Critica el CCE tibieza y poco alcance del pacto sobre la tortilla

México, D F, 22 de enero (apro)- El acuerdo para estabilizar el precio de la tortilla que firmaron la semana pasada el gobierno y representantes de los distintos eslabones de la cadena maíz-tortilla, es “tibio” y de “poco alcance”, además de que a la Procuraduría Federal de Consumidor (Profeco) y a la Comisión Federal de Competencia (CFC) les faltan “dientes” para meter en cintura a los especuladores, criticó este lunes el Consejo Coordinador Empresarial (CCE)
En su Análisis Económico Ejecutivo, que cada lunes difunde el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), el organismo consideró que el pacto firmado es apenas “una medida temporal” con la que el gobierno pretende “dar solución a un problema estructural que el mercado no puede solucionar por sí solo”, pues –dice– existe un diferencia entre los precios internos y los internacionales, que se suman a una serie de subsidios no generalizados, que provocan prácticas de acaparamiento en la cadena maíz-tortilla, fundamentalmente para especular con los precios
En casos como ese, dice el CEESP, “sobra decir que quienes sufren los efectos de la especulación y las prácticas monopólicas son los productores del campo y los consumidores finales”
Admite que probablemente el acuerdo entre gobierno, productores, comercializadores y tortilleros, contribuya a reducir las presiones inflacionarias registradas en el último mes Sin embargo, considera que si en lugar de ese acuerdo, o además de él, se hubieran tomado “medidas más enérgicas”, se habrían mandado “señales más claras a todos los mercados”
Entre las medidas que el CCE hubiera preferido que se tomaran están: “Adelantar la apertura en el caso del maíz, permitiendo la libre importación y diseñando un nuevo esquema de apoyo a los productores, tipo Procampo” Con ello, dice, se habría tenido “un efecto más claro en el precio” Y en caso de resistencia de parte de los intermediarios, “tanto la CFC como la Profeco, deberían contar con mejores instrumentos o, como se dice coloquialmente, ‘dientes’ para hacer que sus prescripciones sean tomadas en cuenta”
Concluye el análisis empresarial: “Uno de los principales obstáculos para la competitividad son las prácticas no competitivas que todavía se observan en muchos mercados, así como la falta de flexibilidad en otros y la excesiva intervención del gobierno en otros más No basta con reformas estructurales; se requiere flexibilizar, abrir y fomentar la competencia, si queremos recuperar el potencial de crecimiento que hemos perdido en la última década”

Comentarios

Load More