Histórica “marcha del silencio”: López Obrador propone un pacto social incluyente

* Delinea los ejes de su plataforma política rumbo a la Presidencia
* Estiman en un millón 200 mil los asistentes a la “marcha del silencio”
* Anuncia retorno a sus actividades como jefe del GDF

México, D F, 24 abril (apro)- Desde el corazón político del país, Andrés Manuel López Obrador delineó los ejes de su plataforma política con miras a la contienda por la Presidencia de la República y, categórico, advirtió que “no hay motivos para que nadie se preocupe o se alarme con nuestro proyecto alternativo de nación” y, como un gesto de voluntad, propuso un pacto con todos los sectores para construir, juntos, el modelo de país que reclaman los mexicanos
Afirmó que no hay que imaginar cosas que no van a suceder porque “nosotros no odiamos ni buscaremos venganzas No vamos –prosiguió– a perseguir a nadie, no inventaremos delitos, no daremos consignas al Poder Judicial o al Ministerio Público Seremos –subrayó– absolutamente respetuosos de nuestros adversarios y del derecho a disentir
En su conciliador mensaje a la nación, durante el cual improvisó buena parte, López Obrador estableció, así mismo, que él nunca va a apostar a destruir a sus adversarios, porque la gran tarea de transformación que reclama el país, acotó, requiere de tolerancia, de acuerdos, de concordia y, sobre todo, de no perder el tiempo en revanchas políticas
Lo que la gente está demandando en el norte, en el centro y en el sur del país, añadió, son resultados inmediatos y concretos para contar con empleo y vivir con tranquilidad, seguridad y bienestar
“Ojalá que rectifiquen nuestros adversarios, que depongan su actitud de encono y descalificación”, puntualizó, y reiteró que “no seremos nosotros los que dañemos a México, porque amamos profundamente a este país y estamos empeñados en rescatarlo, en enaltecerlo, haciendo honor a su historia de grandeza y a la generosidad del pueblo”
Ante una plaza de la Constitución hasta el tope –la Secretaría de Seguridad Pública capitalina reportó una afluencia de un millón 200 mil personas–, López Obrador delineó luego los ejes del proyecto de gobierno que buscará en caso de ganar las elecciones del 2006
Explicó que la transformación que propone “significa llevar a cabo una renovación tajante y aplicar una nueva legalidad, una nueva economía, una nueva política y una nueva convivencia social, con menos desigualdad y más justicia y equidad”
Además, aclaró que su proyecto no implica excluir, hacer a un lado a nadie “Lo que pretendemos”, dijo, es un pacto con todos los sectores del país –sociales, civiles, económicos, religiosos y políticos–, “para emprender, juntos, los cambios que demanda el país”
Acompañado en todo momento de sus tres hijos y frente a una plaza de la Constitución pintada de amarillo, López Obrador sostuvo que es posible transformar la realidad con sólo el empuje de la sociedad, pero reconoció que se avanza más y de manera menos conflictiva, si se pactan los compromisos con los diversos actores de la vida pública
Aclaró que el cambio que propone no significa el retorno al estatismo, pero dijo que tampoco implica la adopción sumisa de las políticas neoliberales, ineficaces y deshumanizadas
La opción, sostuvo, es aprovechar la globalización y no sólo padecerla Dicho de otro modo, explicó que de lo que se trata es atender los fundamentos actuales de la economía mundial, “pero ejerciendo nuestra libertad para aplicar los puntos de vista y la política que más convenga al interés nacional”
Expuso que tampoco plantea un Estado autoritario, de mano dura, del predominio de un poder sobre otros Agregó que mucho menos buscará la desaparición del Poder Judicial o el encarcelamiento de políticos y gobernantes, “como, propagandísticamente, sugieren nuestros adversarios”
Categórico, anunció que no hay nada de eso Lo que pretende, en realidad, es –subrayó– un cambio con el concurso de todas y todos, persuadiendo y convenciendo que la mejor garantía –“que se escuche bien”–, la mejor garantía de seguridad y tranquilidad está en evitar que siga creciendo la desigualdad social en el país “Por eso hemos dicho, y aquí lo repito, por el bien de todos, primero lo pobres”
Incisivo en sus señalamientos, el desaforado mandatario capitalino, que este lunes volverá a despachar en las oficinas del gobierno de la ciudad, explicó que cuando habla de una nueva legalidad, lo que quiere decir es consolidar la democracia, porque no sólo es el mejor sistema de gobierno y el método más eficaz para conseguir la armonía, sino porque sostuvo que ésta genera equilibrios y contrapesos, propicia dignidad y evita que alguien, en cualquiera de los sitios mayores o menores de la escala, se sienta absoluto
De igual forma, despejó dudas sobre las reformas que pretende impulsar dentro del Poder Judicial Dijo que de lo que se trata es de convertirlo en un “ancla” de la estabilidad política del país y de que los cambios surjan desde dentro “Esta reforma la concebimos como un proceso que debe emanar de ese propio Poder porque, precisamente, su fortaleza tendrá que venir de su independencia y de la rectitud de jueces, magistrados y ministros, en la aplicación de las leyes y en la vigencia del estado social y democrático de derecho”
Sostuvo que es imperativo consolidar las instituciones, hacer valer a plenitud el principio de la división y equilibrio de poderes Ello implica, dijo, mantener a las Fuerzas Armadas como una institución fundamental para la defensa de la soberanía popular y otorgar prestigio y respetabilidad a la Presidencia de la República
Sobre este último punto, dejó en claro que el presidente de la República debe actuar como hombre de Estado, como estadista, y no comportarse como jefe de partido, de facción o de grupo “El presidente debe representar a todos los mexicanos, debe ser factor de concordia y de unidad nacional, y no puede utilizar a las instituciones de manera facciosa ni para ayudar a sus amigos ni para destruir a sus adversarios”
