Visitando al Sr. Green

México, D F, 9 de abril (apro)- Lo que en principio parece una insulsa comedia que plantea las desavenencias generacionales entre un joven ejecutivo de American Express y un anciano conservador y viudo de 86 años, poco a poco va cobrando en escena las dimensiones de un texto trascendente que aborda tópicos universales como la tolerancia y la convivencia armoniosa entre seres humanos con ideas diferentes
Esta es la esencia de Visitando al Sr Green, obra del Arnold Mitttelman, que en su versión mexicana cumplió recientemente 200 representaciones
La obra nos narra la historia de Ross Gardiner, joven dinámico que por accidente estuvo a punto de atropellar con su automóvil al Sr Green, razón por la cual es condenado por un juez para que brinde ayuda gratuita al señor Green una vez a la semana, a pesar de la resistencia de éste para recibirlo en su casa
De esta forma inicia una áspera relación entre dos personajes con diametrales concepciones del mundo y que tienen como único punto de confluencia el que ambos son judíos No obstante, conforme se van conociendo y revelando detalles de sus respectivas vidas, y de reconocer que ambos son tipos solitarios, caen en la cuenta de que tienen más puntos de unión de lo que ellos esperaban

Las cosas comienzan a funcionar mejor hasta que Ross confiesa al Sr Green su homosexualidad, algo intolerable para las concepciones morales y religiosas de un hombre de su edad Es en este momento en el que comienza a desarrollarse la verdadera trama profunda de una obra que hasta el momento ha tenido más de 300 montajes distintos en diferentes partes del mundo
El carácter intolerante del Sr Green lo llevó también a alejarse de su hija debido a que ésta decidió casarse con un no judío De hecho, Ross se entera accidentalmente de la existencia de la hija que Green niega, al considerarla muerta ante la osadía de desobedecer los principios judíos, por lo que el muchacho decide trabajar para el reencuentro padre-hija
Las acciones transcurren en un ambiente de bromas y equivocaciones que entre líneas nos van hablando de los vericuetos de las relaciones humanas, los valores sociales y religiosos, la aceptación de lo diferente y el encuentro esencial de dos almas que buscan ser comprendidas
Destaca la actuación de Luis Gimeno, quien vierte en este trabajo la experiencia de más de 50 años de labor escénica para ofrecer al público una deliciosa caracterización del Sr Green, que arranca aplausos entre las diferentes escenas, en esta ocasión dirigido por su entrañable amigo, el decano de la dirección en México, el maestro José Solé
Nominada por los críticos de Nueva York al premio como mejor obra, Visitando al Sr Green ha cosechado numerosos galardones en cada uno de los países en los que se ha presentado, entre ellos los reconocimientos a la mejor obra en Grecia, Francia, Turquía, Israel, Alemania y Argentina Además, propició que por primera vez un dramaturgo estadunidense y su obra recibieran el prestigiado Kulturpreiss Europa, otorgado por el Foro Cultural Europeo
Visitando al Sr Green se presenta en el teatro Renacimiento del Centro Teatral Manolo Fábregas, en una producción de OCESA-Teatro, los jueves a las 20:30, viernes a las 19:30 y 21:30, sábados a las 18:00 y 20:00 y domingos a las 17:30 y 19:30 horas Luis Gimeno alterna funciones con Sergio Corona en el papel del Sr Green, y Beto Torres con Ernesto D’Alessio en el papel de Ross Gardiner

Comentarios