Las siete vidas de CATS

Cuando hace 25 años el compositor británico Andrew Lloyd Webber comenzó la música de Cats, inspirada en un libro de poemas infantiles sobre gatos de T S Eliot, la crítica le auguró un fracaso teatral pues no concebía que siendo el musical un género típicamente norteamericano, un tema felino pudiera cenificarse bien por ingleses Pero a más de dos décadas de permanecer en cartelera de Broadway, Cats es el show de mayor éxito en la historia y llega a México en maullido triunfal
Tiene razón el venerable “garritas” Deuteronomy del show musical Cats, cuya compañía norteamericana viaja por varias plazas de la república mexicana contratada por Ocesa Presenta:
“Cats ha sido un hito increíble en el mundo del musical en todo el universo, pues se trata de un espectáculo visual, dancístico y teatral muy atractivo para toda la familia Es maravilloso pensar que gustó muchísimo a los niños y a sus padres, a partir de su estreno en 1981 en Londres y luego en Broadway Desde entonces no ha dejado de representarse ininterrumpidamente, y para nosotros es un orgullo traerlo a México”
Habla Philip Peterson, el actor hawaiano de 40 años que interpreta al gato patriarca y profeta Deuteronomy de Cats, en el musical del compositor británico Andrew Loyd Webber (1948) -autor de las partituras para Jesucristo Superestrella, Evita, El fantasma de la ópera- que, basado en el poemario gatuno de T S Eliot (1888-1965) Old Possum’s Book of Practical Cats (1939), ha sido un suceso desde comienzos de los ochenta

