Horacio Franco, 30 años dedicados a la música

México, D F, 7 de abril (apro-notiese)- Músico de profesión, flautista de corazón, Horacio Daniel Franco, nació en la Ciudad de México el 11 de octubre de 1963 en la calle de Varsovia 51, “antes una clínica, ahora un restaurante de comida china”
Egresado del conservatorio de música de Amsterdam, Países Bajos, a sus 44 años de edad, gracias a su perseverancia, disciplina y constancia ha logrado todas las metas que se ha propuesto
Este mes, Horacio Franco celebra sus 30 años de carrera artística y el punto culminante del festejo será la gala en la que participará en el Palacio de Bellas Artes, el próximo 12 de abril
“Soy una persona que se ha ganado a pulso la vida como músico y director”, comentó, en entrevista Afirma que la disciplina es esencial en su trabajo, asegura que le provoca gran felicidad llevar el mensaje de la música a quien lo escucha

El amor por la música nació en 1974, cuando una compañera de la secundaria tocó en piano una breve pieza de Mozart “Quería tocar el piano pero mis padres no tenían dinero para comprarlo y como me percaté que tenía facilidad con la flauta, continué con ella”, recuerda
Antes de cumplir la mayoría de edad, ingresó al Conservatorio Nacional de Música, donde aprendió a tocar el violín; “La carrera de flauta no existía, pero fue ahí donde aprendí un poco más de ella”
En su estadía en Amsterdam descubrió que Adolfo Hitler había instituido la flauta como un instrumento musical básico en la educaciónPor esta razón, dice, decidió continuar tocándola “Estando allá me desenvolví con ella”, dice
Refiere que al término de su educación profesional le costó trabajo, “como a todo mundo”, desenvolverse profesionalmente “Es una ley natural el hecho de que hay que luchar por conseguir lo que queremos; quien no lucha, es interiormente débil”, señala
Actualmente, Horacio Franco es un intérprete clásico exitoso, dedicado a ejecutar música antigua, contemporánea, folklórica y popular; ha ofrecido recitales en países como Alemania, Israel, Italia y Egipto, entre otros Sus inicios fueron como miembro fundador del “Trío Hotterre” acompañado de Luisa Durón y Bozena Slawinska, con quienes grabó dos discos entre 1986 y 1994
Fue director y fundador del ensamble vocal e instrumental “Cappella Cervantina”, de 1993 a 1998, con el que realizó varias grabaciones y giras de conciertos en México, Estados Unidos y Europa Toca a dúo con el contrabajista Víctor Flores, cuyos proyectos sobresalientes han sido “Del Medioevo al Danzón” y “De Bach a los Beatles”, con los que ha realizado numerosas giras por todo el mundo
Con una sonrisa en su cara, Franco se describe en tres palabras: “flautista, gay y feliz” Dice que nunca ha cargado con sentimientos de culpa por su orientación sexual, aunque reconoce que vivió una época difícil pero nuca tuvo problemas al respecto “Si no somos santos de la devoción de la gente, pues que nos dejen en paz”, afirma, ya que considera que mucha gente no sale del “closet” por miedo a las personas de “buenas costumbres”
Sobre la disciplina, el artista afirma: “Es la única manera en la que te garantizas un sustento y el que estés siempre hacia arriba; sin ella, vas a la autodestrucción”
Considera que no es vanidad ni egocentrismo, es una manera de amarse a sí mismo, “es vital para organizarte una vida como tú la quieres”
En tono de broma, dice que sería así de metódico, aun siendo narcotraficante o sacerdote: “Pero como soy músico, mi carrera me exige rigurosa disciplina”
Frente a su madurez, Horacio Franco es un hombre con sueños: “Quiero llegar al corazón de la gente a través de mi música, también quiero que la gente entienda que nos estamos acabando el mundo; el juego fatuo de la mercadotecnia vil muestra la voracidad que da el poder y el dinero, eso tiene que desaparecer”
Considera que el mundo cambiará cuando los gobiernos dejen de enriquecerse y se preocupen más por la gente
Horacio Franco ve a México como un país maravilloso con gente maravillosa, pese al atraso educativo “que es verdaderamente pavoroso”
Está convencido de que el problema más grande del país se llama corrupción; y recalca que la indisciplina ha hecho fama de la situación que se vive en la nación: “Es una fama justificada, pero no quiere decir que todos seamos así; México representa el país donde vivo, donde vivo bien, me gusta el clima; me dio la oportunidad de ser quien soy”
Franco habita un espacio humilde y artístico, apacible para la conversación dónde seriamente comenta: “Mi vida es, en algunos aspectos cuadrada, pues soy una persona que se levanta temprano a ensayar; por salud, voy al gimnasio, dedico tiempo para dar entrevistas o firmar autógrafos, pues agradezco que tomen en cuenta mi opinión”
A lo largo de su carrera como músico, Franco también es reconocido por su porte físico Las razones para cuidarlo, comenta él, son tres: “Por salud, debido a que mis padres padecieron enfermedades fuertes como diabetes, artritis reumatoide degenerativa y presión arterial alta; por vanidad, pues me gusta verme bien, como a mí me gusta, y por mercadotecnia, pues efectivamente, es la imagen que manejo y he presentado artísticamente, y es así como me reconocen”
Horacio Franco maneja una filosofía de la vida sencilla, pues cree que es importante conocerse a si mismo “Es lo más productivo que uno puede hacer, sin necesidad de ser alguien más; yo no sería otra persona, y no me gustaría, preferiría ser planta u objeto”
Por último, comenta que su principal motivo para seguir adelante es su público, su familia y su pareja con la que lleva ocho años de relación “Lo adoro y con él comparto muchas cosas, además de que mi música me lleva a continuar en el camino”

Comentarios