Programas infantiles violentos generan conducta antisocial, asegura experta

México, D F, 6 de septiembre (apro)- Influidos por la violencia intrafamiliar, la hostilidad del contexto socioeconómico y, sobre todo, por los programas infantiles con escenas agresivas, un sector importante de la población infantil en México carga a cuestas con pensamientos, emociones y conductas antisociales que, por lo regular, se reflejan en el ámbito escolar mediante actitudes de intolerancia, odio, enojo y discriminación
Según Beatriz Solís Lareé, profesora investigadora del departamento de Educación y Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana, quien coordinó la investigación La violencia… ¿entretenimiento infantil?, la permanente exposición a la agresión en los programas infantiles fomenta la “naturalización” de la violencia como mecanismo para resolver problemas
Realizado por la Asociación Mexicana de Derecho a la Información y difundido por el Observatorio Ciudadano del Derecho a la Información, el estudio analizó, por ejemplo, el contenido de las caricaturas a partir de un registro de 10 horas continúas
De acuerdo con el monitoreo, los menores presencian alrededor de 250 muertes con violencia en menos de 10 horas de programación dirigida a la población infantil

El informe extrapola esos datos con estadísticas de la Administración Federal de Servicios Educativos en el Distrito Federal que registran un notable incremento en las actitudes violentas de los estudiantes en la relación con sus compañeros Un dato: el maltrato físico, emocional, y el abuso sexual pasó de 12 casos en el ciclo escolar 1999-2000 a 482 denuncias en el ciclo 2003-2004 Es decir, en un periodo de cuatro años la violencia se incremento 3 mil 917 por ciento
En opinión, de la investigadora de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), Teresina Bartussi, el aumento de la agresión física en los planteles escolares es multifactorial, aunque centra el núcleo del problema en el contenido de los programas que difunden los medios de comunicación, en especial la televisión y el cine, así como el uso de armas fuego y el desprecio a la vida
Los autores de la investigación establecieron que los actos violentos se concentran en algunos horarios y caricaturas específicas Por ejemplo, apuntan que en una hora –de las 12: 00 a las 13:00 horas— los niños pueden presenciar 183 actos violentos, es decir, tres actos violentos por minuto en sólo dos caricaturas One Piece y Avatar
Al analizar el cómic La Liga de la Justicia, que se transmite a las 15:30 horas, con una duración de 30 minutos, los expertos encontraron que registra por lo menos 75 muertes en promedio Afirma que los “superhéroes (Supermán, Batman, Robín y La mujer maravilla) tratan de defender a la tierra de todos los enemigos que intentan destruirla, justificando así los actos de violencia”
Otro de los programas infantiles con mayores escenas de violencia fue Los chicos del barrio que se transmite de 15:30 a 16:00 horas Dicha caricatura registró 68 actos violentos Según los especialistas, en ese programa “cinco amigos que viven en un barrio pobre y otros en uno rico siempre están en constante rivalidad maquinando cómo destruir a su enemigo”
A partir del monitoreo realizado, los investigadores sostienen en su estudio que la violencia verbal –entendida como el uso del lenguaje con la finalidad de agredir, intimidar pero sin recurrir a la fuerza física–, es constante en las caricaturas que difunde la televisión
Reproduce incluso algunas de las frases más recurrentes utilizadas por los protagonistas de las historias: “Cuál es tu último deseo antes de morir”, “te mataré para recuperar la espada”, “cállense todos o se mueren”, “son unos malditos miserables”, “ambos son basura” y “voy a patear tu trasero”
Para contrarrestar este tipo de mensajes negativos, los autores de la investigación destacan la necesidad de propinar el desarrollo armónico de la niñez, estimular la creatividad, la integración familiar y la solidaridad humana; procurar la comprensión de los valores nacionales y el conocimiento de la comunidad internacional, y promover el interés científico, artístico y social de los menores, así como proporcionar formas de diversión que coadyuven en una mejor formación de la población infantil

Comentarios