Sentencia a su favor Amanda Lalena, albacea de Rockdrigo

Por fin
Amanda Lalena González Escalante es ya, por ley, la heredera universal y albacea de la obra musical de su padre, el cantautor rupestre Rockdrigo González, autor de Estación del Metro Balderas y quien falleciera en los sismos de 1985
La propia Amanda Lalena y su madre, Mireya Escalante, anuncian su triunfo y muestran el expediente 1502-2001 con la sentencia del II Tribunal Superior de Justicia del DF, firmada por el juez noveno de lo Familiar licenciado Teófilo Abdó Kuri y por la secretaria del acuerdo, licenciada Ofelia Topete C
Esta decisión permitirá que den a conocer varias canciones inéditas que grabara Rockdrigo antes de morir y confiara al periodista José Xavier Návar, quien prometió, tras los sismos, que cuando Amanda Lalena fuera la albacea legal él daría a conocer dichas cintas que guarda en una cuenta bancaria (“Cintas perdidas de Rockdrigo” en Proceso, 539)

Dice a Proceso Amanda Lalena:
“A partir de que, por fin, en el nuevo siglo el acta de defunción legalmente estipuló que había un nombre que correspondía a mi padre y que él era efectivamente el Rockdrigo quien murió en los sismos, pienso que él ha librado una lucha impresionante con la muerte”
Lalena parece harta de tanto litigio, pero contenta Coloca sus anteojos y expresa con palabras rápidas:
“O sea, primero no estaba bien el acta de defunción y después surgieron miles de problemas: la fecha de nacimiento en su tumba no es la correcta, en fin Como que él no se quiere morir y hace todo lo posible para no hacerlo”
-Para su hija, ¿qué significa todo esto?
Suspira:
-¿Para mí? Ay Pues las cosas que no se olvidan no pueden estar muertas
“Todo esto me ha afectado como a cualquier persona afecta el que su papá haya muerto No más por el hecho de que él sea Rockdrigo González Mira, de repente, para mí es una flojera absoluta ser la hija de, que los periodistas te hagan las mismas preguntas No sé, pero como que a veces es molesto Parece que yo he vivido bajo las sombras de los árboles únicamente y no siento ser una sombra porque no estoy tratando de competir, además yo tengo lo mío
“Yo soy escritora, tengo una novela que estoy editando y gané un premio literario en Monterrey He hecho cosas por mi propia línea y soy Amanda Escalante, no la hija de nadie Así como que tú vienes al mundo solo y tus padres también están solos Yo no siento esto como una carga porque no lo veía como una responsabilidad como ahora, sino que me siento como alguien a la par A mí me gusta su música, me gustan sus letras y no me ha afectado que él sea él Me ha afectado lo que ha girado alrededor de él”
Si para los amigos de Rockdrigo ella ha sido conocida como Lalena debido a una canción de Donovan, la heredera opta por llamarse Amanda en la Sogem y la escuela para escritores de Mario Bedatín, Casa del Refugio, donde estudió Así firmará su primera novela
Canto a Tampico
Mireya Escalante nació en la capital mexicana el mismo año que Rockdrigo (1950) Desde los ocho meses de edad, se mudó a Tampico Relata:
“Mis abuelos iban a las botaduras de barcos que hacía el papá de Rockdrigo, el ingeniero Manuel González Sámano, y yo iba A los seis años, fuimos Rockdrigo y yo al mismo kinder, el Altavista Lo conocí como el hermano de Elsita González, la niña que iba a la clase de ballet conmigo Luego, a los 15 años un amigo común, Pancho, lo llevó a la casa Me cayó muy gordo; pero platicando con él me di cuenta que le gustaba lo mismo que a mí Nos hicimos súper cuatachos y a los 23 fuimos pareja, vivimos juntos en Tampico Todos los días nos reíamos
“Cuando ganó un premio con su canción Canto a Tampico, el puerto ya le quedó chiquito, nos venimos a México a probar suerte No le fue bien, vivimos un tiempo en Chapingo, él tocaba la guitarra y veía tele todo el día Lalena nació al siguiente año, el 2 de agosto de 1979 en la Beneficiencia Española de Tampico Yo tenía 29 años y Rockdrigo también”
Y regresa la cinta aún más:
“Cuando yo tenía 16 años, Rockdrigo me llevó un disco de Donovan para que lo tradujera y cuando terminó la canción Lalena le dije que así le pondría a mi hija y él se animó: ‘Yo también, a ver quién gana’ Pasaron los años y cuando tuvo en sus brazos a nuestra hija, me preguntó: ‘¿Y cómo se va a llamar este carajito?’ Y yo le dije que Lalena Soltó la carcajada: ‘¡Ah, qué buena onda!’ Empatamos”
Lalena evoca a su padre:
“Yo tengo recuerdos excelentes de él en las navidades, de cosas creativas que hacía para demostrar amor, porque era una persona muy seca No demostraba afecto; sin embargo, me acuerdo bastante de una piñatita que hizo y los regalitos me los llevó en la funda de la guitarra Lo intentó a su modo, entonces yo no puedo sentirlo como un peso, al contrario Pero tampoco te voy a decir que estoy orgullosa de ser hija del Rockdrigo”
-¿Por qué no?
