Tamaulipas, el reino de la violencia

Durante el gobierno de Tomás Yarrington, en Tamaulipas la violencia relacionada con el narcotráfico alcanzó niveles sin precedente: en 2003 se registraron 240 secuestros y desapariciones forzadas en los 10 municipios tamaulipecos de la frontera, y las ejecuciones, en los últimos cuatro años y medio, ya llegaron a 303 Además, en las actividades ilegales han estado involucrados jefes y agentes policiacos federales y estatales A pesar de todo, Yarrington persiste en su propósito de ser candidato del PRI a la Presidencia
CIUDAD VICTORIA, TAMPS- A 10 meses de concluir el gobierno de Tomás Yarrington, el estado de Tamaulipas vive convulsionado por constantes ejecuciones y desapariciones forzadas asociadas al narcotráfico, secuestros e incluso por la colusión de miembros de la administración estatal con el crimen organizado
A pesar de todo, Yarrington persiste en su propósito de buscar la candidatura del PRI a la Presidencia de la República: “No me den por muerto”, pide a los reporteros
El senador panista Gustavo Cárdenas, aspirante a la gubernatura y partidario de una coalición con el PRD y el PT, considera que “la justicia en Tamaulipas está en manos del crimen organizado y existen altos compromisos (dentro del gobierno estatal) con el hampa, ya que de otra manera no se puede pensar en la existencia, persistencia y convivencia de la delincuencia organizada, que se pasea impunemente con la policía ministerial del estado”
Pedro Alonso Pérez, diputado local del PRD, piensa que “a Yarrington le faltó voluntad política para enfrentar el grave problema de la inseguridad pública, la impunidad del narco y la corrupción en las filas de su gobierno Por cuidar su deseo de meterse a las grandes ligas de la política, se mantiene al margen de la problemática real de la entidad”
Por ejemplo, en diciembre último, se informó que un grupo de agentes de las policías Ministerial del estado y Preventiva de Reynosa encabezaban una banda de secuestradores, que asesinó al empresario nuevoleonés José Antonio Cervantes Ezpeleta y privó de su libertad a otras ocho personas El procurador general de Justicia del estado, Francisco Cayuela, inicialmente negó los hechos y la implicación de sus subalternos, pero después Yarrington tuvo que reconocer que sus colaboradores lo habían “engañado”
Para el senador Cárdenas, “no es válido que el gobernador se diga engañado, porque es competencia suya la designación del procurador y la actuación de su equipo”
Empresarios en desbandada
Ante el desbordamiento de la violencia y temerosos por la posibilidad de ser víctimas de secuestros, empresarios medianos y pequeños de Matamoros, Reynosa y Nuevo Laredo han empezado a vivir en Bronswille, McAllen o Monterrey
“Muchos empresarios ya no quieren ni cambiar de carro o comprarse cosas que puedan atraer la atención de la mafia”, dice en entrevista Julio César Martínez Infante, dirigente estatal del PRD, quien asegura que ha escuchado este tipo de comentarios de dirigentes de la Cámara Nacional de Comercio de Matamoros
Según la Procuraduría General de la República (PGR), ante el supuesto debilitamiento del cártel del Golfo tras la captura de Osiel Cárdenas en marzo de 2003, Los Zetas -grupo de gatilleros de esa organización – cobran “derecho de piso” a plagiarios para que puedan operar y de ahí el crecimiento exponencial del secuestro
Yarrington es uno de los promotores de las cabalgatas anuales que realiza con los gobernadores de Coahuila y Nuevo León -a las que se ha unido el presidente Vicente Fox y otros gobernadores- a partir de 2000, cuyo propósito es crear un “frente unido” contra el narcotráfico en el noreste del país
La de marzo de 2003 partió del rancho El Vergel, Coahuila, cuyo dueño, Sergio Villarreal Aparicio, fue secuestrado el 29 de julio último Se presume que era operador del cártel de Juárez, según se desprende de un boletín de la PGR citado por el informe sobre secuestros y desapariciones ocurridos en 2003, que elaboró el Centro de Estudios Fronterizos y de Promoción de los Derechos Humanos (Cefprodhac)
