“El Yunque, hoy”

Persuadidos por la “pérdida de rumbo” de El Yunque, organización clandestina enquistada tanto en la Presidencia de la República como en gobiernos estatales y municipales, así como en el Partido Acción Nacional, militantes de esta agrupación desnudan los tortuosos sótanos de la ultraderecha en México, según testimonios vertidos por su propia voluntad y que son recogidos en el libro El Ejército de Dios, escrito por el reportero Álvaro Delgado Editado por Plaza & Janés y bajo su autorización, Proceso reproduce a continuación el primer capítulo, titulado El Yunque, hoy
En medio del tumulto, la joven se aproximó y me tendió la mano Al corresponder al saludo, dejó en mi palma una hoja de papel doblada -Véala hasta que esté solo -me advirtió antes de que pudiera decir algo, y se marchó
A solas, desdoblé el papel de su cuaderno escolar Tenía un nombre, una dirección de correo electrónico y unas palabras de impecable caligrafía, que me dirigía:
“Yo fui durante cuatro meses militante de El Yunque Si está interesado en conocer mi experiencia, le doy mi dirección de correo para que se ponga en contacto conmigo Le suplico discreción, ya que tengo miedo a las represalias que ellos pudieran tomar Mil gracias”

Le escribí de inmediato, y dos días después conocí su experiencia sobrecogedora, descrita en siete cuartillas a renglón seguido
El relato remata así: “Tanto fue el daño que, en vez de acercarme más a Dios, me alejé de la Iglesia”
Fue en junio En este 2004 En Durango, en el norte del país
En agosto de 2003, en León, Guanajuato, una familia contó su drama Una joven, asidua a los ejercicios espirituales de la parroquia, repentinamente trastocó su habitual comportamiento Se tornó hosca, introvertida Era otra Enmudecía ante el interrogatorio paterno y justificaba ausencias inexplicables Riñó con padres y hermanos Después se supo: Estaba en la Organización, comprometida por sobre todas las cosas
En Puebla se hilvanan muchas historias, subterráneas casi todas, como la de Manuel Díaz Cid
Acompañado de su esposa, Encarnación Terés, hacía sus rutinarias compras en un supermercado de la capital, el sábado 30 de agosto de 2003, cuando explotó el insulto:
-¡Traidor!
El sujeto miró con desprecio a Díaz Cid y se escabulló entre los anaqueles, tembloroso de ira
Tres días antes, el catedrático e investigador había reconocido, en el diario La Jornada de Oriente, que la Organización Nacional de El Yunque “existe, es sólida, creciente, fuerte” y con militantes a lo largo de todo el territorio mexicano
Dolido por la inquina, Díaz Cid se sobrepuso y el lunes 1 de septiembre, la mañana del mismo día en que Vicente Fox rendía su tercer informe de gobierno, dio detalles sobre la Organización Nacional de El Yunque en la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), la institución que fundó esa estructura secreta y que hasta la fecha es un semillero de militantes
Un retrato de Francisco Franco pendía en la principal pared de su habitación El dictador español como ejemplo de temple ante la barbarie anticristiana que se abatía sobre México Hostil el consorcio comunista en la universidad de Puebla, era preciso enfrentarlo
No había que ser ingenuos: el judaísmo se encubría en las logias y en los comités rojos Y la triple alianza sólo podía vencerse con sus mismas armas, desde la oscuridad, en secreto
Así nació la Organización Nacional de El Yunque, en 1953, matriz de organismos concebidos como escuadras contra el enemigo
Díaz Cid fue el número 12 de medio centenar de jóvenes que juraron, desde entonces, llegar inclusive al sacrificio para frenar la ola roja y judía, enemiga de la civilización cristiana Y, contrarrestado el peligro, edificar la Ciudad de Dios
“Aunque ustedes no lo crean, en aquel entonces éramos priistas Pero con todo lo que sucedió, cambiamos Y luego pensamos que el poder no se debía votar, sino arrebatar”, confesó a los estudiantes el fundador del Frente Universitario Anticomunista (FUA), del que fue su segundo presidente, en 1961
“Hace 50 años, cuando entré a El Yunque, era de ultraderecha Éramos exclusivos y excluyentes Hoy me desdigo”
Retirado recientemente de la Organización, de la que fue miembro de una especie de Estado Mayor -estratega encargado de información y análisis a nivel nacional-, Díaz Cid ha dejado el paso a los jóvenes, incrustados en numerosos membretes, y que sobre todo han penetrado al Partido Acción Nacional (PAN) en todos los estados y en los tres niveles de gobierno
“Es un grupo muy grande”, me dijo en una charla que tuve con él después de que, por primera vez en Puebla, un militante reconoció públicamente y dio detalles sobre esa organización que él fundó, inspirada en los cruzados medievales, en la idea de sacrificio de Francisco Primo de Rivera, el combatiente franquista, y en la idea de la conspiración mundial de judíos, comunistas y masones
-¿Cuántos, don Manuel? ¿Miles?