-Porque son cosas distintas ¿Debe acaso ser un orgullo ser hija de? Pues no Es un orgullo saber hacer lo que tú haces, no algo que alguien hizo, como cuando me piden autógrafos a mí y es una tontería Es como si yo pidiera autógrafos a mi vecino con un disco de Paul McCartney Así de absurdo, nada que ver
Otro suspiro:
“La verdad es que estoy contenta de ser su hija, así como de ser hija de mi mamá y nieta de mi abuelito paterno Manuel que hizo astilleros, de la misma manera No es ni un orgullo ni una carga, es más bien algo que está ahí, ¿no?”
Bola de nieve
Al morir Rockdrigo, los músicos integrantes del Colectivo Rupestre crearon Rancho Electrónico AC, para recopilar las canciones que había grabado de manera no profesional, como el casete Hurbanistorias (Proceso, 464) y apoyar a Lalena
Fueron Modesto López de ediciones Pentagrama y Rodrigo de Oyarzábal quienes sacarían originalmente en el sello Ozono de Pentagrama aquella grabación, luego de romper el padre de Rockdrigo con Návar al considerar leonino el contrato que éste ofrecía para la disquera WEA (hoy Warner Music México) Mireya:
“No culpo al marino, constructor naval e ingeniero González Sámano en ningún momento de esa decisión, yo creo que también la hubiera hecho La cuestión es que ya cuando en Pentagrama salió el disco El profeta del nopal (Proceso, 539) no había dinero para Lalena, De Oyarzábal le prometió a Lalena:
“‘Te voy a dar lo que se ha vendido de tu papá’ y le compró un Topo Gigio, una falda y una hamburguesa No hubo más En mi desesperación empiezo a acercarme a La Jornada y gracias a Arturo García Hernández se buscó lo que decían el ingeniero y sus amigos de Tampico Gonzalo Rodríguez y María Guzmán al respecto Un día nos mandaron llamar de Pentagrama para decir que se responsabilizaba a Gonzalo Rodríguez de todo, algo que no me gustó porque Rockdrigo ya no llevaba una buena relación con él aquí: le robaba canciones Se había creado una especie de pequeño comité en el que estaba Fausto Arrellín de Quál, en el que se prometía pagarle a Lalena gastos médicos, ropa y escuela Quedamos de acuerdo Desde ahí comienza Lalena a ir a la escuela que ella decidió, que era medio internado; pero Gonzalo no pagaba las colegiaturas y como murió un 13 de marzo de 1989, todas las promesas quedaron en un impasse”
Hasta ahora, Pentagrama ha pagado sólo los estudios de Lalena, quien al cumplir la mayoría de edad buscó ser albacea por sugerencia de su abuelo; pero había un inconveniente legal: en el acta de defunción de Rockdrigo su nombre aparecía incorrectamente como Rodrigo Eduardo González Sámano, en vez de los apellidos González Guzmán Varios testigos más declararon y una vez resuelto el error, Lalena comenzó el juicio para hacerse cargo del legado:
“Fuimos mi madre y yo al juzgado vestidas correctamente, yo traté de buscar mi camisa más blanca, fue una cosa muy rápida y molesta como todo en la burocracia Terminando la audiencia, tuve la sensación de que no se podía perder el caso por las pruebas, estaba declarando un primo hermano de papá y había una fe de bautismo”
Lalena acusa al abogado que llevó su caso, de retardarlo, pues no mencionó, entre otras cosas, que Rockdrigo tenía vivos a sus padres y a dos hermanas, Elsa y Veva
“Y que yo, además, tenía relación con esa familia Por esto que tú puedes llamar imprudencia, omisión, negligencia, y que yo nombro craso error, por no hablar también de que se me podía hacer la prueba del ADN, las cosas se podrían complicar todavía, si bien ya se determinó el 2 de octubre que, por ley, yo sea la heredera universal de todos los bienes y la albacea Yo solita No soy ninguna tonta y me di cuenta que hizo mal su trabajo; pero ya gané No hay vuelta de hoja”
-¿Cómo ha sido este proceso en
tribunales?