En mayo de 2003, siete personas fueron capturadas en ese rancho durante una operación militar; entre ellas se encontraban desertores de las Fuerzas Armadas que forman parte de Los Zetas, así como Pablo Obregón Ramos, exsubdelegado de la PGR y miembro de las fuerzas especiales asignadas para combatir al cártel del Golfo Obregón quedó libre, pero fue ejecutado el 10 de agosto en Reynosa
En su informe correspondiente a 2003, el Cefprodhac registra 240 secuestros y desapariciones forzadas en los 10 municipios tamaulipecos de la frontera
En agosto pasado, cuando Yarrington rindió su informe de gobierno, el Cefprodhac documentó que, a pesar de que al mandatario aún le faltaba año y medio para concluir su gestión, el número de ejecuciones en la entidad ya era superior al registrado en la administración de su antecesor, Manuel Cavazos Lerma
“Aunque el sexenio de Cavazos Lerma fue considerado en su momento como el período con mayor narcoviolencia, el de Yarrington ya lo superó”, asegura a Proceso Arturo Solís, presidente del Cefprodhac
Según las estadísticas del organismo, en el anterior sexenio los homicidios vinculados con el tráfico de drogas llegaron a 302 sólo en los municipios de la franja fronteriza -de Matamoros a Nuevo Laredo-, mientras que en cuatro años y medio de la actual administración, ya llegaron a 303
Estos datos no incluyen las decenas de hombres que en estos años han sido desaparecidos en Tamaulipas por comandos armados, asesinados y abandonados sus restos en Nuevo León o Coahuila En 2003, se tiene un registro de más de 20 ejecutados, cuyos cuerpos fueron dejados fuera del territorio tamaulipeco En 2002, hubo 17 ejecutados y siete desaparecidos en la zona fronteriza del estado
Cronología de la violencia
A mediados de marzo de 1999, unas semanas después de la toma de posesión de Yarrington, fue ejecutado Jaime Rajid Gutiérrez Arreola, comandante de la Fiscalía Especial de Atención a Delitos contra la Salud (FEADS), y el 2 de julio, en Matamoros, Salvador Chava Gómez Herrera, sucesor del capo Juan García Ábrego
Con Osiel Cárdenas en el liderazgo del cártel del Golfo, se inició una racha de violencia sin precedente En 2000, por ejemplo, 68 de los 179 homicidios cometidos en la entidad estaban vinculados con el narcotráfico, principalmente en Reynosa
En Miguel Alemán, en noviembre de 2000, el comandante de la Policía Rural del estado, Pablo Gaytán -identificado con El June-, fue ejecutado, y unas horas después fueron encontrados muertos los cuatro sicarios que lo habían ultimado Policías ministeriales del estado fueron investigados por su participación en este homicidio
En Nuevo Laredo, las bandas de Los Chachos y Los Texas -la primera ligada al cártel de Juárez y la segunda al del Golfo- se enfrentaron por el control del territorio En mayo de ese año, fue asesinado Dionisio García Román, alias El Chacho, líder de la primera banda El 20 de agosto de 2001, Los Zetas ingresaron al hospital San José de esa ciudad y ejecutaron a Ismael Flores Godínez, alias El Mayelo, también ligado a Los Chachos
El 9 de julio de 2001, fueron asesinados el comandante de la Policía Ministerial del estado, Jaime Yáñez Cantú, y el policía preventivo Gerardo Gascón Sotero, en Matamoros Unos días antes, Los Zetas irrumpieron en las oficinas de la Policía Ministerial para rescatar a Rafael o Hugo Ponce, presunto integrante del cártel del Golfo
El 23 de noviembre de ese año, se registró un tiroteo en la sede de la FEADS, a raíz del cual murió el policía estatal Jorge Córdoba Martínez Hubo siete detenidos, algunos de ellos exjudiciales del estado
En 2002, los ajustes de cuentas cobraron la vida de 57 personas, 37 de ellas en Nuevo Laredo
La madrugada del 1 de agosto último, narcotraficantes y agentes policiacos y militares se enfrentaron en varios cruceros de Nuevo Laredo El resultado en este caso fue de tres muertos -dos eran narcotraficantes-, seis heridos y varios detenidos, entre ellos el coordinador de agentes del Ministerio Público Federal, Juan Manuel Muñoz Morales (Proceso 1397)