-Sí, sí, es un grupo muy grande
En efecto, camadas de militantes han engrosado, a lo largo de medio siglo, las filas del Ejército de Dios, como se hace llamar la Organización Nacional de El Yunque, fundada con la asesoría de los Tecos de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG)
Son los soldados de Dios, encubiertos en el secreto mediante membretes de operación pública, como Vanguardia Integradora Nacionalista (VIN), Frente Universitario Anticomunista (FUA), Movimiento Universitario de Renovadora Orientación (MURO), Movimiento Cristianismo Sí, Consejo Nacional de Estudiantes (CNE), Desarrollo Humano Integral y Acción Ciudadana (DHIAC), Asociación Nacional Cívica Femenina (Ancifem), Comité Nacional Provida, Movimiento Testimonio y Esperanza, Comisión Mexicana de Derechos Humanos, Alianza Nacional para la Moral, A Favor de lo Mejor, Coordinadora Ciudadana
Reacios a hablar de la secta a la que se han entregado, la mentira como dogma y vía para penetrar en todos los sectores sociales, los militantes de El Yunque se escabullen y, acorralados, apenas balbucean
Manuel Espino Barrientos, secretario general del PAN, ha sido de los escasos panistas que aceptan tener amigos miembros de El Yunque, “de los que me siento muy orgulloso”
Pero juguetea con su militancia en la Organización: ni sí ni no; estratagema para burlar el octavo mandamiento
Y con una sonrisa maliciosa, exclama: “¡A lo mejor sí soy!”
Tanta información posee sobre la extrema derecha en México, que pensó en hacer un libro Espinoso el tema, desistió
-Pero de que El Yunque existe, existe
-En eso tienes toda la razón
-Y no está cruzado de brazos
-También tienes toda la razón
Un emblemático soldado de Dios es Jorge Serrano Limón, jerarca del Comité Nacional Provida, uno de los vastos organismos de fachada de El Yunque
Niega apresuradamente su militancia en las catacumbas, pero enseguida aclara que no se trata de una organización secreta sino reservada, “que es muy diferente”
-La Iglesia castiga la mentira
-Sí, es pecado -repone Serrano Limón, católico ortodoxo
-Precisamente porque es pecado, le pregunto sobre su militancia en El Yunque
-No, no
Pero minutos después, víctima del arrepentimiento, pide que se le vuelva a preguntar “Me dio cargo de conciencia”
-¿Que le pregunte qué, don Jorge?
-Si pertenezco a
-¿Y pertenece a El Yunque?
-Esa respuesta me la reservo
-O sea, ni sí ni no
-No le digo ni sí ni no Pero se lo digo porque tengo cargo de conciencia
Conducta análoga asume el senador panista Jorge Adame, expresidente del Movimiento Testimonio y Esperanza, otro de los membretes y semilleros de El Yunque que animó Francisco Serrano Limón y en el que participa otro de los miembros del clan, Juan Carlos
Animador de las peregrinaciones anuales al cerro del Cubilete, prosélito de Carlos Medina Plascencia, a quien compara con Dios, Adame postula: “Toda organización secreta es inmoral”
-¿Usted forma parte de la Organización Nacional de El Yunque?
-Ni madre ¿Por qué me tratas de encasillar ahí? Te lo dije: coincidir en una posición doctrinal, concurrir a un evento o a un episodio no tiene por qué encasillarme en una pertenencia que, en mi caso, está definida por el PAN
-Pero, como católico, ¿jura que no?
-Cuando se entra en temas de conciencia -corta-, se entra en un terreno que es privado
Y es que la Organización Nacional de El Yunque, insisten sus militantes, no es secreta Es reservada Dice Díaz Cid:
-No es lo mismo Todos los obispos saben que existimos En reuniones plenarias les hemos explicado qué somos y qué nos proponemos Unos nos apoyan, otros no Pero todos saben
-¿Tiene futuro una organización “reservada” en México?
