Adios a canal 40

Alas 11:45 horas del jueves 19, minutos antes de que estallara formalmente la huelga en CNI-Canal 40, Alejandro Barrios, conocido como El Chucky, en compañía de otros técnicos, bajó hasta el nivel E-1 en el estacionamiento del World Trade Center, accedió al control maestro de las instalaciones eléctricas de la estación y bajó el switch
Literalmente “tronaron” la transmisión del canal, ya que éste es el generador eléctrico que alimenta desde el control maestro hasta las computadoras Según versiones de trabajadores no sindicalizados, el incidente se suma a la larga lista de agravios, problemas y acoso contra esta estación concesionada en 1994 a Javier Moreno Valle, quien, en medio de la grave crisis de CNI, se encuentra desaparecido y es investigado por la Procuraduría General de la República por presunto fraude fiscal
El mismo día que estalló la huelga, personal de ejecución fiscal del Instituto Mexicano del Seguro Social embargó las oficinas del corporativo, ubicadas en la calle de Río Nazas, debido al “adeudo millonario” en concepto de cuotas obrero-patronales
Entre los cerca de 300 trabajadores del canal existe nerviosismo e incertidumbre ante la posible pérdida de su fuente de empleo La huelga fue determinada por poco más de 100 trabajadores sindicalizados que pertenecen al Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Radio y Televisión (STIRT), dirigido actualmente por Ricardo Acedo Samaniego, locutor de origen sonorense Los representantes sindicales en CNI son Eduardo Hernández, coordinador de cámaras, y Gustavo Macías

Según Acedo, la empresa violó normas establecidas en los contratos que tienen que ver con salario, fomento cultural y transporte, además de que les debe 40 millones de pesos A su vez, el abogado de la empresa, Javier Quijano, reconoce el “legítimo derecho” de los trabajadores y el descontento prevaleciente, pero aclara que no son más de 20 millones de pesos lo que se les adeuda
Otro grupo de trabajadores, integrado por alrededor de 150 personas, presentará este lunes 23 una carta a las autoridades laborales y a la empresa para expresar también su inconformidad a causa de los salarios que se les adeudan “Estamos también muy molestos”, expresan en un borrador de la misiva, pero también defienden la necesidad de mantener la opción televisiva que ha representado Canal 40
La huelga interrumpió abruptamente las negociaciones que durante 13 meses se realizaron entre el STIRT y representantes de la empresa El último acuerdo al que llegaron con el vicepresidente editorial y conductor del noticiario de Canal 40, Ciro Gómez Leyva, y con el director editorial y de noticias, Rafael Ocampo, fue que se esperarían entre 80 y 120 días para que Moreno Valle buscara un nuevo inversionista que capitalizara al canal Si esto no se lograba, se planteó la posibilidad de que los trabajadores tuvieran una participación accionaria de hasta 40%
Todo el proceso de negociación fue atestiguado por Emilio Gómez Vives, jefe de la unidad conciliadora de la Secretaría del Trabajo La posibilidad de que los trabajadores se transformaran en accionistas fue alabada por la secretaría como una “propuesta inédita”, sobre todo en el terreno de los medios de comunicación
Sin embargo, el buen clima de las negaciones se interrumpió Desde el martes 17, corrió entre los trabajadores el rumor de que dos días después estallaría la huelga En la última emisión de CNI-Noticias, el conductor Ciro Gómez informó el miércoles 18 que ante el paro laboral se suspenderían las transmisiones de los programas A balón parado, Cinefilia, el mismo noticiario y En el límite, conducido por Denisse Mercker Afectado el equipo de transmisión y tomadas las instalaciones del piso 41 del World Trade Center por los trabajadores del STIRT, la señal se interrumpió

Reanudación de negociaciones

El abogado de la empresa, Javier Quijano, prevé que por lo menos hasta el próximo 25 de mayo las transmisiones de CNI-Canal 40 estarán suspendidas En esa fecha se reanudarán las negociaciones entre la empresa y los trabajadores, a quienes se les adeudan entre 10 y 15 quincenas
En entrevista con Proceso, Quijano reconoce que existen “muchos adeudos” y que la empresa está negociando con el Seguro Social y con la Secretaría de Hacienda, al tiempo que se mantiene viva la posibilidad de buscar un nuevo socio dispuesto a invertir en el canal Reconoce que los trabajadores “tienen razón”, pero que fue “sólo un grupo pequeño el que se fue por una medida extrema” Subraya que “no teníamos ningún activo para pagarles la deuda por salarios caídos que es de aproximadamente 20 millones de pesos”
“Lo importante ahora es mantener la fuente de empleo para 300 personas que difícilmente podrán trabajar en otras televisoras y evitar que se cancele la opción de una televisión independiente”, reflexionó el abogado, el mismo que ha llevado la defensa de CNI-Canal 40 ante el largo litigio que continúa y se mantiene con TV Azteca
“También reconocemos que tenemos un adeudo” con la televisora de Salinas Pliego, “pero ellos no quieren negociar nada”
Quijano sostiene que la crisis de Canal 40 se debe en buena medida al pleito con TV Azteca “Ellos nos han hostigado, no nos permiten tener anunciantes ni nuevos inversionistas”, argumenta
—¿Es más grave esta huelga que la crisis derivada de la toma de sus instalaciones en el Cerro del Chiquihuite?
—No La crisis del Chiquihuite fue más grave En ese entonces, la empresa les debía varias quincenas a los trabajadores, pero el golpe de mano logró unir a los trabajadores
Considera que el principal concesionario de la estación, Javier Moreno Valle, “ha sido víctima de una campaña feroz de calumnias por parte de TV Azteca” Reconoce que se suspendieron las negociaciones de compra con el empresario Isaac Saba e insinúa: “quién sabe qué tipo de amenazas pudo haber recibido”
—¿Sospechan que detrás de la huelga pueden estar los intereses de TV Azteca?
—Sospechas, sí las tenemos, pero tenemos que vivir con ellas No tenemos manera de demostrarlo
Por lo pronto, Quijano reconoce que han recibido “todo el apoyo” de las autoridades, tanto de la Secretaría del Trabajo como de Comunicaciones y Transportes, y de Gobernación

