Pemex: muerte en las alturas

El pasado jueves 7, el coordinador de asesores de la Dirección Corporativa de Administración de Pemex, Carlos Fernando Márquez Padilla, se desplomó del piso 12 de la torre de la empresa tras recibir una llamada telefónica que, de acuerdo con algunos testigos, lo habría alterado Considerado “enlace” entre Pemex y Gobernación por sus vínculos familiares, el alto funcionario de la dirección que recientemente firmó con el STPRM un escandaloso convenio -por ahora se halla suspendido por considerarse “ilegal”-, al parecer se suicidó, pero al hacerlo arrastró consigo diversos documentos cuyo contenido no ha sido dado a conocer
Al desplomarse desde el duodécimo piso del edifico “A” de Pemex, alrededor de las nueve de la mañana del jueves 7, el coordinador de asesores de la Dirección Corporativa de Administración de Petróleos Mexicanos, Carlos Fernando Márquez Padilla, llevaba una carpeta con documentos que quedaron regados junto a su cuerpo y cuyo contenido no había sido dado a conocer hasta el viernes 8
Alrededor del mediodía del jueves, cuando entre el personal ya se manejaba la versión del suicidio, la paraestatal informó, en un comunicado escueto, que “un trabajador de planta” de Pemex “cayó” del edificio, y lamentó “el sensible fallecimiento”
Márquez Padilla había llegado a su oficina a las 7:30 de la mañana y, de acuerdo con algunos testigos, tiempo después recibió una llamada telefónica que lo alteró sobremanera Muy exaltado, habría tomado una carpeta con papeles para luego arrojarse y caer entre los edificios “A” y “B2” del edificio administrativo de Petróleos Mexicanos
En su boletín, la empresa no mencionó que la ventana desde donde “cayó” Márquez Padilla corresponde a la Dirección Corporativa de Administración de Pemex, donde laboraba como asesor del director del área, Octavio Aguilar Valenzuela, hermano del vocero de la Presidencia, Rubén Aguilar Valenzuela
Tampoco indicó que en esa dirección fue negociado y elaborado el controvertido convenio 10275/04, suscrito entre la empresa y el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), que está siendo revisado por una comisión especial para dejarlo sin efecto En dicho convenio, firmado el 26 de julio pasado, Pemex se comprometía a entregar al sindicato diversas prestaciones “ilegales”, según lo han reconocido funcionarios de la empresa
Guerra por el control
El caso de Márquez Padilla quedó a cargo de la Novena Agencia del Ministerio Público de la delegación Miguel Hidalgo, que abrió la averiguación previa MH-TI/2361/0410 por el delito de homicidio contra quien resulte responsable de la muerte del funcionario de 54 años de edad
Cuando se supo la identidad del occiso, el caso comenzó a levantar suspicacias entre los empleados porque, aseguran, en el interior de la paraestatal “hay una guerra entre los grupos priistas, panistas y petroleros tradicionales que se disputan el control de Pemex”
Los testigos advirtieron que Márquez Padilla se lanzó de una ventana que sólo abre en un ángulo de 40 centímetros, y que debió caer rebotando en la fachada, sobre la que se instalaron estructuras de metal que funcionan como antirreflejante
Una fuente cercana a la familia señaló que Márquez Padilla sufría una depresión personal que lo orilló a suicidarse, y descartó que pudiera tratarse de una determinación relacionada con algún conflicto laboral
Hace dos meses, Carlos Fernando Márquez Padilla se había separado de su esposa María Amparo Casar, jefa de asesores del secretario de Gobernación, Santiago Creel Miranda
Su jefe inmediato era Octavio Aguilar Valenzuela, quien hasta mayo de este año había fungido como oficial mayor de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso), etapa en la que impulsó un programa para desincorporar a 800 burócratas mediante el Programa de Retiro Voluntario
El 12 de mayo, Aguilar Valenzuela llegó a la Dirección Corporativa de Administración de Pemex, en sustitución de Moisés Orozco García, con el aval de la dirección encabezada por Ramón Muñoz Leos y el entonces secretario de Energía, Felipe Calderón Hinojosa
En los cinco meses que lleva al frente de la Dirección Corporativa de Pemex, ha impulsado dos acciones importantes en la paraestatal: el convenio citado y la inscripción, en el Programa de Retiro Voluntario, de 5 mil personas, entre las cuales destacan técnicos y profesionistas que pretendían organizarse de manera independiente al STPRM, encabezado por Carlos Romero Deschamps
El convenio y los beneficiarios
La muerte de Márquez Padilla se dio en un momento en que la paraestatal vive una crisis ocasionada por el convenio del 26 de julio Desde el 30 de septiembre se instaló una comisión, integrada por las secretarías de Gobernación, Hacienda, de la Función Pública y de Energía, para valorar y, en su caso, anular las cláusulas pactadas con el sindicato
Dos meses después de haberse firmado el documento, órganos de control interno de Pemex y del Consejo de Administración concluyeron que poner en marcha ese acuerdo “implicaría posibles responsabilidades en materia administrativa”, porque está mal redactado y contiene incongruencias con lo estipulado en el Contrato Colectivo de Trabajo
El acuerdo debió entrar en vigor el 1 de agosto de este año, pero su aplicación se encuentra suspendida y se está tratando de negociar un nuevo documento
Al parecer, dicho convenio no fue suscrito por Aguilar Valenzuela, a quien le correspondía firmarlo, sino por Juan Soriano, exabogado de la paraestatal que fungió como representante legal de Pemex en la negociación correspondiente con el sindicato
Tras la firma del documento, Soriano fue separado de su puesto cuando la Secretaría de la Función Pública comenzó a investigarlo, por presuntamente haber beneficiado de manera ilegal a los despachos de Desarrollos Jurídicos Integrados, de los cuales es director y socio
Sin embargo, antes de dejar sus funciones en la empresa petrolera, el abogado depositó el acuerdo ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA) l

Comentarios

Load More