López Obrador: El nuevo desafío

México, D F, 28 de julio (apro)- Al cabo de casi cinco años al frente del gobierno del Distrito Federal, periodo caracterizado por haber impuesto la agenda nacional, Andrés Manuel López Obrador emprende la búsqueda de la Presidencia de la República con un respaldo sin precedente de la mayoría de los ciudadanos capitalinos
Si bien la última evaluación a su gobierno de Mitofsky, levantada en viviendas el 16 y 17 de julio, asigna a López Obrador una aprobación de 84%, una cifra envidiable para cualquier gobernante, también es cierto que deja varios pendientes, entre ellos el de la inseguridad pública
En efecto, siempre de acuerdo con la encuesta de Mitofsky, nueve de cada diez capitalinos consideraron la inseguridad pública como la principal preocupación, seguida del desempleo, la corrupción y la pobreza, aspectos que, sin embargo, no impidieron que inclusive los opositores a López Obrador –los que no votarían por él para presidente– lo aprueban con 79 en una escala de diez
En las conclusiones de su estudio, Mitofsky establece: “No se puede dejar de destacar el muy alto 84% de ciudadanos que al final de la gestión de López Obrador aprueban su trabajo No todos ellos votarán por él en la elección presidencial, incluso sólo 55% dice que lo haría, lo cual hace más valioso el dato, ya que aun ciudadanos opositores lo aprueban”

Y enseguida advierte: “A partir de ahora, López Obrador necesita otras cosas No basta con generar buenos acuerdos Si quiere tener éxito requiere generar votos y ese paso no es automático Sin duda los ciudadanos del Distrito Federal serán para él un semillero de potenciales votantes No obstante, todavía falta conocer las condiciones de la contienda para determinar si la aprobación al gobierno orientará las preferencias electorales”
Tomo como referencia los resultados de la encuesta de esta empresa, que por supuesto corresponde a la percepción de los días en que fue levantada, para señalar lo que, sin duda, marcará parte de los temas de discusión en la campaña por la Presidencia de la República:
Por una parte, López Obrador tratando de persuadir al electorado nacional de que es posible un gobierno que realizó “un cambio verdadero”, y por otra parte sus adversarios, particularmente Roberto Madrazo por el PRI y quien resulte ser del PAN –Santiago Creel no tiene asegurada la candidatura–, enfatizando el incumplimiento en materia de seguridad, que también es la principal preocupación, junto con el desempleo, en todo el territorio nacional
Lo deseable es que todos los contendientes presenten proyectos y formulen propuestas que motiven la participación de los ciudadanos, la única vía capaz de derrotar la dictadura del dinero y las maniobras fraudulentas de signo priista que, contra lo que muchos publirrelacionistas afirman, todavía prevalecen, sobre todo en el marco de un extendido abstencionismo, como recientemente ocurrió en el Estado de México
Si la inseguridad pública, el desempleo, la corrupción y la pobreza son las principales preocupaciones en el Distrito Federal, y también en todo el país, urge que sean expuestas a la ciudadanía las fórmulas para contrarrestarlas, particularmente sobre la base del impulso al desarrollo
Ya sabemos que una vertiente para atacar estos problemas es la aprobación de las “reformas estructurales” –que implican un desmantelamiento del patrimonio nacional para ser acaparado por el mismo puñado de favorecidos en las recientes dos décadas–, pero otra implica una visión que articule los esfuerzos de todos los sectores de la sociedad para retomar el crecimiento precisamente con base en los recursos de los que el país dispone
México sólo tiene viabilidad en la medida que se construya un proyecto incluyente que dé respuesta al problema que ciertamente tiene que ver con la inseguridad pública y la corrupción, pero que lo rebasa, la pobreza, que suele olvidarse muy a menudo, salvo cuando se requiere para usarla como escenografía
El país está dividido precisamente porque más de la mitad de los mexicanos carecen prácticamente de todo, y la riqueza se concentra en un puñado de políticos y especuladores Por eso la migración a Estados Unidos no se explica con esa engañifa llamada “sueño americano (sic)”, sino por la urgencia de sobrevivencia, que rebasa inclusive al programa oficial Oportunidades
Con la carga de pendientes que dejó en el Distrito Federal, entre ellos el de la inseguridad pública, López Obrador tiene un nuevo desafío y, tal como lo señala Mitofsky, no tendrá éxito en la medida en que no logre persuadir a la mayoría de los mexicanos de que, sin justicia social, México no tiene como futuro sino la descomposición
Como él, quienes busquen el voto de los mexicanos deben enfrentar el escrutinio de sus actos como políticos y como gobernantes Todos los que aspiran a gobernar México –Madrazo, Creel, Alberto Cárdenas, Felipe Calderón y eventualmente Jorge Castañeda– ya han tenido oportunidad de ejercer el gobierno Y todos serán exhibidos en sus fortalezas o en sus miserias
Apuntes
Javier Usabiaga, quien renunciará hacia finales de agosto a la Secretaría de Agricultura para buscar ser candidato al gobierno de Guanajuato, tiene ya a su posible sucesor en la antesala: Bernardo Ardavín Migoni, ni más ni menos que el jefe nacional del Yunque, cuyos hijos se le adelantaron en la nómina federal: Santiago es ¡representante de Sedesol en Chicago!, y José Ramón es subsecretario de Fomento y Normatividad Ambiental de la Semarnat
Lo malo para Usabiaga es que en Guanajuato también se enfrentará a otro militante de la cofradía, que seguramente lo hará naufragar: el senador Juan Manuel Oliva, en cuyas manos se encuentra el control del PAN en ese estado
Comentarios: delgado@procesocommx

Comentarios