LA OLIMPIADA CULTURAL MEXICO 68

Mens sana in corpore sano
Fiel a aquellos versos del poeta latino Juvenal en sus Sátiras (X, 356), México organizó los XIX Juegos Olímpicos emulando los festejos de la Grecia antigua donde se cultivaban por igual tanto el espíritu como el cuerpo
La Olimpiada Cultural México 68 invitó a grandes personajes de la cultura universal: Maurice Chevalier, Dave Brubeck, Eugene Ionesco, John Cage, Sonia Amelio, Maurice Béjart, Martha Graham, Jerzy Grotowsky, Alexander Calder, Alberto Moravia y Arthur Miller, quienes convivieron con artistas mexicanos de la talla de María Félix, Rufino Tamayo, Eduardo Mata, Octavio Paz, José Luis Cuevas, Pedro Friedberg
La Ciudad de México había presentado su candidatura olímpica 1968 en 180 páginas del libro titulado México Informaba sobre instalaciones deportivas, daba opiniones médicas acerca de los efectos de la altura en los atletas (un mito que esgrimían a su favor las demás urbes postulantes como sedes: Buenos Aires, Detroit y Lyon), más una semblanza en torno del arte y la cultura nacionales México propuso un singular Programa Cultural con el mismo número de actividades dedicadas a las competencias deportivas, en los que pudieran participar libremente todos los países

La sede de los XIX Juegos fue conferida a México el 18 de octubre de 1963 en sesión plenaria del Comité Olímpico Internacional (COI), en Baden-Baden, Alemania Cuatro años más tarde, en abril, el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, presidente del Comité Organizador (en 1963 había renunciado al mismo el expresidente y otrora boxeador Adolfo López Mateos, por enfermedad) presentó en Teherán el proyecto de Olimpiada Cultural, concluyendo:
“Se logrará la consecusión de los ideales que rigen el movimiento olímpico y que son aspiraciones de la humanidad: el mutuo conocimiento, el respeto y la fraternidad que deben existir entre todas las naciones para alcanzar una auténtica concordia internacional”
“Todo es posible en la paz”
El Programa Cultural México 68 reunió a 91 países de los 113 que enviaron delegaciones deportivas, más otros seis que participaron en el campo cultural, en total, 97 naciones Dio inicio la noche del 19 de enero de 1968 en el Palacio de las Bellas Artes, con las palabras proféticas de Avery Brundage, presidente del COI:
“En la historia de los Juegos Olímpicos se recordará que fue México, un país relativamente joven, quien abrió el camino a la pureza, belleza y sencillez de los antiguos Juegos Olímpicos”
Hoy se reconoce como el Programa Cultural más vasto en la historia olímpica: 232 conciertos, 143 funciones de ballet, 122 espectáculos teatrales y 73 exposiciones Fueron 20 los puntos de este programa que se prolongaría el resto del año: una Reseña Cinematográfica (4 mil 455 funciones con 689 películas provenientes de 26 países); la Exposición de Obras Selectas del Arte Mundial (más de 2 mil obras de 68 países vistas por 149 personas) y un Festival Internacional de las Artes (93 conjuntos y solistas en mil 812 funciones y 71 exhibiciones, 95 internacionales y 69 nacionales)
Muchos de estos espectáculos fueron a provincia, por ejemplo, en Guadalajara (donde el programa fue coordinado por Dolores Holt) actuaron: Claudio Arrau, Music-Hall de Moscú, Newport Jazz Festival, Teatro Noh y Kyogen; Ballets Bayanihan, Africano, Nacional de Canadá, Zhok de la India, de Corea y Nacional de México; Ópera de Berlín, Swingle Singers, I Musici, Duke Ellington y la Orquesta de Cámara de Toulouse, amén de 43 exhibiciones y teatro
También: Festival Mundial del Folclkore (29 grupos extranjeros y 26 mexicanos, 2 mil 504 artistas para 328 representaciones en 15 escenarios diferentes); dos temporadas del Ballet de los Cinco Continentes (más de un centenar de actuaciones en 17 ciudades); Reunión Internacional de Escultores (21 creadores de 15 naciones, quienes ejecutaron obras monumentales por la Ruta de la Amistad, Estadio Azteca, Palacio de los Deportes y Villa Olímpica), y un Encuentro de Poetas de 20 países, con presencia del ruso Eugeni Evtushenko y el inglés Robert Graves
Y todavía, exposiciones como: Internacional de Artesanías Populares, Filatelia Olímpica, Historia y Arte de los Juegos Olímpicos, Espacios para el Deporte y la Cultura, Conocimiento del Espacio y Aplicación de la Energía Nuclear al Bienestar de la Humanidad; el Festival de Pintura Infantil y un Encuentro de Jóvenes Arquitectos Cerca de 400 escritores, editores, traductores y fotógrafos expertos en producción e impresión integraron un equipo que por cuatro años realizó el plan Identidad Olímpica con catálogos, diseños para señalamiento urbano, calcomanías, programas, souvenirs, globos, judas, boletos, timbres y carteles (algunos con monitos del caricaturista Abel Quezada)
Inspirado en los ideales del amauterismo deportivo que impulsó el barón Pierre de Coubertin, el plan La Publicidad al Servicio de la Paz fue un esfuerzo conjunto de 64 empresas que manejaban anuncios murales en la capital mexicana, por una insólita meta común en la Olimpiada Cultural México 68 Consistió en que todos los publicistas sustituyeron sus mensajes comerciales por grafismos y frases relativas a la fraternidad universal, la más célebre: Todo es posible en la paz
Este domingo, en Atenas, se clausuran los Juegos Olímpicos l

Comentarios