“Tijuana, la tercera nación…”

Este ambicioso proyecto, inaugurado por el presidente Fox con recursos mayoritarios de la iniciativa privada, empieza a ser puesto en la mesa de debates, en principio, desde su nombre Para destacados tijuanenses, la ciudad fronteriza ha dejado de ser un punto aislado en el país
Con el título Tijuana, la tercera nación se realiza en esa ciudad fronteriza un amplio programa cultural durante tres meses, al cual se sumaron artistas de diversas disciplinas Sin embargo, el proyecto -cuestionado por diversos aspectos- no logró arraigar en toda la sociedad tijuanense
En su columna Astrolabio del 25 de abril pasado, el periodista Rafael Rodríguez, editor de cultura del periódico Frontera de la urbe, calificó el programa como “un concepto de arte fraguado a varios miles de kilómetros de distancia de nuestro agreste territorio, y donde nuestra participación como bajacalifornianos en el derroche de recursos que el mismo implica, es además de cuestionable, limitada, azarosa y marcada por la improvisación que resulta de sumarse a causas que no son nuestras”
Entrevistados por Proceso, los escritores Daniel Sada, Federico Campbell y Humberto Félix Berumen, así como el investigador José Manuel Valenzuela Arce, expresan su discordancia con la idea de Tijuana como una tercera nación, y dividen sus opiniones en torno del programa cultural
Por su parte, vía telefónica desde Nueva York, el empresario hispano Antonio Navalón Sánchez, representante del Grupo Prisa en México -entre cuyas empresas en México se cuentan las editoriales Santillana y Alfaguara- explica el título del proyecto y los motivos que le dieron origen
Con una inversión de alrededor de 16 millones de pesos aportados en más de 90% por las empresas Santillana, Telefónica Móviles y Coca Cola, entre otras, y en menos de 10% por instituciones públicas, como el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y el Centro Cultural Tijuana (Cecut), el programa se realiza del 15 de abril al 20 de julio
Abarca dos exposiciones: Grito Colectivo, con obra de una treintena de artistas, colocada en el muro que separa a México de Estados Unidos y en los costados del canal del río Tijuana, y El corazón sobre el asfalto de la pintora española Mónica Roibal, esposa de Navalón Sánchez -presentada anteriormente en el Antiguo Colegio de San Ildefonso en la Ciudad de México, en donde también fue objeto de cuestionamientos-, que se encuentran en el Cecut y en la Universidad Autónoma de Baja California, respectivamente
Habrá conferencias con Carlos Fuentes, Carlos Monsiváis, Susan Sontag, Xavier Velasco, Héctor Aguilar Camín y Federico Reyes Heroles Se ha anunciado el magno concierto Over the border, con la actuación de Carlos Santana, Paco de Lucía, Los Tigres del Norte, Julieta Venegas y el Colectivo Nortec Se espera, además, la asistencia de personajes del cine, como Salma Hayek, Quentin Tarantino, Benicio del Toro y Steven Soderbergh
Félix Berumen, coordinador de la biblioteca de El Colegio de la Frontera Norte (Colef) y autor del recién publicado libro Tijuana la horrible (ver recuadro), destaca que el programa no surgió de los tijuanenses, sino que se impuso desde fuera y pregunta:
“¿Somos una tercera nación? Yo creo que no, el título suena muy bonito, pero no corresponde con la realidad Esto fue impuesto por alguien que no es de aquí Así como en el pasado nos impusieron el Festival de la Raza con el propósito de afianzar la identidad de los ‘desnacionalizados’ tijuanenses, ahora nos imponen esto otro que es vernos como una tercera nación, un tercer país entre México y Estados Unidos”
El escritor no fue convocado a tomar parte en ninguno de los foros y afirma que se enteró del programa hasta que lo vio anunciado, porque fue hecho “desde el centro para Tijuana y no a partir de pensar que Tijuana debió participar de manera más directa en las actividades; si nos hubieran invitado seguramente muchas voces habríamos dicho que no era por ahí la cosa, que esto de tercera nación no corresponde con la realidad y que no se vale que nos etiqueten desde fuera, cuando no tuvimos voz propia”
En cambio, Valenzuela Arce, investigador del Colef, considera que el proyecto busca generar un espacio de reflexión sobre los procesos socioculturales de la frontera, particularmente la de Tijuana y San Diego, y permite hacer una resignificación de espacios públicos como el muro fronterizo y el río Tijuana, con la colocación de obra plástica
Recuerda que el muro, construido por Estados Unidos, fue como un “emblema de guerra” y ha sido el espacio en el cual diversos activistas rememoran con cruces de madera la muerte de casi 3 mil personas, víctimas de la llamada Operación Guardián
