El Juan Gabriel del PRI

México, D F, 23 de enero (apro)- Era el verano de 1994 y Juan Gabriel había vuelto luego de un prolongado silencio disquero, cantando a su público fiel Gracias por esperar
Estábamos en una imponente suite del Sheraton Los Cabos frente al Mar de Cortés, cuando “Juanga” apareció ante mis ojos un poquitín más gordote, mirándome fijamente:
–Oiga, yo a usted lo conozco, ¿verdad? Su signo debe ser géminis Sí, es géminis: dos personalidades ¿Con cuál de las dos estoy hablando?
Años atrás le había llevado una canción mía y no había sabido ya de él Hasta aquella mañana No quise recordársela, pero me puso nervioso y respondí:

–Estás con el periodista
Junto conmigo se hallaba mi cuate Alfonso Vázquez, conocido en el puerto de La Paz, capital de Baja California Sur, como Poncho Varitas, por ser dueño del sitio de rock de mayor abolengo en la región, su afamado bar “Las Varitas” que, justo por aquellos días, él pensaba cerrar definitivamente, debido a la presión panista en el poder Pero al ver a “Juanga”, me miró admirado y vi que Poncho recobró los ánimos de antaño cuando el compositor de Querida señaló la mesa, vio el vitral abierto al horizonte azul y el desierto, para convidarnos:
–Qué bueno que estoy hablando con el periodista y no con el músico Sentémonos ¿Les bastan 20 minutos?
–20 minutos, “Juanga”, gracias por esperar ¿Cuánto tiempo de silencio?
–Ocho Durante ocho años no grabé Estuve luchando por recuperar mi patrimonio entre abogados y disqueras Por fin lo recuperé ante la Sociedad de Autores y Compositores de la Música Mexicana
“Veo que trae una lista de mis canciones, pero las compuse hace tanto que ni me acuerdo cómo se me ocurrieron No me lo pregunte, ya se me olvidó”
–¿Cómo se define políticamente? Usted ha invitado en sus nuevas presentaciones a que la gente vote por Ernesto Zedillo para presidente –Yo soy vegetariano, pero mis mejores amigos son del PRI
–Como figura pública y siendo el compositor más popular de México, su vida erótica fue puesta al descubierto en 1985, con el libro Juan Gabriel y yo de su asistente Joaquín Muñoz Muñoz ¿Ya se calmaron las aguas?
–Le reitero lo que dije entonces Cada quien tiene su vida privada y su derecho a vivir Yo no soy de las personas que se desahogan en la sexualidad, sino en la creación artística No soy borracho, ni mujeriego, ni drogadicto Mi vicio es escribir Para llegar a ser quien soy y para llegar a donde he llegado, se necesita ser muy hombrecito Nadie puede llegar como yo, a que todo lo que se diga de uno signifique dinero Lo que sea, hasta calumnias, vende Pero puedo morir ahora y ya estoy en la historia
–¿Cuál es tu secreto? –Me mantuve vigente gracias a la radio y a mis presentaciones En 1993 tuve 11 llenos totales en el Auditorio Nacional, de unas 55 mil personas Canté en el Rose Ball de Pasadena, en los Estudios Universal de Los Ángeles, y en el Radio Music Hall de Nueva York Mi temporada de Gracias por esperar contempla sólo cuatro actuaciones en México
“Yo me hice en la radio No me gusta aparecer mucho en televisión, pues sé
perfectamente que es un arma de dos filos Si me dejo ver frecuentemente, la gente se cansaría y, entonces, preferiría a los que no aparecen frecuentemente en televisión No deseo que eso me suceda; que mi carrera se vaya a pique ni que la gente se canse de verme y escucharme Por eso, me administro mucho, para tener el cariño de mi gente”
Nacido en 1950 en Pátzcuaro, Michoacán, Juan Gabriel creció en Ciudad Juárez, Chihuahua, donde fundó un albergue para niños desamparados
–¿Te interesa la numerología?
–Me gusta jugar con los números Ya hablamos del ocho que son las letras de mi apellido Once son las canciones de mi último disco, que corresponden a cada una de las letras de mi nombre El 11 es también un número cabalístico: en mi arcano sale 11, pero ese estudio de cifras me lo hice después de haberme puesto Juan Gabriel Yo no sabía ni qué era un arcano en la lectura de cartas del Tarot Yo nací un 7 de enero, soy capricorniano, como mi hijo Iván, quien va a cumplir 7 años el 1 de enero Mi nombre verdadero es Alberto y tiene también siete letras
–¿Crees en la astrología?
–Me encanta, creo que es un medio perfecto para entablar una amistad Y también he visto la coincidencia que hay entre los signos Una persona de tal signo, me recuerda a otra persona que es del mismo signo Le pregunto: “Oiga, ¿usted de casualidad no es del signo de Leo?”, y me responde que sí: “Pero Juan Gabriel, ¿cómo sabe?”
–¿Y cuál es tu secreto, “Juanga”?
–No le digo que me recuerda ciertos gestos, palabras y actitudes de la otra persona, pero sí acierto bien con eso del adivino Hay mucha similitud en los signos, son algunas coincidencias
–¿Te atrae la filosofía de la reencarnación?
–Mmmmm, pues… no No me gustaría volver a nacer Por eso no creo en la reencarnación Me gusta aprender más cosas aquí en esta vida y uno debe aprovecharla aprendiendo Siempre hay algo más que aprender y saber Por eso hago todo lo que se puede en esta vida: ser mejor
–En tu nuevo disco haces alusión a pactar con el diablo ¿Crees en Dios?
Se atacó de la risa y, mirando al océano, suspiró:
–¡Qué terco! ¿No le digo que ya ni me acuerdo por qué escribí estas canciones? Pero ya lo preguntó y se lo voy a contestar de otra manera
“El hombre siempre tiene que creer, primero, en él mismo Es mi concepto de ver la vida Porque yo creo que a Dios le va a dar mucho gusto ver que su gente tenga mucha confianza y credibilidad en sí misma, pues para que uno no le deje toda la responsabilidad a Él Creer en uno mismo es creer en Dios, pero si me pregunta si yo primero creo en Dios, pues le respondo que tengo que creer primero en mí porque yo soy la constancia viviente de que Él vive, pero, ¿cómo le puedo dar las
gracias?
“Porque uno debe ser agradecido en todos los aspectos, pero
primordialmente por haber nacido ¿Y cómo puede uno demostrarlo? Con hechos, siendo mejor Siempre superándose, sabiendo hacer lo que uno sabe, no ser por lo que uno tiene Entonces, para tener todo eso, uno debe de creer en uno mismo Es por él mismo, no por cuánto tienes cuánto vales”
Le cité a John Lennon y su canción Dios, donde dice que Dios es un concepto por el cual medimos nuestro dolor y culmina: “Sólo creo en mí”
–Bueno, las canciones de Lennon las conozco bastante poco porque yo me he metido mucho en la música en español Yo sé muy poco inglés Reconozco el trabajo del señor, de mi tocayo; pero no conozco sus letras La única canción que me han traducido porque siempre me gustó su mensaje, su musicalidad fue “Imagina” ¿Me entiende? Esa me llamó mucho la atención
–¿Cuál es la realidad de la música mexicana de hoy?
–Pues la canción mexicana es toda la que se hace en México La canción que es folclórica es la del mariachi La que después de escuchar a Frank Sinatra o a Barbara Streisand o a cualquiera de los grandes, siempre cuando llega el mariachi, pues acaba con todo el mundo Es nuestra música, la que nos hace gritar, sentir e identificarnos
–¿Ha habido estancamiento en los compositores actuales?
–Más bien creo que ha sido la falta de difusión Por lo que yo escucho en la radio, me parece que enfatizan y promueven mucho por la cercanía con Estados Unidos o por su enorme influencia, la música norteamericana, y también porque la radio promueve mucho esa música Son fenómenos debidos a que la gente identifica a la juventud con la música norteamericana, pero se debe hacer esto sin descuidar la nuestra
“Ahora, yo no puedo decir nada, porque yo estoy en primer lugar y me salgo un poco del común de que no promuevan mucho la música mexicana Creo que soy otra cosa, pero hablando generalmente, sí promueven mucho la música en inglés No estoy en contra de ello; pero quiero que a nuestros artistas se les dé su lugar También creo que se promueve con exageración la música norteamericana porque la juventud así lo demanda
“Y como la radio es risueña, le haces cosquillas A la Sociedad de Autores y Compositores se le paga poco o nada por tocar música norteamericana, pero si tocan música mexicana, pues sí que les tiene que pagar A eso se debe que las estaciones de televisión, cuando hacen algún programa, siempre en sus entradas o salidas e intermedios, ponen mucha música norteamericana, porque no pagan esos derechos que obligatoriamente tendrían que pagar si tocaran música norteamericana Pero le repito: soy artista de radio y ha sido un gran disco Gracias por esperar Me salgo de lo común Estoy muy orgulloso de que haya salido en este tiempo con
éxito”
–¿Te cuidas bastante?
–No como carne y disfruto la cocina Me gusta cocinar Cocinar es combinar los alimentos, saber qué propiedades tienen, no hervirlos y quitarles el oxígeno que es lo que muchas personas piensan que es cocinar Para mí, y creo que estoy en lo correcto, cocinar es saber combinar los alimentos, qué vitaminas con proteínas, qué tiempo las verduras deben estar en el vapor para que se les mate el parásito
–¿Te ha tocado una pareja que le guste que le cocines?
–No Pero me gusta aprender a cocinar, saber qué es bueno para la salud
–¿Algún platillo Juan Gabriel, o sea, que hayas inventado?
–Tampoco Yo aconsejo que la gente sea vegetariana, porque me consta que
la gente que es vegetariana goza de buena salud, ya que depende de los alimentos
su estabilidad interior Pero mis mejores amigos son carnívoros Y son del PRI
No habían pasado los 20 minutos, pero se levantó A ritmo de conga, le puse el casét donde tenía grabada su arenga:
Todos los del PRI, la vida hay que gozar
Todos los del PAN, la vida hay que gozar
Todos los del PRD, del PPS, del PARM, todos los católicos, todos los
ateos, los protestantes, la vida hay que gozar
Todo el mundo tiene que votar

“Juanga” desapareció Pero para las elecciones de 2000, apostó por el PRI de Francisco Labastida al poder con aquello de: “Ni Temo ni Chente, Francisco será presidente”
El PRI perdió y ahora querrá la revancha Posiblemente en las próximas elecciones presidenciales de 2006 veamos resurgir a aquel “Juanga” vegetariano y priísta Sería bueno preguntarle si para estas votaciones posee un pronóstico distinto, si sus amigos siguen siendo los carnívoros, si quizás tenga otro estribillo distinto al tricolor, aunque como canta José José, sinceramente: “Pero lo dudo”…

Comentarios