“Es genial que todavía en el siglo XXI guste a otra nueva generación de infantes y también a los padres Personalmente, pienso que el secreto estriba en que cambió la vida de la gente, en el sentido de que decidió a muchos niños a convertirse en bailarines y cantantes, cosa que no existía antes en Inglaterra ni en varios países fuera de Estados Unidos Esta ha sido la clave, introducir a la familia al mundo del musical y de la danza en el teatro, ha gustado bastante y hoy atrapa a todas las generaciones subsecuentes”
Antes de viajar con la compañía del musical Cats a Monterrey, Querétaro, Guadalajara, Torreón, Puebla y el DF, Peterson afirma:
“Cats desbancó a una obra sonadísima en Broadway que parecía sería la reina del musical para la eternidad, A Chorus Line Hoy, tras un cuarto de siglo en los escenarios de diversos países, todos los gatos que actuamos y cantamos en Cats estamos de plácemes”
-En Nueva York anuncian Cats como un musical “para hoy y para siempre”; como “el más aclamado de todos los tiempos y que ha redituado más de 3 billones de dólares” Todo un clásico
-Cats es intemporal Creo que el público de México donde actuaremos debe esperar un acto escénico maravilloso y ratos de gran diversión, música espléndida, danza magnífica y la impactante magia del teatro musical que llevaremos a flor de piel
Micifuz maúlla
Deuteronomy es una figura de magna estatura bíblica
El nombre lo tomó T S Eliot del Deuteronomio, quinto libro del Pentateuco en el Antiguo Testamento y se refiere al compendio de leyes que han de regir la vida civil y moral de Israel Explica Peterson:
“El significado es una invención dada por Eliot al gato más añejo de la tribu de Cats y, en efecto, es una suerte de patriarca o profeta para todos los demás personajes gatunos que animan el espectáculo, acuden a él como guía Deuteronomy quiere estar seguro de que los gatos no sólo se muestren en toda su belleza externa, sino también en su respeto, confianza, valores y ética internos, que se quieran entre sí por lo que son”
-¿Cómo contrasta su carácter con el de Grizabella, la vieja gata glamorosa de sensualidad decadente cuyos días de guapa femme fatale han quedado atrás, y que Eliot bosquejara a imagen y semejanza de las prostitutas parisinas que él vio deambular por Pigalle durante los veinte?
-Yo no diría que hay un contraste entre ambos, sino una unión ya que existe amplia conexión entre ambos, pues reflejan que no importa lo malo que haya acontecido en sus siete vidas pasadas entre el basurero o fuera del vecindario Todos los gatos del callejón son iguales y pertenecen a la misma tribu de mininos y desean ser aceptados por ella
Deuteronomy y Grizabella son quienes brindan el ethos para que el musical no se quede en mero ejercicio comercial de melodías vacuas, fórmula que retomó Lloyd Webber gracias al fracaso de sus primeros musicales Ha dicho:
“Nunca he copiado ninguna melodía de ningún compositor de manera consciente Quizá sólo en El fantasma de la ópera con las cuatro notas de María tenía un corderito, por Paul McCartney”
Y así como en Evita Lloyd Webber dio coherencia a un argumento endeble, con música de fuegos cruzados entre tambores militares y aires exuberantes de la aristocracia argentina (moviendo, además, a un Che Guevara como cuestionador de las ambiciones de una Evita Perón bebiendo champaña), el poemario de Eliot no podía mantenerse tal cual No bastaba sólo un poemario acerca de garras y felpas con danzas caza-ratones en un callejón; ni sosas canciones entre basureros o peleas nocturnas de felinos contra perros policías
Ni Grizabella ni Deuteronomy necesitan hacer alarde de espectacularidad dancística como el resto de los jóvenes gatos en Cats, lo cual “es una fortuna para mí pues mi vestuario es muy pesado”, señala Peterson El momento ético, religioso a dueto, es de estos dos personajes (“todos en la compañía nos maquillamos, pero yo me tardo unas dos horas en personificarme antes de cada presentación”)
-Memory es la gran canción de Cats, así como No llores por mí Argentina fue el punto climático, sublime de Evita Curiosamente las cantantes originales de ambos musicales fueron de Elaine Paige
-Es adorable el trabajo que realizó Lloyd Webber con la música en estos poemas, me gusta mucho, es muy ingeniosa, innovadora Memory es el tema central; pero la canción no viene necesariamente de un poema Algunos de los versos fueron escritos por quien originalmente fue su director, Trevor Nunn, pero están basados en otros de los poemas de Eliot que aportó su viuda Valerie Fletcher, con la que se casó Eliot en 1957 Ha habido una investigación para lograr estas formas de incorporación en la canción, y cuando se juntaron con Lloyd Webber se pusieron las otras canciones al show
“Cuando Valerie le dio otros poemas a Lloyd Webber, él decidió hacer un show completo y crear una historia de Cats como musical, decidieron poner música a diferentes poemas y dar un hilo a seguir a la historia y resultó algo muy adecuado”
La historia de las peripecias y la versión filmada de Cats viene en el DVD doble Cats Edición Especial (Universal, 1998), con entrevistas al equipo de Lloyd Webber y Nunn, maquillistas, actores, la viuda de Eliott, etcétera
Eliot sale del basurero
Nacido el 26 de septiembre de 1888 en St Louis Missouri, desde joven Thomas Stearns Eliot quedó marcado por el simbolismo francés de Jules Laforgue
Como crítico social logró reconocimientos y por sus ensayos estéticos del tipo Tradition and the Individual Talent (Tradición y talento individual, de 1919) Una vez nacionalizado inglés en 1927 (vivía en Inglaterra desde 1914 y había estudiado en Oxford), compuso los versos del drama Murder in the Cathedral (Asesinato en la catedral, en torno al crimen del arzobispo Thomas Beckett, de 1935) para la Catedral de Canterbury Pero serían poemas como The Waste Land (La tierra baldía, 1922), corregido por Ezra Pound o The Four Cuartets (Cuatro cuartetos, el primero de 1936), los que decidieron a la Academia Sueca para otorgarle el galardón literario Nobel en 1948
De hecho, cuando publicó Old Possum’s Book of Practical Cats (Libro de Gatos Prácticos del Viejo Zarigüeya) ilustrándolo Eliot también con sus dibujos, el investigador Burton Rafael catalogó aquellos poemas como faltos de calidad intelectual (“agradables, inofensivos y nada impresionantes”) La relación con su primera esposa estaba de capa caída Así que quiso animarse y su texto empieza:
“El Refunfuñón Tigger” era un Gato Bravío que habitaba en una barcaza
De verdad que, por mucho, era el mayor vago de todos los felinos
Sus malévolas conquistas se conocían de Gravesend a Oxford
Y se alegraba de ostentar el título de “El terror de El Támesis”
Esos personajes gatunos nacieron como versillos que por años regaló a sus pequeños ahijados Tom Faber y Alison Tandy; el apodo Old Possum (“Viejo zarigüeya”) se debió al alias con que lo llamaba Ezra Pound A la vez, Eliot dedicó The Waste Land a Pound con palabras tomadas del Purgatorio de Dante: Il miglior fabro (“el mejor trabajador”)
“Eliot los escribió para sus nietos como obsequios navideños y de cumpleaños Cada uno de sus poemas fue dedicado por alguna razón específica, cada felino posee un nombre particularmente simpático y específico, en general es porque todos ellos amaban a los gatos”
En 1931, Eliot dedicó un poema y dibujo al pequeño micifuz de su ahijado Tom, Jellylorum (“gelatinoso”); pero el niño le pidió también escribir y pintar a su perrito Cus Cus; Eliott inventaría poco a poco a los gatos con características diferentes, como Jelliclecats (los “gelatigatos” del vecindario en Cats) y así surgieron los caracteres:
Los traviesos Mungojerrie y Rumpelteazer; el adorador de rieles Skimbleshanks; Trumblebrutus, traidor del César; Míster Mistoffelees, recordando al Fausto de Goethe; el histriónico Gus; el misterioso Macavity; Rum Tum Tugger, Bustopher Jones, Platón, Electra
-Comparar gatos y seres humanos suena raro, ¿somos diferentes?
-Bien, solía pensar que sí, pero muchos seres humanos tenemos personalidades varias, diferentes maneras de actuar y sentir Así como los gatos, jugamos papeles diversos En ese sentido todos los gatos son humanos Como la vida Al menos, en mi propia opinión
-En Londres, Cats debutó en 1981 en un escenario redondo y ahora se ha adaptado a teatro convencional
-Correcto, por un teatro de proscenio pero sigue la misma idea En el basurero, el patio del callejón está allí No ha habido ningún cambio en Cats, se ciñe al concepto original
En México, el teatro Silvia Pinal montó Cats superando las 400 representaciones en septiembre de 1992, con María del Sol nada más cinco minutos en escena cantando Memory, dejando la impresión de que dicha puesta había dado “gatos por liebres” (Proceso, 799)
-Una última pregunta: ¿Le gustan a usted los gatos?
-Sí, los amo, desde Hawai Pero como mi profesión hace que continuamente esté viajando, no puedo mantenerlos y dejarlos solos en mi departamento de Brooklyn Como actor ya ve, ahora vamos a Puebla, Guadalajara, Torreón, Aguascalientes, los gatos no lo tolerarían
-¿No tiene miedo de que en México los roben perros o ratas ladronas?
Peterson explota en risas
-No, no, eso es mala fama que le hacen a México A los de Cats nos gusta México pese a la publicidad de que hay inseguridad Yo ya estuve allá en 1993 con El fantasma de la Ópera Adoro tu país, ahora haremos Puebla, Guadalajara, Aguascalientes, Monterrey, Torreón y más plazas, estamos contentos de nuestro trabajo Los artistas somos felices allá
“Aparte, recuerde usted que los gatos tenemos siete vidas”

Comentarios