-Tiene que cambiar sus métodos Pero instaurar el Reino de Dios en la Tierra sigue siendo válido
De todos estos organismos de fachada, que siempre confundieron incluso a los más avezados observadores de la ultraderecha, emergió la clase política que hoy controla al PAN, organismos empresariales, instituciones educativas, organizaciones políticas nacionales y estatales
Pero su influencia se extiende fuera de México: España, Francia, Argentina, Brasil, Perú
“Yo estuve, en primer lugar, en la fundación en Europa, hacia 1962”, revela Eduardo García Suárez, contacto de la Organización Nacional de El Yunque con Ciudad Católica, de España, fiel aún al franquismo y detractora rotunda de la democracia
Con Tradición, Familia y Propiedad, extendida a 12 países del continente, se trabó desde los años sesenta una relación que perdura Plinio Correa de Oliveira, su fundador, era y es modelo para los reclutas de la Organización: mitad monjes, mitad soldados
De hecho, Plinio Correa de Oliveira es usado como seudónimo por miembros de la Organización, como Pablo de la Cruz, uno de los reclutadores de El Yunque en Guanajuato
García Suárez fue, también, el ariete para la penetración de los organismos empresariales por parte de El Yunque, en el que se le conoce con el seudónimo de José Carlos
Nítido el esquema socializante de Luis Echeverría, era preciso deponer a sus secuaces de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), cuyo presidente, Roberto Guajardo Suárez, auspiciaba el comunismo
Una maniobra operada por García Suárez, en 1972, depuso a Guajardo y la historia de los organismos empresariales dio un quiebre hacia el grupo Monterrey que lideraba Eugenio Garza Sada, ejecutado apenas un año después por la guerrilla “tolerada” por Echeverría, y quedó en su lugar Andrés Marcelo Sada
El Yunque avanzó en la conquista de Coparmex, hasta que la dominó por completo, en 1980 “Con José Luis Coindreau tomamos el control”, revela García Suárez, presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Puebla y artífice del Pacto de Chipinque, en Nuevo León, donde el empresariado nacional declaró la guerra a Echeverría en 1975
Expresidente de la Concanaco en los inicios del primer tramo del salinismo, García Suárez evoca el propósito de que Coparmex se levantara como el único interlocutor del gobierno, una estrategia armada entre otros por Guillermo Velasco Arzac, Jenofonte, otro de los jerarcas de El Yunque, ideólogo de Fox y de su mujer, Marta Sahagún
El nuevo secretario particular de Fox, Emilio Goicoechea Luna, es también miembro de la Organización Nacional de El Yunque, según varios militantes Expresidente también de la Concanaco y jefe nacional de los boy scouts, hace mancuerna en Los Pinos con Ramón Muñoz, el principal consejero presidencial
Clave también para la conquista de los organismos empresariales era la fuerza de la Organización Nacional de El Yunque en otros estados, como Guanajuato, el estado con mayor presencia de militantes, precisamente donde Jenofonte fue jefe regional a principios de los setenta
Pero fue Luciano Ruiz Chávez, Agustín de la Cruz, quien inició la Organización en Guanajuato, en 1967, con los hermanos Lourdes, Carlos y Jorge Arturo Zepeda Orozco, primos de Ana Teresa Aranda, reclutada casi simultáneamente que Luis Felipe Bravo Mena, presidente del PAN, y el director de Notimex, la agencia noticiosa del gobierno de Fox, Enrique Aranda Pedroza
“Yo llegué a Guanajuato en 1967 y comencé la Organización con los Zepeda Orozco Luego, cuando me fui a Saltillo y luego a Mérida, me relevó Jenofonte Él creó la estructura de la Organización en todo el Bajío”, afirma Ruiz Chávez
Jorge Arturo Zepeda Orozco, actual notario público de León, es concuño favorito del precandidato presidencial del PAN, Carlos Medina Plascencia El suegro de ambos, Juan Ignacio Padilla García, fue presidente nacional sinarquista, en los tiempos de Salvador Abascal Infante
Medina Plascencia, quien sin ser juramentado encarna el ideal del político católico de la Organización, afirma en su libro Ahora es cuando, dedicado entre otros a su esposa Martha, que su suegro fue asesinado:
“El licenciado Padilla tuvo una vida política muy intensa y su muerte, en un accidente automovilístico, en noviembre de 1968, dejó muchas dudas sobre la verdadera causa Vivió asediado de manera constante por el sistema, y sus hijos -tres hombres y cinco mujeres de las cuales Martha fue la menor- se acostumbraron a que lo ‘desaparecieron’ agentes de Gobernación, a veces pretextando el delito de disolución social”
La simiente en Guanajuato prendió y ahora uno de sus militantes gobierna el estado: Juan Carlos Romero Hicks, Agustín de Iturbide Su antecesor, Ramón Martín Huerta -quien entró en reemplazo de Fox-, participó en cursos ideológicos de El Yunque en San Juan de los Lagos, Jalisco
Uno de los pupilos reclutados por El Yunque en Guanajuato, Aarón Soto, habla al respecto: hizo su juramento en un departamento de León, rentado por Ramón Muñoz Gutiérrez, Julio Vértiz, actual coordinador de Innovación Gubernamental de la Presidencia de la República
“A los cursos de adiestramiento asistían Luis Felipe Bravo Mena y Elías Villegas”, asegura Soto, quien aporta numerosos detalles sobre la operación de El Yunque en Guanajuato
Clave en la penetración de El Yunque en ese estado fue la Asociación de Industriales de Guanajuato (AIG), presidida por Elías Villegas, Pedro, y cuyo director general fue Martín Huerta, discípulo, a su vez, en San Juan de los Lagos, de Jesús Hernández Ramos, jefe de la Organización en los Altos de Jalisco
Hernández Ramos fue el presidente del III Congreso Mundial de Familias, celebrado en la Ciudad de México, los últimos días de marzo de 2004, y fue subordinado del jefe regional de El Yunque en Jalisco, Jorge Kalfópoulos, de quien fue colaborador Rito Padilla, exsecretario particular de Martín Huerta en el gobierno de Guanajuato
La extensa red de influencia de la Organización Nacional de El Yunque, que ha logrado penetrar todas las instituciones, no se explica sin su fundador, Ramón Plata Moreno, mártir condenado al olvido por sus propios discípulos
Asesinado a balazos la Nochebuena de 1979, presuntamente por agentes de Fernando Gutiérrez Barrios, justo unas semanas después del paro patronal de Puebla impulsado por García Suárez y que tuvo repercusiones nacionales, Plata Moreno había sufrido, tres años antes, en la Semana Santa de 1976, un atentado
Un sujeto de “aspecto caucásico”, según él mismo describió a sus cercanos, se aproximó a la combi que se disponía a manejar Plata Moreno y le disparó 11 balas, dos de las cuales le destrozaron el rostro
Grave de salud, que recuperaría con lentitud, Plata Moreno se marchó al exilio, a Estados Unidos, en medio de un completo hermetismo Regresó, hacia agosto de 1979, sólo para ser ejecutado en la Nochebuena, a lo que sucedió el completo silencio oficial
Conocido su retorno por apenas un puñado de seguidores, se afirma que el asesinato fue consecuencia de una delación desde dentro de la Organización Nacional de El Yunque
Aun después de muerto, se culpó al director del lasallista Colegio Benavente de Puebla, Rafael Martínez Cervantes Pero el principal sospechoso sigue siendo, hasta ahora, Lorenzo Aizpuru, allegado a Gutiérrez Barrios a través de Eduardo Langle Martínez, secretario general de Gobierno en la administración de Rafael Moreno Valle
Plata Moreno, descrito por sus seguidores como un hombre de envidiable mística, fue el contacto de los Tecos de la Universidad Autónoma de Guadalajara para enraizar la organización secreta en Puebla Fue reclutado por el sacerdote jesuita Manuel Figueroa Luna, incondicional de Carlos Cuesta Gallardo y los hermanos Leaño, fundadores de esa institución y de los Tecos
El Papa fue el motivo de la ruptura, en 1965, en la Ciudad de México El Yunque se mantuvo fiel a Paulo VI Los Tecos lo tildaban de comunista y judaizante Los yunques organizaron una plática sobre el Concilio Vaticano II y ratificaron que el Papa jamás podría ser judío
“Cómo andan diciendo eso”, reclamó Raimundo Guerrero en una reunión con Plata, a la que asistió otro teco, Anacleto González Flores, hijo del “mártir” que el Papa llevará a los altares
“Piénsenlo”, advirtió Guerrero, jefe militar de los Tecos “No hay nada que pensar”, respondió Plata Moreno
-¡Entonces, hasta aquí!
