Rotmi Enciso: Imágenes del feminismo en méxico

MÉXICO, D F, 5 de agosto (apro-cimac)- Como un homenaje para todas las mujeres que han sido parte del movimiento feminista en México, así define la fotógrafa y pintora, Rotmi Enciso, el contenido de su libro Ni santas ni putas, sólo mujeres, una especie de álbum donde, a través de más de 200 fotografías, recoge 28 años de lucha y logros del feminismo en nuestro país
La publicación tiene por objeto resguardar las imágenes de grupos y mujeres que exigen el derecho a la salud reproductiva, a la equidad de género y a la justicia social
En la víspera de la presentación de su obra, Rotmi habló en entrevista del significado del proyecto que tardó año y medio en concretar, por falta de recursos y de su actividad política en los colectivos lésbico feministas
–¿Por qué hacer un libro fotográfico del movimiento feminista mexicano?, se le pregunta

Enciso responde: “Con este libro hacemos una recapitulación en imágenes de la historia del movimiento con logros y desafíos, un camino lleno de constancia y esfuerzo Es muy importante para mí, porque la gente que no sabe o está alejada del feminismo verá una lucha que ha sido muy estigmatizada y, así, se creará conciencia
–¿Cómo inicia el proyecto?
–Todo empezó con mi gran pasión por capturar la historia de las mujeres en fotografía y video desde hace más de veinte años, así comencé a organizar un archivo, el cual, tanto yo como la organización a la que pertenezco planeamos crear un centro de documentación donde el material sea clasificado y que la gente tenga acceso a él
“Para mi el feminismo es la lente con la que veo al mundo, debido a ello le tuve confianza a mi proyecto, empecé a armar carpetas con fotos de las feministas Marta Lamas y María Consuelo Mejía, después conformamos Producciones y Milagros Agrupación Feminista Quisimos presentar este archivo en una primera publicación; el programa de coinversión del gobierno del Distrito Federal nos ayudó con la tercera parte del dinero para esta publicación”
–¿Qué implicó este trabajo?
— Nosotras, así como en un sueño guajiro, dijimos ¡un libro! De repente nos dimos cuenta del trabajo que implicaba: días y noches, mucho más dinero del que habíamos contemplado…
“El libro es una parte, también se va a presentar una exposición itinerante de 32 fotos que iniciará en la Ciudad de México, primero en el Centro Cultural San Ángel, luego deseamos que se haga en un espacio más abierto, probablemente en la Red de Transporte Colectivo Metro y después a otros lugares de la República Mexicana
“De esta manera el impacto de la producción es más fuerte, llegará a más gente para tratar de recuperar y reivindicar la historia del feminismo en México, pero no por la parte de la palabra escrita, donde abundan las teorías y trabajos, sino por la imagen”
–¿Cuál es tu huella personal al fotografiar a las mujeres?
–En mi trabajo de muchos años en la revista FEM yo me dediqué a buscar a las mujeres en el cotidiano: una mujer que va al súper, en el metro pintándose, con tubos, busco a mujeres que no son fotografiadas en ningún medio y no son motivo de portadas
“En los retratos busco el alma de la gente Tengo una serie de fotografías de mujeres de varios países donde lo común es su fuerza, esta parte donde podemos salir adelante a pesar de las condiciones de discriminación y de opresión, es decir, no somos víctimas, sino que enfrentamos las situaciones como un reto y, a pesar de ello, son imágenes lúdicas”
–¿Cuál es la imagen de las mujeres visualizada por Rotmi Enciso, la feminista?
–Es esta parte donde las mujeres no somos víctimas Simplemente tenemos que estar muy claras que es el sistema el que siempre nos pone en una condición de segunda clase, tenemos que luchar a diario para contrarrestar esto y que no nos afecte; y si nos afecta, utilizar las herramientas que tenemos como la inteligencia y la fuerza para superarlo Tan sólo recordar que más del 50 por ciento de las familias mexicanas son llevadas por mujeres Simplemente me canso de encontrarme con lo mismo: ver a las mujeres como objeto
A la par de esta militancia, Rotmi Enciso pertenece al movimiento lésbico feminista, ¿cómo vincula su creatividad y trabajo con este activismo?
“Crecí en una familia de mujeres, con el feminismo encontré una teoría donde situarme, gracias a él, al ser lesbiana no me limitaba a una vida clandestina, por eso nosotras decimos que ser lesbiana es político, hay una postura, una actitud”, explica
–Como parte del movimiento lésbico feminista, ¿cómo encuentras los espacios en los medios de comunicación?
— Existen temas novedosos acerca de nosotras como la maternidad, pero no somos resaltadas como algo de valor en los medios, no tenemos un lugar de privilegio por supuesto, somos invisibilizadas
“Por otra parte, se crea una visión donde somos atacadas como si fuéramos unos extraterrestres que vamos a acabar con el mundo y con los hombres, cuando como lesbianas y feministas tenemos muchos amigos y no estamos en su contra, sino que queremos cambiar las estructuras para tener relaciones más igualitarias”
Agrede mucho ser mujeres independientes, que no necesitemos de los hombres ni amorosamente ni económicamente, y que los tomemos como amigos, como iguales”
–¿Qué hacer ante este rechazo?
–Todas la lesbianas somos casos distintos, el rechazo lo tenemos asegurado, hay una cuota de cosas que nos vamos a encontrar Mientras tú estés feliz contigo misma, todo se va de lado, esa ha sido mi experiencia
“Hay maneras de minorizar la discriminación, estrategias, sí se puede vivir como lesbiana feliz, realizada, si te crees toda la basura de afuera vas a vivir sometida a ellos, a esas reglas que finalmente son muy fáciles de romper”
La revista FEM
Por ahora esta fotógrafa vive plenamente su lado femenino y masculino, trabaja en medios alternativos o extranjeros En gran parte, cuenta, la experiencia la adquirió en la revista FEM:
FEM fue y es un proyecto que por el rollo económico se paró, sin embargo, tengo la idea de volverlo a conformar, pues es una revista necesaria para el feminismo, tiene una historia y hay que recuperarla porque la derecha está muy cabrona
“Se necesita una voz desde ellas, porque en México no existe un suplemento donde realmente se hable de su realidad, puede haber unos decorativos o unos que pretendan realizarlo Y sí, lo voy a hacer porque me casé con FEM, había pasión, fidelidad Nunca nos pagaron, a mí me salía a veces más cara la portada, pero nunca me arrepentí de colaborar”
–¿Cómo fue tu trabajo en FEM?
–Ingresé en 1990, estaba muy emocionada por entrar a un colectivo de mujeres; comía con feministas como Teresita de Barbieri, convivía con mujeres artistas, intelectuales, me retroalimentaba de sus comentarios hacía mis fotografías
“Después empecé a escribir, porque nadie iba conmigo a los eventos de los que sacaba fotografías y de repente me percaté de mi gusto por la escritura, luego ilustré con mis dibujos algunos escritos”
–Como una mujer que ha estado desde el principio en el movimiento feminista hoy por hoy ¿cómo visualizas esta lucha?
–Al conocer a mujeres como Esperanza Brito (directora de FEM) dentro de la lucha y, luego, verlas morir, me pregunto cómo le vamos a hacer para que el feminismo siga Y es que hay una parte de mujeres en una posición de ‘yo no soy feminista’ que está ganando terreno Está ganando una parte de la derecha donde le hacen pensar a las mujeres que todo está muy bien, toman el discurso feminista y lo adaptan a la derecha

Comentarios