La agonía

Con casi 10 años de transmisiones, Canal 40 ha vivido en el filo de la navaja prácticamente desde su creación, en 1994, cuando se le otorgó la concesión en la banda UHF a la compañía Televisión del Valle de México y su filial, Corporación de Noticias e Información (CNI), fue la operadora designada Desde el principio, el accionista mayoritario ha sido Javier Moreno Valle, un empresario que años atrás encabezó el intento de fundar un periódico que se iba a llamar El Independiente
Con escasos recursos y una feroz lucha de las otras dos grandes cadenas de televisión abierta para evitar que vendiera publicidad, Canal 40 fue sobreviviendo durante sus primeros años En 1997, el periodista Ciro Gómez Leyva difundió la denuncia de un grupo de víctimas de abuso sexual del padre Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo La respuesta de esta poderosa congregación fue el veto publicitario
En busca de capitalizar su empresa, Moreno Valle firmó en diciembre de 1998 un convenio con Ricardo Salinas Pliego, de TV Azteca, mediante el cual Canal 40 transmitiría la señal de Canal 13, a cambio de que la televisora del Ajusco comercializara los espacios de CNI El acuerdo estipulaba una posibilidad de compra de acciones de Canal 40
La sociedad Moreno Valle-Salinas Pliego sólo duró hasta poco después de las elecciones presidenciales del 2000 El 17 de julio de ese año, Moreno Valle dio a conocer el término de las relaciones con TV Azteca, aduciendo incumplimiento del convenio El 1 de agosto, la empresa de Salinas Pliego demandó a Canal 40 por la vía penal, civil y mercantil
Un complicado e intrincado litigio entre ambas empresas comenzó desde entonces Canal 40 acudió en enero de 2001 al arbitraje de la Corte Internacional de Comercio de París, la misma instancia que había intervenido en otro conflicto similar entre TV Azteca y su exsocio NBC
El 13 de julio de 2001, el Juzgado Quinto de lo Civil condenó a CNI a pagar a TV Azteca 35 millones de dólares por daños y perjuicios Ambas empresas apelaron la decisión En noviembre de 2001, el juzgado revocó la sentencia
En julio de 2002, la Corte Internacional de Comercio declaró válidos los contratos firmados entre TV Azteca y Canal 40 El 20 de diciembre del mismo año, la corte emitió su laudo final Ambas empresas se declararon ganadoras y así lo difundieron en sus respectivos espacios informativos
En la madrugada del 27 de diciembre de 2002, un comando financiado por TV Azteca ocupó la planta transmisora de Canal 40 en el Cerro del Chiquihuite CNI denunció a la empresa de Ricardo Salinas Pliego por despojo y la PGR inició una investigación A su vez, TV Azteca demandó por difamación a Ciro Gómez Leyva
El gobierno federal tardó más de una semana en tomar cartas en el asunto, a pesar de la ostentosa violación a las vías generales de comunicación El 6 de enero de 2003, los trabajadores de CNI realizaron una protesta en las faldas del Chiquihuite y comenzaron las negociaciones entre ambas partes La señal de Canal 40 fue interrumpida durante solamente un día, TV Azteca transmitió su programación a través de CNI
El 27 de enero, después de casi tres semanas, volvió la señal de Canal 40 al Valle de México El 3 de febrero, una jueza declaró definitiva la suspensión del aseguramiento de las instalaciones por parte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes En esa misma fecha, Moreno Valle ofreció pagarle a TV Azteca 25 millones de dólares Las autoridades multaron el 10 de febrero a la empresa de Salinas Pliego con 5 mil días de salario mínimo, una multa calificada como irrisoria por la toma indebida de la señal de Canal 40
Desde entonces, el litigio entre ambas partes se ha recrudecido y la situación económica del canal se ha agravado El 7 de abril de 2003, TV Azteca notificó su intención de comprar el canal, pero CNI rechazó esta opción
En agosto de 2003, comenzaron las negociaciones entre Isaac Saba y Moreno Valle para que el primero comprara parte de las acciones del canal, pero en diciembre del mismo año las negociaciones se suspendieron ante el veto de TV Azteca
El último intento de atraer nuevos inversionistas al canal se hizo público en abril de este año Moreno Valle rechazó la oferta de 75 millones de dólares ofrecida por Moisés Saba
En paralelo, crecieron los adeudos fiscales de CNI y se volvieron a atrasar los pagos de los trabajadores, hasta llegar al momento actual que todos los involucrados califican como “insostenible” l

Comentarios