-¡Pues hasta aquí!
Convulsos los años setenta, El Yunque organizó, en agosto de 1975, un encuentro de jóvenes en Los Remedios, Estado de México La respuesta del gobierno de Echeverría fue tratar de matar a Plata Moreno Y sólo lo logró hasta 1979
Del crimen, atribuido a agentes de la Dirección Federal de Seguridad (DFS) a cargo de Fernando Gutiérrez Barrios, nada se sabe hasta ahora Y en marzo de 2004, el día 2, se presentó una denuncia ante la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado que encabeza Ignacio Carrillo Prieto
Una vez que se presentó la denuncia, por parte de Luciano Ruiz Chávez, Carrillo Prieto se comprometió a investigar, como consta en entrevista con el reportero
-Hay personajes de El Yunque que están en el poder ¿Esto va a obstaculizar las investigaciones?
-No Los obstáculos pueden ser técnicos, en todo caso Hay obstáculos legales, si se quiere mirar así, porque los límites de la actuación del Ministerio Público son la Constitución y la ley Pero no hay ninguno que pueda estar por encima de la Constitución y las leyes
“Es decir, que alguien haya tenido, tenga o tuviera alguna relación con otra persona no le incrementa el grado de su responsabilidad ni tampoco, desde luego, la puede disminuir ni atenuar ni, mucho menos, borrar”
-Hablamos de la ultraderecha, personas que están al lado de Fox
-Yo nunca he mirado la geometría, que está mal dicho así A mí la topografía ideológica me tiene sin cuidado
-Ramón Muñoz, cuyo seudónimo es Julio Vértiz, puede frenar desde la Presidencia de la República y prohibirle una investigación sobre la organización a la que él pertenece
-No, don Ramón Muñoz, de toda consideración y respeto, no hará nunca eso Primero, porque es un leal y eficaz servidor público; segundo, porque es un leal y eficaz servidor del presidente de la República, quien ha impulsado este proceso Sería una contradicción flagrante, que es inadmisible para don Ramón, para don Vicente e inadmisible para el Ministerio Público
-Los asesinatos de la Organización Nacional de El Yunque, que es secreta, tienen que ver con Echeverría -se le subraya
-Mire, tengo que valorar lo que se ha denunciado, porque no toda denuncia, de manera automática, puede desencadenar una averiguación previa Estas cosas hay que mirarlas con toda la ponderación, serenidad y objetividad que merecen todos los asuntos de la justicia
“En su momento, el Ministerio Público podrá acordar lo que, conforme a derecho, corresponda Antes, me parece temerario, improcedente, frívolo, anticipar alguna otra afirmación”
-¿Aunque se trate de la ultraderecha en el poder?
-Yo no sé si la ultraderecha está en el poder Yo sé que el Código Penal no distingue entre ultraderecha, ultraizquierda, ultrarriba y ultrabajo
-¿Y si Ramón Muñoz se opone?
-No lo permitiré
Pasaron las semanas, los meses Y nada
“Van a provocar una guerra”, advierte Fernando Baños Urquijo, segundo presidente del MURO, el grupo de choque de El Yunque en la UNAM, sobre la denuncia presentada “Si lo que quieren es eso, adelante”
Fundador de Guardia Unificadora Iberoamericana (GUIA), organización mediante la cual tenía estrechos lazos con Gutiérrez Barrios, según los Tecos, Baños Urquijo no quiere saber nada de la Organización Nacional de El Yunque
“No me interesa”, responde Baños Urquijo, más preocupado ahora en que se deje en libertad al asesino de uno de sus hermanos “Yo estoy harto de sangre”
“¿El Yunque?”, pregunta el secretario de Gobernación, Santiago Creel, y responde “Lo único que yo sabía es lo que me contó un expresidente del PAN”
-Carlos Castillo Peraza
-Sí, que tuvo que pactar con ellos
-¿Y qué más sabe?
-Nada más
Es el secretario de Gobernación que quiere ser presidente de México Pero con él trabajan varios miembros de la Organización, entre ellos, el subsecretario de Enlace Legislativo, Humberto Aguilar Coronado; Juan Carlos Espina, asesor; y Enrique Aranda Pedroza, director de la agencia de noticias del gobierno, Notimex
Son los soldados de Dios Ellos
hablan

Comentarios