A su vez la zona de canalización del río Tijuana fue escenario también de la muerte de un buen número de habitantes, cuando el 30 de enero de 1980, con el fin de realizar un desalojo, se abrieron las puertas de la presa y el agua derrumbó muchas de las casas-habitación que se encontraban en el área
Y “está la obra de Mónica Roibal, como un punto generativo de un proyecto artístico cultural de gran alcance que me parece muy importante porque, finalmente, se complementa con toda una serie de mesas, discusiones, conferencias en torno de lo que, desde mi punto de vista, es la nueva centralidad de la frontera”
La leyenda negra
Campbell, quien participó en el programa el pasado miércoles 12 de mayo con la presentación de su libro La clave Morse; Félix Berumen, y Valenzuela Arce, coinciden en que Tijuana está rodeada por un mito
Una leyenda negra forjada desde que en sus inicios, en los años veinte del siglo pasado, y a raíz de la ley seca en Estados Unidos se convirtió en el lugar donde los estadunidenses podían hacer todo lo que estaba prohibido en su país, como producir y beber licor, apostar en los casinos, las carreras de caballos y las peleas de box, con lo cual también se generaban jugosas ganancias que inmediatamente salían hacia San Diego
Reforzada la imagen de Tijuana como la ciudad donde todo está permitido durante los años cuarenta en la Segunda Guerra Mundial, y al principio de los cincuenta con la guerra entre Estados Unidos y Corea, ha llegado al siglo XXI con la misma imagen de ser albergue de la violencia, la inseguridad, la prostitución y del narcotráfico
A esa negativa imagen se ha sumado por décadas la idea de una Tijuana alejada de la identidad cultural mexicana y sumergida en una especie de hibridación con la cultura anglosajona
Autor de Una de dos, entre otras novelas, Sada (Mexicali, 1953) recuerda que en su infancia la zona fronteriza estaba deshabitada y aislada del centro del país Durante años, él no tuvo conocimiento de la cultura indígena de México o de la cultura del maíz
Y al evocar el libro de Fernando Jordán, El otro México, en el que se habla de la identidad bajacaliforniana, advierte que si la idea de tercera nación se refiere a ese aislamiento, ya no es real, porque ahora la península está conectada con el país Subraya:
“En cierto sentido me parece un desatino nombrar a Baja California como una tercera nación, sé que hace tiempo hubo algunos intentos de los gringos de comprar la península, no tengo el registro, pero hasta donde sé durante muchos años no se llegó ni al millón de habitantes en toda la península”
A su vez, Campbell, quien no cree en la teoría de que el idioma español o la cultura mexicana estén penetrando en la sociedad estadunidense por efecto de la migración, afirma:
“No creo en eso de la tercera nación, es una idea que no me cuaja, me parece un tanto artificial y demasiado especulativa”
Explica que después de lo sucedido en países como Yugoslavia, la noción de frontera ha entrado en crisis, y anticipa:
“Actualmente se tiene la sensación de que México es un país frontera y todo el tronco nacional es una frontera, y lo que vislumbramos en las próximas décadas es un México, tanto como Tijuana, muy norteamericanizado, porque yo creo que es más fuerte la influencia de Estados Unidos hacia México, que de la cultura mexicana hacia allá”
En opinión de Valenzuela Arce, si se atiende a la definición de nación de Benedict Anderson como una comunidad nacional imaginada, Tijuana no es, desde luego, una tercera nación, pero él entiende que el título del programa cultural es una provocación “en términos de reflexión”, montada sobre la idea del término “Mexamérica”, expresado en textos de diversos autores, en los cuales se cuestiona si realmente existe en la frontera una dinámica cultural distinta a la de los territorios nacionales de México y de Estados Unidos
Narra que a él le preguntaron sobre el nombre y al responder que no creía que Tijuana fuese una tercera nación, sugirió que, en todo caso, se pusiera esa frase entre signos de interrogación para hacer evidente la intención polémica y la invitación a debatir temas como la aculturación
Más desacuerdos
Desde la inauguración de Tijuana, la tercera nación medios locales hicieron diversos señalamientos, entre ellos que el gasto de este festival de tres meses representaba un poco menos del presupuesto anual de organismos como el Cecut, el Instituto de Cultura de Baja California y el Instituto Municipal de Arte y Cultura
Hasta el presidente Vicente Fox, invitado a abrir la muestra, hizo cuestionamientos; según el reportero de El mexicano Jaime Cháidez Bonilla, al recorrer, en nueve minutos, la exposición en el río Tijuana preguntó refiriéndose a las obras:
“¿Y la gente, cómo las va a ver?”