-Estoy muy cansada de estar yendo tanto al juzgado a reparar los daños y errores de alguien, en los papeleos y visitando abogados Es un ambiente que no me gusta, prefiero estar dormida Me despiertan bien temprano para ir a los juzgados y yo despierto a las dos de la tarde (ríe) Espero que esto se solucione porque nada más me está agotando y descuido asuntos más importantes
Pero por otra parte, Rockdrigo representa mucho, “pues voy a hacerme cargo de una obra que no es mía, pero que tengo que ver cómo la distribuyo, ver que llegue efectivamente a la banda Entonces, más que nada me siento no voy a decir la palabra asustada, pero sí sorprendida; pero sé que voy a hacer lo que el universo quiere que haga Todo esto de mi papá ha sido como una ‘bola de nieve’ que ha ido creciendo, no es para que se derrita bajo un encendedor, ¿no? Y eso es lo que yo voy a hacer, que continúe en la medida que no me estorbe para mi vida personal ni mi carrera Si no me quita tiempo de mí, yo voy a estar ahí; pero en el momento en que interfiera en que yo tenga que tomar una elección entre formar algo de mi papá o hacer algo mío, voy a hacer lo mío”
Las cintas de Návar
Entre las cosas que Lalena tendrá que elegir, se cuentan las cintas de canciones que su padre dejó a Návar Ella decidiría por dar a conocerlas:
“En lo que se pueda, la obra de Rockdrigo debe rolarse Y si Pepe Návar se ‘mocha’ con las cintas, pues las sacamos Y si alguien quiere hacer un cortometraje, como los que le hizo Alejandro Ramírez con La ciudad del recuerdo, o ¿Por qué no me las prestas?, de Sergio García, o el documental que hace ahora Rafael Montero, pues la rola continúa O sea, su obra tiene vida propia, yo nada más el que venga y me diga: ‘¿Puedo?’, pues, ¿por qué no?”
Mireya regresa la cinta en la máquina del tiempo:
“A mí me dio el teléfono de Pepe Návar mi cuatita Chela Lora (quien fue con Alex y su hija al velorio de Rockdrigo), pues yo ya estaba desesperada porque no veía claro con las regalías Las cintas quedaron guardadas y un día se las pedí; pero él me dijo que hasta que no viera un papel en el que se estipulara que Lalena es la dueña de la obra de Rockdrigo, no se las entregaría Una vez las escuchamos Las tiene en una caja de seguridad en el banco y ahora que ya tenemos la sentencia de la aceptación de mi hija como albacea, estaría interesante darlas a conocer, ahora con tecnología digital podrían salir estas canciones con mejores arreglos Las piezas tienen diferentes letras, yo le conocía las mismas canciones con hasta tres textos distintos Ésas son las famosas Cintas de Pepe Návar, incluso así se podrían llamar Siento que se van a vender como pan caliente en edición para coleccionistas”
Proceso pregunta a Amanda Lalena si ha sido importante Rockdrigo para el rock mexicano Responde dubitativa:
-Eso dice la gente Yo (pausa) Ciertamente no puedo ser demasiado objetiva, es mi papá Yo te puedo hablar de los trovadores o de muchas cosas que me han interesado y estoy viviendo en mi generación Pero no te puedo hablar de mi papá y el rock No puedo ser objetiva
Se anima:
“Pero parece que sí, ¿verdad? Si Rockdrigo sigue haciendo tanto ruido a 17 años de muerto, si tiene una placa este músico a quienes otros rockeros de provinciano tampiqueño no lo bajaron, en la mismísima estación Metro Balderas, a la que le compuso una rola (Proceso, 1297), y si yo muy seguido me encuentro a la gente en los camiones o en el Metro cantando sus canciones, si hay todo este movimiento, pues algo tuvo que ser”
Concluye riendo la heredera del llamado Profeta del nopal:
“Yo no sé si marcó una pauta o no, porque a mí se me hace que esos son juicios muy grandes La verdad es que yo no soy ninguna conocedora del rock ”
Al conocer la noticia, el padre de Rockdrigo exclamó desde su astillero de Tampico:
“¡Qué bueno! Eso está muy, pero muy bien porque mi Lalena va a poder cobrar las regalías a Modesto López de Pentagrama Ella lo merece”

Comentarios