Mujeres en el arte popular, de Eli Bartra

México, D F, 1 de mayo (apro)- Eli Bartra, doctora en filosofía egresada de la UNAM, profesora-investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana, fundadora y coordinadora del área de investigación “Mujer, identidad y poder” y el posgrado especialización-maestría-doctorado en estudios de la mujer en la misma universidad, acaba de publicar un trabajo sobre las mujeres en el arte popular
Se trata de Mujeres en el arte popular, con el extraño subtítulo De promesas, traiciones, monstruos y celebridades, bajo el sello Conaculta/Fonca, con fotografías de Irma Villalobos
Con anterioridad, Bartra ha dado a la prensa Mujer, ideología y arte (Barcelona, La Sal, 1987; Icaria, 1994, 2004) y En busca de las diablas Sobre arte popular y género (México, Trava/UAM X, 1994)
Es compiladora de Crafting Gender Women and Folk Art in Latin America and the Caribbean (Durham, Duke University Press, 2003); coautora de La Revuelta Reflexiones, testimonios y reportajes de mujeres en México, 1975-1983 (Ed Martín Casillas; México, 1983) y Feminismo en México, ayer y hoy (México, UAM, 2000) Pertenece el Sistema Nacional de Investigadores desde 1990 Obtuvo la beca Fulbright de investigación 2000-2001 para ir a la Universidad de Duke

En seguida, se reproducen fragmentos del amplio prólogo:
Se ha escrito bastante ya sobre feminismo y arte, sobre historia y teoría feminista del arte pero, curiosamente, al pensamiento feminista de los países desarrollados, que es el que se ha ocupado más de investigar en el campo del arte, le ha interesado poco incursionar en el arte popular; éste no entra dentro de la Historia del Arte, con mayúsculas…
(…) No creo que sólo exista indiferencia o desinterés frente al arte popular En realidad lo que se manifiesta es una desvalorización deliberada o no Por supuesto que, al mismo tiempo, el arte popular es admirado, apreciado, consumido (comprado barato) y usado Entusiasma y sorprende, pero de todas maneras, es poco estudiado y mal valorado
Del arte popular mexicano me interesa acercarme a ciertas expresiones que, a mi modo de ver, se encuentran en una situación algo especial, quizá porque son excepcionales en más de un sentido: por un lado, los exvotos pintados y bordados, los judas, los ocumichos, los alebrijes y las muñecas zapatistas, y por el otro, las ‘friditas’ y los sarapes de Teotitlán del Valle…
(…) Aunque de manera exhaustiva sino más bien pobre, la creación de arte popular ya se ha documentado, se ha descrito, visto y vuelto a ver, pero es preciso acercarnos a ella de nuevo para revisarla con otros ojos; con la mirada atenta para ver y mostrar dónde están las mujeres, qué hacen, cómo lo hacen y, también, qué es lo que hacen los hombres y de qué manera lo hacen Detrás de ello existe, asimismo, una cierta intención de tratar de saber si hoy en México se dedican al arte popular más mujeres o más hombres o, simplemente, ambos por igual
Al mismo tiempo, hay que ver algunas creaciones de arte popular por primera vez, ya sea porque son nuevas o porque no se habían estudiado Se necesita construir un panorama del arte popular mexicano contemplando la diferencia genérica Hay que enterrar la noción de neutralidad en el arte de una vez y para siempre El arte popular no lo hace el pueblo, lo hacen personas concretas, de lugares específicos, con características culturales y de género bien definidas…
(…) Este trabajo se encuentra en la encrucijada de distintas disciplinas Tiene que ver con la estética, tal vez con la antropología cultural, la antropología del arte, con los estudios de la mujer y la teoría del arte De ahí lo diferente y lo prometedor para la construcción de un nuevo conocimiento, pero también de ahí mismo provienen sus limitaciones teóricas y empíricas A pesar de lo multidisciplinario, el texto se inscribe, quizá, dentro de la teoría feminista del arte…
(…) Es importante señalar aquí que uno de los conceptos clave del trabajo es el de género Entiendo que por éste concepto a todo el conjunto de ideas, juicios, prejuicios, fantasías, deseos, a ese cúmulo de elementos inventados dentro de una cultura que se aplican a hembras y machos humanos desde la cuna y que lleva a la creación de varones y mujeres en nuestra sociedad Se trata de los atributos que ‘corresponden’ a un cuerpo humano sexuado y que éste va aprendiendo de manera voluntaria e involuntaria a lo largo de la vida; esto es, el modo de actuar, hasta de caminar, vestirse, hablar, pensar; en resumen, de ser en el mundo, que forma parte de la identidad de una persona Se le puede llamar la identidad genérica; ‘la identidad humana no sólo no es natural y estable, sino que es construida y, a veces, de plano inventada’
La división social por géneros representa el punto nodal de la metodología utilizada Es mi interés conocer qué tipo de arte popular producen las mujeres, cómo y quiénes lo comercializan, quiénes lo consumen y cuál es la relación entre los géneros a lo largo del proceso
Considero al arte como un proceso que, tal como dice acertadamente Donald Preziosi, está integrado por ciento elementos constitutivos: a) quien hace el arte/artista; b) el proceso de producción; c) el objeto; d) el proceso de recepción (en el cual debe contemplarse el proceso de distribución que Preziosi no menciona) y e) quien lo usa/quien lo mira
La participación femenina, así como la de los niños y las niñas, en el arte popular mexicano queda frecuentemente escudada detrás de la neutralidad del concepto de pueblo Por ello es preciso poner al descubierto su presencia en la creación, la distribución y el consumo del arte
Si la inmensa mayoría de los trabajos sobre arte popular son en lo fundamental androcéntricos, producen entonces saberes sesgados por tratarse de un arte que hace el ‘pueblo’, en el cual sólo hay hombres (presuntamente seres humanos) y las mujeres son invisibles De ahí la necesidad de una labor de desconstrucción y de reconstrucción

Comentarios