El corredor de Tula, cloaca de las ciudades (Primera de dos partes)

* La ONU la considera la zona más contaminada del mundo
Tula de Allende, Hgo , 1 de marzo (apro)- Considerada la zona más contaminada del mundo según la ONU, el corredor industrial Tula-Vite-Apaxco, atraviesa por una de las peores crisis de su controvertida historia iniciada en 1974, al no obtener respuesta oficial ante los llamados de auxilio para su rescate y, por el contrario, parece hundirse en el desinterés y la apatía de las autoridades
La gravedad del asunto no puede ser cuantificada únicamente en sus dimensiones ambientales, sino ahora en las humanas, ya que padecimientos diversos han aparecido desde hace tiempo entre la población circundante de los estados de Hidalgo, Querétaro y México
La contaminación en esta región se encuentra presente en tierra, agua y aire, provocando en la gente, desde hace un par de años, enfermedades como el cáncer, a la par del registro del primer caso de anencefalia, y los ya comunes males respiratorios y enfermedades de la piel

Varias de las 110 compañías ubicadas como giros federales que se asientan en el corredor industrial, eliminan aminas, sustancias que pueden volcarse en el polvo y que son respiradas por la población, explica la doctora Alma Hernández Ponce
Producto de ello, sostiene, el año pasado se registró en Tula el primer caso de anencefalia, sin que fuera difundido por la Secretaría de Salud, “pero nosotros nos enteramos por estar cerca de la gente”
Las enfermedades gastrointestinales, como la salmonelosis, han atacado a varios niños, quienes presentan temperatura alta, diarrea y constipación Debido a la defecación al aire libre, aparece la cisticercosis y la amibiasis
Tierra fértil en esencia, los campos de cultivo de la región, que abarcan 90 mil hectáreas, rinden tres veces más cosecha que el resto, sin embargo, el precio que se paga es elevado al ser regadas con aguas negras provenientes de la Ciudad de México
Fertilidad, en este caso, está asociada a contaminación La ingeniera agrónoma Magda Miranda Ledesma, revela que el grado de contaminación de otros lugares como la Ciudad de México es de 5%, del Estado de México, 10%, mientras que en Tula es del 100%, destacando la presencia de plomo y otros metales pesados como el arsénico, cianuro, cromo y estaño
Desde 1974, sostiene el investigador Carlos Lucio Constantino, se han hecho varios estudios por parte de la entonces Secretaría de Recursos Hidráulicos, para conocer la concentración de metales existentes
Algunos de estos estudios en que participan compañías extranjeras revelan que año con año existe una gran variación de aumento de estos compuestos químicos que crecen sin medida alguna
“En nuestras investigaciones hemos encontrado que los materiales que más se encuentran en el medio ambiente son el plomo y cromo; estos son muy peligrosos, pues se adhieren rápidamente Estos materiales son incrementados rápidamente por las aguas residuales”, precisa
Y los mismos son los causantes de varias deformaciones, porque como se encuentran en el suelo se adhieren a las cosechas, tomando en cuenta que en esta entidad se siembra casi de todo, y una vez contaminada la cosecha, se reparte para el consumo de la población, la que sin darse cuenta ingiere materiales peligrosos
Las parcelas de toda la zona son regadas con aguas de la presa Endho, embalse que recibe toda la corriente de aguas negras, que también capta desechos locales de empresas como Petróleos Mexicanos, por lo que se le considerada la “cloaca” del Distrito Federal
El dermatólogo Daniel Hugo Dorantes manifiesta que ha visto cómo muchos niños, debido a sus carencias económicas, se dedican a jugar con lodo de tierra contaminada “Desgraciadamente –agrega– he visto casos muy serios de infecciones no graves y no mortales, pero que en un momento dado representan que las familias tienen que hacer gastos innecesarios”
Sostiene que las enfermedades en la piel aquí se complican muy fácilmente, particularmente en las áreas donde los recursos económicos son menores, alrededor de la presa Endho
Hugo Dorantes es el único dermatólogo que existe en la región de Tula y Tepeji: “No sé si existe otro dermatólogo, pero creo que soy el único que ve estos problemas, y a mí me da mucha tristeza ver qué sucede en familias de escasos recursos y que, por otro lado, los medicamentos no son tan baratos”, apunta
Relata cómo la población adulta, por la misma pobreza para remediar las infecciones que contrae, se pone ungüentos y pomadas, sin embargo, no sucede lo mismo con los niños, que a veces llegan en condiciones difíciles, mostrando cicatrices con infecciones agregadas
La presa, además de provocar infecciones de la piel, sufre de la contaminación por lirio acuático, donde se reproduce el mosco culex, que también daña a la población provocando comezón e infecciones secundarias estimuladas por las uñas sucias
La ingeniera agrónoma confirma que hasta acá llegan los residuos industriales y comerciales generados por los habitantes de áreas metropolitanas
“Todos los desechos que llegan en las aguas negras son utilizados para el riego y, aunque parezca chistoso, son devueltos en forma de alimento, y esto conlleva por obvias razones a adquirir enfermedades, tanto respiratorias como gastrointestinales, dermatológicas, degenerativas, e incluso mentales, debido a la gran cantidad de plomo que encontramos en las hortalizas”, sostiene Y refiere los males mentales han aparecido por la absorción de plomo, cadmio y zinc
La especialista apunta que el suelo, ahora fértil, corre el riesgo de volverse árido por los desechos sólidos peligrosos, la salinidad y los desechos orgánicos
Marco Antonio Pérez Sánchez, egresado de la Universidad Autónoma de Nuevo León, sostiene que el problema en realidad no lo es la cantidad de agua que existe, sino el uso diario que se la da
Y explica:
“El agua en general en esta zona está contaminada por varios materiales químicos que, al ser ingeridos, ponen en riesgo la salud del consumidor, al tiempo que la ciudadanía sigue haciendo uso de ésta sin medida alguna
Expuso que el agua residual que desemboca en esta región no es tratada como debería de ser, ya que sólo se trata un 369%, dejando un 631% de agua sucia, la cual también es para el consumo diario de la población
La consecuencia ha sido una mayor propagación de enfermedades, agregando que la contaminación del agua no sólo ha afectado a la vida humana, sino también a la vida acuática, la cual comienza a desaparecer y sufrir una variedad de malformaciones genéticas por todos los químicos
“Esta tema –agregó Pérez Sánchez– debería ser tratado como un problema de suma importancia, pues es un problema que está contrayendo varios problemas, tal como un desequilibrio de ecosistema, que a su vez afecta la vida animal y principalmente a la humana, la cual día con día está en peligro de muerte”

Comentarios