López Obrador les envió también una señal de tranquilidad a los sectores productivos del país, cuando explicó que en materia económica no propone otra cosa que mantener equilibrios macroeconómicos, pero con crecimiento y bienestar
“Sostenemos que impulsando la industria de la construcción y haciendo muchas obras públicas en el país, pronto se puede reactivar la economía y generar muchos empleos También, si regresamos a la luz de los cambios que se han presentado en el mundo y en nuestro país, a las políticas de fomento, a los sectores agropecuario, pesquero, turístico e industrial, se puede fortalecer la actividad productiva y el mercado interno, para evitar que los mexicanos sigan emigrando a Estados Unidos en busca de trabajo”
Manifestó, así mismo, que sin privatizar la industria eléctrica y el petróleo es posible modernizar el sector energético, y ofreció la receta: “En específico, es necesario darle valor agregado al petróleo No debemos limitarnos a ser exportadores de crudo, sino apoyar la refinación y la petroquímica, para generar empleos en el país y lograr que la gasolina, el gas, y otros derivados no se importen, se produzcan en el país y se vendan a precios justos y competitivos en el mercado internacional”
Reiteró: “Cuando hablamos de una nueva política estamos pensando en el ejemplo de los liberales del siglo XIX En esa época, la del presidente Juárez, cuando actuaron los hombres públicos, funcionarios y periodistas más inteligentes, patriotas y consecuentes que haya tenido México”
Aunque se piense lo contrario, aunque la hayan manchado los malos políticos, la política, subrayó, es limpia, es un noble oficio, es lo que permite al ser humano ponerse al servicio de los demás Es la actividad que permite ayudar al prójimo, a los necesitados, a los pobres, es la que hace que las cosas mejores en cualquier sociedad, en cualquier país
Por eso, dijo que quienes se consagren a ella deben estar decididos a guiarse por valores más elevados que sus propias aspiraciones personales, porque el poder no es la prepotencia, la parafernalia y, mucho menos, la corrupción, el enriquecerse a costa del erario
Sostuvo que el poder sólo adquiere sentido y se convierte en virtud cuando se ejerce en beneficio de lo demás
La otra vertiente de su proyecto alternativo de nación, que destacó en su discurso, fue la creación de una nueva convivencia social, con menos desigualdad y más justicia y dignidad En otras palabras, dijo, de un Estado que cumple con su responsabilidad social
Estado de bienestar
“Creemos firmemente en que se puede alcanzar una sociedad mejor La propuesta que tenemos es establecer en el país un Estado de bienestar, un Estado igualitario y fraterno, en el que los pobres, los débiles y los olvidados encuentren protección ante incertidumbres económicas, desigualdades sociales, desventajas y otras calamidades, y donde se pueda vivir sin angustias ni temores”
López Obrador sostuvo que, a pesar de cinco siglos de saqueo, México cuenta con recursos suficientes que, bien administrados, pueden permitir dar seguridad a todos los mexicanos, desde la cuna hasta la tumba “En ese Estado igualitario y fraterno debe hacerse efectivo el derecho constitucional a la alimentación, al trabajo, a un salario justo, a la salud, a la educación, a la cultura que es nuestra fuerza de identidad y el derecho a la vida”
Y destacó que su propuesta de gobierno es realista y, más que nunca, necesaria, porque no puede haber gobernabilidad en el país ni progreso ni tranquilidad, ni paz social enmedio de un océano de desigualdad
Por esa razón, el político tabasqueño fijó de antemano lo que será el primer punto de su agenda para la transformación de México: el combate a la pobreza, y no las mal llamadas reformas estructurales que pretenden, dijo, privatizar las industrias eléctrica y petrolera, y cobrar el IVA en medicinas y alimentos
En la parte final de su discurso, informó a los asistentes al Zócalo capitalino que este lunes regresará al gobierno de la ciudad, “no sólo porque fui electo de manera democrática, sino porque, jurídicamente, no estoy sometido a proceso judicial ni la Corte ha resuelto la controversia constitucional que interpuso la Asambleas Legislativa”
De hecho, tiene programados dos actividades: la inauguración de un puente vehicular en el Poniente de la ciudad y la entrega de reconocimientos a policías en el viejo ayuntamiento
De su caso en sí, López Obrador sólo dedico una cuartilla, la primera, donde reiteró que sus adversarios pretenden inhabilitarlo políticamente, pero aclaró que esa decisión “arbitraria” va más allá porque, en los hechos, lo que están haciendo es “apropiarse el derecho del pueblo a elegir Quieren decidir desde Los Pinos, como antes, sobre quién sí y quién no debe participar en la contienda electoral de 2006, y eso es, a todas luces, un agravio, un retroceso a la incipiente democracia mexicana”
Antes de salir de su casa de Copilco, López Obrador recibió la visita de su hermano, José Ramiro, quien viajó desde Macuspana, Tabasco, a la Ciudad de México, junto con un grupo de simpatizantes José Ramiro le entregó a su hermano una hielera en cuyo interior había varios pejelagartos, para que desayunara antes de encabezar la “marcha del silencio”, rebautizada como la “marcha de los López”
El detalle que no pasó desapercibido en la marcha fue la presencia del exembajador de México ante la Unión Europea, Porfirio Muñoz Ledo El exintegrante del gobierno foxista se llevó una sonora silbatina cuando hizo uso de la palabra, a tal grado que tuvo que cortar abruptamente su intervención

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso