el grabado por medio del picoteo sobre la piedra directamente y los geoglifos son como las imágenes de Nazca, más grandes, figuras hechas sobre la tierra que sólo se ven desde el aire y que se hacen mediante el acomodamiento de piedras o mediante la limpieza de terrenos”
El proyecto pretende la catalogación de todos los sitios de gráfica rupestre del estado, pero sólo se ha abarcado el semidesierto: los municipios de Cadereyta, Tolimán, Colón y Peñamiller La investigación también incluye una parte del estado de Guanajuato: los municipios de Victoria, Doctor Mora, entre otros Del total, 107 sitios están en Querétaro y uno en Guanajuato, el de Arroyo Seco
Viramontes Anzures menciona que la región semidesértica de Querétaro fue habitada por sociedades de recolectores cazadores desde el año 8 mil a C, y en el siglo XVI los españoles les llamaron chichimecas y los catalogaron como salvajes
En realidad, la aventura del especialista, nacido en la Ciudad de México en 1957 y autor de los libros Historia y actualidad de los pueblos indígenas de Querétaro y De chichimecas pames a jonaces Los recolectores cazadores del semidesierto de Querétaro, inició en 1989, año en el cual llegó a trabajar a Querétaro:
“En ese momento la región semidesértica del estado era una especie de vacío arqueológico Nadie sabía bien qué grupos habían residido ahí Entonces, en 1989 instrumentamos un proyecto de estudio de grupos recolectores cazadores Existían referencias en crónicas de Guillermo Santa María y Sahagún, entre otros, pero hablan en general de grupos chichimecas, posteriormente de grupos pames y de jonaces
“El problema es que estos grupos sufrieron una guerra de exterminio de parte de los españoles Al ser recolectores cazadores seminómadas no encajaban dentro del sistema de dominación colonial, pero no lograron exterminarlos, siguieron diferentes sistemas de adaptación social Se unieron a otros grupos indígenas, subordinados también, como los otomíes De los recolectores cazadores de la época prehispánica no quedó prácticamente memoria, entonces, lo que nosotros intentábamos era reconstruir esa memoria”
Explica con franqueza:
“Bueno, había que admitir que hace 13 años no entendíamos absolutamente nada y ahí nace la inquietud de conocer no nada más la base económica de esos grupos, también queríamos entender un poco cómo pensaban”
Los valores
A la pregunta de cuán importantes son estas pinturas rupestres, responde que son fundamentales desde el punto de vista académico, porque se tiene una especie de laboratorio en el que se dio un grupo de recolectores cazadores en contacto con sociedades agricultoras mesoamericanas durante cientos de años Tuvieron muchos contactos, el comercial, intercambio de bienes, por ejemplo, mantas de algodón por puntas de pedernal, sal por pieles de venado
“Creemos que aquí hubo una frontera hace cientos de años, alrededor de unos mil 500 años, por lo menos entre agricultores y recolectores cazadores, y es un problema muy interesante Tenemos casi 7 mil 500 años de vida de estos grupos Entonces es un patrimonio invaluable”
-¿Por qué no se conoce esta gráfica rupestre?
-Por dos cosas Por un lado la monumentalidad En Baja California, Sonora y una parte de Coahuila existen pinturas monumentales, miden 3 o 2 metros de largo y turísticamente se pueden mostrar, pero aquí no llegan a ese grado de monumentalidad Sin embargo, eso no quiere decir que sean menos importantes o más importantes Son expresiones culturales tan válidas unas como las otras
“Por el otro lado, la arqueología del centro-norte fue mucho tiempo descuidada por el Estado mexicano; en realidad, hasta 1989 en Querétaro sólo había un arqueólogo En esos momentos en Yucatán debió haber 40 o más con una larga tradición de investigación Y también tiene que ver con un problema ideológico: se supone que estos grupos chichimecas ‘salvajes’ de recolectores cazadores no tenían una cultura material, pues, digna de estudiarse, y no se les prestó la atención”
La mayoría de las pinturas rupestres contiene figuras de carácter ritual:
“Muchas de ellas nos parecen que están reflejando el poder del chamán Éste es un experto en el trance ritual y en la curación, lo logra a través de alucinógenos normalmente Las fuentes del siglo XVI nos hablan de que los chichimecas eran expertos en las plastas y conocían muy bien el peyote Son los primeros que usaron el peyote, pero también otras como la datura, mejor conocida como toloache, o los hongos alucinógenos”
Además, hacían ceremonias, llamadas mitotes:
“Normalmente eran nocturnas, en donde se bailaba alrededor del fuego o se cantaba, y había consumo de alucinógenos Pensamos que muchas de estas imágenes que vemos en las cuevas derivan del trance alucinógeno de los chamanes, porque dentro del trance ven diferentes imágenes, al principio geométricas, después se esfuerza la persona por darle un sentido dentro de ese mismo trance”
Así, muchas de las visiones de los chamanes son las que se plasman en la pintura rupestre, pero, además, se distinguen imágenes que parecen corresponder con la figura propia del chamán, o sea, se observa a estos personajes ataviados con tocados elaborados muy característicos
Se advierte también evidencia de otro tipo de parafernalia ritual asociada al peyote:
“Están dibujadas plantas de peyote La zona peyotera en México inicia en la región semidesértica de Querétaro y termina hasta el río Bravo”
Próximos estudios
Informa Viramontes Anzures que los otros 51 sitios están en proceso de ser registrados Vaticina que el catálogo irá creciendo, porque cada cierto tiempo le avisan de nuevos lugares arqueológicos de este tipo, y subraya:
“Hay muchos más, de hecho, esto es lo que conocemos del semidesierto Tenemos después que abarcar la Sierra Gorda y después los valles de Querétaro Si hacemos una proyección, probablemente estamos hablando de varios cientos de sitios de estas características Unos muy sencillos, que pueden ser de unas cuantas líneas en una pared, hasta otros que tienen más de 400 motivos Todos hay que calcarlos”
Comenzará a efectuar el registro del sitio El Cobre, en Peñamiller, donde calcula de 250 a 300 motivos
La conservación
Algunos municipios, informa, quieren abrir los lugares al público, “pero todo esto requiere de una infraestructura y un presupuesto que a veces el municipio no tiene”
Ya empezó la labor de conservar:
“Trabajamos en coordinación con el gobierno de Guanajuato, con la Presidencia municipal de Victoria, el INAHde Guanajuato y nosotros para preservar Arroyo Seco Es un sitio muy grande, precioso Mucha gente lo visita pero no hay vigilancia, entonces la gente acaricia las pinturas, a veces quieren llevarse pedazos de roca con pintura”
Externa que primero se debe solucionar el problema de la tenencia de la tierra, aunque ya se delimitó el sitio:
“Lo tenemos calcado y mapeado a 100% Estamos en espera de que la Presidencia Municipal tenga los recursos para protegerlo Nuestra idea en principio es que la gente de la comunidad lo cuide Ni el INAH ni el gobierno puede, si a la comunidad no le interesa Para ello, hemos tenido muchas pláticas con la comunidad de ahí, llamada Los Remedios”
En 1999, el arqueólogo publicó el libro Expresión y memoria Pintura rupestre y petrograbado en las sociedades del norte de México Ha preparado otros dos volúmenes sobre la gráfica rupestre El INAH los editará a principio de 2003 Uno es el catálogo de los 57 sitios Sobre él, detalla el especialista:
“Gráficamente está bien ilustrado Incluyo un análisis estructural de la pintura rupestre”
El otro es un volumen interpretativo en torno del significado de la pintura Seleccionó los lugares más ricos iconográficamente
Además, agrega, los investigadores del Centro INAH Querétaro están pugnando por integrar a los grupos recolectores cazadores a la historia mexicana:
“Desde el punto de vista oficial, la historia de México son los mayas, los aztecas y los zapotecas, y qué bueno que así sea, pero también son los grupos de recolectores cazadores que vivieron miles de años en el norte de México Lo que nos interesa a nosotros es rescatar esa memoria e integrarla a la historia”
Relata que cuando llegan los españoles a Querétaro, estos grupos presentan una tremenda resistencia y los logran “apaciguar” hasta 1748
“Les costaron casi 250 años a los españoles doblegar a los chichimecas” l

Comentarios