Al respecto Félix Berumen indica:
“Están en el canal del río, no hay manera de verlas, solamente que uno estacione el carro muy lejos y baje a verlos o se ponga en un puente, pero están mal colocadas; es un espacio muy grande, pero visualmente no es adecuado, el mismo presidente les dijo”
Y el artista plástico Daniel Ruanova comentó sobre la presencia de Fox en la inauguración (La Frontera, 14 de abril)
“Vamos a invitar al presidente a todas las exposiciones, para que les metan presupuesto”
Posteriormente, Ruanova y Heriberto Yépez, incluidos en la muestra Grito colectivo, expresaron su desacuerdo por la selección de la obra y se quejaron de no haber sido consultados sobre la utilización de sus piezas Yépez dijo al reportero Miguel Ángel Ceballos, de El Universal:
“Abusar del arte para cubrir el muro -donde han muerto 2 mil 500 personas en los últimos años por la operación Gate Keeper- de este modo tan burdo y comercial, es ocultar la tragedia real Es burlarse de la historia de nuestro arte y de la vida de nuestros migrantes Provengo de una familia migrante, quedarme callado sería literalmente, no tener madre”
Con fecha 10 de mayo, Yépez publicó en su página WEB que había llegado a un acuerdo con los organizadores, quienes le avisaron que retirarían la pieza y pondrían otras en su lugar:
“Los comprendo Si dejaran que el muro se viera entre las obras de arte, la fea realidad del muro iba a echar a perder el art show Que pongan lo que quieran Que tomen fotos y justifiquen eso ante las empresas multinacionales patrocinadoras Hasta el mequetrefe de Fidel Castro sabe que la frontera es ‘una línea de muerte’, dos mil 650 cadáveres encontrados desde 1994 Pero, claro, como no hay fotos de esos muertos ni de los abusos que ocurren en la frontera, ésta es mega cool -su arte instalación lo prueba-, la frontera es ‘acogedora’ ¡moderna! ¡ Happyland! ¡Viva el art show!”
Frontera ejemplar
La pregunta es cómo y por qué un empresario español se interesó en la temática de la frontera para diseñar este proyecto, al cual si bien se suman posteriormente algunos tijuanenses, a otros les parece una imposición desde el centro Responde Navalón Sánchez:
“Bueno, en primer lugar, no se ha diseñado desde el centro, puesto que, como usted misma dice, yo no pertenezco a ningún centro”
-La editorial está en el centro, está en la Ciudad de México
-Pero no es solamente la editorial, nosotros tenemos presencia en toda la República desde el punto de vista empresarial y en cuanto a mí personalmente, por mi propia condición de extranjero, no soy representativo ni tengo nada que ver con -vamos a decir- una teoría centralista
“En segundo lugar, el patrimonio del sentimiento como el del pensamiento no lo da la ubicación de una zona, lo da la capacidad de ver o no determinados fenómenos, de leerlos o no y comprometerse con ellos o no”
En la ciudad bajacaliforniana se ha cuestionado también cómo se hizo la selección de las obras de la muestra colectiva y cómo se involucró en el programa a Mónica Roibal, quien admitió frente a la reportera Patricia Blake de La Frontera que la obra que expone la hizo “antes de conocer físicamente Tijuana”, aunque se daba cuenta luego de visitarla que la imagen que tenía “es muy acertada”
El representante de Prisa explica:
“De 32 artistas, 31 son tijuanenses ¿Cómo hicimos la selección? Pues solicitamos al único centro (Cecut) que nosotros entendíamos tenía un registro zonal de la manifestación artística, la selección de una serie de obras para que nosotros pudiésemos elegir de acuerdo a esto con ellos, cuál era la que mejor la representaba”
Agrega que en el caso de Mónica Roibal, se consideró que la exposición que había presentado ya en San Ildefonso tenía un elemento de fusión no sólo binacional, sino plurinacional, que coincidía con la muestra en Tijuana
Y respecto al desconocimiento de la artista sobre Tijuana antes de hacer la obra, indica:
“Estaremos de acuerdo en que el arte es universal, naturalmente siempre se puede discutir lo que para unos es arte y para otros no Esta exposición es una actividad más que no tiene la condición estelar, coincidió y al coincidir se incorporó”
Lo que se pretendió con la colectiva, enfatiza, fue colocar en el muro un “testimonio de la protesta, pero también de la integración, de la capacidad de sobrevivir culturalmente y tener una vitalidad como la que tenía la ciudad”, y asegura que se hizo con respeto a la carga de dolor y tragedia que tiene, dado que es un “elemento separativo”
En su opinión, se trata además de “una de las exposiciones más grandes que se hayan hecho nunca al aire libre”, abarca 2 mil 700 metros de muro a los cuales se suman mil 600 metros en los canales del río Tijuana:
“Ésa es la fuerza creativa de La tercera nación que no está vinculada a un espacio físico, solamente a la frontera, si hubiera habido un pintor japonés que expusiera con una temática parecida, pues también lo hubiésemos incorporado”
Y puntualiza sobre la exposición de Roibal:
“Está incorporada de una manera minoritaria -como no podía ser de otra manera-, pero nos parecía que era otro elemento que demostraba la capacidad de la integración, ésa es toda la relación, la coincidencia También ayer mismo por la noche presentamos un libro de Federico Campbell, porque no es nada más que un foro de reflexión en el que pretendemos estimular determinadas manifestaciones del arte para desviar parte del pensamiento hacia el fenómeno de Tijuana”
Tras su aclaración, se le comenta sobre la percepción de que el programa se había diseñado en torno de la exposición de Roibal:
“No, eso no es cierto, porque usted comprenderá que si hubiera sido así, entonces lo que hubiéramos hecho -cosa que hubiera sido un insulto para la ciudad y un insulto a la inteligencia- es intentar repetir o hacer o sacar No, la exposición de Mónica Roibal está en el Cecut y en la Universidad y es una parte más, como lo son las charlas
“Igual, si mañana conseguimos cuadrar la agenda, cosa que todavía no hemos hecho, de Pedro Almodóvar para que vaya a presentar La mala educación a Tijuana por el hecho de que tiene dos actores mexicanos en su reparto, pues también se plantee que esto lo diseñamos para poder traer a Almodóvar y vender su película, pues no, además es que no guarda proporción”
Para Navalón Sánchez, Tijuana es “una gran representación de lo que son las fronteras del mundo”, no sólo por ser la más visitada con “90 millones de cruces el año pasado”:
“Con su actitud integradora de los que llegan de México hacia el otro lado, la propia definición de ‘el otro lado’ es un ejemplo de cómo no perecer o no ir a un planteamiento frontal de desautorización del otro, sino a una integración”
Valor de elegir
Los fenómenos “de alta intensidad cultural” que se dan en la zona, su capacidad y la propia historia de Tijuana fueron algunos de los motivos que alentaron al empresario a diseñar el proyecto:
“Creímos que en este momento en el que las fronteras, los muros, la integración, son el problema, era muy importante usar ese lenguaje universal y ese testimonio de igualdad de Tijuana para tratar de rescatar todo lo que ya existía pero de una manera más ordenada, ligándolo directamente a uno de los condicionantes elementales, que era la propia existencia del muro Por eso nació un concepto que no es político, es un concepto social y cultural y básicamente un espacio convivencial Después de dar muchas vueltas decidimos que la denominación de tercera nación por los habitantes de los dos lados era lo que mejor definía las realidades que ahí estaban pasando”
No considera, aclara, que se trate de un lugar que va perdiendo identidad, sino por el contrario, “nos parece que Tijuana tiene el valor de elegir, mantener, cultivar y potenciar todas las señas de identidad de su mexicanidad”
Aunque admite que la idea original fue suya, destaca que el diseño del programa se hizo en equipo, luego se pidió a las empresas el financiamiento y la colaboración de los gobiernos federal y local porque se requería, entre otros aspectos, la autorización para colocar las obras en el río Tijuana
El propio nombre de Tijuana, su leyenda negra e historia que han contribuido a que se le conozca universalmente le ayudaron, dice, a involucrar a los artistas e intelectuales que participan en el programa
Quizá, medita, otros hubieran planteado ideas “más afortunadas”, pero agrega que ésas son las suyas y están abiertas a la discusión:
“Pretendemos simplemente plantear un debate y ese debate arrojará las conclusiones que sean Yo entiendo que los tijuanenses, igual que se han defendido frente a la influencia del otro lado, se defiendan del centro, pero no es un fenómeno utilitarista Es un fenómeno que, al final del día, tiene un mensaje, primero, universal, y segundo, un punto de reflexión que no te lo permite ningún otro lugar de la frontera en el resto del mundo, porque ninguna tiene ni esa vida ni esa personalidad de los dos lados, ni esos cruces ni esa importancia para entender la dinámica de los fenómenos migratorios”
Finaliza con la oferta de analizar los resultados de su propuesta:
“Sería importante ver cuál es el balance del tiempo de actividades de esto, y si ha servido de algo, para qué ha servido” l

Comentarios

Load More