El mismo mes, la PGR anunció la captura de Armando Valencia Cornelio, jefe del cártel del Milenio y siete socios -entre ellos Eloy Treviño García y Miguel Ángel Ruelas, ambos expolicías ministeriales de Tamaulipas
Funcionarios coludidos
Según el informe de Cefprodhac denominado Violación de los derechos humanos en el combate al narcotráfico, funcionarios estatales y municipales tienen vínculos con el narcotráfico
“Ésta es la historia que se repite a lo largo de los últimos años en el estado, donde funcionarios del más alto nivel protegen el trasiego de drogas, contando los narcotraficantes para sus actividades delictivas con el apoyo de elementos de todas las corporaciones policiacas”, sostiene el documento, fechado el 15 de mayo de 2001
Agrega: “Lo que olvidó el gobernador de Tamaulipas, es que la estructura de la delincuencia se nutre y apoya de las policías estatales, tal como se ha demostrado con el alto número de elementos de esas corporaciones a los que se relaciona insistentemente con la mafia, y pese a las denuncias que se han hecho, se les ha protegido desde altos niveles del gobierno estatal”
Con base en el expediente 1694/MPFEADS, establece el informe, el 17 de noviembre de 1999 el periodista Juan Bermúdez Núñez denunció en el consulado de México en San Antonio, Texas, la red de protección de Osiel Cárdenas
“El periodista manifestó que tenía contacto directo con Osiel desde 1998, apuntando que el responsable de transportar la cocaína era Armando San Miguel Tienda, jefe de grupo de la Policía Ministerial del estado, y quien estuvo comisionado en Matamoros, Nuevo Laredo, Díaz Ordaz y Reynosa”
El periodista señala como protectores del capo a Baldomero González Ruiz, agente ministerial que amenazó de muerte a agentes de la DEA y el FBI en 1999 (Proceso 1357); al agente ministerial Alberto Balmori Garza, detenido en Nuevo Laredo con 449 mil dólares, y a Pedro Hernández Quiroga, jefe de grupo del comando Polares de la Policía Municipal de Matamoros De los 29 señalados, 23 eran funcionarios estatales y municipales en activo
El 9 de abril de 2001, con la captura de Gilberto García Mena El June, el Ejército y la PGR aseguraron tres videos de la fiesta de 15 años de la hija del capo, a la que asistieron más de 100 políticos, funcionarios estatales y municipales, así como policías y periodistas, declaró José Luis Santiago Vasconcelos, de la PGR El gobierno de Yarrington tardó 18 días en reaccionar: destituyó a 86 elementos de la Policía Ministerial
Un personaje bajo sospecha es Max Castillo Treviño, primer procurador general en la gestión de Yarrington Dejó el cargo a los seis meses y ahora es asesor jurídico del gobernador También es socio de Humberto Zolezzi, actual subsecretario de gobierno, en un despacho con sede en Matamoros que litiga asuntos de narcotráfico
El 9 de julio de 2002, el periódico El Norte publicó una fotografía en la que aparece Zolezzi acompañado por tres reconocidos miembros del cártel del Golfo: Óscar Malherbe de León, Sergio El Checo Gómez y Ricardo El Gordo Lizardi
Los otros procuradores de Yarrington han sido Eduardo Garza Rivas y Francisco Cayuelas Villarreal Garza renunció el 4 de julio de 2001, poco después de la investigación de Guardados de Abajo y luego de que, el 19 de julio de ese año, Los Zetas rescataron del mismo edificio de la Policía Ministerial a un miembro del cártel del Golfo
Sin embargo, aun con este escenario de violencia y corrupción como antecedente, el gobernador Tomás Yarrington cree que puede aspirar a la Presidencia de la República
“Yo no le veo tamaños para ser presidente de México”, advierte el senador panista Gustavo Cárdenas, quien conoce a Yarrington desde joven Y agrega: “Los hombres se conocen por sus hechos, sobre todo cuando hay congruencia con los principios universales de honestidad y transparencia a la hora de gobernar, y en Tamaulipas no hay claridad Pese a los altos índices de popularidad que tiene Yarrington en las encuestas, resultado de la excesiva autopromoción, el balance le es desfavorable”

Comentarios

Load More